Un felino poco peligroso

Un felino poco peligroso. Eso es lo que esta pasando con los Jaguars. Una temporada más con récord negativo (6 – 10, 4os en la AFC Sur), y desterrando cualquier atisbo de ilusión en sus aficionados. En las siguientes líneas os ofrezco, una vez terminada la competición, mi visión de lo ocurrido esta temporada con los Jacksonville Jaguars y algo de lo que se puede esperar en el próximo año.

La temporada comenzaba de manera esperanzadora en Duval. La franquicia había dejado atrás la era Bortles y se había hecho con los servicios de un MVP de Super Bowl, Nick Foles.

El no haberse desprendido del trío Marrone-Coghlin-Caldwell bajaba un poco la moral pero un draft bastante aceptable compensaba.

Rápidamente los problemas empezaron a aparecer y en pocas semanas Foles se lesionaba frente a los recientes campeones de la Super Bowl, Kansas City Chiefs, y Jalen Ramsey se borraba del equipo de la peor manera posible.

Douglas DeFelice-USA TODAY Sports

 

Los culpables

A continuación me gustaría hablar de unos cuantos nombres propios que han ido determinando lo que ha sido la temporada 100 de la NFL para la franquicia de Florida*:

Gardner Minshew: 3.271 Yds para 21 TD y 6 INT. Nombrado hasta en 7 ocasiones Pepsi Rookie of the Week se ha coronado sin duda como el rey del equipo esta temporada. Y no solo por su buen hacer en el verde. La afición está entregada a él y tiene a todos los seguidores de éste deporte pendientes de sus andanzas.

D. J. Chark: En su segundo año como profesional se ha convertido en el WR1 indiscutible (1.008 Yds, 8 TD). Ha conseguido asistir a su primera Pro Bowl y la dupla con Chris Conley (775 Yds, 5 TD), al menos, pinta muy divertida.

Josh Lambo: Todo lo que ha pateado esta temporada ha ido entre palos salvo un extrapoint. Sin duda uno de los hombres claves de la plantilla sacando las castañas del fuego cuando más falta ha hecho.

Josh Allen: Primera temporada en la máxima competición y primera aparición en la Pro Bowl. Sin duda el recambio perfecto ante la posible marcha de Yannick Ngakue. Ha liderado el equipo en sacks (10.5) consiguiendo hasta en 23 ocasiones impactar contra el QB.

Calais Campbell: The Major sigue siendo The Major. Otra temporada de Pro Bowl para él (56 tackles, 6.5 sacks). Además ha conseguido ganar esta temporada el prestigioso Walter Payton Man of the Year Award.

Leonard Fournette: Más del 30% de las jugadas de ataque del equipo pasaron por sus manos (1.152 Yds y 3 TD por tierra más 522 Yds recibiendo). Si bien la temporada comenzaba de perlas para él, entrando en los primeros puestos del ranking entre running backs de la AFC, la falta de llegada a la zona de anotación en red zone ha supuesto que no haya sido una temporada tan brillante como parecía al comenzar la misma.

Nick Foles: Cuando pudo volver de su lesión apenas encontró el ritmo. Jugó como si de una pretemporada se tratase y tuvo que ser sentado de nuevo ante la incapacidad de generar peligro. 4 partidos, 4 derrotas, 736 Yds, 3 TD, 2 INT y 2 fumbles.

Jalen Ramsey: Tildar a Ramsey como uno de los culpables de los resultados de la franquicia este año resulta un poco egoísta. Pero bien es cierto que Jacksonville no ha sabido tapar el hueco que dejó en la secundaria. Para muchos uno de los mejores CB de la liga tuvo una serie de problemas con el entrenador, estando incluso a punto de llegar a las manos, que le hicieron salir rápido con destino Los Angeles Rams.

Doug Marrone: Sin duda, el principal culpable de la situación del equipo este año. Cuando hace unos meses el dueño de la franquicia, Shahid Khan, sacaba un comunicado apoyando al entrenador y dándole continuidad al menos un año más, a los seguidores se les cayó el alma a los pies. En todas las quinielas aparecía como uno de los candidatos a sufrir la purga del Black Monday y no fue así. Marrone carece de ideas y de capacidad de reacción cuando las cosas comienzan a ponerse feas en el campo.

Tom Coughlin: Uno de los creadores de la franquicia deja para siempre la misma. Bien es cierto que los aficionados le deben mucho a este señor pero su salida era un poco deseada (nótese la ironía). Cuando un equipo no funciona en diversos puntos del mismo la cabeza que guía todo tiene que ser cortada.

John DeFilippo: El experimento no ha funcionado. Unir a DeFilippo y a Foles no ha salido como todos los aficionados de los Jags esperaban. Tanto es así que ya ha sido apartado del equipo; decisión que algunos entienden como la confirmación de Minshew como QB1 para la siguiente campaña. Su puesto como OC ha sido ocupado por Jay Gruden que vuelve a las labores de coordinador ofensivo tras su periplo por Redskins. No es una adquisición muy de mi gusto pero bien es cierto que era el mejor nombre de los que sonaban para la plaza vacante.

Puntos a tener en cuenta

Esta temporada en Jacksonville se ha competido sin fondo de armario y eso, a pesar de ser una liga de corta duración, es un handicap como la copa de un pino. Otro pin para la chaqueta del trío de marras.

Las lesiones tampoco han respetado al, ya de por sí limitado, roster del equipo. 2 posiciones son las que han sufrido más. En concreto Linebacker y Tight End. D. J. Alexander, Najee Goode, Myles Jack, Jake Ryan y Quincy Williams en los primeros y James O’Shaughnessy, Josh Oliver, Geoff Swaim entre los segundos. Todos ellos han sufrido lesiones en diferentes momentos de la temporada que les ha hecho tener que dejar de competir en la misma. A estos nombres se unen otros muy importantes como Marcell Dareus (DT),  Marqise Lee (WR), Lerentee McCray (DE) o Brandon Thomas (G).

Problemas para parar la carrera que van más allá de números y estadísticas y que hacen desconfiar a una franquicia entera. De la poderosa defensa que deslumbró a la NFL hace unos años sólo quedan rescoldos.

A mi parecer, las opciones de llegar a enero jugando se esfumaron el 3 de noviembre en el partido de Wembley donde unos rivales directos, Texans, les endosaron un 3 – 26. A partir de ese momento nada funcionó y poco a poco los Jaguars fueron cayendo hasta conseguir ocupar el noveno puesto de elección en el próximo draft.

 

The Athletic

 

El futuro próximo

Lo que nos espera a los aficionados de JAX para el próximo año es difícil de catalogar. Se sigue manteniendo gran parte del staff con Doug Marrone al frente y Todd Wash como coordinador defensivo. El puesto de GM sigue en manos de Dave Caldwell y la novedad de contar con Jay Gruden como coordinador ofensivo aún tiene que pasar la prueba de fuego.

La situación con Yannick Ngakoue está pasando de ser un poco preocupante a ser insostenible. El jugador, uno de los pilares básicos de la defensa en los últimos años, lleva pidiendo una subida en su contrato un par de años ante la negativa de la franquicia. No sería para nada raro que ante esta situación acabase tirando la toalla y marcándose un Ramsey dejando un hueco considerable en las filas defensivas.

En abril llegará el draft y Jacksonville cuenta con 2 primeras rondas (picks 9 y 20). Las necesidades parecen orientarse en torno a safety, cornerback, línea ofensiva, linebacker o línea defensiva. En la agencia libre parece que los Jaguars también tendrán que moverse.

La titularidad en los mandos del ataque aún no está clara. Si bien Jaguars le pagan un pastizal a Nick Foles, también han encontrado una posible mina de oro en el tipo del bigote (Gardner Minshew) que tiene encandilados a los aficionados. ¿Se buscará una pronta salida para Nick Foles?

El reto que le espera a Jacksonville el próximo año es fácil de explicar y, a su vez, muy difícil de conseguir. Necesitan ser competitivos en su división. Es imposible entrar en playoffs si ni siquiera puedes competir de tú a tú contra Colts, Texans y Titans.

¿Serán capaces de conseguirlo? La base está pero, sin una revolución en los banquillos, dudo mucho que en el próximo año se pueda marcar una diferencia considerable.

 

Duval till we die.

Myles Jack wasn’t down.

Loren Hervás.

 

* Estadísticas individuales obtenidas de Pro Football Reference.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *