El enigma Jaylon Smith

Ocurrió en la Fiesta Bowl de 2016 que enfrentaba a las universidades de Notre Dame y Ohio State. Jaylon Smith, linebacker de Notre Dame, y ganador del Buktus Award (reconocimiento al mejor Linebacker), se rompía el ligamento anterior cruzado de su rodilla. No era una lesión de rodilla más, también había perdido la sensibilidad del nervio que conecta al pie con el tobillo, causándole lo que se conoce como «drop foot» (pie caído).

La lesión fue devastadora. Las mejores previsiones del draft daban a Smith como tercera ronda. En tan solo un momento, un jugador que aspiraba a top 5 en el draft tenía que asumir que su carrera como profesional, si es que llegaba a tener una, ya no sería la misma. Pero en el camino de Jaylon Smith se iba a cruzar Dan Cooper, el cirujano que todo lo cambiaría.

Dan Cooper no solo operó la rodilla de Smith con éxito, también aseguró que había muchas posibilidades que su nervio se regenerara en 12-15 meses. Pero la importancia del Dr. Cooper no estaba únicamente en sus habilidades como cirujano. Cooper también es el jefe de los servicios médicos de los Dallas Cowboys, y ahí es donde jugaría su papel más importante. Llegado el día del draft, Jaylon Smith sería drafteado por los Cowboys en el puesto número 34 de la segunda ronda. Mientras que todos los equipos manejaban la misma información sobre Smith, el equipo texano tenía un mejor conocimiento sobre las condiciones del linebacker. Tanto era su optimismo que no dudaron en gastar una segunda ronda por un jugador que se iba a perder con total seguridad la temporada.

Jaylon Smith abandonando el terreno de juego tras su lesión de rodilla.

 

La elección de Dallas cogió por sorpresa a mucha gente. Por todos era sabido que la defensa de los Cowboys era uno de sus puntos débiles. En primera ronda se decantaron por el RB Ezequiel Elliot (otra sorpresa), pero gastar su segunda ronda por un jugador que no volvería a jugar hasta 2017 parecía aún más temerario. El pick de Dallas recibió muchas alabanzas pese a ser una moneda al aire, pero también recibió bastantes críticas, ya que habían dejado pasar a jugadores como Deion Jones, Kevin Byard o Noah Spence. Pero en los Cowboys lo tenían claro, esperarían a Jaylon Smith.

Después de la operación, el jugador pasó 6 semanas en cama y tuvo que aprender a volver a caminar. También perdió bastante peso debido a la inactividad y el reposo. Pero eso no pararía a Smith en su intento por volver a la élite y demostrar a todos que los Cowboys habían acertado con su elección. No ha habido mucha información sobre el proceso de recuperación, pero el propio Jaylon Smith se ha encargado (vía Twitter y Youtube) de mantener a la gente al tanto de su rutina. Le hemos podido ver haciendo saltos, ejercicios de velocidad (dice que ha recuperado los 4.4 que hacía en las 40 yardas), cambios de dirección, etc. Todo eso ha ido haciendo que la expectación entre los fans de los Cowboys no pare de crecer. Optimismo confirmado por Jason Garrett (asegurando la presencia de Smith en el postseason program), y por Stephen Jones, que declaró recientemente que Jaylon Smith ya podría jugar en su actual estado de forma, eso sí, llevando una protección en el pie.

Smith, con su protección, durante una sesión de recuperación.

Lo último que hemos podido saber sobre el jugador es que su nervio se está regenerando. El propio Jaylon declaró recientemente que estaba sintiendo cosas en su pie que antes no era capaz de sentir, lo cual indica el largo camino que queda para que esté al 100%. Algo que parece no importar a los Cowboys, pues la protección que cubre su pie y evita el «drop foot» está funcionando y le permitiría volver al terreno de juego. Los Cowboys y el propio Smith tienen un ejemplo en J.R Reed, antiguo jugador de los Eagles y de los Rams que sufrió la misma lesión en el nervio. Reed fue capaz de volver a jugar en la NFL gracias a la misma pieza que ahora porta Jaylon Smith.

A pesar de todas las dudas que pueda haber sobre el estado del jugador, lo que sí parece seguro es que en Dallas ya sueñan con una pareja Sean Lee – Jaylon Smith que les pueda dar ese salto de calidad para volver a disputar una Super Bowl. Parece claro que este año no habrá grandes movimientos en la agencia libre por parte de los vaqueros y se apostará por renovar algunas piezas claves y apostar por el draft. Un draft que ha traído más aciertos que errores en las últimas temporadas. Falta por comprobar si Jaylon Smith estará preparado para ese salto cualitativo. Desde aquí apuesto por el sí, espero que el tiempo me dé la razón.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.