Un Todd Gurley imperial da la división a los Rams

«Los Ángeles Rams son los campeones de la NFC West»

Lo primero, feliz año a todos.

Sí, habéis leído bien. 14 años después los Rams vuelven a la cima de su división.

Liderados por un Todd Gurley que ha hecho méritos para llevarse el MVP (aunque será difícil, normalmente es Most Valuable Passer y no Most Valuable Player como bien explica en este artículo José Villelabeitia tal vez sea hora de crear un premio cuyo único ganador sea un QB y dejar que todos se jueguen el MVP de forma justa), con registros al nivel de un tal Marshall Faulk (ganador del MVP en el año 2000) y con un último partido que la última vez que se dieron unos números parecidos fueron en 1986, tal vez sea hora de que un no quarterback jugador de ataque se lleve el premio (de que se lo lleve algún defensa ya ni hablamos, pero por méritos también podría ser).

La defensa el señor Aaron Donald sigue con su inconmensurable temporada y poca gente se extrañaría de que fuese premiado con el Defensive Player of the Year.

Jared Goff acaba de conseguir una estadística que ningún quarterback de Los Ángeles Rams en toda su historia (teniendo en cuenta que hay 3 QB de Rams en el Hall of Fame), conseguir más de 25 TD y menos de 10 intercepciones. Actualmente tiene 28-7 en esta estadística y es presumible que consiga este récord porque el último partido no lo jugará.


La agonía en Tennessee

El partido no fue bonito. Fue una batalla entre dos buenos equipos.

Una decisión de los árbitros nos dió un balón que no debería ser nuestro. Tras un onside kick en el que los Titans, muy listos ellos, recuperaron el balón. Pero los árbitros dijeron que había pedido Rams tiempo muerto. Luego que no. Finalmente se dictaminó que debía repetirse el kickoff por lo que la bola era para Rams.

Está claro que no fue nuestro mejor partido. Aaron Donald fue prácticamente siempre controlado (normal siendo una de las mejores OL de la competición la que tenía frente a él) y no tuvo una destacada actuación, raro en él.

Todd Gurley tuvo una actuación enorme que no hace sino acentuar su candidatura hacia el MVP con 276 yardas totales y dos touchdowns, ambos de recepción. Tú le veías jugar y pensabas ¡no pueden pararlo, no pueden pararlo!

Cada vez que coge el balón Gurley piensas, ¿qué hará ahora? Te puede hacer una carrera con pérdida de yardas y, la jugada siguiente, romper dos placajes y conseguir el primer down y más.

 


O, como en este caso, la recepción que hace en esta screen perfectamente ejecutada y en la que unos grandes bloqueos y la enorme velocidad que Gurley tiene consiguen la anotación.

Jared Goff tuvo buenos números, su único problema fue la protección del balón, debido a que tuvo dos fumbles. Uno de ellos retornado para TD aunque no fue culpa suya ya que Brown falló en el bloqueo (como puede verse en el vídeo).

 


Los Rams, campeones de la NFC West

Los LB celebrando el título de división (www.therams.com)

 

El buen rollo que se ve y se nota es increíble.


El trámite del partido ante San Francisco

Tras ganar a los Titans los Rams se enfrentaban a unos San Francisco 49ers que venían enrachados gracias a la llegada de Jimmy Garoppolo.

Pues exactamente, el récord de 4-0 con el que llegaba Jimmy G se marchó de Los Ángeles con el récord de 5-0.

¿Por qué?

Jugaron los jugadores suplentes. Todo el ataque fue suplente, de la defensa Nickel Robey-Coleman, Troy Hill (titular por circunstancias) y John Johnson III jugaron, todo lo demás suplentes.

No hicieron mal partido los Rams teniendo en cuenta que jugaron los suplentes.

En ataque destacar a Tavon Austin, el WR de los 15 millones, tuvo 18 targets para… 2 recepciones, ambas en screen.
El florero/pisapapeles más caro del mundo.

Por decir algo bueno, en la defensa Patrick Peterson consiguió dos intercepciones durante el partido. Por si no fuese suficiente, ambas intercepciones llevaron a anotar a los Rams.


El caso Ficken

Sabíamos que Greg Zuerlein iba a ser muy difícil de sustituir, sobre todo a las alturas de temporada que se lesionó. El líder en puntos anotados de la liga (pese a haber jugado dos partidos menos) es irremplazable.

Ahora los Rams no pueden contar con los puntos fáciles con los que han contado todo el año, a partir de la yarda 40 rival con los largos field goals que Greg The Leg prácticamente siempre anotaba.

¿Ahora? Ficken no empezó nada bien. Frente a Titans falló un field goal y un extra point. Frente a los San Francisco 49ers estuvo perfecto, pero claro, sus dos field goals exitosos fueron de entre 20 y 29 yardas.

Los Rams tenían una de las mejores unidades de la liga. Ahora todos saben de qué pie cojean y estarán preparados para diversos intentos de jugadas de engaño.


Playoffs, por fin

En la madrugada del sábado al domingo, a las 2:15 hora española peninsular, los Rams jugarán su primer partido de playoffs en años. Ante unos Falcons que el año pasado, sin Julio Jones, nos apalizaron con un marcador de 14-42.

Esta derrota propició el despido de Jeff Fisher, cosa de la que todo fan del equipo se alegra, pero fue una paliza en toda regla.

A Jared Goff le destruyeron, la OL hizo aguas por todos lados…

Pero estos son unos nuevos Rams, al igual que los Falcons ya no maravillan tanto con su ataque diseñado por Shanahan tras la marcha de este con destino San Francisco.

Es la hora de la verdad para los Rams. ¿Podrán sobreponerse a su inexperiencia y avanzar en playoffs o pecaran de novatos y se irán para casa?

Como dato curioso, los Rams están 4-4 en partidos como local este año, 7-1 siendo visitantes.

Pedro para @RamsSpain

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.