¿Quo vadis, San Francisco?

Son tiempos difíciles para el nuevo proyecto de los 49ers. Este 0-9 es un paupérrimo récord para una franquicia con 5 anillos y momentos gloriosos en el pasado. Pero manda la rigurosa actualidad. No se puede vivir de glorias pasadas. Y la realidad es que ahora mismo los San Francisco 49ers son, junto a los Browns, el peor equipo de la competición con diferencia. El proyecto es nuevo. Pero a pesar de ello, no eran pocos los analistas que en verano apuntaban al equipo de la bahía como un conjunto al que apetecía ver. Nueva gerencia, decisiones coherentes, mismo rumbo, buen draft y agencia libre… pero hemos atravesado el ecuador de la temporada regular y no se ha subido ni una sola victoria al casillero. Por eso nos preguntamos, «¿Quo vadis, San Franciso?». Intentemos analizar brevemente el por qué de esta deriva en la que está inmersa el equipo:

Beathard (Imagen de themercurynews.com)

¿Qué le pasa al equipo?

  • La OL es un auténtico desastre: La línea ofensiva es penosa. El pass protection de los Niners es ahora mismo de lo peor de la competición. El bajo desempeño de los QB se explica en gran medida por el nulo rendimiento de la línea ofensiva. Poco tiempo para desarrollar jugadas, los QB constantemente golpeados por el pass rush rival… Una calamidad.
  • Los QB no están funcionando: Se apostó por Hoyer y hemos padecido su incapacidad para llevar el ataque. Entró Beathard… y no acaba de funcionar. Es cierto que mucho viene influido por el rendimiento de la OL. Pero no es menos cierto que la producción de los pasadores no está siendo la mejor. El recién llegado Garoppolo no se espera que juegue hasta 2018, y mientras tanto, Beathard es el punching ball que recibe todos los golpes.
  • La defensa está absolutamente agotada: Que el ataque no funcione tiene una consecuencia directa: la defensa pasa demasiado tiempo en el campo. Está fundida. Si tienes a tu defensa en el campo tres cuartas partes de los partidos, acaba reventada y deja de brillar. No es ni muchísimo menos una mala unidad, pero está literalmente sin fuerzas.
  • La secundaria es calamitosa: Otra unidad que está muy por debajo del nivel mínimo exigible en un equipo NFL. La zona profunda defensiva es un solar y lejos de mejorar, preocupa cada día más, a pesar del buen hacer de hombres como Akhello Whiterspoon, el rookie.
  • El equipo arrastra bajas importantes: Las bajas están lastrando demasiado al equipo. Hombres importantes como Foster, Reid, Ward, Thomas o Garçon han estado lesionados más de 2 semanas. Son bajas en puestos claves y el equipo lo ha notado.
  • Por momentos, el playcalling ha sido como poco extraño: Se ha visto a Kyle Shanahan tomar decisiones de playcalling un poco extrañas. Como queriendo dar a entender con demasiada claridad que ésta es una temporada de transición. Un equipo como los 49ers necesita mostrar más cosas en el campo.

¿Y ahora, qué hacemos?

Seguir el mismo camino. Trabajar. No se puede negar que el rumbo de la franquicia desde la llegada de Lynch a la gerencia está siendo coherente y lógico. La llegada de Garoppolo ha ilusionado a la parroquia de San Francisco; parece un QB alrededor del cual se puede construir un proyecto sólido. Ahora queda un trabajo arduo para el draft y la agencia libre. Sobre todo en la segunda, en la que el front office deberá jugar muy bien sus cartas y emplear bien el cap que tenemos, que es muy grande. Mi apuesta: invertir cap en construir una buena OL, fichar en agencia libre un buen secundario y draftear jugadores de ataque que doten a Garoppolo de armas para desarrollar el sistema de Shanahan.

Podéis discutir conmigo sobre este y otros temas niner en mi cuenta de twitter @sasobor. Para la mejor información de NFL y los 49ers en castellano, seguidnos en twitter en @thespanishbowl y @49ers_spain

Un comentario sobre “¿Quo vadis, San Francisco?

  1. La verdad es que alguna victoria sí que me esperaba a estas alturas de la temporada. Lo de la OL está siendo de pena, más teniendo en cuenta que fue de lo poco que funcionó de manera decente en el periodo Chip Kelly (posiblemente aún se notaba la mano del anterior HC, Jim Tomsula, un experto en OL). Vamos a ver si el próximo año con el retorno de Garnett y algunos refuerzos mejoramos ahí. Me sorprende el horrendo momento de forma de Kilgore, aunque posiblemente se haya contagiado del mal funcionamiento en general. En cuanto a la defensa, tenemos una buena línea. Buckner fue todo un acierto (algo bueno tenía que dejar Baalke) y Foster está dejando muy buenas sensaciones. Sin embargo la secundaria no hay por donde cojerla. Hace eras que no tenemos un CB en condiciones (hasta echo de menos a Rogers y a Brock), y la lesión de Ward (que no es que me enamore) ha mermado mucho la posición de safety.
    Tal y como está la cosa, prefiero acabar 0-16 y que no salga Garoppolo hasta la próxima temporada, antes que sacarle y que se queme en tres partidos (o se lleve un mal golpe) en busca de alguna victoria.
    Tenemos mucho trabajo en la próxima off-season y me temo que hasta la 2019-2020 no empezaremos a ver los frutos.
    Felicidades por vuestro trabajo y saludos a todos los foreros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.