Los Bills 2017: Llegó el Profesionalismo y se Acabó la Mala Racha – Parte 1

Se puede tener mala suerte con las lesiones. Salir mal tus primeras elecciones del Draft. Que te toque un calendario  en tu contra. Tener como QB al peor de tu historia y de la historia de la liga. Tambien, salirte mal cualquiera de las otras mil cosas que te pueden salir mal en la sofisticada y compleja NFL. Pero, si los que gobiernan tu franquicia son auténticos profesionales, de los que hay muchos menos de los que la gente se piensa, las cosas acabarán saliendo adelante. Bills

Bills

Y eso es exactamente lo que ha pasado este año en los Buffalo Bills: que su Head Coach Sean McDermott y su General Manager Brandon Beane son dos auténticos profesionales y han traído una seriedad que no ha visto Buffalo en dos décadas. Cuando esto sucede, sobran las excusas y tu equipo clasifica para postemporada tras 17 años de no hacerlo. Bills

Muchos, demasiados, no son conscientes de conseguir meter a un equipo en playoffs con récord 9-7 con el peor ataque aéreo de la liga. A razón de jugar, no con un nefasto QB, sino con un NO-QB, es una gesta de dimensiones titánicas. La temporada 2017 de los Buffalo Bills se puede resumir con el siguiente planteamiento: si los Bills han clasificado para playoffs con récord 9-7. Con el peor QB de su historia. Y uno de los peores de la historia de la liga. ¿Dónde hubieran llegado con un QB simplemente decente? Hasta donde hubieran llegado es imposible de saber, pero para mí, la diferencia entre el patético QB ciego de Tyrod Taylor y un QB decente, es mínimo de tres victorias. Así, que perfectamente podrían haber acabado con un 12-4.

A continuación, pasamos a valorar a los Bills de forma desglosada. En dos partes:


HEAD COACH: SEAN McDERMOTT * * * * *

Lo que ha hecho el Sargento en su primer año como HC ha sido impresionante. Su profesionalismo exquisito y su extremo talento defensivo no estaban en duda. Pero, ser HC son palabras mayores. Para tener éxito en esa empresa necesitas mucho más que eso, y en su primer año como tal ha mostrado un liderazgo y una gestión de vestuario tremendos. Ha demostrado tenerlos muy bien puestos. Cometiendo algunos errores de novato. Como no podía ser de otro modo, pero aun así ha mostrado una madurez en el puesto totalmente inusual para un rookie. Y lo mejor de todo es que obviamente tiene mucho margen de mejora.

Se le criticó mucho por sentar a Taylor, antes incluso de la catástrofe de las cinco intercepciones en media parte de su sustituto novato Nathan Peterman. Obviamente, tras el cataclismo se cebaron con él. Pero tomó la valiente decisión correcta, que luego saliera mal nada tiene que ver. De la misma manera que cuando el genio de Nick Saban sacó al ultranovato hawaiano Tua Tagovailoa en la segunda parte de la reciente final colegial entre su Alabama y Georgia. Tomó la decisión correcta pese a suponer un gran riesgo. Era la única manera de dinamitar un partido por aire que con Jalen Hurts era imposible. Aunque de haberle salido mal, cosa que podría haber sucedido perfectamente, le hubieran llovido las críticas por mucho Nick Saban que sea.

Y McDermott sabía que con Taylor no podían llegar más lejos que exactamente a donde llegaron los Bills. A entrar en playoffs por los pelos y ahí no ser nada competitivos. Con un QB incapaz de llevar a su equipo a anotar en un drive final. Y si eres un ganador eres un inconformista y debes aspirar a más. Poniendo toda la carne en el asador, y teniendo en cuenta que Taylor es un QB nulo. Casi cualquier cosa suponía una mejoría, incluyendo a un Peterman cuya debacle analizará en la segunda parte de este análisis.


GENERAL MANAGER: BRANDON BEANE * * * * *

Kelvin Benjamin – Foto: Adrian Kraus AP

Fue muy agresivo nada más llegar, con el doble trade Watkins-Gaines y Darby-Matthews con los Rams e Eagles respectivamente. Los ignorantes se apresuraron en decir que los Bills ya andaban con el tanking pensando en el 2018. Pero ni siquiera la permuta suponía un cambio significativo en cuanto a talento. En rendimiento puro los Bills salían ganando, agregándose además más picks para el próximo draft.

Y la jugada le salió redonda. Gracias al gran concurso de un Gaines que no es que sea mejor que Darby, pero sí que es más adecuado para los esquemas de la defensa de McDermott. Mientras que por lo que respecta a los receptores es difícil valorar a Matthews cuando el que se la pasaba era Tyrod Taylor. Habiéndose acabado su temporada prematuramente. Pero viendo cómo el falling down de la carrera Watkins siguió en Los Ángeles, desde luego no se puede calificar de error enviarlo a los Rams.

La jugada maestra de Beane fue conseguir a Kelvin Benjamin por una tercera y una séptima ronda del Draft. Muchos no entendieron, entre los que me encuentro, qué podría aportar Benjamin en unos Bills cuyo pasador era incapaz de ver a los receptores abiertos. Pero el WR fue un paraíso para un Taylor que, con un hombre tan grande y tan superior en los cuerpo a cuerpo, se sacudió su pánico a ser interceptado.Se la pasó enviándole melonazos a un grandullón que se las apañó para atrapar muchos de ellos. Enviando al garete una leyenda de malas manos.


DEFENSIVE COORDINATOR: LESLIE FRAZIER * * * * *

Es la extensión del genio defensivo que es McDermott. El cual, se ha traído a alguien con quien comparte conceptos, preceptos y filosofía. Siendo ambos alumnos de Andy Reid y coincidentes en Philadelphia. Pero McDermott, como sabiamente hacen los grandes HCs, le ha delegado el mandado de jugadas. En una defensa en la que se ha basado el éxito de los Bills, sin duda el que mandó las jugadas ha hecho excelentemente su trabajo.


LÍNEA DEFENSIVA * * * *

Por el centro, el supercapitán y ya legenda de los Bills: Kyle Williams, estuvo tan majestuoso como siempre. Partiéndose el alma en cada snap. Su pareja de baile fue un Adolphus Washington que estuvo estupendo. Siguiendo su progresión hacía una gran carrera. Si sus affaires fuera de los emparrillados se lo permiten.

Esperemos que el capitán siga un año más. Pero aunque esto suceda hay que ir pensando en buscar a su remplazo con un muchacho en el Draft al que ir adiestrando.

En los extremos, el jugador de segundo año Shaq Lawson tuvo sus buenos momentos antes de acabar su campaña con cinco jornadas de anticipación por lesión. Sin duda hasta ahora ha ofrecido menos de lo que se espera de él. Pero, hay que tener en cuenta que las lesiones han bloqueado su progresión. Creo que cuando goce de más continuidad y experiencia se impondrá su innegable talento. El novato Eddie Yarbrough, el cual fue su backup y el que le suplió tras su lesión, fue un gran apoyo y cubrió muy bien su baja.

Por otro lado, el otro titular, Jerry Hughes, si bien tuvo un correcto desempeño, su rendimiento está muy por debajo de su tremendo salario de cazamariscales élite. En la pretemporada estuvo muy activo y se presumía que la vuelta al 4-3 le haría mucho bien y volvería por sus fueros. Pero nada más lejos de la realidad, pues rindió como un simple buen DE. Incluso tuvo peores números que su homólogo en el otro lado. Debe ser tradeado o cortado.


CUERPO DE LINEBACKERS * * *

Preston Brown, líder de tackleos en la NFL – Foto: nfl.com

El punto débil de la defensa. Preston Brown en el centro cumplió como lleva haciendo desde siempre. Sin ser espectacular pero haciendo muy bien su trabajo, siendo líder de la liga en tackles.

Por el exterior, Ramon Humber empezó muy bien. Pero tras estar ausente varias semanas por lesión, ya no volvió ser el mismo. Perdió la titularidad en favor del novato Matt Milano, el cual combinó buenos partidos con regulares, aunque en general mostró unas buenas maneras que invitan al optimismo.

Mientras que por el otro lado, Lorenzo Alexander, tuvo una lógica bajada de nivel dada su edad. Aunque fue el mejor en el partido de ronda de comodines frente a los Jaguars, en el que hizo valer su experiencia. Puede ser un buen backup y aportar mucho en los presumibles playoffs venideros. Los Bills deben tener como máxima prioridad, tras agregar un QB, sumar un OLB contundente.

Dado que en la agencia libre de este año no hay, deberán ir a por él en el Draft.


SECUNDARIA * * * * *

La joya de la corona, la mejor de la liga junto con la de los Jaguars.

Los safeties: el strong probowler Micah Hyde en su mejor año, y el free Jordan Poyer. Fueron el mejor dúo de safeties de la NFL con su violento oportunismo.

Por lo que respecta a los cornerbacks, el novato defensivo del año, a mi modo de ver: Tre White. Tuvo una temporada colosal, luciendo su intensidad y experiencia de cuatro años en el college. Con un exquisito E.J. Gaines con el cual los Bills tuvieron un muy significativo récord de 8-3. Muy por el contrario un 1-4 sin él. Ha de ser prioridad la renovación de este último.

Por @soy_sejiro

Edición @chonet

@BuffaloBillsCL

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.