Legion of Boom: una secundaria con denominación de origen

Legion of Boom
Fuente: The Sports Quontient

Whooo’s got my back? I’ve got your back

Whooo’s got my back? I’ve got your back

Who’s got my back? I’ve got your back

Who’s got my back? I’ve got your back

Who’s got that swag? I’ve got that swag

Who’s got that swag? I’ve got that swag

Swag, swag, swag, swag, swag!!!!

Como aficionado y seguidor de los Seahawks, cada vez que oigo esta cantinela se me  pone la piel de gallina. El subidón de adrenalina que me entra es tal que me dan ganas de saltar al campo y meterme dentro de esa piña formada por unos siete u ocho jugadores y cantarla con ellos. ¿Y por qué?. Pues porque esa piña es la Legion of Boom, esa secundaria que representa como nadie el espíritu de este equipo. Y es que si uno se pone a  pensar en qué es lo más representativo o destacable de los Seahawks en los últimos años, muy probablemente se le vendrá a la cabeza esa formación de jugadores que se mueven amenazadores por detrás de los linebackers y que son una verdadera pesadilla para los ataques rivales. Durante los últimos seis años, a pesar del paso del tiempo y del cambio de ciertos jugadores, este grupo de profesionales ha sentado las bases de los que muchos consideran una de las secundarias referentes en toda la NFL.

Nos tenemos que remontar al año 2011 para encontrar su origen. En el draft de ese año se seleccionó en quinta ronda a Richard Sherman, procedente de la Universidad de Stanford y se adquirió en la agencia libre a Brandon Browner, procedente la liga canadiense. Se unían de esta forma a Earl Thomas y a Kam Chancellor, que habían aterrizado en Seattle un año antes. Estos cuatro jugadores han sido el origen de esta unidad y los que le han dado su fama. A día de hoy, Browner es el único que ya no sigue en el equipo, con lo que el núcleo duro y representativo lo forman Sherman, Thomas y Chancellor. El hecho de que se conserve la columna vertical hace que todavía podamos hablar de la Legion of Boom y que siga siendo una secundaria de alto nivel. Sin embargo, seis años después de su aparición en escena, se empiecen a ver ciertos signos de desgaste y de vulnerabilidad. Lógico y comprensible.

Richard Sherman (CB, 6’ 3’’, 205 libras) es, sin duda alguna, la cara más conocida de la LOB. Jugador que despierta admiración y animadversión a partes iguales. O se le ama o se le odia. Es difícil encontrar un término medio. Representa el prototipo de cornerback que se busca en el football actual: envergadura, gran atleticismo, capacidad de jugar al hombre como en zona, agresivo, técnico, grandes ballskills y con gran capacidad de lectura y compresión del juego. Sherman debutó en la octava jornada de la temporada 2011 en Cincinnati. El partido frente a los Bengals fue, de esta forma, la puesta de la largo de la Legion of Boom. La lesión de Marcus Trufant le colocó como titular durante el resto de temporada. Sus 17 pases defendidos, 4 intercepciones  y 55 tackles en siete partidos le colocaron como líder estadístico de los rookies y mostraban que aquí había jugador. En las temporadas 2012 y 2013 consolidó su juego y empezó a destacar como uno de los mejores cornerbacks de la liga. La del 2013 fue quizás su mejor temporada, con un total de 13 intercepciones.

A medida que iba destacando en el juego, también lo hacía por sus extravagancias. Sherman es un jugador con una autoconfianza enorme. Y no se corta un pelo a la hora de proclamarlo a los cuatro vientos. Sus arrogancias, tanto dentro como fuera del campo, son notorias. En 2012 se encaró con Tom Brady al finalizar el partido en el que los de Boston salieron derrotados. En el mismo año se autodenominó Optimus Prime días antes del enfrentamiento contra los Detroit Lions en clara alusión al duelo que le iba a enfrentar contra Calvin Johnson, conocido por el sobrenombre de Megatron. Y así una tras otra. Un bocachanclas en toda regla.

Es difícil no acordarse de una jugada que destaca no sólo por su esplendida ejecución sino por su repercusión en el resultado del partido y por lo que pasó después. En la final de conferencia del 2013 frente a San Francisco 49ers, a falta de pocos segundos para finalizar el partido y yendo 6 puntos arriba en el marcador, Sherman desvió un pase de Kaepernick a Michael Crabtree de forma espectacular en la zona de anotación finiquitando el partido y enviando a los Seahawks a la SuperBowl. Tal fue la calidad y repercusión de la jugada que ya se la conoce como la Immaculate Deflection y fue votada por los aficionados de Seahawks como la jugada más significativa de la historia de la franquicia. Al finalizar la jugada Sherman fue a “saludar” (entiéndase la ironía) a Crabtree y éste lo rechazó. Al finalizar el partido una periodista le preguntó por el incidente. Sherman, sin cortase un pelo y con la adrenalina a tope, dijo algo así como: “soy el mejor cornerback de la liga y si me vienes con un receptor lamentable como Crabtree, esto es lo que pasa. No abras tu bocaza acerca del mejor, porque te la cerraré”. Así, tal cual. La cara de la periodista era todo un poema. ¿Que os decía?. O se le ama o se le odia.

Earl Thomas (FS, 5’10’’, 202 lbs) es el único jugador de la LOB seleccionado en primera ronda, concretamente en la posición 14 del draft 2010, procedente de la Universidad de Texas. Si soy poco objetivo cuando hablo de Seahawks, en este caso menos. Thomas es mi jugador. Sin más. Me encandiló desde el primer dia.

Hay un consenso generalizado que Earl representa el perfil de free safety completo. Posee un enorme rango de actuación que le permite cubrir una gran superficie de terreno, excelente capacidad de reconocimiento del juego, inteligencia, rapidez y acierto en la toma de decisiones, gran técnica de placaje y soporte en la carrera. Yo lo definiría como la inteligencia hecha safety. Si uno tira de estadísticas pronto podrá ver la influencia de este jugador en el juego defensivo. Sin embargo el valor añadido que le da este jugador a la secundaria es su capacidad de liderazgo. Es el pegamento de esta unidad. Muy pendiente siempre de sus compañeros, dirigiendo, interactuando con ellos, animando. En pocas palabras, ejerciendo de líder. Y sus compañeros lo saben y así lo asumen de muy buena gana. Jugador que durante casi seis temporadas no se ha perdido un solo partido. Sin embargo, una rotura de tibia en la jornada 13 de esta temporada le ha hecho perderse los últimos partidos. Y se ha notado. Vaya que sí. Ha quedado claro en estos partidos lo que representa este jugador. La secundaria se ha ido viniendo abajo poco a poco hasta pegarse el batacazo final en los playoffs, en los que los Falcons la destrozaron literalmente y en le que se vio que, hoy por hoy, no hay en la plantilla sustituto para Earl. Y no, Terrel no me vale. Ni en broma.

Kam Chancellor (SS, 6’3’’, 232 lbs) es uno de esos jugadores que se han pasado parte de su carrera como se suele decir “por debajo del radar” pero que son imprescindibles en su posición. Seleccionado en quinta ronda del draft del 2010, Kam es el tipo duro del grupo. El que parte y reparte. Y de qué manera. Sin duda él es el boom. Encargado de patrullar por detrás de los linebackers, es un golpeador y tacleador nato. Su envergadura y potencia le permiten ser un excelente defensor de los tight ends y es imprescindible en el soporte a la carrera.

La actuación que hizo en la SuperBowl del 2014 frente a Denver Boncos es, sencillamente, para enmarcar. En el primer drive de ataque de los de Peyton Manning ya dejó muy claro quién partía el bacalao. En un pase corto de Manning a Demaryus Thomas, éste había conseguido un aclarado y tras la recepción, al darse la vuelta, apareció Chancellor dándole un tremendo golpe (legal) que lo hizo desplazarse una tres yardas. Brutal. Eso sí que es una bonita tarjeta de visita. Dejaba a las claras que la Legion of Boom había llegado. Y lo había hecho para quedarse. Pero ahí no acabó la cosa. Cuando le tocó emparejarse en el slot frente a Wes Welker, el pequeño receptor de los Broncos también recibió los recaditos de Kam. Completó el partido con una intercepción que demostraba que no sólo golpea sino que sabe leer al quarterback, Han pasado casi tres años y todavía no entiendo porqué no le dieron el trofeo MVP de la final. Inaudito.

Bandon Browner (CB, 6’4’’, 221 lbs) es el único jugador de la LOB original que
ya no está en el equipo.
Su paso fue bastante efímero ya que estuvo tres temporadas en las que sólo pudo completar la primera ya que cumplió dos suspensiones por abuso de substancias prohibidas. La segunda de éstas no le permitió disputar el último tramo de la temporada 2013 y también le hizo perderse la SuperBowl XLVIII. En 2014 dejó el equipo destino Boston donde ganó su segunda SuperBowl precisamente frente a su antiguo equipo. En 2015 pasó sin pena ni gloria por New Orleans Sains volviendo a Seattle a principios de esta temporada pero fue cortado con lo que no hizo roster finalmente.

Bowner se alineaba en el flanco derecho de la defensa ya que, en el sistema de Seahawks, Sherman siempre ocupa el lado izquierdo. Y es precisamente el lado derecho el que siempre ha sido el punto más débil de esta unidad. Desde mediados del 2013 hasta hoy en día han pasado por ahí una serie de jugadores que no acaban de dar el mismo nivel que el resto de la secundaria. Byron Maxwell fue el primero de ellos. Cogió el relevo de Browner haciendo un buen tramo final de la temporada 2013 y un buen playoff y SuperBowl. En 2014 fue el titular y al finalizar la temporada logró obtener un gran contrato al año siguiente con los Philadelphia Eagles. Más que un gran contrato yo lo definiría como el timo del siglo. No voy a ocultar que Maxwell a mí nunca me ha convencido. De hecho me parece un cornerback nefasto. Tuvo la suerte de crecer bajo el paraguas de la Legion of Boom, que es capaz de tapar las vergüenzas de cualquiera. En cuanto le tocó dar la cara en otro equipo y ejercer de cornerback 1 se ha visto que no da el nivel. En Eagles hizo el ridículo por lo que fue traspasado a Dolphins donde empezó igual de mal aunque parece ser que ha mejorado algo en el último tramo de la temporada. Actualmente son Jeremy Lane y DeShawn Shead los que ocupan este lado. No los definiría como malos jugadores, pero requieren mucho soporte de los safeties y los ataques rivales los sobreexplotan.

La LOB sigue estando ahí y dando guerra. Pero pasa el tiempo. El reloj corre para todos. Ya son seis años. Opino que los tiempos de la excelencia ya han pasado. Sherman ha sufrido más de lo debido este año. Aquellos tiempos en los que los coordinadores ofensivos huían de atacar su lado quedan lejos. Aquel partido en el que Aaron Rodgers no le atacó ni una sólo vez no se ha vuelto ni se volverá a repetir. Earl Thomas ha sufrido una rotura de pierna a final de temporada de tal envergadura que le ha hecho plantearse incluso la retirada. Finalmente parece ser que va a seguir, pero habrá que ver en qué condiciones. El propio Thomas ha declarado que él necesita estar al cien por cien a todos los niveles para sentirse útil. Chancellor está sufriendo cada vez más en cobertura, y el lado de derecho sigue siendo el punto débil. La lección que nos dio Kyle Shanahan con el ataque aéreo de los Falcons en en los divisionales de este año debería ser un toque de atención. Creo que ha llegado el momento de pensar en reforzar la unidad. Pero hay que hacerlo de forma adecuada. No valen los parches. Ninguno de los backups de Sherman, Thomas y Chancellor es de fiar. Pete Carroll ya ha declarado que en la agencia libre va a haber muy poca inversión. Este año el draft viene cargadito de talento en la secundaria. Qué mejor momento que éste para seleccionar jugadores con potencial, con la idea de aprender de los maestros pero con la suficiente clase y calidad como para poder jugar ya en el primer año si las circunstancias lo requieren. Sin embargo tengo mis dudas. Me da la impresión que en los despachos del Century Link Field todavía siguen con la idea que la Legion of Boom es inmortal. Y no. La Legion of Boom, aunque no es de este mundo, no es inmortal.

GO HAWKS!!!

Pablo Miralles (@sattlefspain)

2 comentarios sobre “Legion of Boom: una secundaria con denominación de origen

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.