Run To Daylight

Run Jim, Run to daylight

Los aficionados de GB estamos de luto puesto que uno de nuestros ilustres, uno de nuestro HoF ha fallecido. James Charles Taylor ha hecho su última carrera en esta vida.

Taylor escapandose de Huff/Pristineauction

“Tiene que gustarte el castigo, porque vas a repartir mucho, y vas a recibir mucho de él… Si estás preparado, no sientes realmente castigo durante el partido” Estas palabras que decía Jim Taylor, podrían definir perfectamente su estilo de juego.

Forjando una Dinastía

 

Procedente de LSU, fue drafteado por los Packers en 1958 en segunda ronda con el número 15 y, casualidades de la vida, se juntó en ese draft con Ray Nitschke (Tercera Ronda nº36) y con Jerry Kramer (Cuarta Ronda nº39). Resulta curioso que en este draft, en la ronda numero veintiuno, se drafteara un OT llamado John Madden, el cual seguro que os suena a todos.

Taylor y Nitschke/Jsonline

Al año siguiente Vince Lombardi llegó al equipo y Jim Taylor empezó a ser el hombre de confianza de Vince, su “bread-and-butter man”; siempre que había que correr tres o cuatro Yds para conseguir un primer down o un touchdown, ahí estaba el corajudo de Jim para conseguirlo. El propio Lombardi se deshacía en elogios hacia el:

“Algunos jugadores están satisfechos con estar en el equipo. Otros quieren ser una estrella. Pero Jim quiere ser el mejor FB de la historia”


Volviendo a Casa

 

Acabó retirándose en su Louisiana natal, en un equipo recién creado y en expansión como eran los New Orleans Saints, que tras una temporada con ellos, retirarían su dorsal, merecido y digno reconocimiento, a toda una carrera dedicada a este deporte.

Taylor en su ultima etapa/Pinterest

Jim Taylor causó a partes iguales admiración y odio, y sino que se lo digan a Sam Huff. A raíz del partido del campeonato de 1962 un promotor de boxeo les ofreció 2000 dólares de la época por un combate a cuatro asaltos a celebrar en Baltimore, ni que decir tiene que no lo aceptaron. Lo que pasó en ese partido demuestra la dureza de Jim Taylor.


Sangre, sudor y más sangre

 

30 de diciembre de 1962, Yankee Stadium, Nueva York. Jim Taylor cogió el balón 31 veces, para 85 Yds y así anotar el único TD del partido ante la considerada mejor defensa de la liga. Al final, el encuentro se vio centrado en la rivalidad con Sam Huff.

Taylor y Huff/Pinterest

En un punto del primer cuarto, en un tackle que Huff le hizo, se mordió la lengua, la cual no paro de sangrar y le hizo tragar sangre durante todo el partido, amén de recibir unas siete grapas en el codo por otra herida causada por la defensa de los Giants. Sus propios compañeros llegaron a pensar que no jugaría la segunda mitad de la final, pero no hubiera sido él si se hubiera rendido. Acabaron ganando ese partido 16-7, con un Nitschke siendo también Kicker llevandose el MVP de aquel partido. Al acabar el partido según cuentan las crónicas de aquel partido, veía poco y no podía ni hablar.

“Taylor no es humano, ningún ser humano puede aguantar el castigo que recibió hoy” decía Huff.

 

Un FB atípico , un hombre indomable… Ese era Jim Taylor.

Que nada te pare #31

 

@ElChicoDelDAI representando a @packersespana a @PackersESP

Un comentario sobre “Run To Daylight

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.