El football entra en el aula

“¿Football?. ¿Eso qué es lo que es? !Ahhhh, sí! Es eso que se juega con un melón, ¿no? Pero eso es rugby, ¿no? Bueno, rugby pero con casco.”

Eso es lo que los aficionados a este deporte en España nos encontramos cuando sale el tema del football americano. Estamos en el país del fútbol, el del balón redondo, el que se juega con los pies, el de los goles. El deporte rey. El que se mama desde pequeñito. ¿Quién no le ha pegado alguna vez unos toquecitos a una pelota?.El resto de deportes están en un segundo plano. Los hay que están en la parte más alta de este segundo escalón (baloncesto, balonmano, tenis, natación, etc.). Y los hay que están a la cola e incluso algunos están totalmente desaparecidos del mapa deportivo, tanto a nivel de exposición púbica como de participación y de formación.

Es ahí donde se encuentra el football americano, nuestro querido football. Ese deporte yanqui que se juega con un balón en forma de melón y con un casco. Del que sólo se oye algo el día de la Super Bowl y siempre después de hablar de la actuación musical de turno.


La idea

Tengo dos hijos. Uno de 3 años y otro de 9. Darío, así se llama el mayor, va a tercer curso de primaria. En la reunión de inicio del curso, la tutora nos explicó a los padres una actividad para este curso. Una actividad participativa con las familias. La llaman “familias creativas”. Se trataba de que el padre, la madre (o ambos) asistieran un día a la clase para hablar e incluso participar en algún hobby. Puso como ejemplos actividades de manualidades, cocina, juegos, etc. La idea era hacer una actividad lúdica y participativa que involucrara al alumno y a su familia y que el resto de la clase pudiera conocer, practicar y disfrutar.

Enseguida me vino una idea a la cabeza. Fue automático. «¿Y si hablo de football? ¿Y si les explico el deporte?”. Darío sabe que soy muy aficionado y de vez en cuando ve algo conmigo. Podría estar bien. Eso sí, tenía que ver cómo lo iba a hacer, cómo lo iba a explicar para que se entendiera y no aburriera. Además, estaría genial que los niños pudieran jugar un ratito aunque fuera para tocar la pelota y hacer cuatro cosillas. Le estuve dando vueltas al tema unos días. Hablé con la tutora y le pareció muy bien. De hecho programó un día para que pudiéramos ir al patio e incluso involucrar al profesor de Educación Física. Se lo dije a Darío, y le pareció una gran idea.

 

Cómo lo iba a organizar

Así pues, estaba decidido: tenía la “misión” de unir a 29 nuevos miembros a la afición al football. Y, por supuesto, hacerlos de los Seattle Seahawks.

Me puse manos a la obra en la preparación. Pensé en hacer una pequeña charla en el aula con el soporte de un power point con una explicación sencilla del juego, la equipación, los jugadores, las reglas, etc. Asimismo iba a poner algún video de jugadas y finalizaría con algún video gracioso (encontré uno de mascotas de equipos de NFL que les iba a encantar). La segunda parte, la más divertida para ellos, sería ir al patio con el balón (aproveché para comprarme uno) e intentar hacer alguna jugada. Además me llevaría camisetas de diversos equipos y jugadores de NFL que tengo, así como una gorra y gorro de Seahawks. Yo llevaría mi camiseta con el 29 de Thomas y Darío la suya con el 3 de Wilson. Lo íbamos a petar.

 

Disfrutando del football

Preparando la clase

Y llegó el día. Darío estaba nervioso y exultante. Yo por mi parte, lo tenía todo preparado: documentación en pendrive, fotocopias para que las repartiera Darío, una bolsa enorme con 7 camisetas, gorras y el balón. Me presenté a la hora fijada en el cole y fui con el profesor de Educación Física a buscar a los niños que estaban a punto de subir a la clase. En cuanto me vieron, la marabunta.

—¡Darío, Darío, ahí está tu padre!

—Ostras, ¿qué llevas en esa bolsa?

—¡Ala, cómo mola el balón! Es de rugby, ¿no?

—Vamos a jugar, ¿no?

Como pude, escapé de esa maraña y, con un poquito más de orden, subimos para la clase. “¡En qué lio me había metido! ¡A ver cómo salgo de esta ahora!”, pensaba.

Ya en la clase, Darío empezó a repartir unas fotocopias con las reglas básicas del juego. Estaba más feliz que una lombriz. Yo, mientras tanto, iba conectando el pendrive y repartiendo por encima de las mesas las camisetas que tengo de NFL, para que las fueran viendo y tocando. Traje las de Danny Shelton (Browns), Marcus Peters (Chiefs), A. Kikaha (Saints) y Shaq Thompson (Panthers), todos ellos jugadores de la Universidad de Washington que salieron seleccionados muy arriba en el draft del 2015. Les gustaron mucho y les llamaron mucho la atención tanto el diseño como los colores y los logos. Una vez que todo estaba preparado, Darío y yo nos pusimos nuestras camisetas.

—¡Ohhh, qué chula Darío! !Cómo mola!

 

Un poco de teoría

Explicando la técnica de placaje al más puro estilo Seahawks

Opté por una explicación sencilla. Empecé hablando del balón, el campo, los jugadores, la equipación. Y de cuatro reglas básicas (2 equipos de 11 jugadores, se juega con las manos, unos atacan y otros defienden, el objetivo es llegar con el balón al final del campo corriendo o pasando y la defensa lo tiene que impedir, se puede bloquear y empujar frente a frente, no se puede agarrar ni dar patadas). Hablé un poquito de los diferentes tipos de jugadores y posiciones. Muy por encima. No quería aburrirles con tecnicismos ni palabras que no entendieran. Se trataba de hacerlo ameno y que prestaran atención.

A continuación pasé unos cuantos videos de jugadas para que vieran lo que les había explicado. Unos highlights de ataque terrestre y otros de juego aéreo. Empezaba lo bueno. Los gritos y las caras de asombro en cada jugada eran dignos de ver. Cuando vieron a Cam Newton corriendo y entrando en la endzone con una voltereta, casi se cae la clase.

—¡Alaaaa!. ¡Qué voltereta ha dado! ¡Mira, mira! ¡Cómo mola!

Una recepción de A.J.Green en el límite de la endzone en el punto más alto y plantando los dos pies al límite.

—¡Ostras! ¡Qué salto ha dado!

El Hail Mary de Aaron Rodgers frente a los Lions.

—¿Cómo ha hecho eso? ¡Qué bestia!

Y así, una tras otra. Definitivamente, les estaba gustando.

Merece la pena hablar de football delante de este público.

 

Creando afición

A continuación les hablé de los Seahawks. Ahí empezaba mi tarea de llevármelos al “lado azul y esmeralda de la fuerza”. Les dije que a partir de ese momento esperaba que todos fueran también de los Seahawks. Les expliqué que uno de los motivos por los que al final me decidí por el equipo de Seattle fue el famoso touchdown de Marshawn Lych en los playoffs del 2011. “The Beast Quake”. Y les puse el video. Otra vez gritos y exclamaciones. Les expliqué la importancia de la jugada tanto para el equipo como para el jugador. Y que el público enloqueció de tal manera que incluso se registraron pequeños terremotos alrededor del estadio. Ahora las caras eran de asombro.

Finalicé la explicación en el aula pasándoles un video de las diferentes mascotas de los equipos de la NFL bailando y haciendo un poco de show. Les estuve diciendo el equipo de cada una. Ahí ya eran todo risas. Son niños.

 

¡Al patio!

Pero ya está bien de tanta charla. Ahora vamos a lo bueno. A jugar. Todos al patio. A ver cómo lo hacemos, porque son casi 30 niños y un solo balón. Por suerte, Jonathan (el profesor de Educación Física) tiene unos cuantos balones de rugby. No es lo mismo, pero para practicar ya vale. Para no complicar la cosa, en lugar de hacer un 11 contra 11 haremos una jugada de carrera en formación 5 contra 5 en varios turnos. Luego repartiremos balones para hacer pases y recepciones también repartidos en grupos.

—A ver, necesito 10 voluntarios.

 Error, grave error. De repente salen todos corriendo con la mano levantado hacia a mí.

—¡Yo, yo, yo!

Casi me tiran. Miro a un lado y veo tanto a Jonathan como a Marta (la tutora) con una sonrisa de complicidad como diciendo “¡Ah, se siente. Haber pedido muerte!”. Me las apañé y monté el primer grupo.

 

Hora de jugar

Organicé una línea defensiva, otra ofensiva, un corredor y yo, que más o menos hacía de organizador. Les expliqué a los que estaban en el ataque (en un perfecto huddle como mandan los cánones) lo que íbamos a hacer: handoff al corredor, bloqueo en línea y salida del corredor por el flanco izquierdo, asignaciones de bloqueo uno a uno y aguantar a la defensa rival. A los de la defensa les expliqué que estuvieran atentos a quien llevaba el balón, que empujaran al jugador que tenían delante sin agarrar para ir a quitarle el balón al corredor. Todo listo.

—¡Uno, dos, tres, go!

Jugada de ataque perfecta a pesar de la buena presión y velocidad de la defensa. !Touchdown! Repetimos la acción con un par de grupos más y luego hicimos unas cuantas prácticas de lanzamiento y recepción. Me sorprendió gratamente las manos que tienen algunos de los chicos y chicas. Buenas recepciones. Que tome nota más de un receptor de la NFL.

Los Seahawks preparando la jugada ante la amenazadora defensa rival

 

A pesar del hundimiento del pocket por el centro, la linea ofensiva responde bien por el lado izquierdo y hace que Wilson corra por el exterior y…touchdown Seahawks!!!

 

Gran recepción. Buenas manos y gran control del balón
Ojo a la defensa de los Panthers, que amaga con blitz y crea dudas en el ataque de Seahawks

El football mola

Y así acabó la tarde. Nos hicimos una foto de grupo y los chavales ya se fueron para los vestuarios no sin antes darme las gracias. Fue una gran experiencia. Disfruté mucho y creo que los niños también se lo pasaron muy bien. Ojalá a partir de ahora, cuando estos chicos y chicas oigan eso del football, puedan decir: “Yo he jugado a eso y…!mola mucho!”.

 

Padre e hijo disfrutando de la experiencia

Agradecimientos a Marta (tutora 3º B) y a Jonathan (profesor de Educación Física) del CEIP Herois del Bruc de Piera (Barcelona).

→ Fotos propiedad de la tutora y publicadas bajo el expreso consentimiento de los padres de los alumnos.

 

Pablo Miralles (@seattlefspain)

4 comentarios sobre “El football entra en el aula

  1. Me ha encantado la idea y también la metodología.
    Yo no soy aficionado a este deporte porque ni lo he vivido , ni he tenido la oportunidad de conocerlo como estos niños.
    Me hubiese gustado ser un niño de estos
    Enhorabuena Pablo.
    Los niños nunca olvidarán este dia

  2. Una gran iniciativa que deberíamos repetir todos aquellos que podamos. Por poner un único «pero»: si tratamos de dar visibilidad a un deporte que nos apasiona y entre otras cosas queremos diferenciar nuestro deporte de otros como el rugby, también tendríamos que hacerlo con las profesiones y por ello comento que los profesores de «gimnasia» no existen; son profesores/maestros o docentes de Educación Física.
    Saludos y enhorabuena

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *