Indefinición. El Draft y el futuro de los New Orleans Saints.


Se acabó. Pasó el gran día. De hecho son tres días, pero este año la primera jornada del Draft fue excitante. Y muy a punto estuvimos de hacer un strike. Pero no. Los Niners subieron y nos arrebataron a Rueben Foster en las narices. Y empezó una serie de decisiones y elecciones que nos dejan algo fríos y con la mosca tras la oreja. En Filadelfia quedó patente que vivimos en la indefinición.

Marshon Lattimore.

La tormenta casi perfecta se dio y nos cayó en el pick 11 el mejor jugador posible y nuestra mayor necesidad. Sin dudas. Lo vinimos avisando casi desde nuestro primer post. Si está disponible, y siendo buckeye, no habrá dudas. Y no las hubo, aparentemente. Nos quedamos con el grandísimo cornerback de Ohio State que será titular con Delvin Breaux. Empezaba genial la primera noche.

Más tarde hemos sabido que en nuestra war room, estaban y mucho, por ir a por Mahomes. Kansas City nos libró del sofocón al comprar el pick 10 a unos algo desorientados Bills. Visto en perspectiva, y teniendo en cuenta lo que sucedió más tarde, ya tenemos el primer síntoma de falta de planificación. Si tienes claro que tu futuro es Mahomes, vas a por él. Pero lo que creemos es que no puedes ir al día D con dudas de si vas a mejorar tu defensa o a buscar un substituto a Brees.

Kevin Jairaj-USA TODAY Sports

Sea como fuere, por suerte, nos quedamos con quien teníamos que quedarnos. Quien necesitábamos. Y más como han sido los picks de tus rivales de conferencia. Ahora sólo quedaba esperar qué caía en el 32 pero con un objetivo claro: seguir mejorando la defensa. Quedaba hacer un upgrade en el pass rush o el cuerpo de linebackers. Ya convenimos que lo ideal era CB-DE-LB, sin importar el orden, en los tres primeros picks.

Rueben Interruptus.

Así que nuestro objetivo top en el bolsillo, y a medida que iba avanzando la ronda, empezábamos a saborear quien podría ser el segundo robo: Rueben Foster.  El mejor LB de la clase, con problema de lesión en los hombros que parecía asustar a los equipos. Y más con un draft con tanta profundidad en el lado defensivo.

Cuando los Cowboys seleccionan en el 28 a Taco Charlton, con sólo 3 picks por delante, se ampliaban las opciones no sólo con Foster, estaban disponibles Njoku o TJ Watt. El primero más por gusto personal que por necesidad. El segundo porque con algo más de peso podría adecuarse al EDGE en nuestra 4-3. Njoku se fue a Cleveland con el 29, TJ Watt hacía un fit perfecto en Pittsburgh. Así que parecía que volvía a ocurrir lo mismo y nos caía el pick sin que Mike-Sean tuvieran que pensar mucho.

Seattle, que necesitaba línea ofensiva claramente, y con dos de los top 3 OL aún on the board estaba por delante y no debería ser un problema.  Hasta que llegaron los Niners. Si hasta Sean Payton estaba hablando por teléfono con Rueben para darle la bienvenida a NOLA. Lo despachó con un “No cuelgues”…  Qué ridículo.

Ridículo porque seguro que tuvieron la llamada de Seattle advirtiendo. Y creyeron no caer en el farol. Ridículo porque tan cerca, te lo tienes que asegurar. Ridículo porque, al quedarse en blanco, sólo pudieron ir a por BPA. Ridículo porque, en el fondo, hemos cambiado a Cooks por  Ramzyk. Un OT que seguro nos irá muy bien, seguramente es el mejor de la clase en cuanto a línea de ataque se refiere, pero no mejora la defensa como necesites que mejore.

Pasó el día D, nos llevamos a lo mejor en CB y OL de la clase.

Día 2.

Los grandes nombres en el EDGE estaban fuera, y de LB destacables quedaban el buckeye McMillan y el bueno de Cuningham. Así que decidimos mejorar la secundaria con el safety Marcus Williams de Utah. Aquí poco tenemos a decir, gusta mucho su visión y capacidad de anticipar pases desde el free safety.  Leemos cosas muy buenas de él y nuestra defensa del pase es, de lejos, la peor de la liga. Y era necesario tras la partida de Jairus Byrd.

“No sé porqué tengo que esperar un año por un talento de segunda ronda si lo tengo este año en tercera”. Así justificaba Sean Payton el trade up para adquirir al RB de Tennesse Alvin Kamara. Dimos una segunda ronda de 2018 a los Niners, si los Niners, por él. Un nuevo “nuevo Sproles”. O ese es el roll que nos están vendiendo desde Louisiana. Y no me parecería mal, si no tuviéramos el precedente de Cadet, que ya era el nuevo “nuevo Sproles”. El tiempo dirá si el bueno de Alvin lo merecía. Los reportes que vienen de NOLA es que tiene números de ser el nuevo fan favourite.

Kim Klement-USA TODAY Sports

Así que pasada la emoción de haber ido para arriba con la expectativa esa de “ahora sí”, nos llega el pick que nos tocaba. El 76. ¿Quién podría ser? Emocionados veíamos como Tim Williams, rusher de Alabama, Derek Rivers, defensive end, o Carlos Henderson, wide receiver de Louisina (hometown boy),  aún estaban en el board. Los tres ilusionaban. Incrédulos nos quedamos cuando Lance Moore leía “Alex Anzalone, linebacker, Florida”.

WTF! ¿Cuándo nos hemos convertido en los Packers? Creo que es un reach en toda regla. A pesar que los informes dicen que es un jugador completísimo y con muy buena visión de juego, no es secreto sus problemas físicos. Especialmente en los hombros. Y ya lo dijo Loomis recién drafteado, “durability is an issue”. Bueno, sin más comentarios. Bueno sí, que nos queda la foto estupenda con ese pelazo!

Hasta nuestro sexto pick no llegaba el tan deseado rusher. Trey Hendrickson, un OLB de Florida Atlantic. Otro que el tiempo dirá si es acertado o no, sus números son excelentes. El pero que le queda es que se trata de numerazos en universidad pequeña. En todo caso viene a ser backup de Okafor (ojo esta adquisición en free agency ha quedado algo bajo el radar pero tiene muy buena pinta) y de allí, como diría aquél, al cielo.

Día 3.

Loomis amenazaba que esperar hasta la ronda 6 era demasiada espera. Pero era un farol. O viendo como se desarrollaron los picks descartaron muy al principio subir. Así que en sexta ronda escogimos a otro rusher, el DE de Miami Al-Quadin Muhammad. Era una gran promesa que se ha perdido muchos partidos por tener, digamos, la cabeza fuera del football.

Luego, como es habitual, vinieron los UDFA. Poco a destacar, porque francamente no tenemos conocimientos. Si que salta a la vista la cantidad de línea ofensiva que se ha firmado (5 jugadores de 12). Eso es indicativo que no estamos 100% cómodos con lo que tenemos.

Del resto, siempre queremos hacer un par de apuestas personales y seguirlos más de cerca. En este caso, y admitimos propuestas, hemos escogido a 2: el WR de LSU Travin Dural y el CB de Memphis Arthur Maulet. No ponemos al long snapper a pesar que en la comunidad Spanish Bowl está muy de moda!

Futuro.

Visto en perspectiva, el balance que debemos hacer del draft no es malo. Ni mucho menos. Lo hemos de entender como un todo junto la buena free agency que hemos tenido. Y por lo menos ha sido entretenido, rumores con Manziel incluidos.

Pero eso no tiene que ocultar que estamos ante una franquicia que vive en la indefinición. Indefinición de no saber si queremos construir algo nuevo o parchear lo que tenemos. Si vamos a YOLO o queremos reconstruir el equipo en fases y hemos empezado por la defensa.

Si este es el caso, ¿estamos convencidos que Loomis y Sean Payton son los adecuados? Si es que sí, no me parece mal, a pesar del desgaste que puedan tener tras tantos años. A parte el master plan es difícil de dilucidar aún siendo compatible con lo que hemos hecho en la agencia libre: veteranos contrastados, contratos cortos, etc.

Nadie ha dicho que las transiciones tuvieran que ser dramáticas, a pesar que tres años seguidos de sin sabor en el 7-9 perenne pueda parecerlo. Pero deben ser y oler a eso, a transición.

El problema es que más que un master plan, parece que estamos en constante improvisación. No cae Mahomes, que era tu hombre para ser el substituro de Brees en el largo plazo, pues no pasa nada. Cambiamos de tercio y a por otra cosa.

Debo reconocer que personalmente otro nombre tenía marcado en letras de oro para el medio plazo. Y ese sí que ilusiona. Y voces hay que podría ser relativamente probable su llegada. Pero esa, es otra historia, cuyas siglas empiezan por MS.

Salud y WhoDat!

2 comentarios sobre “Indefinición. El Draft y el futuro de los New Orleans Saints.

  1. Bueno, no ha sido un mal draft aunque es cierto que a priori podría decirse que no es un draft con mucho brilli-brilli en cuanto a nombres. Lattimore era el mejor CB su mayor problema son las lesiones, visto lo visto Foster no sé si puede ser una buena adquisición, dejando de lado su cabeza, sus numerosos problemas físicos podrían terminar por apartarlo del football y en cambio Ramczyk dará solidez a la línea. En cuanto a los UDFA creo que Travin Dural con Brees puede encajar muy bien, me recuerda al mejor Mike Wallace y puede ser una sorpresa agradable de New Orleans.

    Gran artículo. Un salu-dejo.

  2. No cojo lo de «MS», estoy espeso jajaj. A mi vuestro draft me ha gustado salvo por lo de Kamara, movimiento absurdo para mi gusto. Gran artículo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.