Un equipo de chiste

Si has nacido en España es muy probable que te hayas encontrado con el típico gracioso del grupo que se anima a contar chistes. Y más de una vez en tu vida. Pero más probable es aún que ese chiste empezase tal que así: «Esto eran un español, un inglés, un francés y un americano que…» ¿Verdad que sí? Pues eso es lo que está pasando en Baltimore actualmente. Que la que hasta ahora era una de las franquicias más serias y respetadas por sus rivales, los Ravens, se están convirtiendo en una franquicia de chiste debido a una serie de circunstancias que vamos a estudiar a continuación.


Metiéndonos en el papel del chiste anterior, analicemos cada uno de los personajes que están implicados en esta historia:

 

El español

También conocido como John Harbaugh. El HC de los Baltimore Ravens se enfrentaba a una temporada difícil. Y es que muchas personas se empezaban a plantear su continuidad después de tantos años al frente de la franquicia córvida. El bueno de John, porque la verdad que no hay adjetivo que mejor le venga, cometió un error hace dos temporadas al contratar a Marc Trestman como OC. No sé en qué estaría pensando pero el año pasado se le acabó la paciencia y terminó por despedir al inoperante «gurú ofensivo». Así pues, en vez de buscar solución a un ataque que vagabundeaba por los campos de la NFL, John Harbaugh decidió darle ese puesto a Marty Mornhinweg. Éste era el entrenador de QBs por aquel entonces, y a partir de ahora conoceremos como «el francés».

El problema del mayor de los hermanos Harbaugh viene cuando tiene que tomar decisiones importantes a la par que difíciles. Llamémosle conservador, fiel a sus compañeros o que le faltan huevos. Me da igual. El caso es que cuando todo el mundo se esperaba que el «español» se fuese a cargar al «francés» al comenzar la temporada no fue así. Contra todo pronóstico, Harbaugh iba a seguir confiando en Mornhinweg para esta temporada. Quizás con la esperanza de que el «espíritu Trestman» abandonase la franquicia y volviese a Baltimore el tan añorado juego de carrera. No fue así, tras un espejismo las dos primeras semanas de la NFL los Ravens volvieron a lo que llevan siendo estos dos últimos años. Y, a día de hoy, están más cerca de los puestos bajos que de la cabeza en los Power Rankings.

 

→ Reacciona, español

Querido John, toma decisiones de una vez y cambia lo que tengas que cambiar. El equipo no puede seguir navegando sin rumbo. Además, majete, no tienes el puesto asegurado. Así que ponte las pilas. Busca a algún joven de la NCAA que se anime a darle creatividad y dinamismo a este tan pésimo ataque que tenemos hoy en día, vuelve a traer a Rex Ryan de DC, sea lo que sea pero haz algo.

 

El francés

O, como he dicho antes, Marty Mornhinweg. En todo chiste hay un personaje bueno (que como ya hemos dicho es John Harbaugh) y también hay un villano. En este caso, el francés es el villano de la historia (¿Casualidad? No lo creo). El caso es que sin verlo ni quererlo, Mornhinweg se encontró a mitad de temporada pasada con el marrón. Y es que no tiene otro nombre ser el capitán de una ofensiva que no terminaba de funcionar. Por ello los aficionados tuvimos paciencia con él, porque no era fácil cambiar el playbook en mitad de una temporada y demás. Pero también esperábamos que el ataque se viese diferente durante esta nueva temporada. Con mucho tiempo para preparar las cosas, con Greg Roman al lado y con un par de RBs que son bastante cumplidores. Todos esperábamos que los Ravens corriesen más con el balón.

¿Resultado? Lo mismo de siempre. Domingo tras domingo todos los aficionados acordándonos de la familia y antepasados de Joe Flacco. Preguntándonos por qué narices le mandan desde la banda una jugada de pase de 2 yardas cuando estamos en 3&10. Propongo que a partir de ahora, cada vez que comentemos un partido en Twitter y se produzca una situación de esta índole, la conozcamos como #LaFrancesada. 

¿Tan difícil es jugar con 2 o 3 TE y correr con el balón?

 

→ Vete, francés

En serio Marty. Háztelo mirar porque no es normal que un ataque a día de hoy en la NFL estés 9 cuartos sin anotar ni un sólo TD. Así es imposible ganar y lo peor es que estamos desaprovechando talento bueno en el equipo. No sólo eso, sino que los jóvenes no progresan y parecen estancados en su año rookie. Por lo tanto, yo soy de los que opinan que «francés» tiene un pie y medio fuera del equipo. Es más, pienso que deberían haberle despedido hace tiempo.

Fuente: Baltimore Ravens

El inglés

Esta vez voy a tirar de estereotipo. Y perdonadme si alguien si alguien se siente ofendido. Pero como muchos sabéis ahora estoy viviendo en Inglaterra, y doy fe de todo esto. Los ingleses de toda la vida han sido gente muy callada, señorial y un poco, por qué no decirlo, «subiditos». «God save the Queen» y todo lo que tú quieras pero aquí al que parece que salva es a Dean Pees, porque está malgastando un talento como el que hace años no veíamos en la defensa de Baltimore.

El año pasado clamábamos al cielo por la defensa en Prevent que tanto le gustaba a «Lord Pees». Este año la cosa parece algo más grave. La secundaria ha mejorado bastante; de hecho somos la 5ª mejor defensa contra el pase. Hasta ahí está bien pero hay fallos, fallos muy gordos que no se pueden consentir. Como por ejemplo que Tony Jefferson falle tantos placajes en campo abierto. O lo que es más grave, que prácticamente no presionemos al QB rival teniendo a jugadores como Terrell Suggs o Matt Judon y Zadarius Smith. Jornaleros más que notables y que han dado un paso al frente este año.

El problema es que Pees no sabe utilizar las armas que tiene. Manda más paquetes de blitz para presionar al QB. Y eso le funciona bien cada vez que manda entrar en blitz a Webb desde el slot corner. Pero has estado 5 partidos empeñado en poner a Correa, un LB que durante su etapa en college era un pash rusher puro, a jugar en el interior de MLB acompañando a CJ Mosley. Y la DL ha pegado un bajón considerable este año. Es cierto que se te ha lesionado tu mejor hombre en la defensa. Pero eso no es ninguna excusa para que actualmente seamos la 30ª defensa contra la carrera. Y pensar que el año pasado por ahí no pasaba ni el bueno de Le’Veon Bell…

 

→ Espabila, inglés

En fin, así es el inglés. Un protagonista que bajo mi punto de vista está demasiado tranquilo y se cree que tiene su puesto asegurado. Sin embargo, como no se ponga la pilas y haga rendir a esta defensa al nivel que se merece, también debería acabar en la cola del paro.

 

El americano

Los americanos están presentes en todos lados, no se pierden una. Estuvieron en Vietnam, en Irak y también están en Siria. ¿Por qué no iban a estar en este equipo de chiste, verdad?. Pues así, llegando al final de nuestra historia, nos encontramos a Ozzie Newsome. El mandamás de la franquicia de Baltimore después del owner, Steve Bisciotti. Newsome se ha ganado a pulso ser reconocido como uno de los mejores GM de la historia. Sin embargo, a día de hoy es justo reconocer que varias acciones suyas están condenando al equipo.

La primera de todas, y la más llamativa, fue darle un contrato ‘élite’ a un QB MEDIOCRE. Lo digo en mayúsculas porque es lo que es Joe Flacco a día de hoy. Lo siento, no podía cerrar el artículo sin antes haberle lanzado una pullita al QB de Ravens. Pero siguiendo con Newsome, otro error es la mala gestión de rondas altas del draft. Y con esto me refiero a que has seleccionado a Matt Elam, a Breshad Perriman, a Maxx Williams y a Kamalei Correa a lo largo de estos años entre primeras y segundas rondas. No soy muy partidario de hablar a toro pasado pero cuando ves que tienes un ataque inoperante, y dejas pasar en el último draft a jugadores como JuJu Smith-Schuster que lo está haciendo de maravilla en Steelers, pues te paras a pensar quién tiene la culpa.

 

→ Retírate, americano

Hay mucha gente que está esperando que Eric DeCosta, la mano derecha de Ozzie, tome las riendas de la franquicia. Y que Newsome se retire ya. Pero como buen americano, ¿morirá Ozzie Newsome en combate?


En fin, creo que estoy soltando demasiada bilis… Pero se llega a un punto en que (como dije el otro día en mi Twitter) las derrotas no me molestan porque a día de hoy los Ravens son un equipo de CHISTE. Con todas y cada una de las letras.

@Nayonssen

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.