¿Tiroteo en el O.K. Corral?

En un primer momento, había pensado en titular este artículo como “Me subo a la Corraleta”, pero a última hora he tenido un cambio súbito de parecer. Lo he encontrado carente del glamour necesario para abordar un tema de la envergadura de proponer invertir uno de los 3 picks de primera ronda disponibles por parte de los Eagles en el quarterback de los Rebels de Ole Miss, Matt Corral.

Antes de entrar en harina, que vaya por delante el siguiente disclaimer. Soy consciente de que desafortunadamente, sobre todo a este lado del Atlántico, hay personas esperando a que alguien hable de un quarterback para saltar a la yugular, cayendo en ocasiones en la descalificación personal. 

De hecho, esta posición es la que, debido a su relevancia en el juego, polariza en mayor medida la opinión de los aficionados en general. Así que me gustaría dejar claro que no es mi intención que nadie se sienta ofendido ni atacado, y que, al fin y al cabo, es sólo deporte.

Partiendo de esta base, el motivo principal de escribir estas líneas parte del podcast de @EaglesSpain. En el último programa de la pasada temporada, mientras los colaboradores planteaban sus elecciones para el Draft 2022, uno de los nombres que salió a la palestra fue el de Matthew Anthony Corral.

 

Matt Corral-titanswire.usatoday.com

 

 

Necesidades y Free Agency

Ya en el último artículo Jonathan Gannon se queda, ¿y ahora qué? – Spanish Bowl”, hablábamos del sistema propuesto por Jonathan Gannon, y de cómo se deben añadir piezas al esquema defensivo para convertirlo en un factor diferencial de cara a la temporada que viene. 

Howie Roseman parece que ha tomado buena cuenta de ello y, sin ir más lejos, en esta agencia libre se ha añadido el nombre de Hasson Reddick (outside linebacker de 27 años procedente de Carolina  Panthers), por tres años y 45 millones de dólares (30 de ellos garantizados). 

 

Hasson Reddick-philadelphiaeagles.com

 

Asimismo, se han materializado las vueltas de Derek Barnett y Fletcher Cox por tres y una temporada, respectivamente.  En resumen, parece que vamos por buen camino.

Ahora bien, siendo conscientes de que algunas de nuestras necesidades defensivas están siendo cubiertas, pasemos a prestar un poco de atención a la parcela ofensiva. El sentir general es que los Birds se encuentran algo carentes de armas para Jalen Hurts, por lo que muchos aficionados apuestan por utilizar dos de los tres primeros picks en jugadores defensivos, y el restante en un wide receiver.

Es innegable que esta estrategia tiene mucho sentido, especialmente teniendo en cuenta la profundidad de la clase este año. Muy mal se tendría que dar para no poder escoger a alguno de los Wilson, Burks, London, Olave y compañía. 

Sin embargo, siendo realistas, ¿vamos a ser capaces de aprovecharlo? O, mejor dicho, ¿será capaz Hurts de sacar todo el partido posible a ese nuevo WR? Ciertamente, viendo a Devonta Smith esta temporada, creo que es lícito el tener ciertas dudas acerca de ello. 

 

 

En busca de algo diferente

Un gran QB puede hacer destacar a un wide receiver average, lo contrario es decididamente más improbable. ¿Qué le puede decir, por ejemplo, un buen quarteback a un chico blanquito de 6ft y 140lbs que se tiene que pelear con CBs que le sacan 15 kilos?

“Let’s Git-R-Done, Big boy. Just run like a house afire”

La traducción libre sería algo por el estilo:

“No te preocupes chaval, tú corre la ruta que yo me encargo de que te llegue el football”.

¿Os imagináis la situación inversa? A mí se me antoja complicado, la verdad.

Por otra parte, más de un analista defiende el hecho de mejorar el equipo lo máximo posible este año, y dejar para el próximo la elección del nuevo QB franquicia, cuando nombres como los de CJ Stroud, Bryce Young o Tyler van Dyke estén disponibles. Este último se podría calificar de apuesta personal, ya que tengo curiosidad de lo que puede conseguir esta temporada en los Canes con Mario Cristóbal de head coach.

 

Mario Cristóbal en su retorno con los Hurricanes-thespun.com

 

No obstante, es probable que haya que ofrecer bastante capital para posicionarse en los primeros puestos del Draft del año que viene, o incluso que sea imposible, ya que es muy probable que los equipos de la parte alta se encuentren en la misma situación de necesidad de un QB. Y no debemos olvidar que tampoco existe la garantía de éxito en este negocio.

Es por todo lo anterior que, después de darle algunas vueltas, la idea de seleccionar a un quarterback en primera ronda cada vez me resulta más atractiva. Pero, ¿quién debe ser “El Elegido”

No se puede negar que de entre los QBs de esta clase, los que tienen más hype en estos momentos son Kenny Pickett (Pitt), Malik Willis (Liberty) y Desmond Ridder (Cincinatti). Otros como Carson Strong (probablemente por dudas acerca de su estado físico y su movilidad), o nuestro protagonista de hoy, Matt Corral, parecen relegados a un segundo plano.

Esto puede ser incluso una ventaja desde el punto de vista de Philadelphia a la hora de seleccionarlo, ya que se puede buscar algún tipo de trade down con algún equipo como Kansas City, de forma que ellos consigan al wide receiver que buscan, y los Eagles puedan hacerse con Corral y algún pick de segunda ronda.

Si hablamos de Matt Corral, tengo que decir que lo que más me ha llamado la atención de él es que, si bien no es sobresale en ninguna faceta del juego en concreto, sí que se desenvuelve correctamente en todas y cada una de ellas. 

Conozcámoslo un poco mejor a continuación.

 

 

Presencia, aptitudes físicas y estadísticas básicas

Matt Corral es un junior de 6 pies (1,83m) y un peso de 200 libras (90 kg). Este año ha lanzado un total de 3.349 yardas con una media de 8.5 yardas por intento de pase (la segunda más baja de su carrera), y ha conseguido 20 touchdowns (11 de ellos de carrera) acompañados de 5 intercepciones.

El apartado donde estadísticamente ha experimentado su mayor mejoría ha sido el ratio (touchdown/intercepción), donde ha pasado de un (29/14) en 2020 al mencionado (20/5) la pasada temporada.

Si nos centramos en su presencia física, su altura y peso le convierten en alguien con un físico tal vez demasiado liviano no solo para los estándares actuales de la posición, sino para los de algunas generaciones atrás.

Aunque en altura no va a poder desarrollarse más, y tal vez esto le pueda generar algún problema de a la hora se ser consciente del juego, no es un pocket passer al uso, sino que tiene características en cierta medida similares (en otro nivel) a Russell Wilson o Kayler Murray, jugadores de altura similar. Ni que decir tiene que estos últimos se han sabido buscar su hueco en la liga.

Respecto a su condición atlética, en el siguiente video tenéis un ejemplo de lo que puede dar Corral. Podéis comprobar cómo con un ligero gesto con la parte superior del cuerpo es capaz de evitar el tackle de Phidarian Mathis (DT de Alabama) y salir corriendo con el football

Probablemente estaréis pensando que ser elusivo ante alguien de 300lbs tampoco tiene tanto mérito; de hecho, el vídeo intentar destacar la capacidad atlética de Mathis más que la del propio Corral

Sin embargo, prestad atención a cómo una vez se ha deshecho de Mathis, es capaz de salir en carrera buscando huecos y rompiendo tackles.

 

 

Es decir, su físico no es el más impresionante, pero sabe cómo compensarlo con unas más que notables aptitudes atléticas. Además, seguro que es capaz de añadir alguna libra que otra en poco tiempo. 

 

 

Presencia en el pocket y lecturas

Uno de los aspectos esgrimidos a la hora de bajar el suflé con Matt Corral viene condicionado por el estilo de juego de Ole Miss, con muchas replace RPOs donde se busca recibir por detrás de los linebackers. Básicamente, jugadas de una sola lectura, pero esto no siempre es así.

En el siguiente video, JT O’Sullivan disecciona una jugada contra Mississippi State, en la que va ascendiendo en el pocket mientras va realizando lecturas hasta llegar a su pase de seguridad, estando éste muy abierto en el outside.

 

 

 

Arm Strength y footwork

En relación con la fuerza y potencia de su brazo, este mismo año ha lanzado más de 60 yardas puramente aéreas, algo de despeja cualquier atisbo de duda en este aspecto. Respecto a su precisión, éste un punto algo más caliente. 

En varias ocasiones hemos sido testigos de lanzamientos tanto overthrown como underthrown. Lo que genera algo más de dudas es que parte de esa imprecisión parece generada por un footwork demasiado “bailarín”. 

Es ‘toesie’ a la hora de prepararse para el lanzamiento; es decir, en lugar de tener plantado el pie a la hora de lanzar, se apoya en las puntas de los dedos. Esto disminuye tanto la fuerza rotacional como la fuerza contra el suelo, perdiendo accuracy en el lanzamiento.

En el vídeo mostrado a continuación, vedlo primero sin sonido y fijaros en su tren inferior:

 

 

A pesar de todo, tiene margen de mejora, y puede experimentar una evolución positiva en este aspecto. De hecho, volved ahora a ver el vídeo con sonido, y seguro que el regusto que os queda es bastante mejor. 

 

 

Compromiso y liderazgo.

Con relación al compromiso y liderazgo de Matt Corral, éstos son los aspectos que menos dudas me genera su figura. Esta temporada le hemos visto “correr por su vida”, enfrentándose a algunas de las defensas más duras, exigentes y agresivas del College (recordemos que Ole Miss está en la División Oeste de la SEC), y ha llegado a jugar claramente mermado físicamente.

Finalmente, en el siguiente vídeo podéis apreciar lo que Matt Corral entiende por lealtad hacia sus compañeros. Él podía perfectamente haber rechazado el jugar la Sugar Bowl como muchos otros compañeros de clase para evitar precisamente lo que le pasó, lesionarse. 

Sin embargo, ésa era una opción que nunca se le pasó por la cabeza.

 

 

Resumen

Tal vez la elección de un quarterback este año no sea una de las opciones más deseadas por los aficionados de los Eagles. Incluso aquellos que estén por la labor es probable que tengan en mente otros nombres, pero Matt Corral es un jugador que posee características concretas que pueden suponer una mejora sustancial para Philadelphia.

Pero, sobre todo, es alguien que representa el espíritu indomable Eagle. No es probable que sea el nuevo Randall Cunningham, pero su estilo de juego y su espíritu le puede traer algún recuerdo a más de un veterano seguidor ‘Iggle’.

 

 

@JoltinLarri

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.