Todo mal… O no

Los ocho rookies de Seahawks

Nos volvimos a equivocar. No hablo del draft de los Seahawks o, al menos, no de momento. Hablo de los aficionados. De los Seahawkers. Año tras año llegamos al fin de semana del draft pensando que el equipo va a seleccionar a éste, a aquél o al de más allá. Nombres, nombres y más nombres. Nunca acertamos. Y eso que yo, para tener a los seguidores de @SeaHawkersSpain entretenidos, me paso el año viéndome partidos de college para llegar al draft con una mínima noción de los prospects que puedan cuadrar en las necesidades del equipo. Todo mal.

No hay manera. Puedes acertar con la posición, pero nunca con el nombre. Este año algunos, donde me incluyo, pensábamos que el primer pick iría por un linebacker exterior con rush. Pues no. Tocó interior. Al menos nos acercamos en eso. Pero como siempre digo, Carabanchel está muy lejos de Seattle, de la cabeza de John Schneider, de su pizarra con las valoraciones de los prospects, de lo que pide Pete Carroll y de lo que pide el que está con la calculadora y la tijera preparada.


El Primer Pick

No hay trade down. The pick is in. LB Jordyn Brooks – Texas Tech

Ya fue un shock ver que no hacíamos trade down. Se estuvo negociando con Packers pero los de Green Bay decidieron llamar al teléfono de Dolphins y traspasar con ellos. Entiendo que mejor y más barato. Salió el nombre, el puesto y la universidad y comenzaron las dudas. ¿Un iLB teniendo a Wagner e incluso a Wright? Difícil ver la explicación esa noche. Pero luego los números, en frío, te demuestran que el jugador es más que interesante. Sin comparar jugadores y solo números (que estas cosas las carga el diablo): Jordyn Brooks en el 2019 hizo más tackles que Isaiah Simmons (108/107), solo un tackle para pérdida de yardas menos que Chase Young (20/21) y en la combine hizo las 40 yardas en un tiempo parecido que CeeDee Lamb (4.50/4.54).

Después hemos sabido que KJ Wright se ha operado esta offseason de un problema en un hombro, sumado al hecho reciente de que en la propia web de Bengals se habla de lo enamorados que estaban de Brooks en el staff y que el siguiente pick fue otro LB para, al menos, alejar la idea del reach. Que no es poco. Del 33 no habría pasado. Ahora queda ver si mereció la pena seleccionarlo. Jugar, jugará. Velocidad y tackles. Una de las necesidades de Seahawks.


Día de furia

2ª Ronda: DE Darrell Taylor-Tennessee

Jugador con atleticismo, calidad y capacidad para doblar la esquina. Necesidad número uno, cubierta. Las malas lenguas dicen que es un calco de Frank Clark cuando llegó. El pero, siempre hay un pero, el alto precio en la subida que hicimos para conseguirlo. Tuvimos que entregar un pick de 3ª ronda a cambio. Cosa que nos lastró por el camino. No quiero gafarlo, pero los jugadores a por los que subimos suelen salir bien. El último ejemplo, DK “Adonis” Metcalf. Espero que éste también fuera sin camiseta en la entrevista.

 

2ª Ronda: OG Damien Lewis-LSU

Los que no sois de Seahawks y estáis leyendo el artículo, ¿Podéis creeros que hubo gente que se enfadó por este pick? Pues si. Sucedió. La OL de Seahawks siempre es una necesidad. Salgan bien o mal. Hay que traer siempre. Y en esta offseason se están trayendo jugadores. Parece un casting de Master Chef. Sobre todo iOL. De ahí vino el cabreo. La mayoría habría elegido un tackle. Sería lo más coherente. Pero teniendo en cuenta la división, la presión que llega por dentro de la DL en los rivales divisionales y que, como os dije más arriba, el de la tijera estaba presente… Se seleccionó un RG que tiene muy buena pinta y a las pocas horas se cortó a DJ Fluker ahorrando un dinero que todavía no sabemos para quién es, aunque lo intuimos.

 

Proteger a Wilson está bien, pero todo mal
Damien Lewis, nuevo guardaespaldas de Wilson (Artwork by Tom Day / seahawks.com)

Tercer día. Todo mal, otra vez.

Tuvimos que esperar infinitos picks para ver el nombre de Seattle Seahawks de nuevo en pantalla. Algo inhumano.

Y llegó un tight end gigante con nombre fácil para las bromas. TE Colby Parkinson de Stanford. De nuevo hubo dudas en el pueblo. Lógicas porque en plenitud de forma física, el TE puede ser uno de los puestos mejor cubiertos. Pero quizá ese sea otro error nuestro. Pensar que puedan estar al 100% un año entero. Dissly por 2º año consecutivo se rompió a mitad de camino y tuvimos que tirar todo el año de Jacob Hollister que estaba en el practice squad y un viejo rockero como Luuuuke Willson. Incorporamos en la FA a Greg Olsen, que lo pidió a gritos. Pero está claro que en el staff no las tienen todas consigo y consideran, como los números avalan, que el WR3 de Seattle es siempre un TE. No hay más que ver el Wilson con y sin Dissly.

DeeJay Dallas, compañero en el backfield de los Hurricanes de Travis Homer llegó también en 4ª ronda. Fuerte, corre duro y va bien en pass pro. Nos vendrá bien sabiendo que Penny comenzará el año en PUP y en Seattle siempre son pocos los RBs. O habrá que llamar a Beast Mode de nuevo…

Rondas finales

En 5ª Ronda, donde salen los pro bowls, duplicamos el puesto de edge seleccionando a Alton Robinson de Syracuse. Este chico todo el año ha estado para el 2º día. Imagino que ser de Syracuse no es muy mediático, pero hizo buen año y en la Senior Bowl rindió bastante bien. Se une al cuerpo de rushers de Seahawks en busca de mejorar unos números muy mediocres el año pasado.

No fue Chauncey Gardner Johnson pero siempre es bueno tener un Gator en el equipo. En este caso Freddie Swain fue seleccionado en 6ª ronda. WR de Slot que se las verá con John Ursua para al menos hacerse con un puesto en el roster. Había alguna mejor opción aquí para ese puesto de WR slot, pero no decido yo.

Y cuando todo parecía haber acabado para los intereses de los Seahawks, hubo un traspaso de una 6ª Ronda del 2021 para entrar en la 7ª y seleccionar al tight end de LSU Stephen Sullivan. Muchos lazos entre Seahawks y LSU, un TE con pinta de WR o al revés. Si se quiere hacer un equipo de basket alrededor de Russell Wilson yo siempre estaré en ese carro. (Bring Back our Sonics).


En resumen, un draft muy del estilo Seahawks donde creo que se hizo hincapié en necesidades del equipo aunque otras se pasaron por alto. Como se suele decir, habrá que esperar tres años para poder evaluar a estos chicos pero, mientras tanto, de algo tenemos que hablar.

#TodoMal y Go Hawks.

 

Chema Calderón (@ChemaCalderon)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *