Un toque más español a la NFL

En primer lugar, la lógica me obliga a empezar hablando de este nuestro gran proyecto. Como ya se dijo, todo empezó con nuestro compañero de PanthersSpain contactándonos a unos cuantos para presentar la idea. Debo reconocer que se ha organizado todo esto de una manera bastante rápida y eficiente, cada uno aceptando su papel, echando una mano para ampliar redes sociales… el caso es que todo pinta bastante bien y contamos con gente trabajadora que puede sacar oro de aquí.

Pero vaya, vayamos a lo mío.

Creo que no hay mejor manera (o más simplista, según como se mire) de empezar a relacionar los conceptos ‘España’, ‘Football’, ‘NFL’ y ‘Steelers’ -sobre todo el 1º y el 4º- que hablando de nuestro único «representante» allí: No hablamos sino de Alejandro Villanueva, tackle ofensivo del equipo de Pennsylvania.

 

Éste pedazo de portento físico de 2,06 metros y casi 150 kilos nació en una base militar norteamericana, situada en Mississippi, al ser hijo de un oficial de la Armada Española destinado allí por aquella época. Su padre procede de Bilbao, de ahí podemos olernos en primer lugar de dónde vienen sus mejillas sonrosadas tan del norte de España, y sobre todo de dónde pueden proceder semejantes condiciones, con el clásico físico de los que de un guantazo te cambian de ciudad cual vulgar Chargers.

 

Pasó su infancia entre USA, España y Bélgica, destacando en nuestro país en rugby y baloncesto -no en vano llegó a militar en las filas del Estudiantes- y decantándose finalmente por el fútbol americano en su estancia en Bélgica.

 

Aquí llega cuando empezamos a «perderlo», pues como ya hiciese antes su mejor amigo, Alejandro decidió que era un buen momento para irse a repartir Democracia por determinados países e ingresó en la imponente, dura y famosa academia de West Point. Si, si, la de las pelis, de donde salen todos éstos tipos duros, con una terrible capacidad de
liderazgo y que te podrían arrastrar un Apache averiado como si de un cornerback enemigo se tratase.

‘Ali’, como allí lo llaman, pasó los dos años reglamentarios sirviendo en Afganistán, a pesar de que más de un equipo tratase de evitarlo al considerarlo una buena opción de futuro. Y no le fue mal en absoluto: Una estrella de Bronce, entre otras muchas condecoraciones, avalan su exitoso servicio como militar, y por cosas como estas Alejandro es considerado en la actualidad un héroe de guerra y una especie de celebridad en el país donde el heroísmo en la guerra y la celebridad suelen ir bastante de la mano, protagonizando incluso un anuncio de la USAA como un ejemplo a seguir del Ejército norteamericano.

 

Volviendo al fútbol (que no me gusta a mí ni nada tema militar y tal), Villanueva tanteó un par de training camps de NFL entre viaje y viaje al Medio Oriente, y una vez acabó su servicio firmó un contrato con los Eagles. Su pretemporada no terminó de convencer y fue cortado antes de que empezase lo serio, pero el jugador que por aquel entonces se desempeñaba como defensive end llamó la atención de nuestro coach Mike Tomlin en un partido de pretemporada y fue reclutado por los Steelers para el equipo de reservas-prácticas.

 

Trabajo duro y sacrificio es lo que ha caracterizado a este chico desde siempre, y esto mismo dio sus frutos de manera que su físico y habilidades fueron trabajados los suficiente para que finalmente el cuerpo técnico de los de Pittsburgh decidiese incluirlo en el primer equipo como tackle ofensivo. Con ese cuerpo y características, ¿quién podría ser un mejor escudero para Big Ben que él?

 

El resto, pues es historia. Ha ido ganando protagonismo progresivamente hasta llegar a hacerse una temporada muy top, como lo ha sido ésta última, siendo una pieza cuanto menos importante en el sistema ofensivo de los Steelers, trabajando como ninguno en la línea ofensiva y repartiendo los mamporros suficientes para mantener a salvo a Bell y
Roethlisberger.

 

El futuro no pinta mal para éste chico, a pesar de su llamémoslo «avanzada» edad para ser casi un rookie, e incuso su hermano Ignacio (Iñaki) Villanueva, reconocido jugador de rugby en España, ha estado los últimos meses probando con distintos equipos NFL para incorporarse a sus filas -entre ellos los Steelers-. El camino de Iñaki pinta, por qué no decirlo, bastante más complicado que el de su hermano, pero como se suele decir, soñar es gratis. Y estamos hablando del país del Sueño americano. ¿Dos hermanos españoles en la NFL? Quizá.

 

Vaya, pues con todo esto me he perdido el Seahawks-Falcons. Está claro que por culpa de Boswell… ¡dónde va a parar!

‘Steelers Spain’ https://twitter.com/steelers_esp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.