Ilusión tras el draft de los Dolphins

El Draft de este año 2019, ha acabado con buenas impresiones para los aficionados de los Miami Dolphins.

La pasada campaña terminó con un balance negativo (7-9) para los de aquamarina, siendo otra decepción para los muchos que estamos acostumbrados. Pero aún así, seguíamos desesperándonos. Eran muchos los que ya hablaban de «tanking«, y daban por hecho que para el Draft del año que viene irían a por Tua Tagovailoa y así obtener de una vez por todas ese Quarterback franquicia.

Drafteados

Para comenzar el draft con el pick número trece Miami elige al DL de Clemson, Christian Wilkins. En un draft como este, repleto de talento en cuánto a líneas defensivos se refiere y siendo una posición que había que reforzar lo convierte en una elección perfecta. Jugador de gran envergadura, que se lo pregunten a Roger Goodell.

En tercera ronda: Otra posición que era muy urgente cubrir, el motor del equipo se desmoronaba. La marcha de Jawuan James, el retiro de Josh Sitton entre otros, hacía necesario buscar recambios. Entonces llegó la elección del OL Michael Deiter. Ha jugado tanto de Center, como Guard y de Tackle en una universidad como Wisconsin, así lo hace un jugador versátil que podrá suplir donde más se le necesite.

En quinta ronda: Seleccionan al LB Andrew Van Ginkel. Viene como su compañero Deiter, de Wisconsin. Poca información se tiene de este jugador. Aunque, no sabemos si tendrá posibilidad de estar en el inicio, ya que siguen estando Jerome Baker, Kiko Alonso y McMillan.

En sexta ronda: Como era de esperar volvían a seleccionar un línea de ataque, pero esta vez un Tackle acostumbrado a jugar en el lado derecho. Isaiah Prince viene de Ohio State con sus 2 metros y más de 140 kg. Viene a suplir al ahora jugador de Broncos, Jawuan James, que fue seleccionado en primera ronda de 2014 por los Dolphins.

Y ya en séptima ronda: Miami se hacía con dos jugadores. El FullBack Chandler Cox que viene de Auburn. Por último, Myles Gaskin RB de Washington que se convirtió en el primer estudiante de primer año en la historia de su escuela en correr más de 1,000 yardas. Tras la marcha de Frank Gore, deciden incorporar a dos jugadores jovenes que puedan ayudar a Kenyan Drake y Ballage.

Conclusión

Los aficionados de los Dolphins hablaban de Tanking, y no esperaban nada para la temporada que viene. Pero el trabajo de Chris Grier y el equipo técnico liderado por Brian Flores, han hecho que ese pensamiento haya cambiado para la mayoría.

La llegada de Ryan Fitzpatrick separó en dos a la afición, unos creían que era para cubrir la posición que dejaba la marcha de Tannehill para este año de Tanking y otros veían un Quarterback que podría luchar por conseguir algo la temporada que viene. Cuando en segunda ronda Miami lograba el trade por Josh Rosen, la sopresa llegó y la alegría estalló. El rookie fue seleccionado en primera ronda de 2018 por los Cardinals, que esta temporada no pudo mostrar todo su potencial por el equipo que le rodeaba. Ahora tiene una segunda oportunidad en un equipo que se va recontruyendo poco a poco, y que vuelve a emocionar ya pensando que Miami podría haber conseguido al que podría ser jugador franquicia después de tantos años tras la marcha del gran Dan Marino.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *