Opinión – Borrando la Sombra de Doug Whaley

Foto: The Buffalo News

La palabra que más se está nombrando en todas partes, incluida la boca de Brandon Beane, desde que se ha hecho público el doble megatrade, es «reconstrucción», pero nada más lejos de la realidad. Las verdaderas motivaciones del trade son las siguientes:

1. Desconfianza total y absoluta en la salud de Sammy Watkins

Brandon Beane y el sargento McDermott están totalmente seguros de que Sammy Watkins jamás alcanzará el status de WR superélite que su talento le daría automáticamente al margen de las lesiones.

2. Deseo de borrar toda huella de Doug Whaley

El GM y el HC de los Bills no quieren, en sus supuestos éxitos venideros deberle nada a nadie, y por ello botan del equipo a la apuesta más grande de Whaley: Sammy Watkins, y a uno de sus máximos aciertos contrastados: Ronald Darby. Y siguiendo esta lógica, el siguiente en salir del equipo es Shady McCoy, la última joya y gran genialidad de Whaley que queda en el equipo.

El nuevo WR de los Bills – Foto: Getty Images

3. Impetuosas ganas de decir: «¡¡¡Aquí estoy yo!!!»

Brandon Beane no solamente es nuevo en el cargo de GM de los Bills, sino que se está estrenando como GM, ya que no lo había sido nunca, y necesitaba de forma imperiosa tener una carta de presentación para el mundo NFL. Pues ya la tiene de forma contundente, ya está en el mapa.

4. ¿Qué me parece el doble trade en lo personal?

Sammy «Diva Llorona» Watkins, como bien refleja el apodo que le puse hace mucho, siempre me ha parecido un llorica y un débil, pues al margen de las lesiones, es incapaz de jugar o rendir con dolor como hacen todos los jugadores de la liga. Las lesiones pueden venir o no, pero el dolor siempre va a estar ahí, y si no eres capaz de lidiar con él estás listo.

Es un riesgo y una apuesta dejarlo ir, porque nunca se sabe si a lo mejor acaba haciéndose un hombre de verdad y acaba siendo consecuentemente uno de los mejores WR de la liga (por talento puro es top #5 fácil), pero Jordan Matthews es un receptor muy sólido: está primero en recepciones (225) y tercero yardas por aire (2,673) entre los Eagles de todos los tiempos en sus primeros tres años.

Asimismo, Matthews es uno uno de solo cinco jugadores en la historia de la NFL en registrar temporadas de 65 atrapadas y 800 yardas en cada una de sus primeras tres temporadas, uniéndose a Randy Moss, Odell Beckham Jr., Mike Evans y A.J. Green, concretamente: 67 y 872 en 2014 en 16 partidos, 85 y 997 en 2015 en 16 partidos y 73 y 804 en 2016 en 14 partidos. Esa gran producción, superior a la de Sammy, y el hecho de que solamente se ha perdido dos partidos en tres años, hace que hoy por hoy sea un receptor más productivo que la Diva Llorona.

Ronald Darby, ahora un Eagle – Foto: Getty Imagea

Por otra parte, por lo que respecta a los cornerbacks, está claro que Darby es superior a E.J. Gaines, pero se ha mejorado el racimo de picks del próximo Draft ostensiblemente, teniendo los Bills nada menos que dos picks tanto de primera, como de segunda y tercera, y eso es mucho poder para conseguir lo que realmente necesitan los Bills: un QB franquicia.

No se tira la temporada como muchos ya vaticinan, pues el nivel es más o menos el mismo, y creo que los Bills no clasificarán para playoffs, pero elegirán entre el diez y el veinte, y con tantos picks podrán comprar casi lo que se les antoje para hacerse con, sino el mejor QB, sí el segundo mejor de una clase muy prometedora; se pelearán con los Jets por Sam Darnold o quien sea.

Así pues, aunque amé a Doug Whaley, entiendo que los nuevos líderes de la manada quieran marcar su territorio y hacerse notar, y en general el doble trade me gusta y lo encuentro muy positivo para los Bills, siempre y cuando Sammy Watkins no se haga un hombre, cosa que dudo.

Por @soy_sejiro

@BuffaloBillsCL

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.