Reservoir Diggs

El 21 de enero de 1992, cerca de Salt Lake City (Utah), se estrenaba en el Festival de Cine de Sundance la que es considerada, por gran parte de la crítica -revista Empire incluida-, la mejor película independiente de todos los tiempos: “Reservoir Dogs”. Diggs 

Un imberbe Quentin Tarantino, forjado como encargado de un video-club en Los Ángeles y que ya había deslumbrado con el guion de “Amor a quemarropa”, sorprendía a propios y extraños con una película de culto, de ingredientes muy básicos: un clima claustrofóbico que imbuía a unos atracadores, que se hallaban sorprendidos por la no culminación de un plan -a priori- perfecto. Sangre, música, diálogos impresionantes y una estructura temporal asimétrica, con flashbacks, cohesionaban la opera prima del genio de Knoxville. 

El argumento estaba muy claro: el capo Joe Cabot y su hijo Nice Guy Eddie reclutan a seis criminales profesionales para atracar un almacén de diamantes. El plan parece simple y perfecto. No hay -aparentemente- nada que pueda salir mal. Dichos atracadores mantienen el anonimato y proceden de lugares geográficos diferentes. Señor Blanco, Señor Naranja, Señor Rosa, Señor Rubio, Señor Marrón y Señor Azul serán sus seudónimos, apelativos que pasarán a la posteridad del cine. 

 

 

El plan

Treinta años después del estreno de esta joya cinematográfica, Brandon Beane y Sean McDermott -al igual que los Cabot- llevan varias temporadas reclutando a diversos jugadores, vía Agencia Libre y NFL Draft, con el firme propósito de implementar un equipo que ya ha sido muy competitivo a lo largo de varias campañas. El plan, como en el film de Tarantino, vuelve a ser sencillo: aportar armas a su mariscal de campo, cubrir las escasas bajas defensivas y conjuntar un plantel que gane, por fin, el tan ansiado anillo. 

Quentin Tarantino marchó ese inolvidable 1992 -junto a los polémicos productores Harvey y Bob Weinstein- al Festival de Cannes a promocionar “Reservoir Dogs”. El ignoto y neófito director volvería coronado como el realizador con más proyección de la industria hollywoodiense del momento. Cannes y Reservoir Dogs significaron, para el cineasta de Tennessee, el inicio y el camino del éxito. Una brillante carrera cinematográfica que se ha visto ratificada con joyas del “Séptimo Arte” del calibre de “Pulp Fiction”, “Jackie Brown”, los dos volúmenes de “Kill Bill”, “Death Proof”, “Malditos Bastardos”, “Django desencadenado”, “Los odiosos ocho” y la reciente “Érase una vez en Hollywood”

 

Beane & McDermott / billswire.usatoday.com

 

La senda y la vuelta al triunfo de la franquicia del norte del Estado de New York comenzó a fraguarse con la llegada de McDermott y Beane. El proceso comenzó y ese lema -el archiconocido BILLIEVE- está más en boga que nunca. Hay que seguir confiando en la gerencia y en el staff técnico, y esperar que los gloriosos 90’s del siglo pasado se transmuten en los maravillosos 20’s del siglo XXI. 

 

 

Un Señor Naranja diferente

El ávido y sagaz lector recordará que uno de los protagonistas principales de la película de Tarantino destrozaría el “perfecto” plan de los Cabot… Stefon Diggs, quizá el mejor route runner de la liga, ese receptor estelar destinado a ser la punta de lanza del ataque de Buffalo, el mejor socio para Josh Allen… arribaba a Buffalo con la vitola de poder convertirse en esa diva capaz de romper un vestuario, en ese jugador capaz de lo mejor y de lo peor… Por tanto, en un primer momento,  Stefon pudo ser considerado ese hipotético Señor Naranja de la #BillsMafia. Sin embargo, el papel de nuestro particular Mr. Orange ha sido completamente diferente en la película dirigida por Sean McDermott y Brandon Beane, transmutándose en un perfecto yang, que complementa a ese yin llamado Josh Allen. 

Stefon, si se me permite utilizar un concepto tomado del magnífico best-seller de Daniel Goleman La Inteligencia Emocional, ejercería de esa amígdala propia del cerebro de la ofensiva #billsmafia, aportando la emoción, el talento y la superación de las dificultades. Por su parte, Josh asumiría el rol de neocórtex, proporcionando su aspecto más racional, planificado y estratégico. Ambos han formado una sintonía sublime, una tormenta perfecta para defensivas rivales, que puede y debe llevar a Buffalo Bills al lugar más prominente de la NFL. Ken Dorsey contará con una pareja que, sin duda, debe marcar un hito en la historia de la liga…

 

 

El Stefon más maduro

Stefon parece estar en el mejor momento de su carrera, asentado en Buffalo, con un contrato que lo tiene como uno de los receptores mejor pagados de la liga, en un eterno romance con su amigo Josh Allen, siendo referente en la comunidad del Noroeste del Estado de Nueva York y centrado en un objetivo claro: ganar un anillo. 

Hay que recordar que, lejos de esa estela que traía de su estancia en Minnesota, Stefon fue un chico que tuvo que madurar a la fuerza, pues su padre falleció de un problema cardíaco, cuando apenas contaba con 39 años de edad. Stefon tuvo que hacerse cargo de su familia y erigirse en el referente paterno para sus dos hermanos -Darez y Trevon, cuando apenas tenía 14 años. Esa fue la auténtica razón por la que Stefon eligió la oferta de Maryland, en College, cuando tenía ofrecimientos -a priori. más exuberantes: Florida, USC, California, Ohio State o Auburn. Esa necesidad de quedarse cerca de sus seres queridos y ejercer de hombre fuerte pesó más que ninguna otra cosa. 

El 6 de abril de 2022, Stefon firmaba el contrato de su vida: 96 millones de dólares, que lo harán un miembro de la #BillsMafia hasta la temporada 2026. En sus dos temporadas en Buffalo, ha jugado 38 partidos, consiguiendo 226 recepciones para 3138 yardas y 20 touchdowns, añadiendo una anotación más por tierra. 

 

The conection is made… / wkbw.com

 

Diggs ha conseguido el éxito personal, económico y deportivo. Pero Stefon aún tiene en su retina las dos duras derrotas en playoffs en el Arrowhead Stadium. Todo el equipo se ha conjurado para que este sea el “año”. Josh y Stefon, Stefon y Josh, esa excelsa dupla, esa magnífica pareja, ese espectacular dúo, ejercen de eje vertebrador de todo el conjunto, de ancla y seguro de estos Bills, unos Bills que asumen su rol de equipo a batir. Von y Tre’Davious serán su contrapunto en la zaga. Este póker de ases -junto a Beane, McDermott, Dorsey y Frazier– tienen una misión, un claro objetivo, y no pararán hasta lograrlo: alzar el Vince Lombardi Trophy. 

 

 

@EduBillsMafia

@BillsMafiaSpain ❤️🤍💙 – @EstampidaBills🦬💨

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *