Una de Cal y otra de Rams: Derrota en la RGIII Bowl.

Washington contra Los Ángeles. Redskins contra Rams. Gruden contra McVay.

Y todo, absolutamente todo, se decantó hacia los capitolinos.

Pero como lo importante para nosotros, los aficionados de los Rams, es nuestro equipo, voy a hablar únicamente de ellos.

Como perdimos, lo primero las malas noticias, las malas sensaciones.

La defensa salió con una caraja impresionante, concedimos más de 160 yardas de carrera en la primera parte, fallando placajes y siendo incapaces de llegar al QB y al RB, no pudiendo desengancharnos de los bloqueos… Concedimos dos touchdowns de carrera a Chris Thompson, uno de los RB de Washington (uno de ellos de más de 60 yardas). Robert Kelley corrió como quiso frente a nuestra defensa hasta su lesión (que bendita fue) consiguiendo 78 yardas en 12 carreras y creando un destrozo.

Tras la segunda parte la sangría paró, en parte por la baja de Kelley y por los ajustes de la defensa, reduciendo a menos de 80 yardas las que concedimos de esta forma.

Fueron 229 yardas de carrera totales las concedidas por los Rams pero lo más escalofriante es que 179 de ellas fueron antes de tener contacto con el jugador (y eso hay que arreglarlo porque este TNF nos llega Hyde y los 49ers y ellos van a correr y mucho).

La defensa contra el pase estuvo bien aunque en el drive final se mostró blanda (que durante ese mismo drive se lesionasen Trumaine Johnson y Maurice Alexander contribuyó a la consecución del touchdown por parte de los Redskins que les auparía a la victoria).

Las penalizaciones. Fueron una sangría constante, en Special Teams, ataque y en menor medida, defensa. Los ST fastidiaron varios retornos (uno que llegamos a la 38 y los referees se hicieron un lío con lo que pitaron y acabaron los Rams iniciando en su yarda 2). Robert Woods se cargó un drive en el que los Rams podían haberse puesto por delante en el último cuarto pero dos penalizaciones (y un drop en 3&goal muy fácil) que contribuyeron a la derrota de forma notoria.

El cuerpo de linebackers (en especial Mark Barron y Alec Ogletree) estuvo horrendo, sobre todo parando la carrera. Cada vez que los Redskins querían correr en la primera mitad, corrían, avanzando casi a primer down por carrera.

¿Notas positivas? Las hubo.

LA JUGADA. Made in Coach Bones. Fake Punt de Hekker que pasa el balón a Reynolds que avanza hasta más allá de la yarda 20 de Washington.

Gerald Everett. El joven Tight End demostró ser un puñal, atrapó tres pases para 97 yardas, incluyendo una gran jugada de 69 yardas (que a mi parecer si no llega a girarse a mirar a los rivales hubiese podido llevar el balón hasta la End Zone) que a la postre acabó siendo un touchdown de Todd Gurley.

Jared Goff. Como en el partido anterior jugó de forma correcta, más de 220 yardas de pase y una intercepción, que selló la victoria de Washington en un buen partido del joven jugador. McVay reconoció que, al igual que los jugadores, los entrenadores cometen errores y seguramente la jugada que llevó a la intercepción no era la indicada para ese momento del partido (después del two minute warning y perdiendo de 7, teniendo que llegar a la End Zone)

Cooper Kupp y Sammy Watkins. Los faros del ataque de juego de pase. El primero, rookie, es el puerto seguro de Goff (no hay más que ver que la intercepción iba hacia él y porque el defensa acaba saltando la ruta que si no…). Watkins es un receptor estrella que puede ganar los balones divididos. Su papel este partido ha sido más secundario pero Josh Norman, un CB élite de la liga, estaba siempre emparejado con él (salvo algunos terceros downs que se emparejó con Kupp).

(Y sí, soy fan del comentario al GIF de Mike Renner).

(Si este catch de Kupp no es el catch de la jornada o está cerca de serlo… Yo no sé qué más queréis. Aquí se ve cómo está cambiando la actitud en los Rams, el año pasado con Austin, Britt y compañía hubiese sido intercepción y ahora…)

Todd Gurley. El hombre del partido. Consiguió 136 yardas totales, entre carrera y pase. Tuvo un fumble que fuimos incapaces de recuperar (y otro que sí pudimos) y que propició una anotación de los Redskins pero a partir de ahí estuvo excelso. Volvió a parecerse al de su primer año, quedándose cerca de las 100 yardas de carrera. Anotó dos touchdowns, uno de carrera y otro de pase. Dribló y esquivó defensores, pero también los saltó. Consiguió recordarnos a ese joven RB salido desde la universidad de Georgia que nos encandiló a todos en su primera temporada con varias carreras largas.

 

Y hasta aquí mis conclusiones sobre el equipo en esta Week 2. La próxima jugaremos en el Thursday Night Football frente a nuestros míticos rivales los San Francisco 49ers (y será Color Rush).

Pedro Tofé para @RamsSpain

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.