Harbaugh y Mornhinweg se quedan sin excusas

Si eres un fan asiduo de los Baltimore Ravens de seguro que uno de tus momentos favoritos de los domingos son las ruedas de prensa post partido de John Harbaugh.

Para quienes no estén al día deciros que las frases que se suelen repetir domingo tras domingo son tópicas. “Necesitamos mejorar”. “No podemos jugar peor de los que lo venimos haciendo”. O “Una derrota no define a un equipo”. Vale John, de acuerdo. Pero el problema es que estamos en la semana 9, y tenemos un balance de 4-5. Así que lo que verdaderamente nos preguntamos los fans de Baltimore es: otra cosa. ¿Realmente se cree el mismo sus palabras, o nos está tomando el pelo?


Harbaugh y sus malas decisiones

Pero por si todo esto no fuera poco, ayer el bueno de Harbaugh fue un paso más allá. Su momento estrella fue cuando se le ocurrió decir que “las situaciones de 4th&1 en la posición en la que estábamos son en las que hay que jugársela siempre”. ¿De verdad John? Porque creo que últimamente ya no tomas bien ni las decisiones, que antes sí que lo hacías.

En ese momento nos encontrábamos en el último cuarto del partido. El marcador era 6-16 a favor de los Titans y los Ravens están en la yarda 30 del rival con un drive estancado en 4th&1. Cualquier entrenador con dos dedos de frente, más aún teniendo al mejor kicker de la liga, sacaría a Tucker al campo. Cogería los 3 puntos y pondría el encuentro en tan sólo una anotación de diferencia. Más aún con un ataque como el de los Ravens. Que es tan abominable que cuando llegas a esas situaciones debes coger los puntos sí o sí, ya que no suelen llegar a zona de anotación de manera asidua, por no decir en contadas ocasiones. Pues bien, como era lógico, esos 3 puntos acabaron costando finalmente el partido, o como mínimo ir al overtime.

Fuente: The Baltimore Sun

¿Hasta cuando vamos a soportar a Mornhinweg?

Pero por supuesto, no podemos hablar del ataque sin hablar de nuestro gran coordinador ofensivo, el señor Marty Mornhinweg. Y ahora yo pregunto, ¿hasta cuándo va a seguir Harbaugh confiando en el señor Mornhinweg? ¿Acaso quiere hundirse con él? Recordad que Mornhinweg llegó a su puesto actual el año pasado. Tras sustituir tras la semana 6 a nuestro anterior OC Marc Trestman, siendo ascendido desde la posición de QB Coach. Desde entonces aún no ha sido capaz de diseñar un playbook a medida de las características de los jugadores, más allá de sus pases favoritos de 3 yardas en situaciones de 3er y 10.

Lo cierto es que los fans de los Ravens no nos merecemos este ataque. No reconocemos a nuestro equipo, y eso es muy triste. Hemos perdido nuestra identidad y diría que incluso la motivación. No nos merecemos a este Coordinador Ofensivo, que como su propio nombre indica es ofensivo a la vista. Porque no creo que un «no aficionado» de Ravens pudiera ser capaz de ver más de 2 drives seguidos de nuestro ataque. Yo, y pensaba que nunca diría esto, estoy empezando a cansarme también de Harbaugh y de su palabrería barata. Y es una lástima porque realmente creo que es un gran Head Coach. Pero ese ambiente de amiguismo que hay dentro del equipo no beneficia a nadie. Y le acabará costando también a él su puesto de trabajo.

 

Dean Pees, el menor de los problemas

También he venido leyendo por ahí muchas críticas a nuestro Coordinador al otro lado del balón, al señor Dean Pees. No os engañéis, él actualmente es el menor de nuestros problemas. La defensa ayer secó a los Titans, dejando a un juego de carrera poderoso con Murray y Henry en tan sólo 71 yardas de carrera. Limitando la movilidad de Mariota y dejándole en unas pobres 186 yardas de pase (con 3 sacks). El problema es que todo esto se verá empañado. En la retina de los aficionados solo quedará el drive final de la defensa, permitiendo el TD de Titans para poner el marcador 13-23. Pero es que curiosamente esos fueron los únicos 7 puntos que la defensa permitió en toda la segunda mitad.

Fuente: Baltimore Ravens

El problema es otro. Y es que ienes un ataque que drive tras drive sólo va sumando 3&outs con algún field goal en situaciones esporádicas. Así no puedes pedirle a la defensa que mantenga la misma intensidad durante todo el partido. Nuestra defensa es legítima. Es más, me atrevería a decir que esta defensa tiene nivel para llevarnos a playoffs vía wildcard e incluso algo más lejos. Pero con un ataque que ni está ni se le espera, no puedes poner todo el peso y responsabilidad sobre una defensa que aún es joven (y con mucho futuro). Porque no es una defensa élite aún, y por ser una liga donde hoy en día el ataque es lo primordial. Aún así, sí es una defensa capaz de llevarte muy lejos sólo con que tu ataque ponga algo de su parte y tenga algo de coherencia.

 

Ataque No Huddle, ¿solución a los problemas?

Como dato curioso, apuntar que en nuestras dos últimas derrotas, (contra los Vikings y ayer contra los Titans) los Ravens han conseguido anotar Touchdown a través del ataque no huddle. Es decir, siendo Flacco quien canta las jugadas mediante improvisación, aunque también es verdad que las defensas rivales bajaron su rendimiento debido a que estábamos a dos anotaciones de diferencia.

Y que quede claro que con esto no estoy defendiendo a Flacco. Me parece que siendo el QB es el primero que debe dar un paso al frente y subir su pobre nivel de juego. Sólo que me parece curioso que el ataque de Ravens, cuando mejor funciona, es cuando Marty no canta las jugadas. ¿Casualidad o inoperancia? Yo estoy por la segunda, cosa que no habla muy bien de nuestro OC. Y los Ravens si de verdad quieren agarrarse a las mínimas posibilidades que les quedan este año, deben tomar medidas YA. De inmediato. Y no hay un mejor momento para hacerlo que e BYE week, para que el nuevo coordinador tenga tiempo a adaptarse y entrenar un mínimo de 2 semanas con el equipo.


Ser Head Coach, y no amigo

Lo cierto es que la derrota de ayer complica mucho las cosas… Por calendario aún tenemos una mínima posibilidad de entrar en playoffs vía wildcard. Pero como vengo diciendo, nada de esto tiene sentido sin afrontar el verdadero problema. Nuestro ataque necesita un cambio radical. Un lavado de cara que no puede venir de otro lado que no sea el de sustituir a Marty Mornhinweg por un coordinador ofensivo que al menos sepa a lo que juega. Como mejorar ese paupérrimo porcentaje de 3er down convertidos más allá de pases de checkdown de 3 yardas a tu TE o RB más cercano.

El equipo llega a la BYE week con la sensación de que el juego es mucho peor que el récord (4-5). Y con un calendario factible por delante. Pero ¿serán capaces de dar el paso de sustituir al OC para intentar un buen tramo final de temporada? Talento hay; falta saber aprovecharlo. La respuesta, sin embargo, nos parece que es “no”. Y un tercer año consecutivo sin playoffs sería inaceptable. A Harbaugh se le acaba el crédito por no dejar los amiguismos a un lado y ejercer de Head Coach.

@Jc_fisi

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.