El Draft de los Bills: Corey Davis, Mike Williams u O.J. Howard

Tal y como ha transcurrido la trascendental primera semana de la agencia libre, se puede decir que todo lo que no sea que los Bills seleccionen con su pick #10 de primera ronda a los receptores abiertos de Clemson y Western Michigan, Mike Williams y Corey Davis respectivamente, o al ala cerrada de Alabama, O.J. Howard, será una sorpresa mayúscula.

Buffalo iniciaba la agencia libre con necesidades imperiosas en la receptoría, la secundaria y el tackle derecho, al margen del culebrón en la posición de QB con Tyrod Taylor, y la cosa ha ido de la siguiente manera de cara a suponer en qué dirección irá el Draft consecuentemente:

Mike Williams – Foto: Bleacher Report

Defensive Backs:

Esta es sin duda una clase de defensive backs, con lo que dado que los Bills estaban necesitados de ellos, era de suponer que serían su objetivo en el Draft. Pero, aunque en el Draft ya sabemos que todo puede pasar, todo apunta a que los dos safeties estelares: Malik Hooker de Ohio State y Jamal Adams de LSU, no van a llegar al #10 de los Bills, mientras que los siguientes en la lista: Jabrill Peppers de Michigan, Obi Melifonwu de Connecticut y Justin Evans de Texas A&M, no valen un pick tan alto.

Así que los Bills han decidido cubrir la posición con Micah Hyde y Jordan Poyer. Mientras que por lo que respecta a los cornerbacks, McDermott ha declarado que tiene plena confianza en Ronald D-Arby y Kevon Seymour para suplir la baja de Stephon Gilmore, con lo que aunque seguro se agregará alguno en el Draft, no parece que vaya a ser en primera ronda en busca de un estelar, sino más bien un complemento de los citados en segunda o tercera ronda.

Right Tackle:

Pese a que su concurso el año pasado no fue bueno, siendo el punto débil de la OL, los Bills han renovado al RT Jordan Mills. Además han agregado al RG Vladimir Ducasse, el cual ha jugado también de tackle, y será competencia por el puesto titular tanto de Miller en el RG como de Mills en el RT. La clase de este año no trae talento y era de suponer que se haría un apaño de este estilo.

Quarterback:

Se ha reestructurado el contrato de Tyrod Taylor, ahorrándose Buffalo seis kilos por año. Pero aunque todos creen que el culebrón ya ha acabado, yo estoy convencido de que Whaley no es tan estúpido como para quedarse con semejante paquete, y que todo forma parte de un plan más amplio. Con este contrato más bajo es mucho más fácil hacer un trade y sacar algo por él, mientras que con el anterior era imposible.

Si los Texans no se hacen con Romo serían candidatos a querer a Taylor, del mismo modo que los Browns si no consiguen a Garoppolo. Pero aunque se quede Taylor, los Bills necesitan un tercer QB además de éste y Cardale Jones. Robert Griffin III sería una buena opción, mientras que otra sería adquirirlo en el Draft.

Tras su decepcionante Combine, esta clase de QBs ha demostrado que no vale una primera ronda, con lo que es muy posible que todos, o casi todos, lleguen al pick de segunda ronda de los Bills, y seleccionar ahí a uno de ellos no sería descabellado ni sorpresivo, como tampoco lo sería seleccionar a partir de la quinta al sobrinísimo Chad Kelly, un QB talentoso aunque excesivamente temperamental.

Wide Receivers:

Corey Davis – Foto: Edwin Shook – WMU Athletics

Buffalo iniciaba la agencia libre con tan sólo cuatro WR con contrato: Sammy Watkins, Walter Powell, Dez Lewis y Kolby Listenbee. Éste último, seleccionado el año pasado en sexta ronda, se pasó toda la pasada campaña sin jugar al ser sometido a dos cirugías de cadera consecutivas, y esto, teniendo en cuenta que su única arma es la velocidad, hace que sería un milagro si no es cortado en la pretemporada.

Por su parte, Dez Lewis, seleccionado en séptima ronda hace dos temporadas, se ha pasado estos dos años en la escuadra de prácticas, con lo que es difícil que llegue más lejos de eso. Así que los Bills tan sólo tenían dos WRs realmente válidos al iniciarse la agencia libre: el estelar número uno Sammy Watkins, y Walter Powell, un jugador de tercer año muy válido para ser el tercero o cuarto en la rotación, además de un buen retornador

Tras una semana de agencia libre, ya han sido contratados todos los grandes nombres en la posición y Buffalo se ha hecho con los servicios de Corey “Philly” Brown procedente de los Panthers, un receptor de bajo perfil que a lo que aspira es a luchar por quedarse en el roster.

Ayer lunes, también fue contratado Jeremy Butler, un WR que completará 5 equipos diferentes en 4 temporadas, proveniente de los Chargers.

Con lo que por ésto, y todo lo anterior, queda muy claro que los Bills van a por un WR estelar con su pick #10 de primera ronda para que sea la pareja de Sammy Watkins, y sólo hay dos WRs de ese nivel en este Draft: Mike Williams de Clemson y Corey Davis de Western Michigan. Aunque parece que Whaley, al igual que media liga, está enamorado del TE de Alabama O.J. Howard, y si bien Buffalo tiene bien cubierta la posición con Charles Clay y Nick O’Leary, no es descartable que seleccionen a Howard y juguen con dos alas cerradas.

Por @Soy_Sejiro

Edición @chonet

@BuffaloBillsCL

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.