Rae Carruth, una historia para (no) olvidar

Joe Mixon es uno de los RBs con más talento en este draft, una posición en la que los Panthers están muy necesitados. Pero no veréis a ningún medio que conozca bien al equipo decir que existe la posibilidad de que sea drafteado por la franquicia. Al igual que sucedió en drafts anteriores con jugadores como Tyreek Hill o Randy Gregory, para nuestro equipo es importante elegir jugadores con un pasado casi impecable, y esto es debido a que fuimos partícipes de uno de los episodios más oscuros en la historia de la liga.

Rae Carruth, el jugador

Los Carolina Panthers eligieron al WR Rae Carruth en el puesto 27 de la primera ronda del draft de 1997. El jugador decidió ponerse el número 89 a la espalda, pero por suerte unos años más tarde un tal Steve Smith hizo que ese número adquiriera otras connotaciones. Tuvo una temporada prometedora: fue titular en 14 partidos, consiguió 44 recepciones para 545 yardas, y anotó 4 TDs, siendo el rookie que consiguió más esa temporada. En el primer partido de la segunda temporada se rompió el pie y no volvió a jugar, y en su tercera temporada no lograba recuperar su mayor nivel.

Rae Carruth (Getty Images)

La noche del horror

Rae Carruth tuvo una relación intermitente con una chica llamada Cherica Adams. Cuando Cherica se quedó embarazada, Rae le pidió que abortara, pero ella se negó. Con Cherica embarazada de 8 meses, la noche del 16 de Noviembre decidieron ir al cine a ver «El coleccionista de huesos», que trata sobre un asesino en serie. A la salida del cine, Rae iba en su coche y Cherica en otro, y ella le iba siguiendo. Rae paró repentinamente al lado de la carretera y Cherica paró detrás. De repente, apareció un tercer coche, en el que alguien disparó varias veces contra Cherica, que recibió el impacto de 4 balas. Cherica consiguió sacar fuerzas para llamar a la policía, y parte de la llamada transcurrió más o menos de la siguiente manera:

Cherica: «Iba detrás del coche del padre de mi bebé, Rae Carruth, el jugador de fútbol»
Policía: «¿Entonces crees que lo ha hecho él?»
Cherica: «Ha empezado a frenar y apareció otro coche junto al mío»
Policía: «¿Y te han disparado?»
Cherica: «Sí»
Policía: «¿Y a dónde fue él?
Cherica: «Se fue. Creo que ha sido él. No sé qué pensar…»

Cherica fue trasladada a un hospital, donde su hijo pudo ser salvado con una cesárea, aunque ella falleció poco después. Chancellor Lee Adams padece de parálisis cerebral por la falta de oxígeno y sangre durante el parto.

Rae fue arrestado, pagó su fianza y luego se escapó, y lo encontraron en el maletero del coche de una mujer con 3900$ en metálico y dos botellas de su propia orina. El jurado le condenó por conspiración para asesinar y sigue en la cárcel, aunque no le queda mucho de la condena.

El milagro que nació de la pesadilla

Chancellor Lee Adams ha sido criado por au abuela, la madre de Cherica, Saundra Adams. Tiene 17 años y podéis ver sus avances en estos dos artículos de Scott Fowler para el Charlotte observer:

Surviving and thriving: Chancellor Lee Adams turns 16.

Rae Carruth’s son will be at prison gates when father who wanted him dead goes free.

En esos artículos queda plasmada la fabulosa mentalidad de la abuela, Saundra, y la maravillosa personalidad de Chancellor Lee.

Chancellor Lee Adams sonriendo (Jeff Siner / Charlotte Oberver / jsiner@charlotteobserver.com)

«Se despierta sonriendo y se va a la cama sonriendo», dice Saundra Adams. «Ha tenido este mismo espíritu toda su vida. Yo le digo que pertenece al ministerio de la sonrisa. Mucha gente en las tiendas ha venido a decirme: ‘Sabes, hoy estaba de mal humor, y este niño no para de sonreir. Y no puedo seguir enfadado si él sonríe de esa manera’.»

Saundra comenta que desde el principio eligió perdonar a Rae, porque no podría amar incondicionalmente a Chancellor si no perdonaba a Rae, es su padre. Es parte de él. Rae no ha querido mantener ningún contacto con su hijo, pero la abuela dice que el día que salga de la cárcel (posiblemente en 2018) tanto Chancellor como ella van a estar en la puerta esperando, y Rae tendrá que hacer una elección.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.