Christian McCaffrey, talento al servicio de los Panthers

En primera ronda de un draft, y más en elecciones altas, los equipos suelen buscar todo el talento posible. Talento que pueda funcionar desde el minuto uno, a ser posible. Los Carolina Panthers lo han conseguido. Con su pick número ocho, el equipo de Ron Rivera se hizo con uno de esos chicos que parecen especiales. Sí, es cierto que, últimamente, elegir un running back tan arriba no está muy bien visto, pero Christian McCaffrey no es solamente un running back.

La versatilidad es uno de los factores que más aprovechan las franquicias a la hora de buscar a su hombre. McCaffrey es un magnífico corredor, pero lo podemos ver jugando abierto, saliendo del backfield para recibir lanzamientos o, incluso, como retornador. Esto es importantísimo para una ofensiva que necesitaba un cambio respecto a su último año. Ahora, no hay más excusas para Mike Shula.

McCaffrey ha venido jugando esquemas muy parecidos a los que usa Carolina en el juego de carrera. Los Panthers son un equipo que se mueve entre zone reads y power run. Si echamos un vistazo a Stanford (universidad de la que procede McCaffrey), nos encontramos con infinidad de estas situaciones. La power run es un elemento muy común en su ataque.

En esta imagen, vemos una Power O, una de las más clásicas en las carreras de poder. Saliendo en formación en I, Stanford usa a su fullback para sellar el edge en el run support (kick-out block) y es el pull del LG el que sella el segundo defensor que aparece para parar la carrera. McCaffrey destaca por su habilidad a la hora de leer gaps y por sus cambios de ritmo. En las carreras de poder, estas lecturas suelen ser más fáciles, así que el corredor debe tener el timing adecuado para atacar el gap cuando se abra. Los Panthers necesitan recuperar a su QB debajo del center. Tienen que conseguir que Cam salga desde ahí para que su play action abra espacio en el juego aéreo. Ya sea para jugar power run o outside zones como la de la imagen de abajo.

Vemos como McCaffrey lee los posibles gaps por donde pasar y cómo termina jugando un explosivo cutback para elegir la mejor opción posible.

McCaffrey, del que se ha dicho que no podía correr entre los tackles (y es mentira), es suficientemente duro para pelear en cualquier situación de carrera. Explosividad, lectura, paciencia y aceleración, son virtudes que posee a partes iguales. Esto, le convierte en una amenaza cuando la carrera se transforma en zone read.
Los Panthers, y Shula, han demostrado ser muy creativos en el juego terrestre. Además, cuentan con un objeto que no tiene ningún otro equipo en la liga: un QB como Cam Newton.

Juntar a Newton con McCaffrey es demoledor para la defensa. Demasiadas opciones para el ataque y poco tiempo para decidirse a por quien ir. En cualquier zone read, la línea se moverá en una dirección, McCaffrey irá en otra y Newton podrá aprovechar una tercera opción más. En la imagen de debajo, tenemos una Buck Sweep read. Esta situación es una de las que más hemos visto cuando los Panthers llegaban a la red zone.

Vemos como, saliendo desde shotgun, Stanford mueve a dos de sus OLs jugando el pull (center y right guard). El QB lee al cutback defender por si éste salta al corredor o si se queda esperando la carrera suya. Este tipo de lecturas, por lo general, son bien leídas por Newton. Los dos OLs saliendo al segundo nivel crean mucha ventaja para que el RB pueda ganar yardas con el balón en las manos, como así sucede. Observamos a McCaffrey aprovechar los bloqueos, acelerar y proteger bien el balón. Esta es otra de las virtudes que posee el RB. No es fácil verle perder el balón,

Sin duda, el juego terrestre de los Panthers va a crecer con la elección del corredor de Stanford. Sin embargo, donde más excitante me parece su aparición será en el juego de pase. Como dije al principio, McCaffrey puede salir a recibir desde el backfield o alinearse directamente abierto. En esta segunda opción, el mismatch que crea con los linebackers es brutal. Y es algo que no hemos podido ver en todos estos años con Shula. El juego de pase, integrando al running back, será el desafío para el coordinador ofensivo. Puede y debe usarlo muchísimo más que hasta ahora.

Una de las formaciones más excitantes, que imagino, es la de situar a Stewart y McCaffrey juntos en el backfield, en shotgun, unidos a Cam Newton. Aquí, las RPOs (read-pass option) se vuelven una amenaza crítica para las defensas. Tres opciones para el QB: darle el balón a Stewart mientras la OL bloquea para la carrera, quedárselo para correr él o buscar el movimiento de la defensa, y los huecos que se crean, para poner el balón en las exquisitas manos de McCaffrey. Como ejemplo, la imagen de abajo.

Vemos a los dos RBs de Stanford con el QB en shotgun. Cuando se inicia el snap, el pull del OL indica a la defensa que puede haber una situación terrestre, así como él mesh point (cuando se cruzan QB y RB). El pasador juega un fake hand-off para quedarse el balón y leer lo que está pasando. Los dos LBs, y el safety del playside, se mueven con este running buck y arrancan a parar la carrera dejando una zona muy débil a la espalda del safety. Por su parte, McCaffrey ha salido en ruta hacia ese mismo lado (wheel route). El QB tiene una lectura sencillísima y pone un buen balón para la ruta del nuevo jugador Panther. Perfecta recepción y camino libre para anotar el touchdown. Tengo la sensación que vamos a ver muchas veces esos puñetazos en el pecho y dedo al cielo en las celebraciones de Christian McCaffrey.

Con este tipo de corredor, y con Shula sabiéndolo aprovechar, el porcentaje de pases completados de Cam Newton va a subir seguro. Seguirán existiendo las bombas a 30 o 40 yardas, pero ahora tenemos un ingrediente nuevo al que alimentar en esta ofensiva.

Talento es la palabra para conseguir mejorar. Talento es lo que los Panthers han drafteado con su pick 8. Talento es lo que hay en ese backfield ahora mismo. Talento, al fin, es lo que empieza a rodear a Cam Newton.

Rubén Ibeas García (@Rubenibg)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.