Repasamos la defensa y equipos especiales de Titans

Tras daros nuestra visión del ataque, y para seguir amenizando la espera hasta que vuelva el football, hoy os traemos un repaso a la defensa.

Como hicimos con el ataque, vayamos con una visión en conjunto de la defensa.

A la hora de frenar la carrera rival, los Titans demostraron ser uno de los equipos más duros (4º en la NFL), permitiendo una media de 88.75 yds/partido de carrera, unos números muy similares a las 88.31 yds/partido permitidas en 2016. Actuaciones como la que tuvimos frente a LeVeon Bell, que se quedó con 46 yds., son el camino a seguir.

Pero la defensa aérea fue un año más fue nuestro talón de Aquiles. Las 239.25 yds/partido de pase permitidas nos colocan en la parte baja de la NFL, aunque, todo sea dicho, hubo una mejoría notable con respecto a las 269.19 yds/partido permitidas en 2016. Sin embargo, también es cierto que más de un QB “normalito” se puso las botas a costa de nuestra secundaria, por lo que aún queda mucho trabajo por hacer.

A pesar de ese punto negro que es la defensa aérea, hay, al contrario que en el ataque, bastantes datos para la esperanza. Sólo permitimos convertir el 34.6% de 3os Downs (algo mejor que el 36.66% de 2016) y limitamos a los rivales a 22.2 pts/partido, por los 23.6 de 2016. Teniendo en cuenta que Houston y Pittsburgh nos anotaron 57 y 40 puntos respectivamente, la media podía haber sido Top-5. Además, tanto el número de sacks (de 40 en 2016 a 43 en 2017) como el de fumbles forzados (de 4 a 11) creció.

En conclusión, podemos asegurar que la defensa mantuvo una línea similar a la de 2016, con alguna ligera mejoría. Si se mantiene este progreso y se añade algún refuerzo, podemos cerrar un grupo muy serio.

En este caso, y al contrario que el ataque, toca felicitar a nuestro ahora ex-DC Dick LeBeau. A pesar de sus 80 años siguió demostrando ser una de las mentes defensivas más brillantes de la Historia de la NFL y poco a poco fue ajustando un grupo, donde quizás no estaban todas las piezas necesarias, para colocarlo en la élite. Su sucesor tiene una gran base sobre la que trabajar y crecer.


Defensive Line

  • Jurrell Casey 60 placajes (41 solo), 6 sacks y 1 fumble forzado

Sin duda alguna el mejor jugador de nuestra DL y uno de los mejores de toda la NFL,  aunque en muchas ocasiones pase desapercibido. Rindió en sus primeros años en una 4-3 y ha seguido haciéndolo bajo la 3-4 de LeBeau. Casey es uno de los DL más temidos por OL y QB, ya que su pass rush es muy bueno y año tras año lo demuestra. Es un placer que esté con nosotros.

  • DaQuan Jones 31 placajes (19 solo) y 3’5 sacks

Alternó el puesto de DE con el de NT durante toda la temporada y siempre rindiendo a muy buen nivel. Su tarea no es tan lustrosa como la de Casey, ya que Jones es un run-stopper, pero en los últimos partidos demostró que también sabe cazar QB. Lástima su lesión en el mejor momento de la temporada.

  • Austin Johnson 24 placajes (15 solo) y 1 sack

Tras un año rookie donde su protagonismo fue nulo, en 2017 tuvo más oportunidades en la rotación, en especial tras la lesión de Jones. Le costó un poco hacerse notar, pero acabó el año rindiendo de manera aceptable. Aún tiene mucho camino por recorrer si quiere llegar a ser titular, pero se ha ganado un buen sitio en la rotación de la DL.

  • Sylvester Williams 20 placajes (12 solo)

Se le firmó en FA esperando que fuera una mejora en el NT sobre el veterano Al Woods y la verdad es que casi acabamos echando de menos a Woods. Williams estuvo la primera parte de la temporada muy gris, hundido en la rotación y con Jones ganándole snaps como NT. En la segunda mitad demostró algo más, pero lejos de ser un titular fiable, que es para lo que se le pagó.

  • Karl Klug 18 placajes (13 solo) y 1’5 sacks

Nuestro DL especialista en pass rush tuvo un año un poco más discreto de lo habitual. Volviendo de una ruptura del tendón de Aquiles, Klug no perdió su sitio en situaciones claras de pase y sigue dándolo todo en cada jugada, una mentalidad que gusta mucho a nuestro GM.

  • David King 3 placajes (2 solo)

Llegó por una 7ª ronda procedente de Kansas City y, aunque cumplió en la rotación (su presencia fue mayor que la que indican sus números), su puesto puede ser ocupado por alguien más joven y con mayor proyección.

Nota: 9/10

Outside Linebackers

  • Brian Orakpo 44 placajes (30 solo), 7 sacks y 3 fumbles forzados

Cuando llegó la FA de 2015 se cuestionó su durabilidad y si sería capaz de volver a marcar los sacks que tuvo en sus primeros años. 24.5 sacks en 3 años y 48/48 partidos. A pesar de que empieza a entrar en años y las OL rivales suelen ponerle vigilancia extrema, la buena pareja que hace con Morgan permite que se beneficien mutuamente en el pass rush al ser ambos igual de peligrosos.

  • Erik Walden 36 placajes (25 solo) y 4 sacks

Llegó en FA con la idea de dar un poco de rotación y descanso a la pareja titular de pass rushers y acabó ganándose a pulso un tiempo de juego muy elevado. A pesar de sus 32 años, Walden cuajó una gran temporada como 3er OLB y suplió con creces a Morgan y Orakpo.

  • Derrick Morgan 32 placajes (16 solo) y 7’5 sacks

Al igual que con Orakpo, la falta de rotación y la edad, que poco a poco va pesando, hace que sus números, aunque sigan siendo buenos, no sean tan brillantes. Su presencia en el backfield rival es casi constante. Si viniera sangre fresca que le permitiera optimizar sus snaps, podría tener un gran 2018.

  • Kevin Dodd 7 placajes (4 solo)

¿Qué puedo decir de Dodd? Hasta el bye (Week 8) sólo estuvo activo en 1 partido. Tras él, jugó en todos menos uno. Aunque lo de jugar es relativo. Pocos snaps y rendimiento muy pobre. Está muy cuestionado.

Nota: 8/10

Inside Linebackers

  • Wesley Woodyard 124 placajes (84 solo) y 5 sacks

Empezó al temporada con 31 y con la sensación de que estaba en el declive de su carrera. La acabó marcando los mejores números de su carrera deportiva. El 2017 de Woodyard fue impecable, se le vio por todo el campo. Seguro en los placajes, eficaz en el pass rush y notable en cobertura. Ni un solo pero a su año.

  • Avery Williamson 92 placajes (52 solo), 3 sacks y 2 fumbles forzados

Caso inverso al de Woodyard. Entraba en su 4º año en NFL, tras tener un 2015 y un 2016 muy buenos, se esperaba que diera el paso definitivo. Pero no lo dio. Se vio un Williamson gris, desaparecido en algunos partidos, con lagunas en cobertura (que supuestamente había mejorado esa offseason). Su discreta temporada ha hecho que su renovación esté en el aire.

  • Jayon Brown 52 placajes (38 solo) y 1’5 sacks

El rookie llegó con la idea de entrar en situaciones claras de pase, donde poder alinearse con TE o RB, cumpliendo su papel con bastante éxito. Mediada la temporada, su rendimiento fue tan constante que empezó a ganarle snaps a Williamson. Como todo rookie, tiene camino que andar, pero cumplió su papel asignado y se le proyecta un gran futuro.

  • Nate Palmer 11 placajes (6 solo)

Aunque su contribución principal es en ST, desde que llegó en 2016 ha participado en la rotación del ILB de manera esporádica. Sólido en ST y cumplidor en defensa, no se le puede pedir más.

Nota: 7/10

Cornerbacks

  • Adoree’ Jackson 70 placajes (61 solo) y 3 fumbles forzados + 5 carreras para 55 yds (11.0 yds/car)

Cuando fue escogido en el #18 hubo algunas críticas. Cuando le vimos jugar en pretemporada, se le vio verde. Aun así, LeBeau le dio el papel de titular en el lado izquierdo. Los QB rivales le buscaron mil y una veces. Se le vio sufrir. Pero también se le vio crecer. A medida que pasaban los partidos, Jackson se fue afianzando y acabó la temporada mucho más cómodo, moviéndose por todo el campo y enfrentándose a todo tipo de WR. Además contribuyó en ataque.

  • Logan Ryan 62 placajes (50 solo) y 1 fumble forzado

Su llegada en FA parecía resolver todos los problemas de la secundaria de golpe y porrazo. Pero la verdad es que no fue así. Aunque no diré que rindió mal, sí que es cierto que estuvo más tapado de lo que esperábamos. En parte porque los QB buscaban a los otros CB más débiles. En parte porque LeBeau insistió mucho en no ponerle con el WR#1 rival y a veces era desaprovechado.

  • LeShaun Sims 36 placajes (31 solo), 1 fumble forzado y 1 Int.

En pretemporada sonó como posible candidato a ser el CB#2, pero los dos primeros partidos estuvo inactivo. Luego comenzó a ganar peso y acabó el año como nickel CB, que quizás es el puesto que mejor le viene y donde pudo demostrar no sufrir tanto como las pocas veces que estuvo por fuera.

  • Tye Smith 19 placajes (14 solo) y 1 Int.

Quizá la sorpresa del grupo y una sorpresa más o menos agradable. Tras un 2016 donde no jugó, en 2017 llegó a Nashville y jugó 15 de 16 partidos siendo en uno de ellos titular. Probablemente eso sea una exageración, pero como dime CB o sustituto en caso de emergencia ha demostrado buenas maneras.

  • Brice McCain 12 placajes (9 solo)

Comenzó como nickel CB. Perdió el sitio con Sims. Pasó a ser dime CB. Perdió el sitio con Tye Smith. Acabó el año sin jugar. Desde su llegada en 2016 no ha demostrado nada de valor.

  • Curtis Riley 12 placajes (8 solo) y 1 Int.

La NFL le lista como CB. En el depth chart de los Titans aparece como S. Sea como fuere, empezó el año muy fuerte, logrando todos sus registros en las 6 primeras jornadas. Desde entonces no volvió a jugar en defensa, sólo en ST.

Nota: 7/10

Safeties

  • Kevin Byard 87 placajes (62 solo) y 8 Int.

No fue invitado a la Senior Bowl 2016. Tampoco fue invitado a la Combine. Venía de una universidad menor. Pero Jon Robinson vio algo en él y en aquel Draft de 2016 fue escogido en 3ª Ronda. Tras acabar su año rookie como titular, el 2017 se antojaba ser su año. Y vaya si lo fue. Cerebro de la defensa, líder de la NFL en Ints, Pro-Bowler y All-Pro. Sólo puede seguir creciendo.

  • Johnathan Cyprien 57 placajes (38 solo) y 1 sack

Tras el bajo rendimiento de Searcy, se buscó un SS en FA capaz de jugar metido en el box y ser eficaz contra la carrera. Cyprien fue el elegido y aunque cumplió un año con altibajos, podemos darle, de momento, el aprobado por un año sólido, sin alardes, pero sólido.

  • Da’Norris Searcy 26 placajes (15 solo) y 1 Int.

Nunca cumplió las expectativas que se tenían de él y fue perdiendo paulatinamente tiempo de juego hasta quedar relegado a rotar en algunas jugadas a Cyprien. Su baja producción y su elevado salario le han costado el puesto.

Nota: 7/10

En definitiva, LeBeau exprimió el grupo todo lo que pudo y a pesar de que falta alguna pieza aquí o allá, rindió bien. Si a nuestro nuevo DC le damos ese par de jugadores que nos faltan, esta defensa está preparada para dar un paso de calidad.


Special Teams

Tras años de pobres rendimientos e inestabilidad en ST, los Titans cuajaron un 2017 que, sin ser especialmente brillante, fue mucho más sólido que las campañas previas.

Los retornos propios mejoran un poco y se colocan en el centro de la tabla (de 19.1 yds/retorno en 2016 a 22.1 en 2017 en Kick-Offs y de 7.9 a 8.4 en punts), a pesar de algunos fallos de rookie de Adoree’.

Los retornos ajenos han sido frenados en parte (menos yardas totales, ningún TD permitido, pero más yds/retorno con respecto a 2016), aunque sigue faltando un toque de calidad que los haga determinantes.

Entre 2015 y 2018, los Titans han tenido 4 STC. Nate Kaczor, Bobby April, Steve Hoffman y Craig Aukerman. Demasiada inestabilidad. Hoffmann, que fue el STC en 2017, tuvo una buena actuación, pero entre tanto cambio es complicado juzgar su verdadero impacto. Esperemos que Aukerman, el actual STC, tenga más continuidad.

Kicker

Ryan Succop 35/42 en FG y 31/33 en XP

¿Qué decir de Succop? Récord de la NFL en FG consecutivo de menos de 50yds., Pro Bowler, uno de los contratos más lucrativos de la historia de la NFL para los K,… Es un auténtico seguro de vida en FG medios-cortos, con pierna para FG largos y con unos cuantos años más de rendimiento elevado por delante.

Nota: 9/10

Punter

Brett Kern 75 punts para 3728 yds., 49.7 yds/punt. 28 punts Inside 20, 5 Touchbacks, 9 Fair Catch y 41 punts retornados para 286 yds totales (7.0 yds/ret).

Uno de los mejores, sino el mejor, K de la NFL. A punto estuvo de batir el récord de más yds/punt, pero se acabó quedando a las puertas. Aunque es un placer verle hundir al equipo rival en su campo, cuanto menos tengamos que disfrutar de él, mejor, porque eso significará que el ataque rinde como debe y anota puntos.

Nota: 9/10

Kick returner

  • Adoree’ Jackson 25 retornos para 578 yds (23.1 yds/ret)

Adoree’ fue el jugador más polivalente de los Titans. Jugó en defensa, en ataque y retornó en ST. Y en los 3 aspectos del juego, para ser un rookie, lo hizo de notable alto. Mejoró con creces a sus predecesores e impone ese respeto a rivales que saben, que si fallan un bloqueo o placaje, Adoree’ se lo hará pagar caro.

  • Eric Decker 1 retorno para 22 yds (22 yds/ret)

No recuerdo ni cuándo ni por qué retornó Decker un KO, pero no lo hizo mal.

  • Eric Weems 2 retornos para 18 yds. (9.0 yds/ret)

Vino como mentor de Adoree’ y con unos números medios-altos de retorno con respecto a la media de la NFL. No cumplió las expectativas.

Punt Returner

  • Adoree’ Jackson 34 retornos para 289 yds. (8.5 yds/ret)

Al igual que en los KO, Adoree’ marcó unos buenos números, que pudieron ser mejores si no fuera por las penalizaciones y por los obvios errores de rookie, como dejar botar y correr el balón en la 40, pero atraparlo y retornarlo en la 5. Si pule esos detalles, sus números mejorarán rápidamente y el ataque lo agradecerá.

  • Eric Weems 2 retornos para 15 yds (7.5 yds/ret)

Aquí sus números no son tan malos, y más teniendo en cuenta que solía salir en punts “complicados”, donde su experiencia era un grado. Sin embargo, no son merecedores de gastar un puesto del roster para él.

Nota: 8/10

Los ST han mejorado, en especial gracias a tener, por fin, un retornador peligroso. Hay cosas que pulir, en especial las penalizaciones, que algún retorno para TD nos costaron, pero no son un mal grupo.

Adrián de Blas Ruiz, @titans_esp

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.