Tom Brady y las cinco etapas del duelo

Tom Brady anunciaba por redes sociales el día 17 que dejaba el equipo que lo drafteo hace 21 años. Anunciaba que cambiaba la franquicia y los actores (Bill Belichick y Robert Kraft) con los que conjuntamente habían logrado la mayor etapa de éxitos del fútbol americano y una de las uniones más productivas y longevas del deporte profesional

 

Antecedentes

El lunes noche, Robert Kraft se dirigía hacia la casa de Tom Brady tras recibir una llamada de éste. El aseguraría posteriormente que era para cerrar los huecos entre lo ofrecido por Belichick y lo deseado por Brady. Al haberse mantenido al margen de las negociaciones, Robert Kraft aún se asombró mucho más tras comprobar que la realidad era que Tom Brady le había llamado para explicarle en primera persona su decisión de dejar el equipo, tras 20 años.

Tom Brady decidía abandonar el equipo sin ni siquiera negociar con Patriots. Robert Kraft aseguraba que el contrato que tenía comprometido con Bucs era asumible por New England. Nunca fue cuestión de dinero. Fue todo lo demás. Se ha filtrado también que New England esperaba las pretensiones económicas de Brady para firmar un contrato. Esta petición nunca llegó. Probablemente la relación ya está lo suficientemente “deteriorada” como para acabar rompiendo la relación deportiva más exitosa de la historia. os recomiendo la lectura: Tom Curran en NBC Sports Boston Las interioridades de la salida de Tom Brady

Debemos remontarnos al verano de 2014. En la combine, Belichick es preguntado por Jimmy Garoppolo. 49ers tras la contratación de Sanahan necesitaba un QB franquicia para el equipo. La respuesta de Belichick fue que era intransferible, a lo que el GM de 49ers preguntó por Tom Brady. Probablemente Belichick en aquel momento no lo tomó en serio. Y mucho mas esperando cubrir con Garoppolo los primeros cuatro partidos, en los que Tom Brady debía cumplir la sanción por el “Deflategate”. Tras todo aquello y lo que demostró Garoppolo en partido y medio Belichick debió pensar que debía decidir entre uno de los dos. Y la decisión fue por el futuro y no por la estrella. Como Belichick siempre hace.

 

Belichick y Robert Kraft via NBC sports Boston

 

 

Esta decisión que finalmente fue parada por el propio Robert Kraft fue el principio del fin de una relación que ya tenía la desconfianza sembrada en ambas partes. 

Nos cuenta de una manera sublime Jeff Howe en The Ahtletic«Los detalles del nuevo contrato y como fue la negociación con Patriots» como Tom Brady rechazó el año pasado un contrato de 2 años por 53M$, sin incentivos, pero sin saber el garantizado nos hace pensar que esta fue la razón de él porque fue rechazado. En este ambiente la negociación del año pasado probablemente fuera la gota que colmaría el vaso de Tom Brady. No encontraba la suficiente cantidad garantizada que él pretendía y creía merecerse.

Sin embargo tomó 8M$ de incremento salarial y probar la agencia libre al año siguiente. Aunque parecía haber casi media docena de equipos pretendiendole solamente dos parece que apostaron por él hasta el final: Tampa Bay Buccaneers y LA Chargers

 

Etapa de la negación

El lunes noche o martes temprano, depende de la parte del globo en la que viváis, nos encontrábamos un mensaje críptico que aunque parecía de añoranza y recuerdos del equipo, la mayoría de aficionados de Patriots entendimos que era anunciando quedarse en el equipo. Debimos leer aquella famosa frase unas tres veces antes de entender la realidad. “… es el tiempo para mi de abrir una nueva etapa en mi vida y mi carrera”

 

 

No puede ser, lo estamos entendiendo mal … La mayoría de nosotros, confinados en casa, con esta sensación de que algo está sucediendo muy grave, recibir esta noticia. Es demasiado. Solo nos quedaba pensar que era todo un mal sueño.

Pero los vídeos de los mejores momentos de Brady con New England empezaban a sucederse. No puede ser que ésto que debíamos estar esperando hace años, considerando que la edad del jugador era de 42 años, sin embargo no estábamos preparados. ¿quién está preparado para perder al mejor jugador de la historia que juega en tu equipo? ¿Quién está preparado para que ademas se vaya y no termine con honores su carrera en el sitio que le vio triunfar?

Nadie, Nadie, Nadie. No puede ser.

 

Etapa de la Ira

Tras esta primera noche, negando la realidad evidente, el aficionado de New England empezó a sufrir la segunda de las etapas del duelo. La búsqueda de culpables, las críticas al equipo con el que firmaría en las siguientes horas y las críticas a una decisión que no se entendía.

 

Fuente: AP Press

 

Brady probablemente había decidido su futuro simplemente basándose en quien demostraría suficiente interés. Y Tampa ganó de calle. New England no tenía ya esa intensidad de una relación aún temprana. Era más un matrimonio acostumbrado el uno al otro que carece de muchas demostraciones de cariño. Y Tampa llegó a llenar este vacío.

El aficionado de Patriots continúa sin entenderlo pero empieza a focalizar su dolor hacia el exterior, culpando a cada actor y criticando a los Bucs como un equipo menos digno que New England.

 

Etapa de la negociación

Esta fase que consiste en la fantasía de revertir el proceso. En esta fase apelas a lo superior para que cambie la situación y acabe con este dolor que no eres capaz de resistir. En los negocios no hay nada superior al que apelar. No hay Dios en los negocios. El propio $ es el señor todopoderoso y el dinero había hablado. 50 millones garantizados en dos años con 9M$ extras con incentivos.

New England probablemente podría haber llegado como decía Robert Kraft. Pero es seguro que estaba por encima de lo que Belichick quería firmar. El contrato de Brees es la referencia en la que Brady se mira al espejo. Y Brees había firmado 50 millones. Nunca fue el dinero, fue el garantizado como símil de la confianza. Y Belichick no tiene sentimientos. Esa parte bondadosa ya hablamos que era la de Dante Scarneccia. No pidamos a Belichick nada más que equipo y dinero. 

Si el comunicado de despedida se lo hubiera dicho cara a cara, desde el corazón y mirando a Brady a los ojos no se habría ido. Pero Belichick no es así.

 

Etapa de la depresión

Bill Belichick cuentan que se sorprendió, algo, tras recibir la llamada de Brady anunciando su salida. Pero estoy convencido que Bill tenía el plan B ya en la cabeza. La situación estaba degradada lo suficiente como para saber que no estaba 100% seguro la continuidad de Tom Brady. Y así entiendo la manera de hacer equipo de Bill.

Pero el aficionado de Patriots no está así. Pensando en hacer (que no reconstruir) el equipo para la temporada 2020. El aficionado entra en estos días en la cuarta etapa del duelo: “depresión”. Se baja a los infiernos y se regodea en esa situación. Evidentemente la salida de jugadores principales del año pasado colabora en hundir más la moral del aficionado.

Van Noy, Shelton, Collins, etc, etc. Muchos jugadores importantes se van. El aficionado puede pensar que el equipo, la dinastía ha acabado. La depresión se cierne sobre las huestes patriotas.

Os entiendo pero creo humildemente que os equivocáis. Belichick actúa cada año así. Las figuras no son pagadas, en su gran mayoría, linea ofensiva, Hightower, Devin McCourty o Gilmore. No mucho más. New England no sobrepaga salvo a los referentes de la cultura del equipo en ese vestuario. Hemos visto irse a Trent Brown, Chandler Jones o Trey Flowers. Esto sucede cada año. Los buenos equipos tienen problemas para mantener a sus jugadores top, porque han estado en todos los highlights y tienen más mercado.

Y tras la pérdida de cada año, Belichick apela a la clase media, con contratos moderados y gran ética de trabajo. Beau Allen o David Phillips por ejemplo. Y luego los entrena y les exige lo máximo. Los hace mejores jugadores, si se dejan, y aportan mucho más al equipo de lo que se podía esperar. Porque este deporte va de hacer equipo, de hacer un conjunto, por encima incluso de las estrellas. 

 

Aceptación

Tras acabar de entender con las contrataciones que Bill Belichick está haciendo y cómo se hace equipo, algunos empezamos a mirar el futuro. a mirarlo con confianza. Con la tranquilidad de saber que este futuro está en las manos de Belichick. El mejor entrenador de este deporte y el mejor gestor de plantillas.

 

photo by Maddie Meyer/Getty Images

 

 

Y la depresión por la pérdida de tu QB se transforma en las conversaciones de cuñados, o de café sobre quién va a jugar como tu QB titular en el primer partido de la temporada 2020. Y aquí quiero volver al principio. Belichick tiene un plan. Podía prever la pérdida de Brady y no deja detalles sin controlar. La gestión de hasta el más mínimo detalle es la característica principal. Y para mi con esta información mi unica opinion es que la apuesta es por Jarret Stidham.

Él es el futuro de New England. Pero aquí seamos justos. No cometamos el error de la sustitución de Gronkowski. Nadie va a venir y va a ser Tom Brady igual que no hay un Gronkowski 2.0. Son ambos los mejores de la historia, uno absoluto y otro de su posición. Futuros salón de la fama a la primera. Así que no hagamos la comparación fácil. Stidham debe escribir su futuro conjuntamente con el de la franquicia. Pero ese libro no será el de Tom Brady, será el de Jarret Stidham.

Y un último punto antes de terminar. Tengo realmente una enorme curiosidad malsana por ver un equipo de Patriots sin Brady. Y me explico. Quiero ver a Belichick y McDaniels sacando lo mejor de esta plantilla que vamos a tener este año y demostrar, en el culmen de su carrera deportiva, como son capaces de ganar y ganar sin Brady.

Mucha curiosidad por que ver la temporada 2020 de New England

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *