Previa Bengals 2022 – El año de la venganza

  • Señor Brown, mi nombre es Zac Taylor, ¿conoce la iniciativa “Vengadores”? venganza venganza venganza venganza venganza 
  • Le escucho con interés, joven.

En realidad, a Mike Brown, propietario de los Bengals, no le interesaba lo más mínimo lo que ese imberbe venía a proponerle. Pero lo bueno de los jubilados es que apenas tienen nada en lo que ocupar su tiempo, y en cambio, mucha necesidad de que les presten atención.

  • Verá, durante años, los Bengals han sido el hazmerreir de la NFL. No se lo tome a mal, pero no podemos obviar la realidad. Chistes, humillaciones, desprecios… ¿no cree que ya es hora de cambiar todo esto, y obtener su justa venganza?
  • ¡Eso es más fácil decirlo que hacerlo! Desde la muerte en 1991 de mi padre, el mítico Paul Brown, 7 veces ha llegado el equipo a playoffs. Las mismas que ha caído en la primera ronda. Lo he intentado todo: entrenadores con pedigrí, primeras rondas invertidas en quarterbacks, fichar jugadores talentosos aunque descerebrados… y nada ha funcionado.
  • Quizá haya que enfocarlo de otra forma. Antes de nada, debemos encontrar un capitán que les guíe. Cuando le tengamos, y hay un QB en LSU al que le tengo echado el ojo, el ojo bueno, claro, solamente será cuestión de reunir a un grupo de personas excepcionales, y tratar de convertirlas en algo más.

 

 

Dos años después….

  • ¡Maldita sea, Taylor!, me dijo que iba a cambiar nuestro destino y llevamos un balance de 6-15-1. Lo de perder para escoger a Burrow, bueno, tiene un pase; pero se lesionó y, ahora que teníamos la posibilidad de escoger a Sewell, un sería un buen escudo (S.H.I.E.L.D. en inglés), ¡elije a un WR!
  • No se preocupe, todo sigue de acuerdo al plan.
  • ¿Al plan? Será el de jubilación de mis herederos, que me estáis sacando todo el dinero en fichajes en la agencia libre, ¡menudo dispendio llevo hecho!

 

 

Verano de 2022

  • Mis más sinceras disculpas –reconoció Mr. Brown tendiéndole la mano al entrenador Taylor al inicio del training-camp-. Si le soy sincero, no estaba plenamente seguro del éxito de la Iniciativa Vengadores, pero me equivoqué. Jamás pensé que sostendría en mis manos el trofeo Lamar Hunt y volvería a sentir la emoción de ver a los Bengals en una Super Bowl.
Mike Brown, con gorra y gabardina de detective, intentando descubrir cómo fue posible que trofeo Lamar Hunt que se otorga al ganador de la Conferencia Americana acabase en sus manos (foto; The Athletic)
  • Pues esto sólo es el comienzo –aseguró Taylor-. Aún no hemos completado el objetivo, nos queda un último paso. Mientras nos siga guiando nuestro Capitán Burrow, mantendremos intactas nuestras opciones de títulos.

 

 

QUARTERBACKS

Taylor y Brown giraron la vista hacia el campo de entrenamiento, donde Joe Burrow tiraba espirales con tal precisión y fuerza como si lanzara un frisbee. O un escudo indestructible. venganza venganza venganza venganza venganza venganza venganza venganza venganza 

 

 

  • Ahí le tiene –señaló Taylor-. Aglutina todas las virtudes de un gran capitán: carisma, liderazgo, entrega, sacrificio… fue capaz de recuperarse de una herida que podría haber sido mortal en otro superhéroe. Pero además, es un extraordinario quarterback: preciso, inteligente, móvil, con buen brazo… Los chicos le seguirían al mismísimo infierno para buscar fuego, y saldría intacto de ahí fumándose un puro.
  • Lo del año pasado no puede repetirseadvirtió entristecido Brown-.

 

 

LINEA OFENSIVA

  • El capitán posee una fuerza sobrehumana, pero desgraciadamente, esto no le hace invulnerable. Debemos protegerle mejor. Hemos traído como Right-Tackle a su amigo La’el Collins, alias “Bucky Barnes” que como él estuvo en…
  • Sí, en LSU, lo recuerdo. Pero, ¿es seguro el suero del “liniero ofensivo de invierno”? No olvides que jugamos en la AFC Norte y…
  • No se preocupe. Tras experimentar con Jonah “Hulk” Williams como Left-Tackle, lo hemos perfeccionado y ahora el interior de la línea ofensiva será mucho más poderoso, con Cappa y Carman como guards derecho e izquierdo respectivamente, y Karras como center.
La renovada línea ofensiva bengalí será una de las claves de 2022

 

 

RUNNINGBACKS

  • Así lo espero. Necesitamos que esta unidad no sólo proteja a Burrow mejor que la de la temporada anterior, sino que sea dominante para poder controlar los enfrentamientos con la carrera y no tener que exponer demasiado a nuestro capitán.
  • En este sentido, estoy tranquilo. Joe Mixon, nuestro “Thor” particular, es un martillo percutor contra las defensas rivales. Cuando encuentra un hueco, su potencia es imparable. Pero también resulta indestructible, rompiendo placajes. Además, posee unas manos prodigiosas para las recepciones, ya sean del balón, como del mítico martillo Mjolnir.
  • Cierto. Mixon fue el tercer runningback de la Liga en cantidad de yardas de carrera, con más de 1200, y el cuarto en touchdowns con 13, pero también fue el jugador con más acciones combinadas entre pase y carrera, y me preocupa que no tenga descanso con tanta actividad.
  • Para esto, hemos añadido al grupo a otros dos corredores asgardianos, con quienes se complementa perfectamente. Perine es una roca para penetrar entre líneas defensivas sobrecargadas y ganar las yardas complicadas hasta alcanzar el primer down, además de resultar un mejor protector para Burrow. Por su parte, el joven Evans es un relámpago, con gran habilidad para desmarcarse y ser una amenaza también en el juego aéreo.

RECEPTORES

  • ¡Ah, el juego aéreo –suspiró Brown-, mi gran pasión! Cómo me arrepiento de haberte criticado en su día la elección de Ja’Marr Chase.
  • Muchos lo hicieron, señor Brown. Incluso ese tal antoniomagon que tanto dice saber sobre nosotros por internet. Pero la verdad es que con “Falcon” Chase, no sólo conseguimos una perfecta conexión con su buen amigo el capitán Burrow, sino que posee una habilidad de vuelo única para localizar el balón y hacer trizas las defensas rivales. Fue elegido con toda justicia “novato ofensivo del año” en 2021. No me cabe duda de que si, Dios no lo quiera, Burrow cayera en combate, él sería el encargado de recoger su escudo y guiarnos a la victoria.
  • Así es, pero más que el talento infinito de Chase, creo que la fortaleza de nuestro juego aéreo se basa en la variedad de armas a disposición de Burrow, ¿no te parece?
  • Coincido con usted. Si los rivales doblan el marcaje con Chase, podemos aprovechar los huecos que dejen con Tyler “Redwing” Boyd, quien se compenetra perfectamente con él, como si tuvieran una conexión telepática. Pero realmente, el arma definitiva para quemar a las secundarias rivales es Tee “la antorcha humana” Higgins. No solamente es veloz como una centella, sino además el receptor más físico del grupo, indefendible en balones contestados.
  • No obstante, –comentó Brown con cierta pesadumbre-, estas mismas armas ya las teníamos el año pasado y, ya sabes, no fueron suficientes.
  • Tiene razón. En ocasiones, sufrimos bastante en terceros downs, y no sacamos todo el provecho posible de las llegadas a la zona roja. Por esta razón, necesitábamos ampliar el grupo con un personaje que supliera estas carencias, y creo que con “Vision” Hurst lo hemos conseguido. Desde la posición de tight-end, puede variar su densidad, y hacerse fuerte como un diamante para ayudar en los bloqueos, pero también etéreo para convertirse en indetectable a sus marcadores. Es ágil, rápido, físico, inteligente, pero a la vez, muy humano, lo que le hará encajar perfectamente en el grupo.
  • ¿Crees entonces que estamos preparados?
  • Estoy convencido que sí.

 

El aliento de la afición dará alas al equipo (foto: Getty Images)

 

 

LINEA DEFENSIVA

Sobre la llanura de Cincinnati, aun en ruinas por la reciente derrota en la batalla de la Super Bowl LVI, los vengadores y sus aliados esperaban en compacta formación el ataque de los outriders. Estos seres, de piel coriácea negra y amarilla, o negra y morada según la especie, contaban con el apoyo de los chitauri, otra raza invasora de color marrón.

Inferiores en número, el Capitán Burrow había dispuesto que en primera línea formasen sus soldados más aguerridos. En medio de esta poderosa línea defensiva destacaba sobre todos “la cosa” Reader, una mole rocosa dotada de una fuerza y resistencia sobrehumana. Impenetrable cuando se afirma en el centro de la línea, y un peligro si consigue avanzar hacia el pocket.

 

 

 

La solidez defensiva fue clave para llegar a la Super Bowl (foto: Getty Images)

 

A su lado, podemos ver a “Mr. Fantástico” Hill, llamado así porque su capacidad para conseguir sacks le convierte en muy valioso para las ligas de fantasy. Su compenetración es perfecta con Reader, ya que mientras él absorbe dobles bloqueos, Hill tiene el camino expedito para atacar al quarterback. Ambos son los pilares de los 4 fantásticos de la línea defensiva.

A los flancos de ella, se encontraban dos miembros fundamentales de las huestes defensivas. Trey Hendrickson era el líder de los sacks. Un formidable guerrero que, con sus poderes de “Ant-Man”, podría volverse diminuto para penetrar en los backfields rivales, pero de la misma forma, hacerse enorme, infranqueable para la carrera, y destructivo en el pocket.

Al otro lado, Sam “Groot” Hubbard. La solidez personificada, indestructible e incansable en su entrega y sacrificio por el equipo. Líder sin tener que decir nada. Regenerado de varias lesiones, domina la naturaleza tanto de la defensa del pase como de la carrera, y tiene sus raíces firmemente asentadas sobre los Bengals, aceptando una renovación por debajo de los estándares para permanecer en la ciudad de Cincinnati, donde nació y creció deportivamente.

 

 

DEFENSIVE BACKS

La batalla era cruenta. El capitán Burrow y el semidiós Mixon apenas podían contener a las hordas de la Orden Negra. Era el momento de que intervinieran los refuerzos. En la retaguardia, el strong-safety Vonn Bell, la “pantera negra”, arengaba a sus hombres al grito de “Who Dey!”, un antiguo cántico de guerra originario de Wakanda.

  • Camaradas, nosotros somos la secundaria, la última esperanza de la nación bengalí. Desde la llegada del coordinador defensivo Anarumo, han depositado en nosotros su confianza, y cada vez somos más en la alineación. La formación nickel, con un CB extra en el slot, es la habitual.

Todas las miradas se dirigieron a Mike “el Destructor” Hilton, en cuyos ojos llenos de ira se podía adivinar la venganza contra las enemigas tropas acereras, que le despreciaron dejándole marchar sin ofrecerle la renovación.

  • Pero eso no es todo –continuó Bell-. Tras el último draft, se ha alistado en nuestras filas un chico que se incorporará como otro safety extra, patrullando toda la zona defensiva. Su nombre es Daxton “Jor-El” Hill.

Un murmullo de admiración recorrió las filas bengalíes, que no tardaron en reconocer el segundo nombre del rookie como el del padre de Superman.

 

El padre de Daxton Hill, fanático de los comics de Superman, puso a su hijo como segundo nombre «Jor-El», el del padre de Superman. Por extraño que parezca, es totalmente cierto (foto de Morry Gash / AP photo)

 

 

CORNERBACKS Y SAFETIES UNIDOS EN LA VENGANZA

A continuación fue el free safety Jessie Bates, fiel escudero de Bell, quien tomó la palabra. Apodado “Ojo de Halcón” por su visión para localizar el balón en el aire para interrumpir el pase o interceptarlo, en secreto anhelaba un ascenso, como le corresponde al ser uno de los mejores safeties de la galaxia, por lo que estaba en discordia con la directiva que le obligaba a firmar un contrato de franquicia.

  • Nuestra misión como conjunto es más importante que cada uno de nosotros, camaradas. El año pasado caímos derrotados en el último minuto porque no pudimos mantenernos firmes ante la magia negra (y blanca) de las cebras del infierno. Nuestro poder está en la unidad. Combatir como un grupo, sin individualidades. Who Dey!

A su orden, todos los componentes de la secundaria marcharon contra el enemigo. Algunos, incluso, sin cambiarse las zapatillas. Por el flanco izquierdo, Chido “Rocket” Awuzie comandaba una unidad de cornerbacks, menospreciada en el pasado, pero que ahora resurgía con fuerza renovada. Por el derecho, era Eli “Spider-Man” Apple quien dirigía a los suyos, siempre con el recuerdo en su mente de poner en su sitio a todos quienes le despreciaron en la “Gran Manzana” (valga la redundancia), de su Nueva York de procedencia.

De “Rocket” Awuzie se destacaba su velocidad, y la agilidad de sus garras para deflectar los balones de los rivales a quienes se emparejaba. Mientras, en “Spider-Man” Apple destacaba su agudo sentido arácnido para detectar la dirección de la jugada y su extrema movilidad.

 

LINEBACKERS

La intervención de las fuerzas de la secundaria originó un cambio en la posesión de la iniciativa bélica. Un auténtico “turnover” de la batalla. Desde el centro de mando, Brown y Taylor se mostraban optimistas por el desenlace de la contienda.

  • Esta vez la victoria será nuestra –aseguró Taylor-. Consumaremos la venganza. Sin duda, está resultando clave el campamento de entrenamiento cubierto que por fin se ha decidido a levantar este año, señor Brown.
  • Ah, debes agradecérselo a mi nieta Elizabeth Blackburn, la directora de Estrategia y Relaciones Públicas. Nuestra particular “capitana Marvel”. Con sólo 29 años, “Burnie” me ha robado el corazón y está modernizando esta franquicia a un ritmo que ni mis hijos fueron capaces: nuevo uniforme, nuevo casco, cambio de nombre del estadio…

En el fragor del combate, los OLB Akeem “Star-Lord” Davis-Gaither, y Germaine “Iron Patriot” Pratt se enzarzaban cuerpo a cuerpo frente a sakaarianos y leviatanes. La fuerza, velocidad y decisión de estos héroes conseguía el efecto perseguido: distraer su atención para que su líder, Logan “IronMan” Wilson lograse llegar a las gemas del infinito, el fabuloso anillo de campeón de la NFL que tanto anhelaban.

Sin embargo, el destino guardaba una última sorpresa a los Bengals. El líder supremo del mal, el titán que simboliza en uno solo todas las desgracias bengalíes: infortunio, indisciplinas, malas decisiones, calamidades, mediocridad…, encarnados en la figura de Marvin “Thanos” Lewis, se dio cuenta del plan y recogió para él las mágicas piedras preciosas. En un último intento por salvar la nación bengalí, Wilson se abalanzó sobre él, peleando en inferioridad contra tan potente bestia, indiferente a la ácida lluvia de pañuelos amarillos ante el más leve contacto. El sacrificio del capitán defensivo fue en vano, y Thanos se desprendió de Wilson con un simple manotazo.

 

 

 

EQUIPOS ESPECIALES

La noticia de que el enemigo, una vez más, había conseguido robar en el último instante los trofeos que por justicia correspondían a los Bengals recorrió el campo de batalla, sembrando la desmoralización entre las filas atigradas. El retornador Trent “Quicksilver” Taylor, a su increíble velocidad, informaba de tan dramática noticia a los vengadores bengalíes, sorteando con prodigiosa agilidad a sus enemigos.

En ese momento, el kicker Evan “Dr. Strange” McPherson, un poderoso hechicero, dotado con una frialdad sobrehumana, y un dominio de las artes místicas para enchufar todo field-goal que chute sin importar la distancia, sintió un escalofrío. A su privilegiada mente llegaron los recuerdos implantados por su mentor, “el Anciano” Huber, el integrante más veterano de la plantilla de vengadores, que además de ejercer de punter desde 2009, también es su leal holder, y que ha desarrollado toda su carrera, desde high-school, en Cincinnati.

Strange McPherson, una vez nítidas las imágenes en su mente, dirigió su mirada a IronMan Wilson, asintiendo con la cabeza y haciéndole una señal.

 

 

LA VENGANZA SE CONSUMA

Confiado en su victoria, Thanos levantó su brazo y se dirigió a los combatientes.

  • Yo soy el destino de los Bengals. Una franquicia condenada a la derrota por toda la eternidad. Odiada y despreciada a partes iguales, no merecéis estar entre los grandes. Nunca fue personal, pero lo que voy a hacer a tu miserable equipo, lo voy a gozar como no te puedes imaginar. Yo…soy…inevitable.

Y tras pronunciar estas palabras, hizo chasquear sus dedos… pero nada ocurrió. Sin dar crédito a lo que estaba pasando, Thanos volteó su mano para comprobar que los anillos de Super Bowl ya no estaban ahí. Una sombra de terror oscureció su rostro mientras miraba a IronMan Wilson.

  • Y yo…soy…el futuro de los Bengals –sentenció Wilson mostrando en su propia mano las mágicas gemas que le había robado a Thanos mientras peleaban, e hizo chasquear sus dedos-.

Lenta pero inexorablemente, tanto el poderoso titán como todas sus diabólicas tropas se fueron desvaneciendo. El sacrificio de Wilson fue doloroso. Su brazo quedó debilitado y es cuestionable si estará a punto para el arranque del campeonato.

 

Logan Wilson jugó lesionado los últimos partidos y tras la Super Bowl se sometió a cirugía en el brazo (foto: twitter)

 

Sin embargo, su determinación permitió romper el maleficio de los Bengals. La maldición de 31 años sin ganar un partido de playoffs, de ganar fuera de casa en postemporada, de romper todos los pronósticos para plantarse en la Super Bowl. Tras esta agónica victoria, ahora pueden lograr todo lo que se propongan. Tienen el talento, la osadía y la confianza para hacerlo. Son un equipo en busca de venganza. Peligro. El tigre vuelve a rugir amenazador en la NFL. Who Dey!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.