Cooaches: Urban Meyer

En www.coollegenation.com @CoollegeFB y @TheSpanishBowl estrenamos una nueva sección: “COOACHES”. Un espacio en el que nos centraremos en aquellos head coaches y coordinadores que han marcado historia en el fútbol colegial. Una serie de agentes -activos y ya no tan activos-, cuya figura reside en el seno y en la propia esencia del mundo del deporte universitario. Meyer

Hablar de Mike Leach, Bill Clark, Hal Mumme, Dabo Swinney, Nick Saban o Ruffin McNeill supone adentrarnos en el alma del College Football. Ese es nuestro propósito: bucear en las profundidades y simas de estos gestores de vestuario, que han marcado la historia de un programa, de una conferencia o de una división. Repasando sus biografías, sus éxitos y debacles deportivas, entraremos de lleno en esos esquemas ofensivos y defensivos que han dejado huella en los vetustos emparrillados de las diferentes conferencias… y en la propia NFL.

Adéntrate en “COOACHES” y conoce a esos hombres que han acrecentado la propia leyenda del fútbol universitario. 

En nuestro primer “COAACHES” abordaremos la figura de Urban Meyer, un extraordinario entrenador que, en su etapa colegial, lo ganó todo en diferentes conferencias. Ahora, de la mano de Jacksonville Jaguars, da el salto al circo profesional de la NFL. Tiene un reto muy complejo: transmutar una franquicia perdedora en un equipo que cambie su tendencia y recuerde a aquel Sacksonville, que estuvo a punto de disputar una Super Bowl. Un vestuario joven, mucho talento ofensivo y defensivo… y el número uno del Draft 2021 se antojan mimbres muy apetecibles para que Urban construya un cesto de éxitos para los del norte de Florida. No obstante, ya sabemos la delgada línea que separa el éxito del fracaso. ¿Una nueva versión fallida, un novedoso Nick Saban en Miami? Confiamos en el buen hacer de Meyer. Una incipiente e ilusionante etapa se abre en Jacksonville. Hablemos de Urban Meyer…

 

 

ASPECTOS PERSONALES Y ACADÉMICOS

Urban Frank Meyer III (10 de julio de 1964) nació en la ciudad de Toledo, pero creció en Ashtabula, siempre en el frío y duro Ohio. En 1982, consiguió graduarse en el Saint John High School de la propia localidad de Ashtabula, estudiando -posteriormente- en la University of Cincinnati. Ese mismo año de 1982 fue seleccionado en la decimotercera ronda del MLB Draft de la liga profesional de béisbol por los Atlanta Braves. Jugó como shortstop en las ligas menores con los Braves, pero no logró ganarse un puesto en el mundo profesional. 

 

Urban en su etapa con los Falcons / elevenwarriors.com

 

Por tanto, ingresó en la University of Cincinnati, donde probó en su otra gran pasión deportiva: el football. Jugó como defensive back varias temporadas, hasta que se graduó en Psicología en 1986. No obstante, Meyer siguió formándose intelectualmente y cursó un Máster en Administración Deportiva en 1988. 

Mientras se formaba en la Universidad de Cincinnati, conoció a Shelley Mather, una estudiante de Enfermería, con la que contraería matrimonio en 1986. La pareja ha tenido tres hijos: Nicole, Gisela y Nathan. Sus dos hijas disputaron Division I de volleyball (Nicole compitió para Georgia Tech, y Gisela, para Florida Gulf Coast). Los Meyers son profundamente católicos, están muy involucrados en la comunidad de Dublin (Ohio) y acuden semanalmente a la práctica eucarística. 

 

 

TRAYECTORIA PROFESIONAL: FALCOS Y UTES

Al término de su etapa futbolística en los Bearcats, se convirtió en entrenador interino de defensive backs en el Saint Xavier High School. Su primera experiencia en el siguiente nivel -College Football- le llegó como entrenador asistente de tight ends en Ohio State Buckeyes, bajo la disciplina de Earle Bruce. En la década de los 90, desempeñó el cargo de entrenador asistente en Illinois State Redbirds (dos temporadas), Colorado State Rams (seis años) y Notre Dame Fighting Irish (cinco temporadas). 

Una de las anécdotas que suele contar Urban le ocurrió en 1990, mientras él desempeñaba su labor como encargado de linebackers en los Redbirds. Se enteró de la posibilidad de formar parte del staff técnico de Nick Saban, head coach de Toledo (su ciudad natal), y no dudó ni un instante en llamar a la propia casa de Saban y preguntar a su esposa si existía dicha posibilidad. Saban nunca devolvió la llamada a Meyer, algo de lo que siempre, públicamente, Nick se ha arrepentido. 

 

Abrazando a Alex Smith / kslsports.com

 

En 2001, le llega su primera oferta como head coach a cargo de Bowling Green. En los Falcons, cuajó una primera temporada simplemente maravillosa, logrando un récord de 8-3 y, sobre todo, infringiendo una dolorosísima derrota 56-21 al archirrival de Bowling Green, Toledo Rockets. Esa temporada 2001 se cerró con la obtención del Mid-American Conference´s Coach of the Year. El siguiente año incrementó el número de victorias de los Falcons, con un 9-3.  

Tras su exhibición en los Falcons, le llegó una oferta irrechazable de un programa superior: Utah Utes. En su primera temporada en Salt Lake City, consiguió un récord de 10-2 (el mejor récord en la historia del programa hasta ese momento) y ser nombrado Mountain West Conference’s Coach of the Year. En 2004, consiguió una temporada perfecta con los Utes (12-0), cerrando un brillante año con una victoria de prestigio en la Fiesta Bowl ante Pittsburgh. Bajo la tutela de Meyer, el quarterback Alex Smith realizó una prodigiosa campaña 2004, lanzando para 2952 yardas y 32 touchdowns, implementando sus números con 631 yardas de carrera y 10 anotaciones. Su producción y su rendimiento, en el esquema ofensivo orquestado por Meyer, fue una de las razones por las que Smith fue elegido pick 1 general en el NFL Draft de 2005. 

 

 

LA ETAPA EN GAINESVILLE

El éxito alcanzado en Salt Lake City hizo que dos grandes programas pugnaran por sus servicios. Notre Dame y Florida le hicieron sendas ofertas, decantándose finalmente por los Gators, con los que firmaría un contrato de siete años y 14 millones de dólares. Tras varias reestructuraciones y extensiones de contrato, Meyer se convirtió en el tercer entrenador mejor pagado del fútbol universitario, solo por detrás de Pete Carroll y Charlie Weis. 

En su primera temporada con Florida (2005), los Gators finalizaron con un balance de 9-3 (5-3 en la SEC), permaneciendo imbatidos en su fortín del Ben Hill Griffin Stadium y rematando la temporada con un triunfo sobre Iowa en la Outback Bowl. 

En 2006, Meyer y sus Gators finalizaron con un 13-1 (8-1 dentro de la SEC), con una única derrota frente a Auburn. A pesar de este contratiempo, los Gators ganaron el SEC Championship 38-28 ante Arkansas. En el BCS National Championship, Florida destrozaba 41-14 a Ohio State. Meyer conseguía su primer título nacional. 

El año 2007 vino determinado por la irrupción del quarterback Tim Tebow, que obtendría el Heisman Trophy. Florida tuvo una temporada irregular (9-3), volviéndose a estrellar ante la bestia negra de Meyer, Auburn. 

 

Tebow y Meyer / Bleacherreport.com

 

2008 supuso un nuevo título nacional para Florida. Los Gators obtuvieron un récord de 13-1 (con una única derrota ante Ole Miss). Meyer hizo un planteamiento perfecto y sus huestes maniataron a Alabama en el SEC Championship, ganándoles 31-20. En el BCS Championship Game frente a Oklahoma, Florida vencía 24-14. Meyer obtenía su segundo campeonato nacional. Florida hizo una temporada sensacional, ganando a 11 de sus 13 rivales por 20 puntos o más en cada uno de sus partidos. 

2009 fue un año complejo para Meyer y sus Gators desde el punto de vista ofensivo. Para colmo de males, Tebow sufrió una severa conmoción cerebral ante Kentucky. A pesar de todo, el equipo finalizó la temporada regular con un inmaculado 12-0, pero perdió 32-13 frente a Alabama en el SEC Championship Game. En la Sugar Bowl, Florida triunfaba 51-24 sobre Cincinnati. 

La mañana posterior a la derrota ante Alabama, Urban tuvo que ser hospitalizado. El día 26 de diciembre, Meyer reveló sus continuos problemas de salud, derivados de una enfermedad por reflujo gastroesofágico (GERD), que le provocaba continuos dolores de pecho. A pesar de todo, el 1 de enero Meyer guiaba a sus Gators a la victoria frente a los Bearcats. 

La campaña 2010 fue un año muy irregular para Meyer y Florida. Tras un doloroso 7-5 y una nueva victoria en la Outback Bowl, Urban decidía retirarse. Los motivos: su salud y su familia. 

La revista Sports News publicó una investigación titulada “How Urban Meyer broke Florida football”, en la que exponía que el natural de Toledo había creado una atmósfera muy tóxica en el vestuario gator, saliendo de este justo antes de que todo explotara. Además, la revista sostenía que Meyer otorgaba grandes privilegios a sus jugadores estrella, permitiendo saltarse entrenamientos, concediéndoles permisos inapropiados o, incluso, escondiendo test positivos en droga. 

Meyer hizo caso omiso a esta publicación, y se centró en su estado de salud y su familia. ESPN le ofreció un puesto como analista y comentarista.   

 

 

VUELTA A LOS EMPARRILLADOS: OHIO STATE

El 28 de noviembre de 2011, WBNS Columbus informaba que Urban Meyer se convertiría en el nuevo head coach de Ohio State Buckeyes, firmando un contrato de seis años a razón de 4 millones de dólares por temporada. 

La primera temporada de Meyer al frente de los Buckeyes se saldó con un récord espectacular de 12-0 y el puesto 3 del ranking, pero el programa de Columbus no pudo ser elegido para postemporada por sanciones extradeportivas propias de la NCAA. 

2013 tampoco fue la mejor temporada de los Buckeyes, ya que perdieron muchísimo talento vía NFL Draft, finalizando la campaña con un récord de 12-2. 

La temporada 2014 vino marcada por las lesiones de sus quarterbacks, Braxton Miller y J.T. Barrett. Meyer se vio abocado a otorgar los mandos del equipo a Cardale Jones. A pesar de todo, Ohio State tuvo un récord de 11-1, clasificándose para el Big Ten Championship Game, donde destrozaría 59-0 a Wisconsin. Los Buckeyes obtenían su pase al College Football Playoffs, donde se medirían al número uno de la nación, Alabama. Hay que recordar que en esta temporada se inauguraba esta modalidad con cuatro equipos en playoffs. Contra pronóstico, Ohio State remontaba el partido y vencía 42-35 a la todopoderosa Alabama. En el National Championship, los Ducks de Marcus Mariota fueron presa fácil (42-20) para unos Buckeyes, comandados por el running back Ezekiel Elliott. Urban Meyer conseguía el tercer Natty de su carrera.

 

Ganando con los Buckeyes / eu.usatoday.com

 

La temporada 2015 se saldó con un récord de 12-1, pero el equipo no fue seleccionado para disputar el CFP. En 2016, Ohio State perdía en semifinales del CFP ante Clemson (31-0). 2017 suponía un nuevo revés para Meyer y sus Buckeyes, ya que sufrían dos derrotas y nuevamente eran excluidos del CFP. 

El 1 de agosto de 2018, Meyer era suspendido momentáneamente por la Universidad de Ohio State, tras demostrarse que el entrenador conocía el maltrato hacia su mujer por parte de su asistente, Zach Smith, que había sido despedido la semana anterior. Urban fue suspendido durante los tres primeros partidos de esa temporada (Oregon State, Rutgers y TCU). Esa temporada finalizó con un récord positivo de 12-1, ganando la Big 10, pero no recibiendo pasaporte para el CFP. El 4 de diciembre de ese año, Meyer comunicaba que no entrenaría más, debido a cuestiones de salud. Su sucesor sería el entrenador de quarterbacks, Ryan Day, que se encargaría del equipo en la Rose Bowl. 

Tras retirarse de los banquillos, firmó por la cadena Fox Sports, donde aparecía semanalmente en el pre-game show Big Noon Kickoff”. El 14 de enero de 2021 decidía dar un paso adelante, aceptar la atractiva oferta de Jacksonville Jaguars e iniciar una nueva etapa en el mundo profesional de la NFL. 

 

 

SU SISTEMA DE JUEGO: SPREAD OFFENSE

Meyer hunde sus raíces futbolísticas en la spread offense, un sistema ofensivo que se basa en el uso del quarterback en formación shot gun o escopeta (es decir, en clara posición de lanzar), y obliga a la defensa rival a abrirse, ya que el ataque suele disponer de formaciones de tres, cuatro o -incluso. cinco receptores. Este sistema, en muchas ocasiones, se cimienta sobre un claro no-huddle (continuar la jugada sin comentarla para, así, no dar tiempo a la defensa rival de descansar o analizar los movimientos rivales). Asimismo, Meyer siempre le ha dado muchísima importancia al juego de carrera, con el claro objetivo de martirizar y generar incertidumbre en las zagas rivales. Todo ello conjugado con una clara read option, destinada a ejercer mucha presión en el front seven rival. 

Urban bebe sus fuentes ofensivas del entrenador Rich Rodriguez en su andadura en West Virginia. Antes de iniciar su etapa con Bowling Green, Meyer visitó los entrenamientos de Joe Tiller y Jim Chadney, en Purdue; Bill Snyder, en Kansas; John L. Smith y Scott Linehan, en Louisville; Randy Walker y Kevin Wilson, en Northwestern; o del propio Rodriguez. 

 

El futuro / theringer.com

 

Meyer tendrá a su disposición el número uno del próximo NFL Draft, lo que presupone que podrá seleccionar al mariscal de campo que lidere a la franquicia del norte de Florida. Es muy probable que la apuesta de Urban sea la del prospecto élite Trevor Lawrence. Gardner Minshew II es un jugador que se puede adaptar perfectamente al sistema ofensivo utilizado por Meyer. El running back James Robinson cumplirá a la perfección como una increíble amenaza por tierra. En la spread offense de Meyer, los receptores DJ Chark Jr., Laviska Shenault, Keelan Cole Sr., Dede Westbrook o Collin Johnson encajarán perfectamente. 

En la parcela defensiva, Meyer confía plenamente en Joe Cullen. Un entrenador con una amplia  y dilatada experiencia y un especialista en la posición de defensive line. Jacksonville dispone de una serie de jugadores defensivos con un potencial enorme (Myles Jack, Joe Schobert, Josh Allen, K’Lavon Chaisson o CJ Henderson), que pueden formar una defensa agresiva y muy férrea. 

Meyer se caracteriza por ser un gran gestor de vestuario (a pesar de los escándalos generados en los últimos años de su etapa en Gainesville), un espectacular motivador y un hombre que sabe trabajar magistralmente con jóvenes jugadores de mucho talento. Dispondrá del número uno general del próximo NFL Draft, de un CAP muy interesante y de un roster joven, harto talentoso y con un gran margen de mejora. 

 

 

RÉCORDS DE MEYER EN COLLEGE FOOTBALL

 

  • Se retiró como el tercer head coach en la historia del fútbol universitario con mayor número de victorias, solo por detrás de Knute Rockne y Frank Leahy. 
  • Su porcentaje de .785 de encuentros ganados en bowls games es el segundo de todos los tiempos (sus equipos tienen un récord de 11-3). 
  • Meyer ha conseguido 165 victorias en sus primeras 15 temporadas como entrenador, estando en disposición de ser el HC que más rápido alcance las 200 victorias. 
  • Urban es el único HC de la historia moderna en conseguir ser campeón del National Championship con equipos de dos conferencias diferentes. 
  • Meyer es el único entrenador que ha tenido cuatro rachas de 20 o más partidos consecutivos ganados (20 con Utah y Florida; 22, con los Gators; 25, con Florida y Ohio State; 23, con los Buckeyes). 

 

 

@EduVall82, representando a  @CoollegeFB – #CollegeNation

Un comentario sobre “Cooaches: Urban Meyer

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *