¡¡Estamos en Playoffs!!

La ocasión merece escribir, ya a media semana con los niveles de euforia más bajos y algo ansiosos esperando el partido contra Dallas. Estamos Estamos Estamos Estamos Estamos 

Mientras esperamos, como ya no quedan uñas, vamos a explicar brevemente los diversos estados de ánimo que vivimos los aficionados la pasada noche de domingo en el partido contra los Rams. Estamos Estamos Estamos Estamos Estamos Estamos Estamos Estamos Estamos Estamos Estamos Estamos 

 

 

Antes de empezar el partido, los Rams nos generaban por un lado mucho respeto con un ataque mucho más peligroso con la llegada de Stafford, la locura de números del Kupp y los tres playmakers en defensa: Donald, Ramsey y Von Miller. Todo eso asustaba, pero había un factor que llamaba al optimismo: el duelo en los banquillos, Shanahan vs McVay, últimamente Shanahan tiene la medida cogida. Son dos de las mentes ofensivas actuales más brillantes en la NFL, dos estilos que nacen de la West Coast Offense de Bill Walsh, con el toque personal de Mike Shanahan (padre de Kyle Shanahan) que coincidió con Kyle y McVay en Washington donde les inculcó su pasión por el juego de carrera zonal (sobre todo exterior).

Parar esos pases a receptores que se mueven horizontalmente en el ataque que propone la West Coast de McVay era el objetivo principal de la defensa de los Niners, juntamente con no dejarles asentar la carrera. La carrera conseguimos pararla desde el primer minuto, no pudieron correr gracias a la enorme faena de nuestra DL. Parar su juego de pases costó algo más, la baja de K’waun Williams se notaba, nos ganaban muchos duelos individuales.

Pero el autentico desastre era en ataque, daba sensaciones de equipo muerto, sin alma y un Shanahan nervioso por qué no salía nada, la lesión del pulgar de Garoppolo hacía dudar de si su capacidad física estaba preparada para un partido así, dónde tuvo dos interceptaciones en la primera mitad.

El ultimo drive de la primera parte, culminado con un field goal, daba esperanzas poniendo el 17-3 y dejando el partido a dos anotaciones. Venía precedida de la celebración de McVay corriendo toda la banda para llegar a la end zone y celebrar con Higbee el que era el 16-0, imagen que dolió a los aficionados mineros. Esas esperanzas de mejora superaron todas las expectativas en la segunda parte.

 

McVay celebrando el 16-0 / ESPN.com

 

Los Saints iban ganando su duelo en Atlanta, significaba que solo nos valía ganar y sí no era así Shanahan tenía números para hacer cola junto a Fangio, Nagy, Zimmer, Judge y Flores en busca de nuevo destino. Había mucha presión y los dos más señalados en el primer tiempo se convirtieron en héroes, sí el deporte tiene una memoria muy corta y selectiva para lo bueno y lo malo.

La segunda parte fue una sinfonía en ataque, vimos la filosofía que casi nos hace tocar el cielo hace dos temporadas, juego de carrera excelente que nos proporcionaba 3os downs cortos dónde somos letales. Mitchell y el interior de la OL tuvieron un papel destacadísimo para lograrlo, después la magia cantada desde la banda y la excelente ejecución de Garoppolo hizo el resto, sin olvidar que la defensa siguió rayando a buen nivel y sus receptores no ganaban con tanta facilidad los duelos individuales.

El final todos lo sabemos, se acabaron las celebraciones por qué la batalla final acaba de empezar. La previa del próximo partido contra los Cowboys la podéis encontrar en formato video en el canal de Youtube de #TheSpanishBowl ¡no os la podéis perder!

Durante estos días han salido recuerdos históricos, datos curiosos y estadísticas que personalmente me han hecho subir el “hype y quería compartirlo con todos vosotros. El único problema es que sí ya estáis ansiosos y nerviosos, lo estaréis un poco más, lo siento por las personas que conviven con vosotros, espero que a nadie lo echen de casa.

 

The Catch

Esta semana se cumplen 40 años, las redes sociales están llenas de menciones, recuerdos de uno de los momentos más icónicos de toda la NFL, pero paremos a pensar lo que significó para San Francisco.

Enero del 1982, veníamos de conseguir ser el mejor equipo en la liga regular, después de eliminar a Giants en la ronda divisional, llegábamos la final de conferencia por primera vez en la historia, delante teníamos un rival histórico, los todo poderosos Dallas Cowboys, franquicia que buscaba su 6ª final en 16 años de formato actual Super Bowl.

Nos ponemos en situación, 10 de enero de 1982, antiguo y añorado Candlestick Park, los 49ers pierden por 6 puntos pero tenemos el balón y con él esperanzas, el campo ruge y lleva en volandas al equipo a la zona roja a los mandos de un joven QB que en su 3ª temporada lleva al equipo a su primera final de conferencia, seguro que sonará, un tal Joe Montana.

Empieza el snap Montana sale del pocket horizontalmente a su derecha con la mirada firme observando que pasa delante, el receptor Dwight Clark se cruza por delante la defensa de derecha a izquierda para frenar a media carrera y cambiar de dirección… El resto es historia de la franquicia.

 

Espectacular imagen “The Catch” / 49ers.com

 

 Tony Romo

Pensareis el por qué nombró a un histórico QB de Dallas para animar a la parroquia Niner, no tiene sentido. Sí lo tiene, Tony Romo será el analista de la televisión americana para el partido, para los que no lo conozcáis es muy bueno.

La cosa no va por ahí, ¿sabéis cual es la Universidad de procedencia de RomoEastern Illinois, os quedareis igual, pero ¿sabéis quien proviene de la misma? Exacto Garoppolo, son dos jugadores, cada uno a su manera, con un gran liderazgo y mucho peso para sus compañeros.

Esperemos que Romo nos dé suerte al ex de Eastern Illinois y no a sus amados Cowboys, recordar también que Romo es californiano, nos dará suerte.

 

Tony Romo es imagen de una conocida cerveza y estas playas no están en Dallas / Ispot.tv

 

Los números

En global la serie de enfrentamientos entre 49ers y Cowboys está muy igualados, 19-17-1 para los vaqueros, más preocupante es si sólo contamos enfrentamientos en playoff dónde vamos perdiendo 5-2, pero al final con los números se conforma el que quiere y los aficionados de los 49ers ponemos énfasis en que las dos victorias nos llevaron a alzar el trofeo Lombardi, uno fue el comentado anteriormente (The Catch) ese partido llevó al primer trofeo de campeones y la segunda victoria, con Young a los mandos, fue en la temporada 1994 que dio paso a la 5ª y último Lombardi en nuestras vitrinas. Ellos ganaron la Super Bowl de la temporada 1995 que también ha sido su 5ª y última.

Desde finales de los 90 las dos franquicias han vivido un retroceso a nivel de resultados (de 1998 a 2021 no han coincidido el mismo año en playoffs). Si vamos a enfrentamientos más próximos, los últimos tres, eso sí, en temporada regular (entre 2016-2020) han sido victorias del equipo vaquero.

Este año los números que destacan son: los 15.5 sacks de Nick Bosa, los 13 sacks de Micah Parsons, las 1.405 yardas de recepción de Deebo Samuel o las 11 interceptaciones de Trevon Diggs (más que toda la plantilla de 49ers junta).

 

Al final las historias, anécdotas y los números son lo que son, no tienen influencia directa en el marcador final, por lo tanto, a seguir comiéndose las uñas y seguro que disfrutaremos de unos grandes Niners.

 

@Albert49ers

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.