Lista de deberes para Bengals cuando abra el mercado

Hasta el 7 de marzo no pueden los equipos de la NFL entablar negociaciones con sus propios agentes libres, pero el plazo para aplicar los franchise tags termina el miércoles a las 10 de la noche hora peninsular española. Los Bengals no tienen ningún candidato claro para el tag pero sí que, al menos los fans, estamos en gran mayoría de acuerdo acerca de algunas cosas importantes que Cincinnati debería hacer según abra el mercado.

  • Renovar a Andrew Whitworth y Kevin Zeitler

Cincinnati tiene apenas cinco titulares que terminen contrato en marzo, pero dos de ellos son sus dos mejores offensive linemen y dos de los mejores en su posición en toda la NFL. Ya discutimos recientemente en Spanish Bowl el caso del veterano Whitworth, pero Zeitler es incluso más importante debido a su edad, apenas 26 años, y el agujero que tiene Cincinnati en su lado derecho de la línea.

Ambos jugadores son la espina dorsal de una unidad que estuvo entre las mejores de la liga hasta este año en el que la entrada en acción del right tackle Cedric Ogbuehi ayudó a lastrar su producción. Tanto Whitworth como Zeitler son los principales agentes libres en sus respectivos puestos este año, y probablemente haya mucha competición por hacerse con sus servicios, elevando la suma que deba pagar el equipo que finalmente se haga con sus servicios.

Con sólo el left guard Clint Boling como lineman de calidad bajo contrato, los Bengals no pueden esperar seguir aspirando a pelear por los Playoffs si no retienen tanto a Whitworth como a Zeitler. En 2015 eligieron en el draft a Ogbuehi y Jake Fisher para reemplezar a Whit, pero a sus 35 años el ex de LSU sigue entre la élite y mientras que en Fisher todavía hay esperanza, a Ogbuehi ya hay algunos que le llaman bust, tan solo dos años después de haber sido escogido en la primera ronda.

En 2015 Andy Dalton estuvo jugando a nivel de MVP hasta que se lesionó la mano, gracias a una espectacular colección de armas alrededor suyo – A.J. Green, Marvin Jones Jr., Tyler Eifert, Giovani Bernard, Mohamed Sanu, pero también gracias a una línea ofensiva que sólo concedió 20 sacks en los 13 partidos que el tejano disputó. Este año fueron 41, y aunque parte se deba a la escasa separación de sus wide receivers tras la marcha de Jones y Sanu, la línea en general dio un paso atrás con el combo Ogbuehi-Eric Winston en el right tackle y la continuada frustración que supone ver a Russell Bodine como center titular.

Con casi 45 millones de dólares de espacio disponible los Bengals no deberían tener ningún problema para renovar a ambos, si es que quieren. Whitworth está en los planes de Cincy, pero parece que si Zeitler se les va por encima de la modesta cantidad que ofrezcan, le dejarán ir sin mucha pelea.

  • Cortar a Adam Jones y renovar a Dre Kirkpatrick

Kirkpatrick es otra antigua primera ronda del draft que tras no jugar primero en sus primeros años tuvo una actuación decepcionante en 2015 – uno de los eslabones débiles de una sólida defensa, y sin embargo dio el salto la temporada pasada. ProFootballFocus.com incluso le nominó como el mejor cornerback defendiendo las go routes en toda la NFL recientemente. Con un draft repleto de buenos prospects en defensa y un mercado al que probablemente lleguen A.J. Bouye, Stephon Gilmore e incluso Tremaine Johnson, es posible que Kirkpatrick no alcance la suma astronómica que se llevó un jugador similar como Janoris Jenkins el verano pasado, pero aún así Cincinnati va a tener que abrir la cartera y pagar a un jugador que a sus 27 años está entrando en la mejor fase de su carrera.

Una manera de aliviar el peso de dicho contrato, sobretodo teniendo en cuenta que los Bengals cuentan con otros dos antiguas primeras rondas en la unidad, como William Jackson III y Darqueze Dennard, además de dos jugadores de segundo año como Josh Shaw en el interior y KeiVarae Russell y el recién adquirido Bene Benwikere, sería soltando lastre y cortando a Adam Jones. El veterano corner tuvo un año decepcionante en 2016 y luego encima fue arrestado este invierno, despertando viejos fantasmas acerca de su comportamiento. Jones también es percibido como uno de los culpables de la falta de disciplina de la defensa que tanta factura les pasó sobre todo en el Wild Card contra Steelers en 2015. Si Cincinnati le cortara antes del 1 de junio se ahorrarían casi 7 millones de dólares y tan sólo tendrían 1.333.334 dólares en dead money – dinero que cuenta contra el límite pero que no se está abonando realmente, ya que es parte del prorateo de los bonus que se dan al firmar en la gran mayoría de los contratos.

Sin Jones los Bengals pueden dar una oportunidad a Dennard en el lado opuesto a Kirkpatrick, mantener a Shaw en el interior y también introducir con calma a Jackson tras haberse perdido todo su primer curso como profesional por lesión.

  • Deshacerse, por fin, de veteranos que no producen

Domata Peko es agente libre, y a pesar de un 2015 en el que tuvo sorprendentemente uno de los mejores años de su carrera, los Bengals no pueden seguir pretendiendo ganar con el polinesio disputando el 55% de los snaps. Entrenador jefe y propietario valoran la familiaridad por encima de todo, por lo que es probable que Peko vuelva en 2017, pero lo ideal es que no fuese así, o si lo hiciera que fuese con la idea clara de que viene como opción B si Andrew Billings no es efectivo después de pasarse como Jackson el 2016 en el dique seco. Cincinnati también tiene a Brandon Thompson bajo contrato el año que viene, pero también se pasó la temporada pasada entera en la injured-reserve. Con 11 elecciones en el próximo draft, los Bengals deberían añadir otro joven defensive tackle y decir adiós a Peko.

Otro nombre que debería hacer las maletas es Rey Maualuga. En una liga donde los middle linebackers que no pueden cubrir a nadie en el juego aéreo están desapareciendo, el ex de USC no tiene lugar en Cincinnati, sobretodo tras ir perdiendo snaps gradualmente ya el año pasado. Los Bengals juegan en nickel el 60% del tiempo, por lo que no tiene sentido pagar más de 3,5 millones de dólares a Maualuga, sobretodo cuando se lo ahorrarían todo cortándole antes del 1 de junio. Con el joven Nick Vigil llamado a ocupar un rol más protagonista en su segunda temporada como profesional, Cincinnati podría liberar snaps para él deshaciéndose de Maualuga también.

Margus Hunt es otro agente libre que durante todos estos años con Bengals no ha producido practicamente nada y además va a cumplir 30 años y no tenga la técnica ni el conocimiento del juego como para sobrevivir en la NFL una vez que su físico – 2,03 m., le haya llevado hasta aquí. El problema es que fue seleccionado por estos mismos Bengals en segunda ronda del draft – y cuando ya tenía 26 años, y es el típico candidato a ser renovado, aunque sea sólo por un curso y sin muchas garantías. Y es que como ya hemos dicho Cincinnati valora la familiariad sobre cualquier otra cosa. Sin embargo ya hemos visto demasiados defensive ends que no pueden llegar al quarterback y es hora de cambiar de tercio.


Mientras que los equipos de la NFL pueden seguir apuntalando sus plantillas con traspasos, reestructuraciones de contrato e incluso fichando jugadores que hayan sido cortados por sus respectivos clubs, es casi seguro que no escucharemos nada procedente del estadio Paul Brown hasta que no se abra el mercado. Esperemos que cuando ocurra, los Bengals sean capaces de darnos una alegría.

Un comentario sobre “Lista de deberes para Bengals cuando abra el mercado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.