Después de la tempestad, llegan los playoffs

Los Raiders hacen lo inimaginable después de haber sufrido una de las temporadas más tumultuosas para una franquicia. Después Después Después Después Después Después 

Si te dicen al inicio de la temporada que los Raiders iban a jugar más allá de las 18 semanas de la liga, probablemente lo creerías al ver los movimientos de la off season.

Pero, viendo el contexto en el que se desenvolvió el personal, no les pronosticas ni 6 victorias. Después Después Después Después Después Después Después Después Después 

 

 

Si tenían un panorama tan oscuro, ¿Cómo es que lograron sobreponerse a la adversidad?

No es una pregunta que tenga una respuesta clara realmente, pudo haber influido la suerte en cierto punto, la NFL no es una ciencia exacta, no hay fórmula para el éxito pero si podemos desmenuzar ciertos aspectos que lograron provocar un estado de resiliencia en el conjunto de las Vegas.

 

https://twitter.com/Raiders/status/1480418415001030656?t=s4A1GZSgTPT75g1VEiwfWA&s=19

 

 

Cohesión

Derek Carr no es del agrado de todos los fanáticos de la RaiderNation, pero es como Colin Cowherd lo nombró, «el pegamento de la franquicia», puedes criticar el hecho que no es lo suficientemente móvil, que se nubla si su receptor primario está bajo doble cobertura, que lanza muy fuerte o muy flotado sus pases, que no demuestra suficiente liderazgo en el campo, pero lo que sí hace es mantener una relación estrecha con cada uno de los jugadores del roster.

 

 

Con lo presenciado en la temporada, es de los pocos jugadores con sentido común del vestidor, no polémicas, no conflictos extra cancha, ¿es mucho pedir?, además de tener un gran ángel, que hace ser muy querido por sus compañeros. 

Ha aguantado mucho y ha pasado por todo lo peor posible en su carrera con los de negro y plata, de no haber pasado a playoffs, la nota sobre porque tenía que huir, correr despavorido de este lugar ya estaba bastante adelantada.

 

 

Tomar responsabilidad

Rich Bisaccia no será el head coach del año ni probablemente sea considerado para seguir al frente de la plantilla, pero debes aplaudir como le puso el pecho a las balas a todas y cada una de las acciones que ocurrieron en su entorno, sin siquiera ser el causante ni el responsable. 

Su primer labor fue dar la cara en una institución acéfala, habló de Gruden y lo hizo con total entereza, un mes después tiene que proceder con lo mismo en el incidente fatal de Ruggs para después ver como salia a la luz un video de Damon Arnette exhibiéndose con armas, ambos terminaron cortados por obvias razones y para colocar la guinda en el pastel, llega el novato Hobbs a casi cometer el mismo error del ex receptor.

 

 

Las circunstancias hacían parecer que lo que pasaba en el campo era peccata minuta y en efecto, eso se sentía, las llamadas eran obvias y predecibles a la ofensiva, que hacían cansar a la defensa que por ende, tendía a doblarse en el momento crítico.

Aún lo dicho, pudo salir adelante ajustando el play calling, haciendo del ataque un equipo simplemente pragmático que cometía pocos errores.

Mucho se le criticó en estas líneas sobre su falta de ambición al buscar puntos pero esto le dio dividendos al final de la temporada regular, los goles de campo alcanzaron para afianzarse con la victoria en todas y cada una de las últimas 5.

 

Bisaccia / raiderramble.com

 

Clutch

Los Raiders podrían ser malos en la mayor parte del encuentro, lograban desesperar hasta al ser humano más paciente, pero cuando se necesitaba que alguien produjera un milagro en los momentos más álgidos, se alzaba algún héroe. 

De pronto una plantilla con poco talento se rodeo de jugadores de situaciones críticas, si requeridas un sack que frenara el momentum del rival, ahí estaban Crosby, Yannick, Thomas o Jefferson. 

 

 

Si después de haber permitido 130 Yardas terrestres del rival necesitabas un placaje para detener en seco al corredor y darle una última oportunidad a la ofensiva, ahí aparecía Perryman o Abram

 

 

40 segundos restantes en el reloj, necesitas solo 3 puntos para ganar,  estás en territorio propio y la adrenalina se apodera de ti, en esos escenarios era donde figuraba Hunter Renfrow e incluso Zay Jones que ha dado un subidón a su nivel de manera drástica. 

 

 

La línea ofensiva pudo hacer holdings, salidas en falso y demás errores en los 4 cuartos, pero en esos segundos de agonía, esta iba a permitirle a Carr darle la seguridad necesaria para que lanzara el ovoide a su objetivo. 

Mención aparte Andre James, que comenzó de manera nefasta la temporada para terminar por ser uno de los mejores centers de la liga. 

 

 

 

 

La dulce recompensa

Mientras varios fanáticos ya estábamos resignados a otra decepción, el grupo luchó por dignidad, Divine Deablo salió a criticarlos, comentaba lo decepcionado que estaba al ver como sus compañeros solo llegaban a entrenar con cierto desgano, desde ese día se notó un cambio en el emparrillado.

 

 

Ese trabajo hizo que afortunadamente nos callase la boca a los escépticos y fue una bocanada de tranquilidad el ver como varios elementos que hemos visto cargar con las críticas en su estancia desde California hasta Nevada, han por fin tomado un descanso de todo esto para sentir el grato pero efímero sabor de la victoria. 

 

 

 

Miguel Orozco

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.