El necesario cambio de mentalidad

Josh McCown (Aaron Doster-USA TODAY Sports)

En plena resaca de Superbowl, salió a relucir una noticia importante de cara al futuro del equipo, bueno, más que la noticia, lo importante son las posibles lecturas que se pueden sacar de ella.

La noche del martes, los Cleveland Browns comunicaron el despido del  QB Josh McCown y del CB Tramon Williams. En principio, y si vemos el rendimiento de ambos jugadores la pasada temporada, era algo de esperar, pero no por esperado es menos importante.

Ambos jugadores superan holgadamente la treintena (McCown 37 y Williams 33) y contaban con unos jugosos contratos de cara a este año, más concretamente, ocupaban el 5º y 6º lugar entre los salarios más altos dentro de la plantilla. Entre los dos liberan algo más de 11 millones de dólares contra el cap, por lo que su despido, ha financiado la reciente renovación de Jaime Collins.

Además de lo ya comentado, estas dos contrataciones, pertenecen a los últimos coletazos del anterior general manager, Ray Farmer, un ejemplo de ineptitud total en el trabajo. De hecho, incluso haciéndolo mal a posta, es difícil tener peores resultados. Junto a Williams y McCown, algunas otras contrataciones en FA de Farmer, fueron nombres como Dwayne Bowe, Brian Hartline, Donte Whitner, Randy Starks, Miles Austin o Ben Tate entre otros, todos estos con un corto e intrascendente recorrido con el equipo. Pero como toda regla tiene su excepción, también contrato a Karlos Dansby, que lo hizo bien lo poco que estuvo en el equipo, y Andrew Hawkins, que sigue aquí siendo un jugador referencia en el vestuario.

Tramon Williams (Jason Miller/ Getty images)

El año pasado, en el primer año del proyecto del equipo formado por Hue Jackson y los “Hardvard Boys” (Sashi Brown, Paul DePodesta y Andrew Berry), se fue muy poco agresivo en la agencia libre, quizá más pensando en sacar a todo aquel con el que no se contara, que en reforzar el equipo. Además, pienso que querían crear una base a partir de las 14 elecciones que se hicieron en el draft.

Ahora, un año después, y con muchísimo dinero disponible, ya no hay excusas para no ser agresivo en la agencia libre y contratar al menos cuatro jugadores titulares importantes. Y voy más allá, sería imperdonable no salir con una defensa muy potente viendo como está estructurada la próxima agencia libre y el posterior draft.

Si bien, las declaraciones del flamante nuevo defensive coordinator, Gregg Williams, hablando de que habrá agresividad a la hora de contratar jugadores en la agencia libre, nos hacen ilusionarnos, no levantamos los pies del suelo, a sabiendas que es difícil traer jugadores consagrados a Cleveland. Normalmente, este tipo de jugadores, cuando vienen aquí, es ya cerca de su retiro y firmando un contratazo. Y ahí, es donde nuestros entrenadores, sobre todo Jackson y Williams, tienen que convencer a jugadores top de que aquí se está formando un proyecto importante que será bueno para sus carreras.

Porque amigos, por muy grande que la tengas (la bolsa de dinero), hay que saber usarla.

GO BROWNS!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.