Lo mejor y lo peor de la XFL semana 3

La XFL sigue y llega ya a su semana 3

Con la semana 3 acabada, la XFL ya está bien asentada y se empiezan a ver las primeras utilizaciones al completo de las nuevas jugadas que permite la liga. A la vez, esta semana tuvimos la primera gran sorpresa con los LA Wildcats demostrando su carácter en un partido donde eran las claras víctimas. Aún así, otros equipos como los Guardians se siguen hundiendo y mostrando problemas que poca solución parece tener la falta de disciplina.

 

Lo mejor

 

Saint Louis: 

Una absoluta maravilla de partido y no me refiero solo a lo que ocurrió en el campo. Durante semanas se venía comentando el interés de la ciudad por el equipo y lo que podía ocurrir en el primer partido de locales del equipo. La afición respondió a la llamada, colgando el cartel de no hay billetes y haciendo muchísimo ruido en el único dome de toda la liga. Más allá de que se abran o no las partes más altas del antiguo Edward Jones Dome, la realidad es que por primera vez en casi cinco años, el campo volvió a estar lleno de color, ambiente y alegría, y eso es precioso.

Luego en el partido, la realidad es que los Battlehawks siguen siendo el equipo a seguir para aquellos que quieran aprender a entrenar un equipo. No son excesivamente brillantes en nada, pero sí son capaces de ejecutar bien todas sus jugadas y de aprovechar lo que concede el oponente. En este caso, el partido fue cerrado gracias a unos equipos especiales donde se consiguieron el primer retorno de kickoff para TD de la historia con la nueva norma, bloquear un punt y anotar un FG de 58 yardas. Casi nada en un partido donde todo salió redondo. 

Incluso Kenny Robinson consiguió una intercepción, lo cual es motivo de celebración. El joven dejó la universidad debido a problemas económicos y académicos y acabó en la XFL debido a que no podía entrar en la NFL por edad. El joven demostró su talento durante el domingo y se acerca cada vez más a poder entrar en la NFL, un camino que hasta hace unos meses parecía imposible.

St. Louis on fire / stltoday.com

 

La defensa de los LA Wildcats:

Todo el mundo sabía que Josh Johnson era uno de los mejores QBs de la liga y solo necesitaba tiempo para adaptarse. Martez Carter se transformó en un corredor extraordinario para romper a la defensa de los Defenders. Y en general el ataque angelino demostró que sin los fumbles de Elijah Hood son una unidad muy sólida. Pero las dudas venían con una secundaria diezmada por las bajas y teniendo en frente a Cardale Jones. El equipo de LA necesitaba que sus suplentes dieran un paso al frente y sin duda lo dieron, con cuatro intercepciones y un punt bloqueado para dominar el partido.

Arrion Springs consiguió la primera intercepción de la noche y a partir de ahí, los Wildcats impusieron su mando sin tener que preocuparse de nada más. Mike Stevens consiguió otras dos intercepciones y Jack Tocho una, para haber anteriormente sido el encargado de bloquear el punt. En todo esto hay que mencionar a la línea defensiva de Wildcats, la cual metió presión de forma constante a Cardale Jones, el cual no pudo hacer absolutamente nada, siendo dominado y destrozado por un equipo que se aferra a sus opciones de playoff.

 

PJ Walker y sus pases a Cam Phillips:

Evidentemente, es feo que dos personas se lleven todo el mérito de lo que están haciendo los Roughnecks. La defensa está funcionando, el equipo es capaz de correr con mucho éxito y en general se demuestran brillantes ante cualquier rival. Pero es que Walker y Phillips han llevado la conexión QB-receptor a otro nivel, y nadie parece capaz de frenarles. Frente a unos Vipers que dieron muchísimas más guerra de la esperada, Walker consiguió mantener a su equipo en el partido con una serie de jugadas increíbles.

La primera fue un pase a Phillips después de escapar de un pocket colapsado para un TD de más de 70 yardas. Posteriormente, un mal snap y un fumble recuperado por el propio Walker le permitirían anotar un TD de carrera ante la desesperación de Tampa. La segunda parte no fue mejor, con PJ siendo un martillo pilón constante e impidiendo que los de Florida consiguiesen dominar el partido en lo que fueron los 60 mejores minutos de los Vipers esta temporada. Si Houston es el único equipo invicto, se debe en gran medida a Walker-Phillips, una conexión a la cual las defensas no han encontrado antídoto.

 

Lo peor

 

Kevin Gilbride y la falta de disciplina.

Las cosas no suelen ser sencillas en cuestiones de QBs y yo no soy ningún experto. Igualmente, tampoco soy quién para decirle a un ex entrenador de la NFL como llevar a su equipo. Pero sin en dos semanas tienes que sentar a tu QB primero y a tu center después por comportarse como cretinos en el campo, tienes un problema y grave. Si la semana pasada McGloin la lió, esta semana no pudo hacer mucho debido a los golpes constantes y repetidos que se llevó. Quién sí tuvo tiempo de provocar una pelea fue Ian Silberman. El center titular recibió dos faltas personales y estuvo cerca de ser expulsado por encararse con los rivales. Antes de que acabase el partido, Gilbride decidió sentarle.

el ex-gigante Gilbride / giantswire.usatoday.com

En el lado del QB, la realidad es que McGloin está muy por debajo del nivel que se esperaba de él. El jugador esta semana ha competido mejor que la anterior pero poco pudo hacer con una lesión en las costillas provocada por un mal golpe debido a la falta total de protección por parte de la línea ofensiva. Marquisse Williams tampoco provocó mucho a pesar de que llevase al equipo a la redzone y fue Luis Perez quién consiguió anotar para su equipo. El QB latino parece la única esperanza de un equipo que está involucionando a límites insospechados en pocas semanas.

 

Seattle Dragons.

El equipo de Washington ha demostrado que la victoria contra Vipers tuvo mucho más que ver con su rival que con la capacidad que tiene de ganar por sus propios méritos. A pesar de que la afición consiguió presionar y provocar varias faltas a la ofensiva de Dallas, la segunda parte fue una lenta agonía donde los Renegades se marchaban poco a poco. De nada sirvió que en la primera parte se frenase en varias ocasiones a Landry Jones o el fumble en la segunda parte que provocaron del QB, el ataque se mostró simplemente inoperante e incapaz de jugar al nivel que necesitan para entrar en playoff.

Es cierto que las culpas no pueden recaer en un Brandon Silvers que tuvo buenos pases, pero la realidad es que en ningún momento fue Jim Zorn capaz de abrir el campo. El entrenador buscaba constantemente jugadas que no salían y el equipo se quedaba bloqueado, desaprovechando las oportunidades que le concedía su defensa. 0 puntos en toda la segunda parte es un bagaje muy pobre y provoca que Dallas te gané a pesar de que no es uno de los mejores o más peligrosos equipos de la liga. Con el crecimiento de los Wildcats, los Dragons acaban de complicarse no solo la entrada al playoff si no la opción de no acabar últimos clasificados.

 

Marc Trestman.

Que alguien explique el motivo de que Marc Trestman solo funciona en Canadá. Es un caso absolutamente loco de la diferencia que hace la frontera entre estos paises. Marc puede ser un gran entrenador de CFL pero sus Bears fueron desastrosos y de momento sus Vipers no han ido a la zaga. Esta semana el equipo de Florida mejoró muchísimo y consiguió funcionar en la faceta ofensiva pero no consiguió ganar el partido. Y el motivo de no ganar fue precisamente la decisión del bueno de Marc de no usar a Quinton Flowers en redzone.

El equipo está actualmente usando un sistema de doble QB con Taylor Cornelius siendo el QB tradicional y Quinton Flowers una especie de RB que puede pasar. Esta formación ha dado grandes resultados en situaciones de endzone, provocando un mismatch que la defensa de Houston no era capaz de parar. Pues en una decisión estúpida, Trestman mantuvo a Cornelius en las últimas 10 yardas, provocando el bloqueo total y absoluto del ataque, el cual quedó varado cuando tenía la oportunidad de empatar un encuentro donde nadie daba un duro por ellos.

Lo más curioso es que la mejora de los de Tampa también está muy relacionada con las funciones de Trestman, o mejor dicho, con las funciones que ya no tiene Tampa. Después de dos semanas de un playcalling kafkiano, el coordinador ofensivo tomó las riendas en este cuento para “descargar de presión a Trestman”. La realidad es que las jugadas cantadas eran más fáciles de ejecutar por parte de los jugadores y se vio a una ofensiva que al menos inspiraba algo de respeto a la defensa de Houston. De momento, los de Trestman son el único equipo en 0-3 y tiene poca pinta de que vaya a mejorar en días venideros. 

 

Más madera el próximo sábado.

Una vez más la XFL volverá el próximo sábado con dos equipos con solo una victoria en dinámicas totalmente opuestas. Veremos si el enfrentamiento entre los Guardians y los Wildcats mantiene esa sensación de desastre de los de la Gran Manzana o si por el contrario, LA solo ha sido una flor de un día. Igual ocurre entre Battlehawks y Dragons, habrá un duelo texano y la jornada la cerrarán los Vipers y los Defenders en un partido donde los de Washington quiere dejar prácticamente fuera del playoff a los de Tampa.

 

Santiago Tomasi (@ElBoxDeTomasi) para Spanish Bowl

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *