La rebelión de los modestos: Mountain West & Sun Belt Conferences

Desde Coollege y Spanish Bowl, queremos cerrar la temporada de NCAA Football realizando un análisis de lo que ha sido la campaña futbolística. Para ello, abordaremos cinco artículos en los que se repasará lo más destacable de cada conferencia. 

Hay que recordar -para el neófito seguidor de College Football- que la Division I (la más mediática de las divisiones) se divide en 10 grandes conferencias y un grupo de equipos independientes (entre los que sobresale Notre Dame Fighting Irish). 

Tradicionalmente el foco mediático se suele poner sobre las llamadas “Power 5”, es decir, las cinco conferencias más competitivas y que suelen reclutar a los jugadores más importantes: SEC (Southeastern), ACC (Atlantic Coast), B1G (Big Ten), la Big XII Pac-12. 

No obstante, existen otras cinco conferencias que reciben el nombre de “Group of Five”, que integran a los programas futbolísticos más “mortales”. Estas mundanas conferencias -no exentas de interés, calidad y espectáculo- son: AAC (American Athletic Conference), Conference USA, Mid-American  Conference (MAC), Mountain West y Sun Belt Conference. 

Intentaremos analizar en esta serie de artículos cinco aspectos que consideramos fundamentales: a) Equipos dominantes; b) Programas revelación y decepción de la temporada; c) Aquellos jugadores más valiosos; d) MVPs Ofensivo y Defensivo; e) Mejor partido del año. 

“Los últimos serán los primeros” afirmaba un pasaje del Evangelio según San Mateo. Arrancaremos por los últimos, esos ignotos programas que, no obstante, han protagonizado algunas de las historias más fascinantes del año. Prepárense y disfruten con “la rebelión de los modestos”: Mountain West y Sun Belt Conferences.  

 

MOUNTAIN WEST CONFERENCE

TEMPORADA 2019

 

Campeón: BOISE STATE BRONCOS

Subcampeón: HAWAI’I RAINBOW WARRIORS

 

ADN

La Mountain West Conference es la más joven de todas las conferencias de la Football Bowl Subdivision (FBS). Se fundó en julio de 1999. Sus equipos pertenecen a la zona oeste del país y se caracteriza por defensas fuertes y un poderoso juego de carrera. La competitividad está asegurada, aunque Boise State Broncos se ha erigido, en la última década, como el programa dominante. 

Equipos de la Mountain West / change.org

La conferencia se divide en dos divisiones:

 

MOUNTAIN DIVISION

1) Boise State Broncos (12-2); 2) Air Force Falcons (11-2), 3) Utah State Aggies (7-6); 4) Wyoming Cowboys (8-5); 5) Colorado State Rams (4-8); 6) New Mexico Lobos (2-10).

WEST DIVISION

  • 1) Hawai’i Rainbow Warriors (10-5); 2) San Diego State Aztecs (10-3); 3) Nevada Wolf Pack (7-6); 4) San José State Spartans (5-7); 5) Fresno State Bulldogs (4-8); 6) UNLV Rebels (4-8). 

 

 

EQUIPOS DOMINANTES

SOBRE EL TAPETE AZUL DEL ALBERTSONS…

Boise State Broncos volvió a recuperar el cetro de la Mountain West, tras la mancha en el honor que supuso el campeonato de Fresno State Bulldogs la pasada campaña. Las huestes de Bryan Harsin se conjuraron tras la derrota en el pasado Championship y demostraron que son el equipo a batir. Tuvieron que sobreponerse a la pérdida de dos baluartes como Brett Rypien y Alexander Mattison, aunque los del estado de Idaho tuvieron la buena nueva de hallar dos auténticas estrellas, que marcarán el futuro del programa: Hank Bachmeier y George Holani. 

Bachmeier, supuso un auténtico huracán de sensaciones en las primeras jornadas (ofreciendo un nivel de juego simplemente espectacular), pero sufrió varias lesiones que abortaron prematuramente su temporada. Su estado físico -a día de hoy- es un auténtico misterio. Esperemos que con la llegada de los spring games, la opacidad que rodea al caso Bachmeier se esfume. George Holani fue la otra gran noticia para los de Harsin. La excelsa temporada del corredor le ha valido ser nombrado “Freshman of the Year”. 

Las luces y sombras han sido la nota dominante de los del “blue turf” del Albertsons Stadium: su dominio aplastante de la Mountain West se vio salpicado con una dolorosa derrota en Provo, frente a BYU Cougars. Aunque lo más preocupante fue, sin duda, la patética imagen ofrecida, en la Mitsubishi Motors Las Vegas Bowl, ante unos Washington Huskies, que -literalmente- aplastaron al conjunto de Idaho. 

El blue turf del Albertsons Stadium / broncosports.com

LOS GUERREROS DEL ARCOÍRIS

Una de las grandes noticias de la temporada fue la irrupción de los mediáticos Guerreros del Arcoíris. Efectivamente, Hawai’i Rainbow Warriors, de la mano del siempre controvertido Nick Rolovich, cuajaron un brillante final de campaña y asaltaron el liderazgo de la West Division en el último momento. Los ingredientes del equipo hawaiano son bien sabidos: un mariscal de campo solvente, un frenético y dinámico juego de pase, una relativa inoperancia terrestre y un famélico quehacer defensivo. Cole McDonald –QB del equipo- mezcló brillantez con patetismo, pero siempre podremos evocar su estelar bowl frente a BYU. JoJo Ward, Jared Smart y Cedric Byrd III conformaron un triplete majestuoso de mortíferos receptores. Rolovich –elegido “Coach del Año”- supo imprimir un competitivo espíritu a sus mesnadas, que le ha valido una oportunidad para suplir a Mike Leach al frente de Washington State Cougars. 

LA REVELACIÓN

Junto con los Guerreros del Arcoíris, el equipo revelación ha sido, sin ningún tipo de dudas, Air Force Falcons. Los pupilos de Troy Calhoun, basándose en los pretéritos cánones del juego -carrera y defensa-, supieron erigirse en una alternativa a la tiranía de Boise State, quedándose con un espectacular récord de 11-2 (con un demoledor 6-0 en casa). El RB Kadin Remsberg, los FBs Taven Bircow y Timothy Jackson, así como el QB Donald Hammond III sustentaron la parcela ofensiva, mientras que el LB Demonte Meeks se convirtió en el adalid defensivo. El programa militar de Colorado Springs terminó la temporada rankeado en el puesto 22 y con una victoria de mucho prestigio, frente a Washington State, en la Cheez-It Bowl. 

 

LAS DECEPCIONES

Quizá sean tres las grandes decepciones de la temporada, aunque con ciertos matices. Utah State Aggies, más conocido como “el equipo de Jordan Love”, pagó caro el cambio de entrenador, la ausencia de armas ofensivas para Love (salvo Siaosi Mariner y el corredor Gerold Bright) y la propia intermitencia de Jordan (capaz de lo mejor y lo peor). En la defensa aggie brilló con luz propia el sensacional LB David Woodward.   

El actual campeón, Fresno State Bulldogs, sufrió la pérdida de talento y encaró una temporada de plena reconstrucción. El único jugador que estuvo a la altura en el programa californiano fue el corredor Ronnie Rivers. El récord de 4-8 de los Bulldogs resume perfectamente su campaña. 

De Wyoming Cowboys siempre se espera mucho y más si su temporada se inició con una brillante victoria frente a Mizzou Tigers. El QB Sean Chambers supuso una explosión de júbilo en Laramie, pero su lesión significó el inicio del fin de la campaña de los Cowboys. Otra gran noticia vino de la mano del explosivo RB Xavazian Valladay, que superó las 1000 yardas terrestres. Tanto Valladay como Chambers llenan de ilusión el porvenir del programa dirigido por Craig Bohl. Su fácil victoria ante Georgia State, en la Nova Home Loans Arizona Bowl, puso un poco de luz a una discreta temporada. 

Más sombras que luces deja la temporada de Jordan Love / collegefootballtalk.nbcsports.com

 

JUGADORES MÁS VALIOSOS DE LA TEMPORADA

Los cinco jugadores más valiosos de la Mountain West serían: 

1.- Josh Love QB (Sr., San José State Spartans): 481 pases, 293 completados (60’9%), 3923 yardas de pase, 22 TDs pase, 3 TDs carrera, 8 interceptaciones. Ha sido el primer jugador de San José State en ganar el “Offensive Player of the Year”, siendo el 15º QB en recibir este galardón. Finalizó la temporada en el puesto tercero -entre todos los mariscales de campo de la nación- en número de yardas de pase. Esta cifra de 3923 yardas de pase se convierte en la sexta mejor marca en la historia de la Mountain West. Tuvo siete partidos con más de 300 yardas, superando las 400 en un histórico encuentro. Un equipo tan modesto como los Spartans se ha convertido -gracias a la labor de Love- en el tercer ataque aéreo del país. 

.

2.- Warren Jackson WR (Jr., Colorado State Rams): 1119 yardas, 8 TDs. Sus 6’6 pies y 220 libras lo convirtieron en el arma mortal de los Rams. Una de las noticias más esperanzadoras para Colorado State y su flamante nuevo entrenador, Steve Addazio, es que podrá contar con este gigante para la reconstrucción del programa, pues no se ha dejado influenciar por los cantos de sirena procedentes del draft NFL. Puede correr, es peligroso en las screen plays e incrementará sus números con la salida de John Hightower. Es el mejor receptor de la Mountain West, con permiso de Khalil Shakir. 

.

3.- Curtis Weaver DE (Jr., Boise State Broncos): 52 tackles (32 solo, 20 asistidos), 19’5 tackles for loss, 13’5 sacks. Continúa la estela de Leighton Vander Esch y se convierte en el segundo jugador de los Broncos en ganar el “Defensive Player of the Year”. Fue el líder de su equipo en sacks y tackles for loss, siendo el líder de la defensa de Boise State (gran responsable de la victoria de los Broncos en el campeonato). Sus 13’5 sacks se convierten en la segunda mejor marca de la Mountain West, erigiéndose en el jugador con más sacks (34) en la historia de la conferencia. Su actuación más rutilante se vio frente a Portland State (4 sacks). 

.

4.- George Holani RB (Freshman, Boise State Broncos): 1014 yardas, 7 TDs de carrera, 206 yardas de recepción, 3 TDs de recepción. Segundo jugador de los Broncos en ganar el “Freshman del Año”, tras Brett Rypien, estableciéndose como el noveno RB que obtiene este galardón. Rompió el récord de la conferencia al ser el primer freshman en anotar 4 TDs de carrera frente a San José State. 

.

5.- Charles Williams RB (Jr., UNLV Rebels): 1257 yardas, 11 TDs. La temporada de Williams fue espectacular, colocándose en el puesto séptimo en la historia de los Rebels -en número de yardas- y siendo el 16º mejor corredor de la nación. Los números de Williams destacan aún más, dada la paupérrima temporada de su universidad (4-8). El corredor volverá para su año senior, así que podrá mejorar sus ya productivas estadísticas. 

En San José State ha habido LOVE, pero del bueno / theathletic.com
.

 

MEJOR…

JUGADOR OFENSIVO: Josh Love (QB San José State Spartans)

MEJOR…

JUGADOR DEFENSIVO: Curtis Weaver (DE Boise State Broncos)

MEJOR…

JUGADOR FRESHMAN: George Holani (RB Boise State Broncos)

MEJOR…

PARTIDO DE LA TEMPORADA: Wyoming Cowboys at Boise State Broncos (17-20 OT)  Week 11 – 9 de noviembre. 

 

 

SUN BELT CONFERENCE

TEMPORADA 2019

 

Campeón: Appalachian State Mountaineers

Subcampeón: Louisiana Ragin’ Cajuns

 

ADN

La Sun Belt Conference es una conferencia de 10 universidades que participan en la FBS Division I. Se fundó en 1976, aunque no patrocinó el football hasta 2001. Se integra por programas que tienen su sede en la zona sudeste de Estados Unidos. Sus rasgos distintivos son marcadores altos, defensas débiles, juego terrestre prioritario y gran igualdad. Appalachian State Mountaineers es actualmente el programa más influyente, aunando cuatro campeonatos de la competición. 

Equipos de la Sun Belt / troytrojans.com

La conferencia se divide en dos divisiones:

 

EAST DIVISION

1) Appalachian State Mountaineers (13-1); 2) Georgia Southern Eagles (7-6), 3) Georgia State Panthers (7-6); 4) Troy Trojans (5-7); 5) Coastal Carolina Chanticleers (5-7)

WEST DIVISION

 1) Louisiana Ragin’ Cajuns (11-3); 2) Arkansas State Red Wolves (8-5); 3) UL Monroe Warhawks (5-7); 4) Texas State Bobcats (3-9); 5) South Alabama Jaguars (2-10).

 

 

EQUIPOS DOMINANTES

LOS INDÓMITOS MONTAÑEROS…

La Conferencia Sun Belt tuvo un dominador claro en la figura -una vez más y ya van cuatro- de Appalachian State Mountaineers. Los pupilos de Elijah Drinkwitz -que ha abandonado Boone camino de objetivos a priori más grandes en Missouri– no tuvieron piedad de sus rivales de conferencia, a pesar del colapso sufrido frente a Georgia Southern Eagles -uno de los mejores partidos de la temporada en la Sun Belt-. A pesar de todo, la temporada fue histórica, consiguiendo victorias ante equipos Power5 y rivales estatales: North Carolina Tar Heels y South Carolina Gamecocks. En una infravalorada R+L Carriers New Orleans Bowl vapulearon 31-17 a UAB Blazers. Injusto final de campaña -disputar una bowl tan mediocre- para un año brillante en los Montes Apalaches. 

UNOS CAJUNES MUY PELIGROSOS

Su alter ego nuevamente fue Louisiana Ragin’ Cajuns, que -de la mano del “Head Coach of the Year” Billy Napier– ganaron cómodamente su división (West Division) y plantaron cara en el Championship a los indómitos Montañeros. Además, consiguieron una meritoria victoria 27-17, en la Lendingtree Bowl, frente al campeón de la MAC, Miami (Ohio) Rehhawks. 

Darrynton Evans: ¿la gran sorpresa entre los corredores de este draft? / thebuffalofanatics.com

LAS REVELACIONES

Quizá el equipo revelación fue Georgia State, que cuajó un principio de año excepcional, aunque se desfondaría en los partidos finales. Los Panthers cabalgaron sobre las espaldas del excepcional RB Tra Barnett y del más que cumplidor QB Dan Ellington, consiguiendo un récord final de 7-6. En la Nova Home Loans Arizona Bowl el equipo georgiano sería destrozado 38-17 por Wyoming Cowboys.  

Sería conveniente hacer una mención especial a dos equipos, que protagonizaron un gran año: Arkansas State Red Wolves y Coastal Carolina Chanticleers. 

  • Arkansas State obtuvo un récord de 8-5, ganó la Camellia Bowl frente a FIU Panthers y encontró a una de las grandes sensaciones del año, un jugador que puede marcar el futuro de la Sun Belt, el QB Layne Hatcher, nombrado “Freshman of the Year”. Por otro lado, la temporada del receptor Omar Bayless ha sido explosiva, siendo nombrado “Jugador del Año” en la Sun Belt. 
  • Coastal Carolina Chanticleers, a pesar de su récord negativo 5-7, experimentó una notable evolución merced a su nuevo entrenador Jamey Chadwell. Un dinámico ataque comandado por el menudo y ágil corredor CJ Marable, así como una correosa y férrea defensa liderada por el LB Teddy Gallagher y el DL Tarron Jackson son la clave de esta positiva metamorfosis. 

 

DOS GRANDES DECEPCIONES

Sin duda, hubo dos equipos decepción esta temporada y ambos pertenecen a la East Division: Troy Trojans y Georgia Southern Eagles. 

  • El equipo de Alabama pasó de un espectacular 10-3 a un récord negativo (5-7) para olvidar. Lo peor de todo es que algunas de sus individualidades (el QB Kaled Barker o el LB Carlton Martial) brillaron, pero el conjunto se cayó por completo. 
  • Los Eagles pagaron la controvertida pretemporada -sanción incluida a su QB estrella Shai Werts- y un durísimo calendario, pasando de 10 a 7 victorias esta temporada. Aunque en el haber de las huestes aleccionadas por Chad Lunsford está el ser el único equipo que logró derrotar a los intratables Mountaineers. En la FBC Mortgage Cure Bowl volvieron a dar su peor versión y fueron derrotados por Liberty. 
Una maravilla llamada Carlton Martial / troytojans.com

 

JUGADORES MÁS VALIOSOS DE LA TEMPORADA

Entre los mejores jugadores de este año, habría que destacar: 

1.- Omar Bayless WR (Sr. Arkansas State Red Wolves): 1653 yardas, 17 TDs. Lideró la FBS, en temporada regular, en número de yardas totales, quedando segundo en número de yardas por partido y en TDs de recepción. Sus números han roto todos los récords de los Red Wolves, erigiéndose en el alma más mortífera del genial novato Layne Hatcher. Fue elegido “Player of the Year” en la Sun Belt. 

.

2.- Darrynton Evans RB (Jr. Appalachian State Mountaineers): 1480 yardas de carrera, 18 TDs de carrera, 198 yardas de recepción, 5 TDs de recepción. Evans consiguió su segunda temporada consecutiva con más de 1000 yardas de carrera, siendo la punta de lanza del ataque en este histórico año de Appalachian State. Darrynton es el único jugador de este siglo con más de 200 yardas (239), tres TDs de carrera y un TD de retorno de kickoff en el mismo partido (frente a Charlotte 49ers). Ha conseguido 150 o más yardas en cinco partidos (Charlotte, Coastal Carolina, ULM, South Carolina y Texas State). Se ha declarado para el Draft NFL y puede convertirse en una grata sorpresa para la franquicia que apueste por él. “Offensive Player of the Year”. 

.

3.- Akeem Davis-Gaither LB (Sr. Appalachian State Mountaineers): 101 tackles (49 solo, 52 asistidos), 14’5 tackles for loss, 5 sacks. Una de las grandes sorpresas del año ha sido Davis-Gaither, que se ha destapado como una de esas gemas que pueden brillar en el mundo profesional. La evolución de este LB ha sido alucinante, cuajando un año sencillamente perfecto. “Defensive Player of the Year”. 

.

4.- Layne Hatcher QB (Red Shirt Freshman, Arkansas State Red Wolves): 310 pases, 204 completados (65’8%), 2496 yardas, 27 TD, 10 interceptaciones. Sin duda, el gran descubrimiento este año en la conferencia. Ha guiado a la perfección el ataque de Arkansas State (lástima que la defensa no le haya acompañado), nutriendo de pases a Omar Bayless y siendo considerado como la joya que puede hacer peligrar la dinastía de Appalachian State. Su recital en la Camellia Bowl fue simplemente magistral. “Freshman Player of the Year”. 

.

5.- Carlton Martial LB (Sophomore, Troy Trojans): 127 tackles (70 solo, 57 asistidos), 18’5 tackles for loss, 4 sacks. Carlton Martial o la perfección de estar en el mejor sitio en todo momento. Uno de los mejores LBs de toda la FBS, que sabe suplir su falta de centímetros con una inteligencia y unas lecturas que rayan la perfección. Su evolución en su tercer año será la clave de su futuro en la NFL. Un jugador para mirar con lupa.  

.

MEJOR…

JUGADOR OFENSIVO: Darrynton Evans (RB Appalachian State)

MEJOR…

JUGADOR DEFENSIVO: Akeem Davis-Gaither (LB Appalachian State)

MEJOR…

JUGADOR FRESHMAN: Layne Hatcher (QB Arkansas State Red Wolves)

MEJOR…

PARTIDO DE LA TEMPORADA: Georgia Southern Eagles at Appalachian State Mountaineers (24-21) Week 10 – Jueves 31 de octubre.

 

 

 

Los chicos de Coollege. No olvidéis pasar por su podcast

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *