The Saints are running

Récord de 3-1 en el tercer cuarto de la temporada. Un 9-3 de balance total. Líderes de la división. Cuarto seed de la conferencia. Los New Orleans Saints inician el último cuarto de la competición en posición inmejorable. Para muchos incluso sorprendente. Y, como ya es habitual, vamos a analizarlo por partes.


El equipo

Como hicimos en el análisis del segundo cuarto de la temporada, vamos a centrarnos en lo que controlamos. Es decir, el equipo; por unidades y por líneas.

 

Ataque

Resumen de rankings: somos la 2ª mejor ofensiva (3ª en ambas categorías: pase y carrera). Si miramos las estadísticas avanzadas de Football Outsiders, seguimos siendo el tercer equipo en yardas por drive (37.73) y segundos (+4 puestos) en puntos por drive (2.55). El ratio de éxito en cada oportunidad que sale la ofensiva al campo está cerca al 74%.

En ataque, en estos últimos cuatro partidos, hemos estado anotando 33 puntos de media por partido (15.25 en la primera parte y 17.75 en la segunda).

 

Línea ofensiva

Con alguna baja puntual en algún partido, la línea sigue sólida y siendo una de las top de la liga. Después de un recital en Buffalo, hemos tenido algún problema sobretodo en protección del pase. Por ejemplo, Ramzcyk sufrió mucho contra el redskin Ryan Kerrigan. Y Andrus Peat, en el LT por lesión de Terron Armstead, se vio superado por el panther Mario Addison. En general, es el lado izquierdo de la línea el que lo pasa peor en protección.

Cabe tener en cuenta que los front four y defensas que nos hemos encontrado son buenos. El partido más preocupante para nuestro ataque en general, y nuestra OL en particular, fue en Los Angeles. Allí los Rams, liderados por Aaron Donald y Connor Barwin, hicieron sufrir mucho a la línea y llegaron muy fácil a Brees.  Ese partido fue un mal necesario, para bajar los pies a la tierra al equipo y ver por dónde nos pueden hacer daño.

 

Drew Brees

Sigue en la misma tónica que el resto del año. En estos cuatro partidos sí que se ha necesitado de su brazo y ha respondido. Frente a los Redskins entrado el 4º cuarto, con un déficit de 15 puntos, destapó el tarro de las esencias para liderar una remontada épica. Con un 12 de 12 en completos, en dos drives para enmarcar. Brees en estos cuatro partidos ha acumulado 271 yardas de media por encuentro, 8.21 yardas por intento, con un porcentaje de completos del 71.21%. La proyección es que vuelva a terminar la temporada por encima de las 4.000 yardas, tercero ahora mismo en yardas totales. No está nada mal para uno que está de regreso, ¿no?

 

El backfield

Hablar del juego de carrera de los Saints en estos cuatro partidos se puede resumir en una palabra: aplastante. Estamos cargando cerca del 45% de las jugadas ofensivas a la carrera, y la media de yardas por carrera es de 5.0. Una auténtica barbaridad.

En este lapso de tiempo, Alvin Kamara ha sido durante cuatro semanas seguidas rookie de la semana. «Lights. Kamara. Action» ha completado 295 yardas y 4 touchdowns de carrera y otras 273 yardas y 2 anotaciones recibiendo. Es el tercer rookie en la historia de la liga que supera las 600 yardas de carrera y recepción, el primero desde 1980. Y a eso se le suman 11 anotaciones. Se nos acaban los calificativos para la temporada de El Implacable.

Por otro lado, se suman las 381 yardas y 5 anotaciones de Mark Ingram. Si bien es cierto que ha tenido más altibajos, lleva una temporada igual de productiva que la anterior. Como novedad, hemos visto en estos partidos que el fullback Zach Line ha sido más utilizado para abrir huevos a Ingram.

AK41 y MI22, química dentro y fuera del campo.

 

El juego aéreo

El juego de pase de los Saints ha menguado respecto a otros años. Concretamente se ha pasado de un 61% sobre el total de snaps ofensivos de 2016, al actual 53.13%. La media de yardas por pase ha subido de 7.8 a 8.1 yardas.

El mejor receptor del equipo, y más productivo, en estos cuatro partidos ha sido Mike Thomas. El #13 ha sumado 330 yardas en este periodo, y va en proyección de superar las 1150 yardas este año. Lo que ha caído es su productividad en cuanto a anotación. Ha hecho un solo touchdown, justamente en el último partido contra Carolina. Suma 3 a lo largo de la temporada, lejos de los 9 que anotó la temporada pasada. Nick Underhill, de The Advocate, nos explica bastante bien aquí el porqué de este dato en un interesante artículo.

Del resto de receptores, hemos visto varias cosas. Como una aparición estelar de Fleener en la remontada contra Washington. Un Ted Ginn Jr muy solvente, seguro y consistente (va camino de su temporada más productivas en yardas y recepciones). Y quizás lo que nos da más esperanza: la aparición en el último partido de Willie Snead en situación de tercera y larga. Con la suspensión y los problemas con su contrato, parece que nuestro slot receiver ha estado algo distraído e incluso pasado de peso. Reportan desde Nueva Orleans que su actitud y forma parecen mejoradas las últimas semanas. Muy importante.

 

Defensa

Si nos centramos como en ataque en los rankings vemos que tenemos la 12ª defensa de la liga. Sufrimos algo más parando la carrera (puesto #17) que contra el pase (puesto #11). En cuanto a estadísticas por drive que nos provee Football Outsiders permitimos 30.65 yardas por drive (puesto #17 de la liga), pero sólo encajando 1.78 puntos (#12). El ratio de éxito cada vez que tenemos la defensa en el campo es del 67.7%.

En defensa, en este tercer cuarto de temporada, hemos encajado 22.75 puntos por partido. De éstos, de media, 12.75 nos los han anotado en la primera mitad y 10 en la segunda.

 

La secundaria

En este periodo, hemos convivido con una novedad: las bajas. Por un lado, la de Marshon Lattimore (lesionado en el primer cuarto contra los Redskins) se ha notado mucho. No tanto en recepciones permitidas, que también, como en repercusión en otras áreas del campo (pass rush sobre todo).

Por otro, la de Ken Crawley para el partido contra Rams, seguramente el equipo más happy pass al que nos hemos enfrentado. Crawley reapareció con un partidazo secando a Funchess contra Carolina. Esperemos que Lattimore esté de vuelta rápido.

Las bajas han permitido certificar que Devante Harris no está para competir a día de hoy en este equipo. Y fue cortado después del partido en Los Angeles. Hemos repescado a Sterling Moore, que ha ayudado en el slot corner aunque se le ve falto de ritmo. Y PJ Williams, sin hacerlo calamitosamente, nos ha penalizado mucho con flags algo innecesarias.

La unidad ha sufrido mucho este periodo y entramos en una fase de la temporada donde, si hay bajas, necesitamos pasos al frente. Por contra hemos visto grandes destellos de Vonn Bell, tanto en el SS como en el FS (ante la baja de Marcus Williams esta última semana). El sophomore es una buena pieza que puede encajar en bastantes puntos del campo. De echo, esa multitarea la lleva mejor que Vaccaro, que no ha rendido tan bien cuando se la ha movido.

 

El front seven

De nuevo hemos de empezar refiriendo a las bajas como factor principal para analizar el desempeño de ambos cuerpos: línea defensiva y linebackers. Y hemos tenido una baja importante en cada uno de ellos: Alex Okafor en la línea (fuera para el resto de temporada) y AJ Klein detras de ella (ya activo). La rotación ha pasado a 16 jugadores sólo, por lo que el cansancio puede ser un factor en estos casos si el ataque no responde.

A Okafor se le ha intentando suplir con Sheldon Rankins en snaps no claramente de pase (primeros y segundos downs). Aún tiene que adaptarse, pero contra la carrera algo mejor hemos funcionado en estas ocasiones. Onyemata y Davison han dado un paso en frente en este sentido. En snaps de pase, el pass rush ha pasado a ser responsabilidad de Kikaha y el rookie Hendrickson. En ambos casos se ha notado el bajón de nivel, pero Cameron Jordan lo ha elevado, compensándolo. El nivel del end de los Saints tiene para un capítulo aparte, pero sirve que se ha llevado el título de jugador defensivo del mes de la NFC.

Por detrás, substituir a Klein ha costado más. Sobretodo en problemas para el tackle con Michael Mauti y la identificación de jugadas. Robertson ha estado bien en acción pero no es un play caller. Hasta la baja de Marcus Williams, se ha visto aún más las formaciones con 3 safeties y sólo dos linebackers. Necesitamos a un Klein sano para seguir aspirando a todo.

Si hablamos de sensaciones en general, a pesar de las bajas, la defensa ha respondido bastante bien a los envites de los rivales. Incluso cuando peor pintaba. Quien nos ha hecho sufrir más fueron los Redskins, con Vernon Davies a la cabeza. Ataques más complicados por play call (Rams) o por tipo de personal (Cam Newton y sus Panthers), con lagunas, los hemos podido minimizar bastante.

Cam Jordan placando a Goff (Fuente: AP Photo / Kelvin Kuo)

 

Equipos especiales

Thomas Morstead come a parte y está a un nivel espectacular. Y encima contra Bills estuvo inédito. Espectacular el partido en Buffalo. Por otro lado, nos preocupa la falta de potencia en algunos lances de Will Lutz, especialmente en kick-offs donde no recordamos un pateo que sobrepase la línea de fondo. A ello le sumamos el perenne problema de los extra points bajos. Pero en general, nuestros pateadores están rindiendo a buen nivel.

En retornos hemos visto un Tommylee Lewis que va cogiendo más responsabilidad y mejorando en sus carreras. Y por otro lado, Willie Snead ha quitado algún retorno a Ted Ginn. En estas cuatro jornadas, hemos visto las jugadas más productivas de los últimos años en este sentido.

Defendiendo retornos hemos sufrido algo más. Sobretodo en Los Angeles contra el buen retornador Cooper. Pero, por contra, se han confirmado las buenas sensaciones de Hardee y Banjo y ha nacido una estrella: Taysom «next QB is in the building» Hill. Nuestro QB3, con grandes dotes atléticas, fue activado contra Carolina para ST y, literalmente, se salió (2 tackles, y cerca de bloquear un punt). Veremos si tiene continuidad allí.

 

El calendario

En la revisión del segundo cuarto de la temporada comentamos que llegar a esta fase con 8-4 sería perfecto, siempre y cuando ese 4 no incluyera una derrota contra Carolina. Y estamos 9-3 y ganando a Carolina. Por lo que la situación es inmejorable para conseguir estar en post-temporada. Ahora, ya nos toca ser algo más ambiciosos y buscar un seed entre los 4 primeros. Y, si podemos, un BYE, aunque está complicado. Vamos a intentar predecir lo que nos viene y por donde pueden ir los tiros.

Fuente canalstreetchronicles.com

 

@ Atlanta (7-5)

El partido de este jueves en el nuevo estadio de los Falcons se presenta apasionante. Y de pronóstico incierto. Estos Falcons han encadenado una serie de buenos partidos y victorias que se truncaron contra los Vikings. Pero es que eran los Vikings, quizás el equipo más completo de la NFC. Son la defensa #22 de la liga y sufren especialmente contra la carrera. Por contra es el mejor ataque tras Patriots, y contra buenas ofensivas sufrimos mucho.

A nuestro favor juega la necesidad que tienen los de Georgia de ganar. Eso puede ser que les encoja un poco el brazo si los Saints son capaces de salir e ir anotando y controlando el reloj. Una victoria aquí nos acercaría mucho al BYE, pero por las bajas y el tipo de defensa que tienen los Falcons, más al hombre, es quizás el partido más complicado que nos queda. L

 

vs New York Jets (5-7)

Los Jets son un equipo que funciona en el «underdog-ismo» a las mil maravillas. A esta alturas de temporada que, excepto por motivaciones extras, un equipo lejos de la competición debería ser más asequible. El ataque #25 de la liga, la defensa #16. En casa es ganar o ganar, y no contemplamos ninguna otra opción aquí. W

 

vs Atlanta (7-5)

El regalito de Navidad será recibir a los Falcons. Si siguen en la pelea, será una batalla muy dura. Y seguramente aún estén. Pero debemos ganar en casa sí o sí, y en dos semanas esperamos recuperar todos los efectivos y ya encarar la posible llegada a playoff. W

 

@ Tampa Bay (4-8)

Los Bucs están sufriendo una temporada dura porque no han acabado de arrancar. Son el ataque #12 de la liga, pero la defensa #30. Un partido divisional fuera de casa siempre es difícil, y a parte nos tendrán muchas ganas con todo el pique Evans-Lattimore. Un partido además donde pueden entrar descansos cara playoff o mejorar posiciones en el draft. Deberíamos ganarlo. W


Y eso es todo. Terminar la temporada con 12-4 era algo impensable a principios de la misma, máxime después del inicio que tuvimos. Lo mínimo que esperamos es ganar los dos en el Dome. Con 12-4, viendo calendarios, podríamos aspirar al BYE pero es complicado teniendo perdidos los directos frente a Rams y Vikings. En todo caso, aspirábamos a poder explicaros una buena temporada y tener opciones reales de playoff en diciembre y aquí estamos. ¡Así que a seguir!

Salud y…

#WhoDat

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.