Primera Piedra

La construcción de cualquier proyecto siempre empieza con una primera piedra. Fue en enero del 2020, ese año que recordaremos por los incendios en Australia, la salida de Donald Trump de la Casa Blanca, la muerte de Kobe, Maradona, Chadwick Boseman, Sean Connery y Ennio Morricone. Pero sobre todo por la pandemia del Covid19 que trajo muchas mas muertes, de gente famosa y no famosa. Que nos trajo pérdidas de empleos, ingresos y seres queridos. Un año atípico en la historia de este planeta. Un año que aprendimos a perder, pero que a pesar de todo se pudo pasar, y ya quedó atrás.

 

Y con WFT

En el caso del equipo de Washington el año también fue accidentado. En el plano deportivo en enero del año pasado llegó el nuevo capitán del barco, Ron Rivera. Parecía en aquel entonces una buena decisión, pero la realidad es que el aficionado común de este equipo ha tenido en los últimos 20 años mas penas que glorias. El escepticismo abundaba, no era para menos. En el plano extradeportivo el año estuvo plagado de escándalos. En las oficinas, el retiro del antiguo nombre, ejecutivos despedidos y temas con el Washington Post con historias del mal manejo y cultura organizacional de la institución, sobre todo en temas sexuales y machistas.

 

Ron Rivera tuvo un gran primera año al frente de Washington (Christian Petersen/Getty Images)

 

Draft

Llegó el draft, a cargo de un viejo conocido de la organización: Kyle Smith. Personaje que había estado 11 años en la organización en el equipo de scouts, después como director de College Scouts. Antes del draft le dieron el puesto de VP de Player Personnel. Mismo que no le duró ni un año, ya que para esta offseason el equipo cuenta con tres nuevas incorporaciones: Mart Hurney como Vicepresidente de Player Personnel y Martin Meyhew como nuevo Gerente General y recientemente se contrato a Chris Polian como director de Scouting profesional. Los tres con experiencia como gerentes generales en equipos de la NFL.

Un giro – el de Smith – que dolió a muchos aficionados, basicamente por los recientes drafts que ha tenido el equipo. Pero que al final tiene cierto sentido por tres causas. La primera, la gran experiencia que tienen Mayhew y Hurney. Segundo, porque Smith era parte de la organización en el pasado, parte del equipo de Bruce Allen y al final se intentó romper por completo con ese pasado. Y por último, Mayhew y Hurney son de la total confianza de Ron Rivera. Cuando llegó Daniel Snyder comento que el equipo estaba tratando de cambiar la cultura y que para ello llegaba Rivera, el cuál haría de los Redskins (de aquel entonces) un equipo con una cultura nueva.

 

 

Agencia Libre

Fue para muchos una agencia libre atípica para el equipo de la capital. Ronald Darby, Logan Thomas, Wes Schweiztzer, Cornelius Lucas y Kendall Fuller no significaban en su momento una gran esperanza. Tampoco el tipo de firmas que se han dado en el pasado. Pero todos ellos terminaron siendo titulares en el equipo y piezas importantes en la accidentada carrera rumbo a playoff. Rivera lo dijo, él venia a cambiar la cultura y necesitaba su tipo de jugadores, con hambre disciplinados y con inteligencia para jugar al football.

Es cierto que no se pudo conseguir el receptor dominante, el tight end que todos esperaban (en su momento) o que la línea ofensiva no se reforzó como todos esperaban. Pero este equipo estaba (y sigue) en un proceso de reconstrucción. Fue la primera piedra, puesta por Ron Rivera la adición de jugadores con perfil bajo, pero con un hambre de triunfo y que al final, funcionaron.

 

Ronald Darby fue una firma de agencia libre que resulto una pieza fundamental (Geoff Burke-USA TODAY Sports)

 

Más problemas…

Poco antes de que iniciara la incierta campaña 2020 el peso ofensivo parecía recaer en 4 personas. El primero, con bastantes dudas, el QB Dwayne Haskins. Que tuvo una intensa y activa temporada baja, bajando de peso, mejorando su estado físico y parecía estar listo. Sin embrago ante la falta de campamentos, OTAs y partidos de pretemporada era complicado un pronóstico certero.

Su mejor socio, el talentoso receptor de segundo año Terry McLaurin. Un receptor que en su temporada novato demostró buenas hechuras y que se veía como un claro elemento importante en un ofensiva que no parecía ser lo mejor del equipo. Menos del lado aéreo donde había muchas dudas.

 

 

…y salidas

La solución parecía venir en el juego terrestre. El equipo parecía que tendría el sello «Old School» (buena defensiva y juego terrestre) y el peso de esa ofensiva recaería en Derrius Guice y Adrian Peterson. El primero un talentoso corredor salido de LSU elegido en segunda ronda del 2018, que se perdió por lesión sus primeros dos años. El primero completo y en el 2019 solo jugó 5 juegos. Este era su año, pero en agosto del 2020 se supo de cargos que violencia doméstica, estrangulamiento y destrucción de propiedad. Pocas horas después Ron Rivera anunció que era cortado del equipo. Una vez más construyendo una cultura de cero tolerancia. Poniendo piedra por piedra.

El segundo Adrian Peterson, el veterano futuro salón de la fama que era un consentido de la afición. Hay que recordar que en el momento fue mal recibido su corte poco antes del inicio de la campaña. El veterano de 14 campañas en la NFL, corrió para casi 2000 yardas en dos años y anotó 13 touchdowns totales en Washington. Y es que, la inmensa mayoría de aficionados empezaron a cuestionar las decisiones de Ron Rivera. Pero volvemos a nuestro hilo conductor en este artículo. Ron Rivera vino aquí a largo plazo, tenia que buscar un proyecto a futuro y estaba poniendo la primera piedra. En ese momento pocos sabíamos que su proyecto (en juego terrestre) se llamaba Antonio Gibson, esa navaja suiza que fue elegido en la tercera ronda del draft 2020. Ese jugador que tuvo 1,042 yardas totales y 11 TDs en 14 partidos en la reciente campaña. Nada mal, ¿no creen?

La Campaña

La temporada para el equipo de la capital fue una montaña rusa. La semana 1 el equipo nos sorprendió con una remontada de 17 puntos sobre Philadelphia Eagles y nos dio esperanzas de tener una buena campaña. Acto seguido, vinieron 5 derrotas consecutivas con una defensiva que no terminaba de encajar y un Dwayne Haskins que tuvo tres juegos patéticos y que fue relegado al tercer puesto en el depth y que no reaccionó de la mejor forma. Dejó de seguir al equipo en redes sociales y poco después se filtraron fotos de su novia en una fiesta sin cubrebocas y sin seguir protocolos de la pandemia.

 

Dwayne Haskins fue un fracaso total en la capital (Christian Petersen/Getty Images)

 

Sube y baja

Entró Kyle Allen al quite y empezó a carburar mejor la ofensiva. La defensiva empezó a mostrar mejores hechuras, Antonio Gibson empezó a brillar, Kamren Curl a ser el defensivo decisivo en momentos, Logan Thomas en el tight end confiable. Sin embargo a la mitad de campaña las derrotas contra New York Giants y Detroit Lions seguían dejando dudas. Llegó la lesión de Kyle Allen y entró en escena Alex Smith como salvador y el equipo tomó racha positiva en noviembre y parte de diciembre.

 

 

¿Se acaba la esperanza?

Pero llegó una vez mas la otra lesión de Alex Smith. Ese QB que había hecho que el equipo caminara, con su experiencia bajo centro controlando la ofensiva de Scott Turner y siendo el  buen game manager que siempre lo ha caracterizado. Pero las últimas 3 semanas el equipo entraba a la parte decisiva de la campaña. Con un récord de 6 ganados y 7 perdidos los tres juegos finales eran un duro enfrentamiento contra Seahawks en casa, recibir a Panthers y visitar a Eagles.

En la división la cosa estaba peleada y los 4 equipos tenían posibilidades de entrar en playoff. El Tie-Break lo tenían los Giants sobre Washington y Washington sobre Eagles y Cowboys. Derrota contra Seahawks y contra Panthers dejaban al equipo de la capital contra la pared. Y es de el encargado de los controles había sido Dwayne Haskins. Un QB que tuvo dos intercepciones contra Seattle, dos más contra Panthers. Al final fue cortado por el equipo y eso daba indicios de los que vendría para la semana final. El partido decisivo lo terminó jugando el talismán Alex Smith. Se ganó contra Eagles ambos partidos y el equipo clasifico con 7 victorias y 9 derrotas.

 

 

El sueño en los playoffs

El primer juego en post temporada desde el 2015. Enfrente los que terminaron siendo campeones, los Tampa Bay Buccaneers. Un encuentro que nos dejo emocionados por el juego de Taylor Heinicke pero que se notó la falta de experiencia de los jugadores y del propio equipo en playoffs. Enfrente un Leonard Fournette que nos hizo mucho daño y una defensiva terrestre que nos secó. Aun así la actuación del equipo nos dejo a los aficionados hasta cierto punto satisfechos. La primera piedra parece que se puso, la cultura ganadora de este equipo apenas se está construyendo.

 

¿Qué sigue?

Terminada la primera campaña dirigiendo al equipo Ron Rivera podrá tener una mejor perspectiva. En general tiene algunas piezas importantes con las cuales construir a futuro. Terry McLaurin, Logan Thomas, Antonio Gibson y JD McKissic del lado ofensivo parecen como piezas fundamentales de cara a la siguiente campaña. La extensión de contrato de Chase Roullier fue el primer acierto antes de que entrara a la agencia libre. Se ha convertido en uno de los mejores Centers de la liga y eso para cualquier proyecto que acaba de poner su primera piedra es básico. Lo siguiente será firmar agentes libres propios importantes. Desde mi punto de vista el mas importante de ellos es Brandon Scherff, que viene de una campaña All Pro y que es la pieza más importante de una línea ofensiva que fue mejorando a lo largo del año

Otro agente libre que entrara el próximo 17 de marzo a negociar es el CB Ronald Darby, que tuvo un buen año siendo pieza importante del lado opuesto de Kendall Fuller.

También buscando fuera se deberá de tratar de apuntalar el área de los linebackers, la linea ofensiva y quizás algún receptor de alto impacto. Sin embargo recordemos como comenzó la agencia libre anterior, en la que el equipo fue discreto y las firmas de jugadores no tuvieron los fuegos artificiales que quizás esperáramos. El equipo se esta construyendo de cara a futuro, ya se puso la primera piedra y esta solida. Esperemos que el castillo que nos lleve al Lombardi sea de la misma forma pronto.

 

Cualquier comentario, duda, sugerencia o queja contáctenme en mi cuenta de twitter @imaisterrena

piedra

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.