Cuestión de Cultura

Cuando uno ve la historia y la cultura de los Washington Redskins confirma que es cierto un dicho: «nunca te des por vencido si alguien no logra ver tu talento». Esto ha sido una constante en este equipo, que se ha llenado de grandes talentos, desde personal del front office hasta jugadores. Algo que seguramente caló hondo en Dan Snyder fue ver como todos ellos salieron de los Redskins sólo para demostrar su capacidad en otros equipos. Esto sólo nos deja claro que lo que los Redskins padecen, es un problema de cultura y mentalidad. Algo que se espera que Ron Rivera pueda cambiar en el futuro inmediato.

 

Kyle Shanahan

Del 2010 al 2013 Kyle, hijo de la leyenda Mike Shanahan, estuvo colaborando en los Redskins como coordinador ofensivo junto a su padre. Si bien un record de 24-40 no fue lo mejor en 4 años dentro de Washington, Kyle siempre demostró ser un entrenador muy creativo. La lesión de RGIII vs Seattle en 2012 mermó lo que pudo ser un 2013 de consolidación. Sobre todo después de venir de ganar el título divisional. Actualmente Kyle, jugará este domingo el partido con los 49ers. Unos 49ers que han tenido una temporada de 13-3 y parecen imparables. Todo esto después de haber rescatado el último cartucho del proyecto de Jimmy G.

 

Matt LaFleur

La Fleur es otro de los casos de éxito fuera de Washington. El actual HC de Green Bay fue parte del staff de coaches de los Redskins en el mismo periodo de los Shanahan. Lo hizo como entrenador de QB´s y fue el principal encargado del desarrollo justamente de RGIII y Kirk Cousins. El fracaso de Mike Shanahan le costó el trabajo pero sin embargo, después de algunos empleos donde pudo mostrar su calidad, aceptó la responsabilidad de guiar a Green Bay y a Aaron Rodgers a otro campeonato de SB.

Aún no sabemos cuál será el desenlace, pero después de una campaña de 13-3, LaFelur se enfrentará a su antiguo jefe, Kyle Shanahan. Este enfrentamiento es valido por un lugar en el partido más importante del año. Lo que sí es una certeza, es que alguno de los dos jugará por el preciado Lombardi y ambos cuentan con serias opciones de llevárselo a casa.

Matt La Fleur y Kyle Shanahan en sus tiempos en los Redskins (John McDonnell/The Washington Post)

John Schneider

Otro caso de éxito más breve pero no menos significativo es Schneider, executivo que estuvo en los Redskins en el 2001 como Vicepresidente de personal, no tuvo mucho para mostrarse realmente, pero en los últimos 18 años ha sido parte de Green Bay (2002-2009) y de los Seattle Seahawks (2010-actual), donde ha cosechado grandes éxitos en estas franquicias, mismas que lo llevaron a tener un anillo de SB en el 2014.

 

Kirk Cousins

La historia del ahora QB de los Vikingos de Minnesota es tal vez, la más conocida. Llegó en una cuarta ronda del Draft de 2012, justo el mismo año en que los Redskins trajeron al ganador del Heisman procedente de la Universidad de Baylor, RGIII. Su principal rol en el equipo era de sustituto. Después de aquella lamentable lesión de RGIII a finales de la campaña 2012, le dio la oportunidad al “primo” de tomar las riendas del equipo, mismas que tomó para no soltar y que le costaron a RGIII la salida del equipo.

Si bien Cousins no es lo que muchos consideran un QB de élite, es un QB muy cumplidor, en 2016 estuvo rozando las 5,000 yardas por aire y aunque no se alcanzaron los playoffs, Kirk mostraba cualidades para que, rodeado de un buen equipo, pudiera ser el QB franquicia que todos esperábamos. Lamentablemente eso no llegó, una falta de acuerdo económico aunado a una nueva crisis en Washington marcó su salida a Minnesota vía la agencia libre, al día de hoy Cousins tiene más victorias (1) en Postemporada que los Redskins en los últimos 14 años.

 

www.redskins.com

 

Conclusión

Existen más casos como estos. Desde Lorenzo Alexander con los Bills, hasta Preston Smith y Sean McVay con Green Bay y los Rams respectivamente. Lo único cierto en todo esto es que Dan Snyder, comprendió que debía cambiar la cultura del equipo, las bases y la mentalidad. Sólo así podría devolverle el éxito a una franquicia que es histórica. Una de las más grandes del futbol americano y una de las más poderosas, económicamente hablando, en el deporte profesional. El dinero no compra campeonatos, y en un deporte con tanta exigencia, se debe estar a la altura de las circunstancias año tras año. Rivera tiene el panorama difícil pero no imposible. Tiene un equipo joven, con hambre de triunfo y el apoyo total del dueño pero sobre todo, la cultura ganadora y la inteligencia que se requiere en un deporte de brutos, donde los brutos no juegan.

 

@MikeCervant24

cultura

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *