Los Bengals en el multiverso

  • ¿Cuántos futuros alternativos has visto?
  • 14.000.605 –respondió del doctor Strange-.
  • Y… ¿en cuántos de ellos llegan los Bengals a la Superbowl?
  • Solamente en uno –sentenció con su frialdad habitual-.

multiverso

Para que la arriesgada predicción de “Infinity War” surtiera efecto, debía producirse una carambola cósmica de dimensiones inimaginables. Esto suponía viajar en el continuo espacio-tiempo a un universo paralelo en el cual, todo lo que debía salir bien, saliera bien. Es decir:

 

Joe Burrow se recupera de su lesión

Tras una grave rotura de ligamentos en la jornada 11 de 2020, había fundada incógnita sobre el estado de su rodilla para 2021. De hecho, en los primeros partidos se le observó bastante comedido. No obstante, en cuanto comprobó que su articulación aguantaba, retomó su juego habitual. Es decir, apurar al máximo posible hasta encontrar un receptor desmarcado, a despecho de encajar un sack tras otro. Así, hasta 70 que le cayeron al angelito. Esto no le impidió acabar 1º en porcentaje de pases completos (70,4%), 6º en yardas de pase (4611), 2º en QB-rating (108,3) y ser el quarterback con más pases de touchdown de más de 20 yardas (11) en todo el año. No sólo tuvo una buena temporada, sino que fue de los mejores de la NFL, ganando merecidamente el trofeo “comeback player”.

 

Los jóvenes dan un paso al frente

El novato Chase se impuso en la votación para galardonar al mejor atacante rookie del año. Sus méritos fueron romper la barrera de yardas totales de un rookie en una temporada (1455) y en un partido (266). El también novato McPherson igualó la cantidad de field-goals convertidos en playoffs (14), siendo el primero en la historia en tener más de un partido de postemporada con cuatro aciertos, y ostentando el record de más field-goals convertidos desde más de 50 yardas en una campaña completa. Mixon fue el tercer máximo corredor de la NFL (1205 yardas). Wilson fue el linebacker con más intercepciones de la liga (5). Bates fue el tercer defensor mejor valorado por Pro Football Focus en playoffs.

 

La defensa resurge de sus cenizas

Tras 2 años horribles (29º en 2019 y 26º en 2020), en los que muchas voces (incluida la mía) pedían la dimisión del coordinador defensivo, Lou Anarumo dio la vuelta a la situación. A partir de un grupo donde a priori no destacaba ningún nombre en particular, supo generar la química (y la táctica) adecuada entre ellos para conformar un sólido bloque que llevó en volandas al equipo. En playoffs, excepto la derrota en el Super Bowl, todos los últimos drives del rival acabaron en intercepción. Más que el renombrado ataque, fue el inesperado rendimiento defensivo, el auténtico artífice del extraordinario final de campaña bengalí.

 

La línea ofensiva mejora… ligeramente

14.000.605 futuros alternativos no eran suficientes para que la desastrosa línea ofensiva bengalí tuviese un comportamiento adecuado. No obstante, hay que reconocer que mientras mantuvo a sus elementos titulares, pasó de catastrófica a simplemente mediocre. Sin embargo, las lesiones en el right-guard, donde nunca se encontró el relevo adecuado, y sobre todo en el right-tackle (la lesión de Reiff obligó a jugar a Prince, sin apenas experiencia) provocaron el ominoso desenlace que todos recordamos.

 

Todas las adquisiciones en la agencia libre funcionan

El discutido, por lo elevado, fichaje del defensive-end Hendrickson resultó un éxito (17,5 sacks en total, 4º de la NFL). El cornerback Awuzie jugó a un nivel nunca visto en Cowboys. El offensivetackle Reiff aportó solidez al flanco derecho de la línea ofensiva mientras estuvo sano. El defensivetackle Ogunjobi cumplió el objetivo de relanzar su carrera (7 sacks, más que en ningún año). Su relevo en situaciones de pase, B.J. Hill, cumplió por encima de las expectativas cuando fue traspasado desde Giants (otros 7 sacks). También desde la Gran Manzana llegó el cornerback Apple (valga la redundancia) cuajando una temporada de menos a más hasta convertirse en una seria opción de titularidad para 2022. Otro cornerback adquirido en la agencia libre, Hilton, siguió demostrando ser uno de los mejores en su posición para el slot.

En este particular multiverso, los Bengals son sin duda uno de los equipos más “calientes” de la liga (foto: The Ringer)

 

En este multiverso, los Bengals incluso hacen una gran agencia libre 2022

Arrastrada por estos aciertos, la directiva de Bengals ha dejado por fin de ser timorata en la agencia libre. En vez de conformarse con jugadores “en rebajas” de la “segunda oleada”, decidieron apostar de forma firme, y ciertamente sorprendente, por traer a Cincinnati elementos necesarios y de contrastada calidad. “¿Quién eres y qué has hecho con mis tradicionales Bengals?” podríamos preguntarle a esta desconocida directiva que hemos encontrado en tan único mundo del multiverso.

 

El equipo que gana la Super Bowl puede relajarse en el convencimiento del trabajo bien hecho (aunque no parece que los Rams estén precisamente levantando el pie del acelerador). Sin embargo, quien la pierde está obligado a retornar a ella para no considerar la temporada subsiguiente como un fracaso. Esta ansiedad en ocasiones es mala consejera, pero obliga, con todos los ojos puestos sobre esta franquicia, a echar toda la carne al asador para rellenar los huecos que le hicieran salir derrotada en el Gran Domingo footballístico de febrero. Desde las últimas posiciones en el draft, no resulta sencillo; por lo que la agencia libre se presenta como la mejor (por no decir única) oportunidad.

 

No obstante, si algo caracteriza a la directiva de Bengals, en éste o cualquier universo posible, es la contención económica. Si bien los fichajes realizados en esta agencia libre eran necesarios y de calidad, por ninguno de ellos se ha hecho una inversión monetaria desproporcionada. Analicemos a continuación en qué han consistido los más importantes:

 

Alex Cappa (right-guard)

La necesidad más obvia era reforzar la línea ofensiva, y Cincinnati no esperó ni a la apertura oficial del mercado para hacer sus primeros movimientos. Apenas se llevaban unos minutos de libertad de negociaciones cuando se anunció el fichaje de Cappa. La llegada del joven guardia (27 años) procedente de los Buccaneers, aparte de aportar la experiencia de haber ganado una Super Bowl, supone una importante mejoría para esta gris unidad bengalí. En sus 4 años de carrera ha disputado 3407 snaps y sólo ha permitido 9 sacks, siendo penalizado únicamente en 6 ocasiones, síntoma de jugador disciplinado. Por otro lado, su actitud madura fuera del campo encaja a la perfección en el modelo de equipo que pretende imponer el entrenador Taylor.

Cappa aportará solidez al interior de la línea ofensiva bengalí, así como su personal estilo capilar.

 

Ted Karras (center)

Aun no repuestos del shock sobre la inmediatez del fichaje de Cappa, los aficionados bengalíes nos llevamos otra sorpresa con la noticia del fichaje del ex-patriota Karras, en la víspera de su 29º cumpleaños. El veterano liniero ofensivo ha jugado tanto de guardia como de center, pero el entrenador Taylor ya ha anunciado que será ésta última su posición de partida en Bengals. Karras puede no ser el más fichaje más espectacular, pero trae una experiencia y liderazgo muy necesarios para un equipo que pretende volver a la Super Bowl. Su consistencia, así como su inteligencia para tan importante demarcación, son factores muy valorados en su contratación.

 

Theodore John Karras III llega a Bengals para apuntalar la posición de center, pero sin descartar su versatilidad en otras posiciones interiores de la línea. Aparte de aumentar la nómina de jugadores con un ordinal en su apellido, que siempre simboliza distinción (foto: Mitchell Leff/Getty Images).

 

Hayden Hurst (tight-end)

Una de las bajas más dolorosas para la afición bengalí fue la del tight-end Uzomah, que se había robado el corazón de todos los fanáticos por su carácter y actitud. A nivel deportivo, la diferencia con Hurst no es excesiva. El nuevo tigretón no ha tenido suerte en la NFL (primera ronda de draft con Ravens), siendo eclipsado por el fantástico novato Pitts en su etapa en Atlanta. En su regreso a la AFC Norte tendrá la oportunidad de relanzar su carrera, en una posición donde los Bengals no reclaman una gran estrella (ya las tienen en otros puestos ofensivos), sino seguridad y personalidad en situaciones delicadas (por desgracia, demasiado frecuentes en el ataque atigrado). Hurst sólo ha cometido 4 drops en sus 4 años en la liga, y consigue el primer down en el 56% de sus recepciones, en las que promedia más de 10 yardas.

 

Hurst encaja perfectamente en el perfil que está buscando Bengals esta agencia libre. No me refiero a pelirrojos barbudos y melenudos (que también), sino a jugador maduro, experimentado, y todavía con opciones de mejora (foto: Kirby Lee para USA TODAY Sports)

 

La’el Collins (right-tackle)

Sin duda, el fichaje más sorprendente fue el de Collins. Los seguidores bengalíes no estamos acostumbrados a que lleguen a nuestro equipo los mejores jugadores disponibles. Aunque en este particular multiverso, todo es posible. Cortado en Cowboys para hacer espacio salarial (tampoco su comportamiento un tanto díscolo promovía hacer un esfuerzo económico, sobre todo, teniendo ya Dallas un relevo de garantía), Collins se convirtió en el mejor right-tackle del mercado. Su conexión con otro “tiger” de LSU como Burrow fue el factor determinante para que aceptase nuestra oferta. Es obvio que, para superar el último peldaño pendiente para la gloria, Bengals necesita jugadores de contrastada calidad, y Collins sin duda lo es.

Multiverso
“Tu nuevo guardaespaldas ya está en la ciudad, nadie te va a volver a tocar”, fue el mensaje que envió Collins a Burrow, quienes ya se conocían, puro en ristre, desde la celebración del título de LSU en el torneo universitario de 2019 (foto: www.bengals.com).

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.