Repaso al Draft de los Atlanta Falcons

Ahora sí, los Atlanta Falcons están en reconstrucción. A pesar de que Arthur Smith se niege a usar ese término, el estado del equipo y los traspasos indican que, por fin, los Atlanta Falcons pueden construir de cero. Tras una offseason muy movida en la que hemos visto a Matt Ryan dejar de lucir el rojo y el negro, la franquicia de los Halcones se ha nutrido con talento joven en esta edición del NFL Draft. Sin poder seguir los principios del BPA (Best PlayerAvailable) debido a un roster que tiene muchísimos frentes abiertos, los Atlanta Falcons atacaron sus necesidades más acuciantes, logrando sacar un buen valor en sus selecciones. Veamos, pues, al nuevo elenco rookie de los Falcons.

 

 

Ronda 1, pick 8: Drake London, WR, USC

La posición de wide-receiver de los Atlanta Falcons necesitaba un líder. Una figura que acaparara los targets, con un talento desproporcionado y unas cualidades atléticas únicas. A pesar de seguir disponible Kyle Hamilton (S, Notre Dame), el front-office de los Dirty Birds optó por seleccionar a Drake London. Un receptor que cumple con todas las cualidades que Coach Smith valora: es alto, ágil y con un radio de catch apabullante.

«Seremos como las torres gemelas» dijo Drake London al ser seleccionado y conocer que jugaría junto a Kyle Pitts. Y es que si algo se desdibuja de la off-season y el Draft de los Falcons es que tamaño no falta en el cuerpo de receptores. Junto a Pitts, Hodge y Auden Tate, los 1’94 metros de altura de London, convierten a la posición de wide-receiver de Atlanta en lo más parecido a un equipo de básquet colegial.

London logró cosechar 1.000 yardas de recepción antes de sufrir una ruptura en el tobillo derecho. Además, logró anotar 8 touchdowns, firmando algunas jugadas para enmarcar. Sin duda, su llegada nutre un cuerpo de receptores falto de estrellas y talento. La baja de Calvin Ridley y la marcha de Russell Gage, daban a entender que la posición sería una prioridad de cara al Draft. Dicho y hecho, Atlanta tiene su nuevo WR1, ahora solo nos queda esperar ver de qué es capaz el chico.

 

Drake London fue elegido el primer pick de los Atlanta Falcons en el Draft 2022. Imagen extraída de Flickr.

Ronda 2, pick 38: Arnold Ebiketie, OLB, Penn State

Si algo sabemos de la Universidad del Pennsilvania es que produce jugadores físicos, y este caso no es una excepción. Atlanta traspasó el pick 43 y 114 de 2022 a los New York Giants por su selección 38 de segunda ronda. «Al fin, Atlanta ha elegido un pass rusher» fueron las palabras que me vinieron a la cabeza tras saber que los Falcons habían seleccionado a Ebiketie. Un jugador que lleva la palabra «NFL-Ready» escrita en la frente.

Gracias a un físico excepcional, Ebiketie logró liderar la defensa de los Nittany Lions, cosechando 9.5 sacks, 18 placajes para pérdida y forzando dos fumbles. Su llegada al QB es envidiable, una capacidad que complementa con una técnica pulcra. Su capacidad de colapsar la línea ofensiva, junto a sus habilidades para convertirse en un objetivo pequeño, le permite a Arnold atorar el juego de pase.

Un jugador que inicia la reconstrucción de una posición inoperante en Atlanta. En 2021, los Falcons solo lograron 18 sacks en toda la temporada y, en la NFL actual, es casi tan importante el quarterback como quien lo caza. Una incorporación necesaria y que permite a Dean Pees reducir el principal handicap defensivo del equipo.

 

 

Ronda 2, pick 58: Troy Andersen, ILB, Montana State

Probablemente, lo más parecido que veremos, en cuanto a físico se refiere, al héroe de la serie Maestros del Universo: He-man. Troy Andersen rezuma talento y un atletismo abrumadores. Gracias a ello, su escaso conocimiento en la posición de linebacker y las malas decisiones que puede tomar, se ven contrarrestadas. Porque si nos paramos a analizar el pick, veremos que toda su excelencia física, no se traduce a la posición que juega en el campo.

Sin más preámbulos, Troy Andersen es un «proyecto de futuro» en toda regla. Sus cualidades físicas lo convirtieron en el Draft Night en una selección suculenta para unos Falcons que necesitan un linebacker para el futuro cercano. Aun así, Andersen no solamente placa, también recibe y lanza. En su temporada freshman jugó como running-back, logrando anotar seis touchdowns totales en la temporada y corriendo para más de 500 yardas. Al año siguiente, Andersen se visitó de quarterback y lideró a su equipo lanzando para más de 1.100 yardas, tres touchdowns y siete intercepciones.

Podríamos afirmar que Andersen es de los jugadores más versátiles que ha visto la NFL en mucho tiempo. Si a esa versatilidad se le añade su físico, Atlanta puede encontrar una pieza fundamental, no solo dentro de su defensa, sinó también en el ataque. Pero para que funcione, Andersen se debe dejar marinar, alimentándolo con oportunidades y confianza si Atlanta pretende que se convierta en el ancla defensiva que necesita.

 

Troy Andersen entrenando en las instalaciones de Flowery Branch. Imagen extraída de la cuenta de twitter oficial de los Atlanta Falcons.

Ronda 3, pick 74: Desmond Ridder, QB, Cincinnati

La selección con la que Atlanta sacó más valor. Ridder fue cayendo y cayendo en el Draft y, en el pick 74, Atlanta se encontró con el joven quarterback sin la necesidad de subir a por él. Un fit para el equipo que necesitaba maquillar el fiasco de Watson y la marcha de Ryan en la off-season. Dejando a un lado el pasado, Ridder es un jugador óptimo para el esquema ofensivo de Atlanta, quien no tiene prisa en ganar y le dará el tiempo necesario para formarse.

Desmond terminó su temporada colegial ganando 44 partidos totales, marca que lo deja como el tercer QB que más victorias ha logrado en college. En cuatro años de carrera, Ridder ha conseguido ganar en todas ellas, siendo elegido en 2020 y 2021 como mejor jugador ofensivo de la conferencia. Sus entrenadores alaban su football IQ y sus ganas de mejorar cada día. Los especialistas lo definen como un pocket passer con capacidad de «ganar corriendo» (Chad Reuter, NFL.com).

Pero Ridder no es un jugador conocido por su desmesurado talento ni su potencia de brazo. Si tenemos en cuenta su poca precisión, Desmond aún debe recorrer un largo camino para consolidarse como un QB1 en la NFL. Por suerte, Atlanta le puede ofrecer tiempo y oportunidades.

 

 

Ronda 3, pick 82: DeAngelo Malone, OLB, Western Kentucky

Más madera para la precaria máquina del pass rush de Atlanta. DeAngelo Malone es un jugador maduro, con techo y que premedita sus movimientos de pass rush antes de cada jugada. Gracias a su envergadura y longitud, Malone juega con más presencia que la que su tamaño sugiere (1,92 metros). Sus fuertes residen en los puntos de contacto que ejerce en los linieros, manteniendo implacable su empeño en colapsar el pocket.

Pero, su juego y rush neceista madurarse, algo que lo mantendrá un tiempo en el los equipos especiales y sirviendo de rotación en un esquema 3-4. En lo que a su carrera colegial se refiere, Malone es el ostentor del récord de sacks de su Universidad (34). Además, ganó el premio a jugador defensivo del año de la Conferencia USA en 2021, poniendo el cierre a una carrera universitaria de ensueño. Su selección nutre una necesidad que los Falcons tuvieron muy presente a lo largo del Draft. 

 

DeAngelo Malone vistiendo los colores de los Atlanta Falcons. Imagen extraída de la cuenta de twitter oficial de los Atlanta Falcons.

Ronda 5, pick 151: Tyler Allgeier, RB, BYU

Contando solo con Cordarrelle Patterson ya vieron los Falcons que no podían ir a ningún sitio. Por ello, en el pick 151 de la quinta ronda del Draft, Atlanta seleccionó al RB e BYU, Tyler Algeier (pronunciado al-jeer). Un corredor duro y compacto que suple a la perfección la figura de Mike Davis, quien no terminó de encontrar su sitio en Atlanta. En 2021, fue el cuarto running-back con más yardas de carrera del país (1.601).

Allgeier tiene instinto y movimientos característicos de un running-back ágil, pero su velocidad punta deja mucho que desear. Unas lacra que compensa gracias a una interpretación del juego y los espacios rápida. Un corredor de norte a sur prototípico que dota de profundidad a la posición. Pero no solo eso, su impacto puede ser inmediato y, de no consolidarse como RB3, consideraría su temporada rookie un fracaso. Tiene el talento y las capacidades.

 

 

Ronda 6, pick 190: Justin Shaffer, OL, UGA

Sin lugar a dudas, la línea ofensiva de Atlanta es, tras el Draft, la peor posición de los Atlanta Falcons. Pero parece ser que ni Smith ni Fontenot consideraron necesario nutrir las trincheras hasta el pick 151, dónde eligieron a Justin Shaffer, guard de la Universidad de Georgia. Un jugador que, a pesar de pertenecer al actual equipo campeón, no formó parte esencial de ese triunfo.

Shaffer es un liniero ofensivo un poco bajo para su posición, pero su experiencia como left-guard parece haber convencido a Smith que puede ofrecer algún tipo de competición a Jaylen Mayfield. Por lo que respecta a sus cualidades, Shaffer ofrece violencia y agresividad, cualidades que Mayfield carece. Por otro lado, no es un jugador constante, pero puede enfrentarse 1-vs-1 si salir victorioso. Shaffer ofrece profundidad a la posición y algo más importante, competición.

 

 

Ronda 6, pick 213: John Fitzpatrick, TE, UGA

A Smith le gustan los tight-ends. De hecho le encantan. Tras la retirada de Lee Smith, Atlanta carecía de un tight-end con la capacidad de bloquear enérgicamente, algo que a John Fitzpatrick se le da de perlas. Su carrera en Georgia no ha sido ni la más productiva ni la propia de un jugador relevante. Sus habilidades como bloqueador, pero le han permitido ganarse un boleto en esta edición y ha terminado siendo elegido por los Atlanta Falcons.

Sus cualidades como receptor brillan por su ausencia, no es muy rápido y carece de velocidad como para ser una verdadera amenaza aérea. Pero su función en el esquema de Smith, si es que llega a hacer roster, será esencialmente como jugador de rotación puntual y posible pieza en equipos especiales. Por ello, necesitará fortalecer su físico si pretende hacer carrera en la NFL como un tight-end bloqueador.

 

@santidommel1

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.