Draft: el Dilema en el 27.

Desde hace unos meses parece que todo el mundo tiene claro que los Saints son uno de esos equipos que no necesitan demasiada reflexión en los mock draft. Los Saints escogerán un TE. Un momento… ¿Habéis mirado los mock de la gente de la franquicia? ¿Por qué ellos no ponen un TE? ¿Qué está pasando aquí? Tanto si sois ajenos a la franquicia, como si sois miembros de la WhoDatNation, seguro que os habéis dado cuenta de esta tendencia.


Este artículo pretende arrojar un poco de luz a la línea de pensamiento que lleva a esta singularidad. Analizando por bloques las razones, los pros y los contras de seleccionar cada posición (que no jugador) en el draft.

Tight End

Candidatos: Mike Gesicki / Dallas Goedert

Empezamos como no podía ser de otra manera por la posición más comúnmente asignada en los mocks: un TE. Sobre el papel tiene todo el sentido del mundo, los Saints han sido un desastre en 3os downs con un 36,49% de situaciones convertidas. Eso sitúa al equipo en el puesto 22 del ranking de la liga tras 3 años seguidos liderando la NFL. Y los 11 últimos años en el top 6 de la estadística.

Coby Fleener, el llamado a ser TE estrella, no termina de carburar. Sus números no justifican un contrato que tiene muchos boletos para terminar antes de lo previsto. Sean Payton emplea mucho el esquema 22 personnel y, además, es inevitable olvidar la imagen de Brees pasando yardas y yardas a sus TE. Una de esas muestras de fuegos artificiales que ha maravillado a más de un aficionado a este deporte.

Mike Gesiki es uno de los TE preferidos en Louisiana. Foto: Gettyimages

Entonces, ¿cuál es el problema? En realidad, hay dos razones: una que se ajusta a las tendencias de mercado. Y, la otra, que quizás nos haga replantearnos si la solución a los problemas de los Saints en terceros downs es un TE. Empecemos por esta última.

Asociar la diferencia de efectividad en terceros a la baja productividad de los TE no parece lo más acertado si se analiza el juego de los Saints. A lo largo de la temporada, gente que sigue de cerca al equipo desde hace varios años ha puesto en entredicho ciertas decisiones y cambios en el gameplay. Obviamente el potente juego de carrera ha afectado al tipo de juego, menos dependiente del pase. La defensa también tiene parte de culpa en esto. Pero más allá de los números brutos, ha habido un cambio de tendencia en el tipo de jugadas marcadas en tercer down.

Los terceros down.

Durante los dos años previos a este nuevo sistema, en los cuales los Saints ejecutaron con éxito el 47,71% y 48,64% de los terceros downs respectivamente (liderando la liga en ambas ocasiones), la posición más buscada era el Slot. Y, más concretamente, Willie Snead. En esas temporadas, Snead fue el objetivo de Brees en terceros downs en 21 y 33 ocasiones respectivamente. Con unos ratios de conversion de 76,19% (100% catch rate) y  57,6%.  Este año solo se le ha buscado en 16 ocasiones, y no en terceros, ¡en total!

Willie Snead y su incierto futuro en NOLA. Foto: Seth Wenig (Associated Press)

Pero el rendimiento de Snead no es el único cambio sustancial. Se ha cambiado la manera de enfocarlos. Centrándonos únicamente en el pase, llama la atención que las screen aumentaron un 59%, respecto a las citadas temporadas. Ello es debido a la irrupción de Alvin Kamara y de la contrastada habilidad de Mark Ingram en las mismas.

Del mismo modo, las rutas slant desde el slot aumentaron un 35%. Siendo Michael Thomas el beneficiado de casi todas ellas. Por el contrario, rutas tradicionales en el sistema como las dig (-355%), drag (-182%) y out (-158%) han visto su uso drásticamente reducido. Rutas que, además, durante esos años tuvieron como objetivos WRs (Snead y Cooks), no TEs. ¿Quizás sea más apremiante para los Saints un WR para el slot que un TE?

Analizando los objetivos favoritos de Brees encontramos lo siguiente:

 

Es cierto que a la vista de los datos la producción de los TEs es algo que llama la atención. Pero lo mismo podría decirse de la falta de un tercer receptor que atenúe la dependencia hacia Thomas. Además, la diferencia en la falta de un TE en el top, se acentúa debido a la falta de un TE referencia como en las dos anteriores. En conjunto, si bien el porcentaje de targets es menor, la diferencia es menor de lo que parece a simple vista. Vuelve a surgirnos la duda, ¿Necesitan los Saints un TE más que un tercer receptor?

Valor del TE en el Draft

La otra razón es más una cuestión de mercado. Tradicionalmente los TE no han tenido un fuerte valor de primera ronda. En general los equipos suelen esperar a rondas posteriores para cubrir esta necesidad. Y muchos prefieren gastar sus primeras rondas en talento de otras posiciones. Además, existe cierta tendencia a considerarlo un puesto de poco porcentaje de continuidad. Este caso no supondría un problema, ya que el impacto que necesitan los Saints es para la potencial ventana de campeonato de los dos años que ha firmado Brees.

En los últimos diez drafts el reparto de TEs no ha sido ajeno a esta tendencia:

Como podemos observar, solo 8 de los 149 TEs drafteados en este periodo de 10 años fueros escogidos en primera ronda. OJ Howard, Engram, Njoku, Ebron, Eifert, Pettigrew, Gresham y Dustin Keller. Cabe destacar que 3 de ellos fueron seleccionados en el draft del año pasado. Y, entre las 8 elecciones, hay dos equipos que repiten tendencia (Lions y Bengals), por lo que la tendencia del resto de la liga se acentúa.

Como dato curioso, sólo dos de esos equipos llegaron a Playoff el año de escoger a un TE en primera: Detroit en 2014 y Cincinatti en 2013. Del resto, solo los Jets de 2008 terminaron con record positivo. Mientras que los demás fueron últimos de sus respectivas divisiones.

Siguiendo con la muestra, durante ese periodo de tiempo los TEs que consiguieron honores de primer equipo en los equipos All-Pro (tanto de la AP como de la PFWA y SN) de esos años fueron:

De nuevo, sin dejar de ser un dato circunstancial, se apoya la creencia de que es posible encontrar algunos de los mejores talentos generacionales en el segundo día del draft. Seguramente porque existe la citada tendencia de no darle prioridad a la posición el primer día.

Por tanto, la necesidad y el impacto inmediato juegan a favor de optar por un TE en el pick 27 del Draft. Por otro lado, la tendencia de mercado (valor del pick) y las necesidades en otras posiciones se sitúan como principales objeciones al mismo.

Línea Ofensiva

Candidatos: W.Hernandez / I. Wynn / Billy Price / Frank Ragnow / Kolton Miller

Un momento, ¿línea ofensiva? Los Saints tienen una de las mejores líneas del año pasado. destacando en varios aspectos estadísticos como:

¿Por qué querrían los Saints escoger OL en primera?

Una de las razones es la necesidad de profundidad en la línea.  La retirada de Zach Strief, la marcha a Texans de Senio Kelemete y la falta de noticias sobre la renovación de Josh LeRibeus, deja un hueco en el equipo. Por ejemplo, Kelemete era un suplente que jugó más del 60% de snaps el año pasado. Y en diferentes posiciones de la línea. Los Saints han respondido con la vuelta de Bushrod, pero quizás este único movimiento se antoje insufiente.

A lo largo de la temporada pasada, la línea sufrió multitud de variaciones a causa de las lesiones. Reestructurando las posiciones de casi todos sus miembros y con innumerables renovaciones a Bryce Harris. Harris, ¡acabó firmando 8 contratos a lo largo del año! Un jugador de talento adicional proporcionaría estabilidad y la tranquilidad necesaria en una unidad que tiene como misión proteger a un QB de 39 años. QB por el que pasan las esperanzas de anillo de New Orleans.

Bryce Harris firmo hasta 8 contratos en 2017. Fuente: Derick E. Hingle (USA Today)

La otra razón es quizás más complicada de ver a simple vista. La fantástica temporada pasada, pese a su amargo final, ha dejado muy buen sabor de boca en líneas generales. Y una atmósfera de ilusión respecto a una posible ventana de campeonato durante los dos próximos años. Pero quizás, este espíritu positivo nos impida ver una realidad latente en el equipo del bayou: Brees tiene 39 años y no jugará para siempre.

Definir plan a largo plazo

Muchos podrían tomar la decisión de ir All In durante estos dos años, pero la juventud y la calidad del grueso del equipo invita a pensar que hay vida más allá de la retirada del legendario 9. Es aquí donde nace la necesidad de considerar un plan a largo plazo. Brees cuenta con contrato hasta 2020. Durante ese periodo de tiempo, y al año siguiente, los Saints se enfrentarán a las agencias libres de jugadores como:

Muchos de estos jugadores conforman el núcleo de un equipo que, de querer mantenerse, requerirá una inversión importante. Suponiendo que la retirada de Brees puede llegar en 2020, es posible que, además, el equipo necesite contar con espacio salarial extra para atraer a un QB. Esto en caso de que no haya encontrado su sustituto en este margen de dos años.

Es en este escenario donde la adquisición de un OL de calidad gana mucho sentido. Permite cubrir una de las posiciones más importantes y caras, a un precio que proporciona la maniobrabilidad necesaria durante las próximas agencias libres.

Como incentivo adicional, en caso de que el jugador drafteado saliese bien y pudiese aportar como titular, daría la posibilidad al equipo de mover en el mercado a alguno de sus jugadores: preferiblemente Peat o Unger. Estos porque no sólo finalizan contrato en 2020, sino que además han sido los que peor rendimiento han demostrado la pasada temporada. Aún así, siguen teniendo alto valor de mercado. La posibilidad de traspasar a estos jugadores por elecciones de draft o jugadores de otras unidades, aportaría más flexibilidad a las negociaciones futuras del equipo.

Como principal objeción a elegir un OL se presenta, precisamente, el presumible bajo impacto inmediato del pick. Ya hemos hablado de que a priori, el equipo encara una ventana de campeonato de dos años. Hay que ganar YA.

Quarterback

Candidatos: Baker Mayfield

La necesidad de reforzar esta posición ha quedado expuesta en el punto anterior. Los Saints necesitan encontrar su QB de futuro. Si no es en este draft, en el siguiente. O, por el contrario, preparase para el desembolso y el agobio de tener que buscar su mariscal de campo en la agencia libre.

Por supuesto, existe la incógnita de Taysom Hill, favorito de la afición y, en palabras de Sean Payton, “Next QB in the building”. Pero la realidad es ésa: es una incógnita. Hasta que no se sepa si se le considera realmente un potencial sustituto de Brees, será necesario buscar más alternativas.

En este caso, al problema del impacto, debemos sumarle otro muy importante. La elección de primera ronda no deja de ser en el número 27 y el QB que gusta para primera no va a caer tanto. El entrenador de New Orleans no ha ocultado su predilección por el QB de Oklahoma y el resto de QBs entrevistados hasta el momento son de rondas posteriores.

Si los Saints quieren hacerse con los servicios de Mayfield, el desembolso en el mercado actual se antoja terrible. Lo que choca con las idea de ganar ya pero conservar opciones viables de futuro. Es, sería, una apuesta muy arriesgada.

Baker Mayfield es el objeto de deseo de Sean Payton. Foto: Sports Illustrated (SI.com)

Front Seven

Candidatos: H. Landry / S. Hubbard / M. Davenport / Taven Bryan / M. Jefferson / VanderEsch

Al finalizar la temporada parecía que los aficionados de la WhoDatNation estaban de acuerdo en cuál era la principal necesidad del equipo: reforzar el front seven. Si bien la defensa dio un paso de gigante el año pasado, es innegable admitir que ahí hay mucho margen de mejora. La línea podría verse altamente beneficiada por un jugador que aportara presión junto a Cam Jordan. Y el cuerpo de linebackers pedía a gritos la adquisición de alguien que aportase velocidad.

Lo que puede evitar que los Saints busquen reforzar el front seven con su primer pick, es el hecho de que ya lo están haciendo durante la agencia libre. Las renovaciones necesarias (Okafor), la adquisición de Demario Davis y el interés por grandes nombres como Suh o Robert Ayers pueden indicar la predilección de la franquicia a reservar su primer pick del draft para otras posiciones.

Además, no hay que olvidar que, pese a todo, los Saints cuentan con mucha gente en esas posiciones. No es ninguna tontería pensar que el equipo pueda apostar por la progresión de jugadores como Hendrickson, Onyemata o Anzalone para cubrir dichas necesidades. En cualquier caso, la calidad siempre es bienvenida en defensa y un pick de un jugador con potencial sería del agrado de la afición.

Secundaria

Candidatos: Josh Jackson / Mike Hughes / Ronnie Harrison

De manera similar a lo dicho con el front seven, los Saints encaraban una temporada a falta de un hombre que aportara seguridad en el slot. Partimos de la firme creencia de que el cuerpo formado por Lattimore, Crawley, Williams y Bell aporta la calidad exigida en el resto de la unidad. La respuesta ha llegado vía agencia libre mediante el fichaje de Patrick Robinson. Robinson viene de tener una fantástica temporada con los actuales campeones de la SuperBowl: los Eagles.

Adicionalmente, el equipo de The Big Easy se hacía con los servicios de Kurt Coleman. Coleman aporta veteranía y disciplina a los jóvenes cachorros de la secundaria. Jugadores como Banjo, que vio aumentados sus minutos a final de temporada, o Maulet, pueden aportar un extra de profundidad. Pero es cierto que si cae algún jugador excepcional al puesto 27, los Saints podrían plantearse su pick, asegurando así futuro y una secundaria con posibilidades de ser top de la liga.

Wide Receiver

Candidatos: Courtland Sutton / DJ Moore / Equanimeous St. Brown / Calvin Ridley

Como ya se ha expuesto en el apartado de los TE, los Saints necesitan urgentemente recuperar su juego en el slot. Michael Thomas ha estado muy solo durante la temporada. Especialmente en el tramo final, acumulando el 28,3% de los targets de Brees. Ginn ha resultado ser un eficiente WR2, pero siempre es posible mejorar su rendimiento. Un jugador que aporte posibilidades a Brees y libere presión a Thomas podría ser altamente beneficioso para el ataque. Y tener un impacto importante desde el primer momento.

La agencia libre del equipo sureño invita a pensar que ésta será una de las posiciones por las que se apueste en el draft. Snead no tiene garantizada su continuidad pese al tender. Brandon Coleman tanteará el mercado como FA. Y Tommylee Lewis es uno de los nombres que podría abandonar el barco en breve.

Sin embargo, y a pesar de una marcada necesidad, los Saints no han hecho ningún ruido ante la posibilidad de adquirir un receptor en el mercado. Sumado a esto, el equipo necesita alguien que aporte estabilidad y bigplays desde el puesto de retornador.

Todavía quedan las incógnitas de lo que Austin Carr pueda aportar. Y, en caso de que finalmente vuelva Snead, que su rendimiento pueda o no ser el de los dos primeros años en el bayou. No es difícil ver la posibilidad de que Sean Payton se interese por un nuevo juguete para su ataque y que los Saints apuesten por un WR. Sobre todo si hay calidad disponible. En su contra juega el interés que la franquicia está mostrando en prospects con menor proyección. A parte de la profundidad que este draft puede aportar en rondas posteriores.

Calvin Ridley, uno de los top prospects de WR para este 2018. Fuente: Gettyimages

Running back

Candidatos: Derrius Guice

Esta es la posición con menos probabilidades de ser seleccionada. Los Saints cuentan con uno de los mejores tándems en la posición. No parece que vayan a apostar por ningún RB hasta rondas muy tardías. En caso de que los Saints hicieran un movimiento tan inesperado, iría unido a la salida en forma de trade de Mark Ingram. Ingram será agente libre el año que viene. Esa es la única opción y es altamente improbable.

Darrius Guice, de LSU. Foto: Butch Dill (Associated Press)

Trade up

La opción de Trade Up está inevitablemente ligada al interés de Sean Payton en Baker Mayfield. Dados los precedentes que ha sentado el mercado durante las últimas semanas, es lógico pensar que un cambio para ascender está fuera de las posibilidades del equipo.

Mike Loomis y Jeff Ireland. Foto: Bill Feig, The Advocate

Trade down

Esta es la opción favorita de muchos aficionados. A lo largo del periodo previo al draft los Saints han demostrado muy poco interés por jugadores proyectados en primera ronda. Se han centrando en jugadores de rondas medias incluso bajas. El mercado actual se presenta muy interesante para equipos que bajan rondas, pudiendo adquirir múltiples rondas posteriores.

Con ellas, los Saints podrían obtener las piezas que necesitan más uno o varios picks adicionales. Como ya hemos dicho, históricamente se han podido encontrar grandes TEs en segunda y tercera ronda con un valor de pick más ajustado. Y el resto de posiciones presentan una profundidad que también ofrece buenas opciones para el equipo. Por ejemplo, los Saints podrían cambiar su primera ronda por una segunda. Allí seleccionar a alguno de los TE top, como Andrews o, caso que cayeran, Goedert y Gesicki. Y, además, contar con un pick adicional con el que cubrir otra necesidad.

También se podrían obtener picks del año que viene. Y tener con la posibilidad de obtener chollos en caso de que el otro equipo tenga una mala temporada. A día de hoy parece una opción muy viable y posible.


Con esto finalizamos este análisis de las opciones que tienen los Saints con su primer pick de este Draft 2018. Ya sólo queda esperar a ver con qué nos sorprenden Ireland, Payton, Loomis y el resto del personal del equipo. Pero si una cosa se ha ganado con el draft del año pasado el front office, es ¡nuestra total confianza!

 

@NKSplays

3 comentarios sobre “Draft: el Dilema en el 27.

  1. Te has olvidado de nombrar a Evan Engram como uno de los TE seleccionados en primera ronda en año pasado. Y probablemente el mejor de la clase con números en la mano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.