Una serie de catastróficas desdichas en el Coliseum

El día 8 de octubre de 2017 será recordado por lo aficionados de Los Ángeles Rams como el día en el que casi vencen a los Seattle Seahawks. Y digo casi, porque en el primer cuarto y parte del segundo los Rams pudieron ponerse con 17-0 a su favor ante unos Seattle Seahawks inoperantes en ataque y que poco podían hacer para detener el vendaval ofensivo con el cual los Rams se presentaron ante ellos.

¿Cómo no fue así y se fueron al descanso 10-10, y a la postre acabaron perdiendo 16-10 ante ese equipo que no conseguía hacer nada en ataque salvo lo que la magia del escurridizo Wilson era capaz de inventar? Muy fácil. Alguien en el equipo esta semana parece que escuchó hablar de Felipe Juan Froilán de Marichalar y Borbón, más conocido simplemente por Froilán. ¿Y qué tendrá que ver este miembro de la familia real española con el partido? Nada y todo. Parece ser que alguien le tiene que conocer porque los Rams, al menos McVay y el ataque, decidió hacerle un homenaje con repetidos disparos en el pie. ¿Disparos en el pie, os preguntaréis? Exactamente, en el año 2012 el susodicho Froilán, el 9 de abril se disparó en el pie con una escopeta cuando estaba con su padre en la finca de Garrejo de Garray (una población en la provincia de Soria) y por el cual tuvo que ser ingresado en el hospital.

Pues eso, Los Ángeles Rams se marcaron un «Froilán» en toda regla en la week 5 frente a los Seattle Seahawks.

Como siempre, vamos a hablar de lo positivo y lo negativo que el partido nos dejó.

Entre las cosas positivas están:

La defensa. En este partido estuvieron imperiales. Es cierto que Wilson completó pases inverosímiles y que escapó alguna vez de forma airosa de ellos, pero en general lo tuvieron muy controlado, consiguiendo hacer tres sacks ante el móvil QB, siempre muy cerca (se libró varias veces del sack por muy poco) atosigándole. Dejaron en 179 yardas de pase a Wilson y al juego de carrera de Seattle lo limitaron a 62 yardas, haciendo un total de 241 yardas concedidas. Además de eso interceptaron dos balones, uno John Johnson III en su primer partido como titular y el otro Cody Davis.

www.therams.com

Wade Phillips. Cada vez se ve a los jugadores más cómodos en su sistema y él va implementando ajustes que hacen que poco a poco la defensa mejore (Seattle nos hizo 241 yardas cuando venían de dos partidos en los que consiguieron más de 400 en cada uno).

John Johnson III. El rookie se enfrentaba ante su primer partido como titular ante Seattle y cumplió con creces su papel en la posición de Safety. Se le vio seguro y es muy posible que sea el S que sustituya a Maurice Alexancer tras la marcha de éste del equipo.

www.therams.com

Aaron Donald. El mejor sobre el emparrillado, como siempre. Siempre en el backfield rival, presionando al QB y parando la carrera de Seattle.

Jared Goff. El joven QB de los Rams realizó un partido con altibajos, teniendo lanzamientos dignos de QB veteranos como Brady o Rodgers y otros dignos de un niño pequeño. El último drive para remontar es espectacular. De verdad.

www.therams.com

Tyler Highbee. El Tigh End de segundo año tuvo su mejor partido de largo con la camiseta de los Rams. 8 targets con 4 recepciones para 98 yardas, siendo un puerto seguro para Goff (4 targets en los que poco o nada puede hacer debido al mal pase del QB).

Cooper Kupp. El joven WR rookie tuvo un buen partido, atrapando 4 de 8 balones que Goff mandó en su dirección. ¿El único lunar? No atrapar uno de los dos balones que Goff le mandó en el último drive para ganar, uno incluso llegó a tocarlo, en el otro podríamos discutir si hay penalización o no.

Y hasta aquí lo positivo. Pasamos ahora a los puntos negativos:

LA JUGADA

Todd Gurley. Estuvo desaparecido, infrautilizado. Y cuando le utilizamos consiguió yardas. Y casi un touchdown. Digo casi porque Earl Thomas le quitó el balón sobre la End Zone y provocó un touchback. de 6-0 Rams a balón para Seattle. Después de eso McVay poco uso le dio. Ah, lleva 5 fumbles este año. Entre 2015 y 2016 tuvo 5 en total. Además, es con mucho el RB con más fumbles pues el siguiente en la lista tiene dos.

Tavon Austin. Anotó el único touchdown de los Rams pero además de eso no hizo más. 6 carreras para 27 yardas. El touchdown fue de 27 yardas. No hay más que añadir señoría. Ah, tuvo dos fumbles en los retornos de punt, uno que recuperó él mismo y otro que a la postre resultaría en anotación de los Seahawks.

Jared Goff. Dos intercepciones lanzó. Una es un lanzamiento que no haría ni un niño, entorpecido por su OL que estaba delante, desequilibrado, al medio donde no había nadie y sin mirar. Eso no se hace. Lanzó 47 veces. ¡47!

Sammy Watkins. El receptor estrella del equipo. En año de contrato. 4 targets y 0 recepciones. Se le vio una falta de actitud. Y después del partido se quejó por Twitter de la falta de balones en su dirección (contestando a gente que le mencionaba o con RT y FAV).

www.therams.com

Greg Zuerlein. El K, que estaba inmaculado este año, «decidió» que este era el partido para cagarla y fallar un FG. Y a la postre, perdimos.

Sean McVay. El HC tuvo el peor partido de su corta carrera como entrenador jefe. Mal playcalling, gasto innecesario de tiempos muertos (a la postre perjudica, aunque esperemos que poco a poco aprenda cuando hay que pedirlos). No puedes hacer a tu RB, el CENTRO de tu ataque, correr 14 veces y al QB, que debe ser APOYO, lanzar 47 balones, y menos contra una defensa aérea como Seattle. Y la carrera con Gurley estaba funcionando. Además, no es entendible su obsesión últimamente por poner a Austin tanto de WR como de RB cuando no está funcionando. Y los targets que van a Watkins no se entienden, pocos y malos, sin aprovechar sus puntos fuertes.

 

Como conclusión Sean McVay desveló el lunes que Austin ya no será el retornador de punts del equipo y su puesto lo ocupará Cooper Kupp o Pharoh Cooper, aún por decidir.

Así mismo, se liberó al S Maurice Alexander (el cual fue inactivo el domingo por violar una regla del equipo) y se promovió a Michael Thomas, WR, que volvía tras cumplir una sanción. El corte de Alexander se debe (se supone, claro está) a su bajo desempeño en la posición de S (73 de 83 para PFF) además que de todos los S del equipo es el único que no participa en Special Teams, lo que le hace idóneo para el corte.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.