Nunca hay que retar a un dios

Quiero inaugurar mi colaboración con este bonito proyecto de SpanishBowl contándoles una bonita historia.

Packers vs Cowboys jugando el Divisional (Packers.com)

Érase una vez en la antigua mitología griega una joven, soberbia y engreída, llamada Aracne retó a la diosa Atenea a ver quién tejía el mejor tapiz. A pesar de que la diosa intentó advertirle a la joven mortal que fuese sensata y menos orgullosa, ésta no atendió los consejos de la diosa.

La competición entre dios y mortal comenzó. El tapiz de Aracne era fastuoso y maravilloso, pero su contenido ofendió a Palas, titán de la sabiduría, que destrozó el tapiz de Aracne y la golpeó. Derrotada y humillada Aracne intentó suicidarse, pero Palas la convirtió en araña para que siguiera tejiendo durante toda la eternidad. La diosa Atenea salió vencedora del reto de la joven mortal como no podía ser de otra manera.

Ayer tuvo lugar uno de los mejores encuentros de football que quién escribe presenció. El partido de play-off divisional que enfrentó a los Dallas Cowboys y a los Green Bay Packers en el AT&T Stadium. Dak Prescott y Zeke Elliott llegaban como favoritos al enfrentamiento. Dos rookies en cuya temporada de debut han asombrado al mundo tal como lo hizo Aracne en la antigua Grecia. En frente suyo, unos Packers con muchas dudas, especialmente en defensa, pero comandados por un dios del football, Aaron Charles Rodgers.

Todo el mundo sabía que la clave del partido estaba en el control del reloj. Los Cowboys no disponen de una gran defensa y aunque la tuvieran los Packers venían de destrozar a una grande, muy grande, como la de los New York Giants. La clave era, por lo tanto, sacar a Rodgers del campo, que estuviera con su gorra de quesero y su toalla al cuello sentado en la banda. Pero tanto ambos como el staff técnico de los Cowboys decidieron dejar de correr como hicieron durante toda la temporada regular que les dejó con un 13-3, pero que en caso de haberlo necesitado hubiese sido 14-2 sin mayor problema.

Lo que Jason Garrett decidió es retar a un dios a un duelo. Un duelo de pasar el balón entre su impresionante quarterback rookie Dak Prescott y el dios Aaron Rodgers. Al descanso 21-13 y gracias. De no haber sido por un error de Christine Michael en un retorno y a una lesión del left tackle de los Packers, David Bakhtiari, que permitió que la línea ofensiva de Packers se volviera porosa. Dallas logró parar dos drives ofensivos a Green Bay que acabaron suponiendo diez puntos para los tejanos justo antes del descanso.

Cuando los Cowboys se dieron cuenta de su error y recuperaron la carrera pasaron por encima a la defensa de Green Bay. Una defensa con muchas deficiencias, que ha lastrado bastante a su equipo este año. Lograron igualar el partido a 28 primero y después a 31 tras un field goal de más de 50 yardas de cada uno de los equipos. Pero los Cowboys cometieron un error. Dejaron 35 segundos en el reloj. Eso para un dios es tiempo suficiente para infligir una derrota a un mortal. Y más si la divinidad cuenta con la ayuda de los titanes.

¿Quiénes son los titanes en nuestra historia? Seguro se lo imaginan. Al igual que Palas fue juez y verdugo Aracne. Jared Cook, titán de las recepciones imposibles, por un lado y Mason Crosby, titán de la potencia y la precisión, por otro, aparecieron para asestar el golpe de gracia a los Cowboys con un field goal de 51 yardas. 34-31.

Mason Crosby y Jordy Nelson abrazándose tras ganar el partido vs Dallas (Packers.com)

Como no podía ser de otra manera, Aracne salió derrotada frente a Atenea; o lo que es lo mismo, Dak Prescott y sus Cowboys cayeron derrotados ante Aaron Rodgers y sus Packers.

Aunque los Cowboys deben sentirse orgullosos por su temporada y por el futuro que tienen por delante, probablemente ayer aprendieran una lección. Nunca hay que retar a un Dios.

@nachoPS87

 

Aaron Rodgers vs Cowboys (Packers.com)

Un comentario sobre “Nunca hay que retar a un dios

  1. Tengo mis dudas sobre si el partido lo gana Aaron Rodgers o lo pierden los cowboys …..o una combinación de ambas …lo que queda claro es que Rodgers …es mucho Rodgers ¡

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.