Historia de una ida y una vuelta al Heinz Field

Como cada año, los Regios de Acero hicieron su tradicional ida en Bus al Heinz Field en Pittsburgh (PA). Éstos son un club de fans de los Steelers localizado en la ciudad de Monterrey, al norte de la república Mexicana. Se caracterizan por viajar de 2 a 3 veces por temporada a ver los juegos de Steelers (1 al Heinz Field y 2 de visitante) ya que geográficamente Monterrey está muy cerca del estado de Texas y alrededores en la unión americana.


Camino al Heinz Field

Este año decidí acompañarlos y, aunque yo soy de la Ciudad de México, me trasladé a Monterrey para tomar el bus con ellos y emprender la travesía. Todo comenzó la mañana del jueves 7 de diciembre a las 5:00 am. Noventa fanáticos de los Steelers comenzaban a llegar al punto de partida y abordar los 2 autobuses. Después de estar listos y hacer una oración, partimos rumbo a nuestro destino.

Entre paradas al baño, gasolina, comida y snacks, el viaje de ida se prolongó más de lo planeado. Además, el jueves 7 era la final de ida del campeonato de fútbol mexicano entre los dos equipos de Monterrey. Sabiendo esto, era entendible que se tuviera que hacer una parada de dos horas para que el contingente de Monterrey disfrutara de dicho juego. Las paradas para tomar gasolina y provisiones continuaron. Recuerdo haber estado en pueblos de Texas, Kentucky, Tennessee, Ohio y Pennsylvania. Tal vez por algunos minutos, pero valiosos panoramas.

 

La llegada a Pittsburgh

Pasada la medianoche del viernes, es decir, a las 01:00 del sábado 9 de diciembre, llegamos a nuestro destino. La ciudad de Pittsburgh nos recibió con sus luces en su mayor esplendor. Como las grandes ciudades americanas, el centro se encontraba repleto de edificios que anhelan tocar el cielo, y el Heinz Field iluminado como en sus mejores noches de football. Cuarenta y una horas después estábamos instalándonos en nuestra habitación del hotel y nos dispusimos a descansar.

El sábado por la mañana, después del tan ansiado desayuno, el contingente nos condujo al famoso barrio del Strip District. Este sitio es una estampa maravillosa de lo que todo fanático de los Steelers desea en su vida. Allí nos encontramos con al menos una decena de comercios con todo tipo de mercancías referentes a los equipos de la ciudad (Steelers, Penguins y Pirates). Y cuando digo todo tipo de mercancía, ¡es todo tipo! Desde calzoncillos y calcetines, pasando por jerseys, chamarras, hasta utensilios de cocina y herramientas para auto. Tengo mucho miedo de ver el estado de cuenta de mi tarjeta de crédito.

La siguiente parada fue el «Monumento al Soldado Desconocido» que se encuentra sólo a algunos metros del Heinz Field y casi afuera del restaurante de Jerome Bettis. Ésa parada fue para que el conocido periodista Mike Clark de la WTAE entrevistara a los fundadores del club de fans Regios de Acero, Roger Sucedo y Jesús Vera. Aquí el vídeo.

A partir de ese momento el grupo rompió filas quedando de vernos a las 5 pm a las afueras del Heinz Field para el tan esperado recibimiento que los Pittsburgh Steelers programó para los fanáticos latinos que acudieron este fin de semana a Pittsburgh.

 

Pirates Fest

Ese día el equipo de MLB Pittsburgh Pirates (del cual me declaro fanático de nacimiento) tenía previamente programado un evento en el PNC Park al cual asistimos ya que, como estaba prometido, la entrada fue gratis al estadio. Y aunque no hubo juego ya que es off-season, hubo recorridos por el estadio los cuales incluían visitas al dogout y al terreno de juego. Logramos tomarnos una foto con el Pirates Parrot, la mascota del equipo. Debo decir que me siento tan afortunado de haber estado ahí dentro en este festival de uno de mis equipos favoritos.

 

Bienvenidos a Heinz Field

Así se leía en la pantalla principal del estadio y demás pantallas alternas.

En punto de las 5 PM nos dirigimos al Heinz Field para el evento programado sin evitar la obligada parada en la escultura en honor a «La Inmaculada Recepción» del gran Franco Harris.

Llegando al Heinz Field nos recibieron en la entrada a palcos y zonas VIP, lo cual en lo personal me hizo sentir maravillosamente querido por el equipo que más amo. Este recibimiento incluyó un obsequio que era una «Toalla Terrible». Y sí, literal porque es una edición que está impresa en español.

Esta recepción incluía el ingreso a las tribunas y un buffet de todo tipo de snacks a la americana. Éste estaba formado por alitas, hamburguesas, baguettes y postres deliciosos.

El momento clímax de este evento fue la aparición de 2 grandes estrellas del equipo; el MVP del SB 43 Santonio Holmes y el ex-LB Jason Gildon quienes dieron un breve discurso de bienvenida y agradecimiento a todos los fanáticos que estábamos en ese lugar. Fue muy emotivo ya que recordar esa atrapada de Holmes a falta de solo unos segundos en el SB 43 me trajo cierta melancolía y no podré mentirles en decir que no se me llenaron los ojos de lágrimas. Posteriormente todos los asistentes tuvimos la oportunidad de tomarnos una foto con estas dos grandes súper estrellas.

Este evento finalizó a las 7 PM y antes de salir nos obsequiaron con un cupón de 10% de descuento en la tienda oficial del equipo. Dentro del estadio,  sin pensarlo dos veces,  me compré el tan demandado jersey color rush del #50 Ryan Shazier y algunos artículos más.

 

PPG Paints Arena y los Pittsburgh Penguins

Aprovechando la visita a la ciudad (y declarándome fanático de hueso colorado de los equipos de Pittsburgh) acudimos al PPG Pains Arena donde el equipo local de NHL, los Penguins, recibían a los Maple Leafs de Toronto. Ese mismo sábado por la noche debo confesar que la emoción fue un tema constante ya que estar en un juego de hockey sobre hielo profesional es otra onda. La adrenalina que se vive y el ambiente tan apasionado de los fanáticos dejan marca en el alma de un fan. El juego fue muy bueno, y aunque los Penguins perdieron, la recta final del juego fue trepidante ya que a razón de 10 segundos para finalizar un disparo de los Penguins sacudió el poste de la portería rival. Aunque no entró el puck el grito de emoción fue ensordecedor. El resultado final fue 4-3 a favor de Toronto.

Posteriormente nos dirigimos al famoso barrio del South Side, lugar donde reside la vida nocturna en esta hermosa ciudad. Nos encaminamos a beber algunas cervezas y disfrutar del ambiente. Antes de tomar volver al hotel pasamos por los famosos Sandwiches de los Primantti Bros. Esto es una parada obligada si visitas Pittsburgh.

 

Sunday Night Football

El día clave de este tour llegó el domingo de football en el Heinz Field. Allí los Steelers recibieron al tan detestado rival Baltimore Ravens.

La mañana transcurrió lenta ya que decidimos dormir un poco más de lo regular. A las 2 PM nos dirigimos a la zona del estadio donde decidimos entrar a un Pub llamado Tiltted Kilt. En él nos dispusimos a comer y tomar algunas cervezas en lo que veíamos los juegos del día.

A las 6 PM nos fuimos caminando al Heinz Field que estaba a solo un par de calles. Entramos y pasamos al nuevo y flamante Hall of Honor.

Después entramos a la zona baja a disfrutar del calentamiento de los jugadores. Desde la grada vi muy de cerca a Antonio Brown, Le´Veon Bell y Ben Roethlisberger.

Llego el momento esperado y el juego dio inicio. Lo demás es historia ya que como ustedes bien saben, el partido fue de volteretas, drama y un final trepidante donde Steelers sacó un apuradísimo triunfo 39-38. A pesar de ir perdiendo, se vio con autoridad en el momento más crítico. Finalmente Chris Boswell se encargó de sellar el triunfo. Esta victoria hizo de este viaje algo que disfruté como hace mucho no disfrutaba.


El regreso a Monterrey

Como el trayecto de ida, el regreso tuvo también sus contrastes, varios paisajes y ciudades. A pesar de que fue un poco más rápido, las 36 horas de camino de vuelta valieron la pena. Fue inolvidable por el sentimiento de victoria y el buen ambiente de todas las personas que conocí. Eso sin contar la amabilidad de cada una de las personas con las que crucé opiniones. Y sobre todo por el sentimiento que representó el ver a mis Steelers en directo.

¡Nos vamos a estar leyendo por aquí!

Un comentario sobre “Historia de una ida y una vuelta al Heinz Field

  1. Muy bonita e interesante historia, pero sin afán de demeritar el trabajo intenso y las aventuras de Los Regios, que son mis compadres, se debería de reconocer a tanta y tanta raza que hacen el esfuerzo de estar presentes en la bellísima Ciudad de ACERO para apoyar a nuestro amado equipo.
    Para el evento que tan amablemente organizó la directiva del equipo ese inolvidable Sábado 9 de Diciembre, habíamos al rededor de 400 aficionados presentes, la gran mayoría de diferentes localidades de México.
    Para el partido contra los odiados patriotas, conocí en persona a una familia que se acento la travesía en automóvil desde la Ciudad de México.
    En fin cada vez son más los aficionados que vienen de tierras Aztecas y esto es grandioso!!!
    Un fuerte abrazo de ACERO para todos y felices fiestas.
    Guillermo Vargas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.