El final de Cleveland y el principio de una era

El 17 de diciembre de 1995 se jugó el último partido de los Cleveland Browns. Se acababa la histórica franquicia para ser trasladada a Baltimore (ciudad que también había perdido a sus Colts en 1984) debido a una mala gestión financiera del infame dueño del equipo, Art Modell. Pero a la vez, comenzaba otra. La del legado de Belichick. Ésta es una historia conocida por todos, pero dolorosa para Cleveland y para todos los fans de los Browns.


Los años finales

En los últimos años en Cleveland, con la llegada de un nuevo head coach, se gestó un grupo de técnicos y scouts que cambiaría la liga para siempre en años venideros. Desgraciadamente, no en Cleveland.

Bill Belichick llegó a los Browns el día 5 de febrero de 1991, convirtiéndose a sus 38 años en el Head Coach más joven de la NFL. Acababa de ganar su segunda Super Bowl con los New York Giants dirigidos por Bill Parcels. La primera había sido en la temporada 1986 (SB XXI). La segunda, en la temporada 1990 (SB XXV), siendo el Defensive Coordinator. Llega por tanto siendo uno de los más respetados coordinadores de la liga. Una mente brillante. Criado desde pequeño para ello por uno de los más afamados scouts de la historia, su padre Steve. Y tenía un plan: construir el equipo perfecto.

Según la idea del joven Belichick, este equipo debía ser grande, fuerte, rápido, adaptable… capaz de jugar en frío, calor, con lluvia o cubierto. En resumen, en cualquier condición de clima y entorno. Y además que pudiese mutar cada semana según el rival y las condiciones de juego. Plan ambicioso que el dueño compró dándole las llaves del equipo, haciéndolo también General Manager de facto.

 

Empezando los cambios

Lo que se encontró en Cleveland fue una franquicia funcionando según los cánones del football antiguo, y se puso a cambiarlo, empezando por el departamento de scouting.

El sistema de búsqueda y evaluación de jugadores lo encontró incoherente. Se medía de manera diferente a los jugadores profesionales que a los de college elegibles para el draft. ¿Cómo podían compararlos? Inmediatamente puso a Michael Lombardi (el cual llevaba en la franquicia desde 1987) a trabajar en un nuevo método con claras instrucciones de cómo debía ser utilizado. Uno que permitiese evaluar, de manera homogénea, a todos los jugadores. Este nuevo método se basaba en el creado por Gil Brandt de los Dallas Cowboys y no en el de Parcels, el cual Bill Belichick consideraba que carecía de flexibilidad.

Las ideas subyacentes del método eran dos. Primero, que todos los scouts diseminados por el país tuviesen el mismo concepto de qué se buscaba. ¿Qué habilidades debían evaluar? Y, lo más importante, ¿cómo debían evaluarlas? Esto para reflejarlo en los reports que luego serían usados para comparar y decidir, evitando así confusiones o interpretaciones personales. En segundo lugar, la contratación de un jugador nuevo debía mejorar sustancialmente a los jugadores del roster actual para esa misma posición, tanto si era un free agent como una elección en el draft.

El departamento de scouting debía proporcionar una mejora continua de la plantilla a través de la adquisición de nuevos jugadores de manera constante.

 

El juego físico

En el ámbito técnico, tenía una idea clara del tipo de football que quería practicar. Uno definido repetidamente por la expresión «blue collar» (que hace referencia a los duros trabajos de la clase obrera en contraposición de «white collar», que define a los trabajadores de oficina). Este tipo de football podríamos definirlo de trincheras. Dureza defensiva, ground game,… Un reflejo claro de las circunstancias sociales de la ciudad. Siendo éste el que históricamente había dado éxitos a la franquicia.

Para transformar al equipo decidió contratar gente joven que cumpliese un perfil muy específico. No sólo debían ser buenos conocedores del football, sino que además debían estar totalmente entregados a él. Trabajar sin descanso, obsesionados con los detalles y el control. Como todos sabemos, Bill Belichick sólo ha entendido una manera de trabajar en toda su carrera. Ésta es: siendo obsesivo en todo lo que hace, teniendo en cuenta hasta el último detalle y tomando decisiones, aunque sean duras. Empezó a aplicarlo en el año 1991 en Cleveland.

 

Su equipo de trabajo

Para la construcción de su coaching staff, trae nuevo talento como Nick Saban para ocupar el puesto de Defensive Coordinator. También recluta gente sin experiencia que, desde dentro de la estructura de la franquicia, fueron escalando hasta que Bill Belichick se fija en ellos y les da su oportunidad.

En este grupo de desconocidos encontramos nombres como Eric Mangini (comenzó como ball boy), Scott Pioli (lo ficha como asistente tras haberle conocido en su etapa en Nueva York) y Thomas Dimitroff (hijo de un veterano scout de los Browns, entró a trabajar en el ground crew).

Además, también incluye en su staff a una leyenda de los Browns, el recién retirado tight end Ozzie Newsome (1978 a 1990), para hacer “un poco de todo”.

Portada de la revista Sports Ilustrated (agosto 1988)

 

Es un trabajo sucio, pero alguien tiene que hacerlo

Durante esta etapa se empieza a mostrar al Bill Belichick querido por todos. Aquél que no tiene ningún interés en las “public relations”, mucho menos mantener una buena relación con la prensa. Al que no teme tomar decisiones duras, como fue el cortar a Bernie Kosar (1985 a 1993 en los Cleveland Browns), el QB titular, a mitad de temporada.

Bernie Kosar era una estrella local, LA ESTRELLA LOCAL. Nacido en Ohio, en sus tiempos universitarios proclamó que quería jugar en los Cleveland Browns. Hasta cuatro equipos quisieron escoger a Kosar en el draft de 1985, realizándose diversos trades para mejorar posiciones. Pero Bernie quería jugar en Cleveland. Así que no se presentó al draft y fue escogido por los Browns en el draft suplementario de ese año. Este jugador ya era un héroe para la ciudad sin ni siquiera haber hecho un snap.

La carrera de Bernie Kosar en Cleveland fue remarcable, llevando a los Browns a tres finales de conferencia de la AFC en los años 1986, 1987 y 1989. Batiendo varios records de la franquicia y de la liga en su andadura. Destaca el haber ostentado, desde 1990, la marca de más pases completados consecutivos sin haber sido interceptado (286). Esta marca duró 20 años hasta que Tom Brady lo rompió en 2010.

 

La marcha de Kosar

Sin embargo, Belichick pensaba que estaba en la cuesta abajo, debido a las lesiones y a que empezaba a mostrar signos de miedo. Estando más preocupado por la protección de la offensive line que de buscar receptores “down the field”. Por ello, lo cortó en noviembre de 1993, desatando una enorme tormenta social y mediática en Cleveland por haber mancillado el legado de Kosar. Aquello enfrentó a toda la ciudad con Belichick, pero no cambió su manera de actuar (ni lo ha hecho el resto de su carrera).

Bernie Kosar fue fichado por los Dallas Cowboys como segundo QB detrás de Troy Aikman, formando parte del equipo que ganaría la Super Bowl XXVIII de la temporada 1993. Uno de los nuestros había conseguido por fin una Super Bowl. Tras el año en Dallas, fue fichado por los Dolphins para ser el backup de Dan Marino, retirándose en 1996.

Ésta no sería la única decisión polémica o de dudoso éxito del joven head coach, cuyas selecciones de draft y movimientos en agencia libre (recién instaurada en el año 1993) no fueron entendidos en su totalidad ni tampoco dieron los frutos esperados.

 

Ahora, a los resultados

Las tres primeras temporadas fueron perdedoras, tanto en 1991 (6-10) como en 1992 y 1993 (7-9). Todo empezó a encajar en la temporada 1994 (11-5), en la que el equipo se clasificó para playoffs como wildcard de la AFC.

El 1 de enero de 1995, los Cleveland Browns ganan a los New England Patriots (entrenados por Bill Parcels) en el antiguo Cleveland Municipal Stadium por 20 a 13. Serían eliminados en la ronda Divisional por los Pittsburgh Steelers. El equipo se mostró competitivo y solo podía ir mejorando.

La temporada 1995 prometía ser el salto definitivo de los Cleveland Browns, siendo considerados contendientes para la Super Bowl. Pero el dueño tenía otros planes para el equipo.

 

La mudanza

El 8 de noviembre de 1995, Art Modell anuncia el traslado de los Browns a Baltimore, que será efectivo en la temporada 1996. La ciudad se subleva, el equipo cae en picado (pierde 6 de los últimos 7 partidos para terminar con un récord 5-11 después de un comienzo 3-1) y las últimas esperanzas de lograr un anillo se van al traste. Es el fin.

El 15 de febrero de 1996 Art Modell despide a Bill Belichick, siendo ya el equipo de Baltimore (el 9 de febrero se había aprobado el movimiento y la creación de una nueva franquicia en Cleveland en 1999). Esta circunstancia es interesante resaltarla ya que, contrariamente a lo que se cree, los Cleveland Browns no despidieron a Bill Belichick. Lo hizo el nuevo equipo de Baltimore (sin nick todavía, sería instaurado en marzo de ese año tras encuesta popular).

 

El legado

El éxodo del equipo significó, para el staff de los Browns, o el despido o el traslado a Baltimore, que siguió en la construcción del equipo que culminaría con la victoria en la Super Bowl XXXV el 8 de Enero del año 2001. Ese día Art Modell pudo por fin cobrar sus 30 monedas de plata.

La etapa de Bill Belichick en Cleveland no logró un equipo campeón. Pero si forjó un grupo de entrenadores, scouts y directivos que marcaría el futuro de la NFL y la NCCA en los siguientes años. Y que, sin duda, sigue impactando en el football de hoy.

 

“I think that probably working for Bill Belichick probably helped me the most in that regard, because it’s really the first person that really defined the expectation for what he wanted everybody in the organization to do, whether they were in personnel, whether you were a coach, whether you were defensive coordinator. And that made the job so much easier for me and it made me grow as a coach, because I knew exactly what was expected.” – Nick Saban

RVR Photos-USA TODAY Sports

 

Coaching Staff

De las oficinas de Berea salió un grupo de profesionales que llegarían a ser Head Coaches y General Managers de franquicias profesionales y universidades. Todos ellos se llevaron algo de los Browns consigo.

Nick Saban

Coordinador Defensivo de los Cleveland Browns entre 1991 y 1994. Más tarde pasó a ser Head Coach de dos universidades (Michigan State y LSU). Regresó a la NFL a entrenar a los Miami Dolphins (temporadas 2005 y 2006), marchándose a la Universidad de Alabama desde donde gobierna la NCCA hasta el presente.

 

Eric Mangini

Comenzó siendo un ball boy en los Browns, con 23 años. Impresionó a Belichick llegando a ser Offensive Coordinator. Tras un breve paso por Baltimore Ravens, se reúne con Bill Belichick en los New York Jets y luego en los New England Patriots. Hasta que en 2006 es nombrado Head Coach de los New York Jets. En 2009 vuelve a Cleveland para ser el Head Coach de los Browns, siendo despedido en 2011. Finalmente estuvo una etapa en los San Francisco 49ers hasta su salida con la llegada de Chip Kelly en 2016.

 

Jim Schwartz

Comenzó su trabajo en Cleveland como un joven scout en 1993. Pasó luego a desempeñar labores de coaching de posición (OLB coach) en los Baltimore Ravens en 1996 y 1997. Se trasladó a Tennesse en donde ocupó diferentes puestos en el área defensiva hasta ser nombrado Defensive Coordinator en el año 2000, puesto que ocupa hasta el 2008. Su siguiente trabajo fue como Head Coach de los Detroit Lions de 2009 a 2013. Tras un fugaz paso por los Buffalo Bills en 2014, en 2016 llega a los Philadelphia Eagles. Ahí, de nuevo, ha configurado una defensa terrorífica.

 

Kirk Ferentz

Siendo parte del coaching staff de Cleveland asciende hasta ser Offensive Line Coordinator en 1993, siguiendo con los Baltimore Ravens hasta el año 1999. Ese año ficha por la Universidad de Iowa, donde hoy en día sigue siendo el Head Coach de los Hawkeyes.

El árbol de Bill Belichick (2.bp.blogspot.com)

 

Front Office

Thomas Dimitroff

Entró en el mundo del football en el ground crew de los Cleveland Browns. Con la experiencia ganada en la franquicia, más tarde trabajó de scout para los Kansas City Chiefs en 1993. Después en Detroit Lions en 1997 y de nuevo en los Browns de 1998 a 2001. A partir de 2002 se reúne con Bill Belichick y Scott Pioli en los New England Patriots, ejerciendo de Director de College Scouting desde 2003. En 2008 es fichado por los Atlanta Falcons como nuevo General Manager, puesto que sigue ocupando actualmente.

 

Scott Pioli

Conoció a Bill Belichick a mediados de los 80 cuando éste era Defensive Coordinator de los New York Giants. Años más tarde le ofrecería un trabajo mal pagado como asistente en labores de coordinación de personal (evaluación de jugadores y negociación de contratos) en Cleveland. Tras el traslado, continuó en Baltimore hasta que en 1997, los New York Jets lo hicieron Director of Pro Personnel, coincidiendo de nuevo con Belichick. Cuando Bill Belichick aceptó el puesto de Head Coach de los New England Patriots, Scott Pioli fue fichado. Tras pasar por varios puestos, en 2002 fue nombrado Vice President of Player Personnel. Pioli ha sido una parte fundamental en la creación del famoso Patriot Way que ha cimentado la mayor dinastía del siglo XXI. En 2009 los Kansas City Chiefs lo fichan como General Manager de la franquicia. Está en ella hasta el año 2013. En 2014 se reúne con su buen amigo Thomas Dimitroff en los Atlanta Falcons como su asistente, donde sigue en la actualidad.

 

Ozzie Newsome

Drafteado en el pick 23 por los Cleveland Browns en 1978, tuvo una carrera exitosa en la franquicia habiendo jugado todos y cada uno de los partidos en sus 13 años en activo. En 1990 Belichick le ofrece un puesto de scout, asistente a entrenadores y en el área de personal. En Baltimore pasó a tener el puesto de Vicepresidente dada su buena fama en la evaluación de talento de jugadores. Y en el año 2002 es nombrado General Manager de los Baltimore Ravens, puesto que continúa ejerciendo actualmente.

 

Mike Tannenbaum

Fue asistente de Bill Belichick en Cleveland. Tras un breve paso por los New Orleans Saints, aterriza en los New York Jets. Primero ocupa varias posiciones dentro del Front Office. Después es nombrado General Manager en 2006 al 2013.  Desde 2015 es el Executive Vice President of Football Operations de los Miami Dolphins.

 

Michael Lombardi

Ha trabajado para grandes nombres de la historia de la NFL. Entre ellos Al Davis, Bill Walsh y el propio Bill Belichick (en los Browns y en los Patriots). Ejerció como General Manager de los Cleveland Browns entre Octubre de 2012 y Febrero de 2014. Ha formado parte de medios de comunicación especializados en diferentes etapas de su carrera. Siempre conocido por su capacidad de comunicación, conocimientos de las tripas de la NFL y su gusto por la provocación. Actualmente colabora con The Ringer.

 

Phil Savage

Miembro del scouting team de los Browns de 1993 a 1995. Pasa a ser Director de Personal de los Baltimore Ravens tras la vil traición, desde 1996 hasta 2004. Regresa a Cleveland para ocupar el puesto de General Manager de los Cleveland Browns de 2005 a 2008. Actualmente es el Executive Director de la Senior Bowl de la NCAA.

 

La segunda oportunidad

Y finalmente, de aquel joven grupo nos queda Bill Belichick. Es difícil escribir algo que no se haya dicho ya sobre él y que no sea conocido por todos.

Claramente siguió con su idea de franquicia y forma de trabajar una vez volvió a tener un equipo bajo su control. Logrando construir a los New England Patriots del siglo XXI. Ha ganado 5 anillos, batido récords y entrará en el Hall of Fame algún día. Ese día que esperan con impaciencia 31 franquicias.

Finalmente consiguió su propósito, y desde el año 2000 ha creado un modelo, una cultura, conocida como Patriot Way. En ella, cada jugador tiene un rol perfectamente asignado según la situación de partido y posición, que entrena y estudia hasta la extenuación.

 

Sigue haciendo el trabajo sucio…

No se admiten jugadores que antepongan sus deseos y éxitos a los del equipo. Tampoco aquéllos que a pesar de sus contratos, status en la liga o estadísticas, no acepten la forma de trabajar. Mucho menos si no acatan las órdenes durante los partidos. El caso más claro del tipo de jugador que se busca es el del laureado QB Tom Brady que, habiendo sido seleccionado en la sexta ronda (pick 199) del draft del año 2000, ha terminado convirtiéndose en el mejor jugador que ha pisado un emparrillado. Y a pesar de ello, personifica la cultura de la franquicia a la perfección.

La construcción continua de este equipo ha visto casos de jugadores posiblemente mal tratados en sus últimos años (como el caso de Rodney Harrison) o con grandísima calidad que son desterrados a otras franquicias por no cumplir las órdenes de la banda (reciente ejemplo el de Jamie Collins). También se han visto errores en draft picks o agencia libre. Pero una vez identificado su mal encaje en el equipo y/o esquema son liquidados sin contemplaciones.

 

… y sigue haciéndolo a su manera

Ha construido un equipo que ha ido mutando, en el campo, en la banda y en los despachos. Según las circunstancias de la liga, de los oponentes y las piezas disponibles. Nunca dejando de avanzar y reconstruir con buenos jugadores, draft picks o jugadores de desecho. Siempre importando más la capacidad del jugador para ejercer el rol asignado que su talento puro.

Todo puede ser aprovechable para el viejo Bill. Cuyo carácter competitivo y deseo de ganar todos los años no ha disminuido con el paso del tiempo.

Bill levantando el Lombardi (Christian Petersen/Getty Images)

Un nuevo comienzo

Y Cleveland recuperó su equipo en el año 1999, conservando su nombre, su historia y todas sus señas de identidad. Por los Browns han pasado General Managers, Coaching Staff y Quaterbacks (¡muchos!). Pero aquí seguimos penando por la liga en busca de nuestro sitio y nuestro título que llegará algún día, seguro.

Por último, y antes de terminar, me gustaría recomendar un excelente documental de NFL Productions, de su serie A Football Life llamado Cleveland ’95 en el que se recoge parte de esta historia. Seguro que después de verlo le tendréis mucho más cariño a este gran equipo.

GO BROWNS!!!

Un comentario sobre “El final de Cleveland y el principio de una era

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.