El secuestro de Downing

El equipo entró en barrena después de Washington, es así porque lo dicen las estadísticas, los ojos de cualquiera que vea los partidos de Raiders y el sentido común.

Las dos primeras jornadas se vieron a unos Raiders continuistas en ataque pero con esa chispita que te da un OC joven, en su primer año y que no tiene nada que perder y sí mucho que ganar. Se ve en los reversos con Patterson, se ve en el pase en triple cobertura a Roberts en el touchdown contra Titans, se nota en que hace un mes era divertido ver jugar a los Raiders.

Contra Redskins se perdió dando una mala imagen, es cierto. La primera derrota en tres partidos, con un juego atractivo, seguro como Musgrave (no se equivoque la gente creyendo que Downing ha inventado su playbook, la mitad es heredado) y al mismo tiempo con ese brillo del coordinador que conoce a su QB a la perfección y sabe cuándo puede dejar que arriesgue.

El problema es que los acontecimientos se precipitaron más allá de lo debido. Y ahora empiezo a especular.

Tal vez con la buena intención de proteger a Todd Downing da la sensación de que la mayoría del play calling en ataque ha sido “requisado” por el bueno de Jack del Rio. Ya sé que parece estúpido, ya sé que lo más lógico sería que quitara funciones a Norton Jr., que para eso del Rio era coordinador defensivo, cosa que no hará porque sería como señalarse a sí mismo. Salta a la vista que el ataque ha perdido personalidad. Ya no es reconocible el estilo Musgrave de rutas cortas y pasito a pasito ni el estilo Downing visto en pretemporada, usando alguna jugada de engaño con frescura y sin ningún complejo.

Ahora tenemos un cóctel de ambas, cantadas a destiempo y con el empecinamiento claro de utilizar una cuarta vez la misma jugada que no te ha salido bien las tres veces anteriores. Huele a urgencia, a miedo y a que se juega a no perder porque se nos ha olvidado cómo jugar a ganar.

El touchdown de Crabtree contra Chargers es Downing, dejando que WR y QB hagan lo que saben, el touchdown de Patterson con el reverso es Downing, jugada de engaño con un WR que acaba corriendo 47 yardas hasta la endzone en jugada de carrera. El flat a Lynch en 3os largos es Musgrave, con tal de pasar la línea de scrimmage me sirve porque voy ganando y alejo la pelota lo máximo posible en el 4o down. Si además adaptas tu gameplan para proteger a Carr en lugar de sacar al QB2 y jugar a ganar estás dando las todas las pistas que señalan que has perdido personalidad. Y la falta de personalidad es la marca de la casa de del Rio, no nos dejemos engañar por las 2-point conversion del año pasado, del Rio es un entrenador de vestuario, no de pizarra.

Vuelvo a repetir, la intención puede ser buena, pero no es efectiva. Sabremos cómo ha ido el experimento Downing, como todos los OC con lo que ahora alucinamos, dentro de 2 o 3 años. Dejadle trabajar, prefiero perder y ver algo de agresividad que perder aburriéndome como una ostra. Al fin y al cabo ésto es un espectáculo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *