Buffalo Bills, previa de la temporada

BUFFALO BILLS

11-6, primeros en la AFC Este. Eliminado en Ronda Divisional por Kansas City Chiefs. Buffalo Buffalo Buffalo 

 

 

Resumen del 2021

El año comenzaba con un auténtico baño de realidad, en un encuentro ante Pittsburgh Steelers, que, a pesar de estar controlado, se perdió debido a una patética línea ofensiva. La guardia pretoriana de Josh Allen no pudo soportar las acometidas continuas del pass rush acerero, y Buffalo era consciente que el camino al ansiado anillo iba a ser largo y tortuoso. Tres victorias consecutivas frente a Dolphins, Washington y Texans sanaban las heridas del aciago debut. 

En la jornada 5, se volvía al escenario del crimen, Arrowhead. Sin embargo, en esta ocasión, Bills aplastaban a las hordas capitaneadas por Patrick Mahomes y aleccionadas por Andy Reid. Con Tennessee se perdió por jugar a ganar. Miami era, nuevamente, un juguete en las manos de «Diosh» Allen. La sima más profunda de juego se halló en Jacksonville. La ineficacia ofensiva de Daboll llegaba a su clímax, con una derrota inesperada. New York Jets pagaba los platos rotos en casa. No obstante, Colts nos destrozaban por tierra y mostraban, a las claras, las debilidades de esta defensa. 

 

Josh & Brian, el escultor y su obra / billswire.usatoday.com

 

En Nueva Orleans, se obtenía un triunfo para creer. Pero en el partido del viento, ese viejo zorro llamado Bill Belichick daba una clase magistral. El cambio de línea ofensiva y la irrupción Ryan Bates metamorfoseaba por completo el ataque. Mayor tiempo para Josh y más facilidad para los acarreos de Devin Singletary. Bajo esas dos premisas, llegó el momento clave de la temporada. Tras una primera parte infame en Tampa Bay, Allen se echaba el equipo a la espalda y remontaba un partido perdido. La derrota en la prórroga no importaba, pues se veía un giro radical en el equipo. 

Contra Carolina, New England, Atlanta y New York Jets se vio un conjunto engrasado, equilibrado, que afrontaba de la mejor manera posible su viaje hacia los Playoffs. La perece cian ofensiva se alcanzo en el partido de Wild Card ante New England Patriots. Buffalo destrozó a los pupilos de Belichick, desde el minuto cero. Un recital en ataque que no recordaban ni los más veteranos del lugar. 

Por último, nuevamente, volvíamos al lugar del crimen -un poco antes-, pero con la misma sed de venganza. Daboll volvía a hacer de las suyas: primer drive espectacular y planteamiento absurdo. En un momento del final del segundo cuarto, Allen desoía el playbook del ínclito canadiense y afrontaba, a su manera, el comando del ataque. La exhibición de Josh quedará para los anales de la historia de los Playoffs. El otro gran protagonista de la ofensiva de Bills fue Gabriel Davis, que se destapaba con un partido brutal. Sin embargo, el encuentro se perdía, otra vez, en defensa. Los fallos en los placajes y la indolencia y faltas de lecturas de Tremaine Edmunds dejaban un espacio a su espalda, que era aprovechada por Mahomes, drive tras drive. A pesar de todo, aquellos fatídicos 13 segundos marcaron el sino de este enfrentamiento. La moneda cayó del lado de Chiefs y Mahomes no perdonó… Final de una aventura, que apuntaba a gesta y anillo. 

 

 

Altas

VON MILLER, EDGE/LB

Teniendo en cuenta el esquema rotaciones al que Leslie Frazier somete a la línea defensiva de Buffalo, se presupone que Von Miller se dosificará en cuanto a snaps y sembrará el pánico sobre los emparrillados, especialmente, en terceros downs. Von es el eslabón preciso que necesitaba la defensa de Buffalo. Su capacidad de lectura y su habilidad para asumir labores de mentor con sus jóvenes compañeros implementará, sin duda, nuestro pass rush. A mayor presión al quarterback rival, menor peligro para el segundo y tercer nivel. De la labor de Von Miller, se beneficiará todo el entramado defensivo tejido por Leslie Frazier.  

 

JAMES COOK, RB

Es un corredor que destaca fundamentalmente por su explosividad y una capacidad excelsa de aceleración. Sus manos son simplemente espectaculares, erigiéndose en un arma sensacional desde el backfield o, incluso, desde el slot. Puede complementarse a la perfección con Devin Singletary, en formaciones de doble running back (Cook desde el slot), tan habituales en los esquemas de Aaron Kromer.

 

JAMISON CROWDER, WR

Jamison Crowder pueden ser muy productivo en el esquema ofensivo de Bills, partiendo desde el slot. Una línea ofensiva que se ha colado entre las mejores de la nación, un quarterback que sabe leer el juego a la perfección y un nuevo esquema ofensivo que va a sorprender a propios y extraños, son las mejores credenciales para apostar por Crowder como una de los grandes valores ofensivos. 

 

Crowder tiene un nuevo amigo… / newyorkjets.com

 

KAIIR ELAM, CB

Una de las grandes necesidades que fue cubierta en el NFL Draft. Ha arrastrado muchos problemas físicos (lesión de rodilla), por lo que no hemos visto su mejor versión a lo largo de 2021. Llama la atención sus movimientos tan naturales a pesar de su tamaño: posee unas caderas súper fluidas. Aspecto vital en un cornerback. Es mucho mejor en zona que en cobertura al hombre, donde sufre y necesita mejorar. Posee unas beldades físicas y atléticas que le harán mejorar en este aspecto. Confía mucho en su árbol de rutas y debe mejorar esa capacidad de reaccionar ante un hipotético cambio de ruta del receptor. Tiene una capacidad anticipación espectacular, gracias a unos instintos brutales. Buena velocidad para su tamaño. Puede ayudar a la hora de parar la carrera. Nunca se esconde en el juego físico. Lleva a cabo buenas lecturas. Es un arma explosiva en Red Zone y generador de Big Plays. Puede medirse a wide receivers altos y tight ends. No obstante, sus manos son buenas, pero mejorables. Tiene que cometer menos penalizaciones. En campo abierto, le falta algo de velocidad. Su técnica de placaje ha de ser implementada. Su jam, a veces, no es el más efectivo.

 

TERREL BERNARD, LB

Es el típico patrullero de una 4-3, alineándose como WILL o SAM. De Aranda ha aprendido muchísimo y este lo ha esculpido a la perfección. Sin duda, que Bernard haya estado bajo la disciplina de Dave Aranda (auténtico GOAT de la parte defensiva en College) ha influido en la decisión de Beane y McDermott de apostar por él. No tiene el tamaño ideal para la posición, así que se presupone que su rol en Buffalo Bills sea como tercer linebacker en formaciones con 3 linebackers, que se presupone que se incrementarán este año. O quizás, ¿Quién sabe?, signifique un cambio en el esquema 4-3 con nickel de Leslie Frazier (aunque lo dudo). A pesar de esa capacidad para generar presión al quarterback rival, posee problemas a la hora de deshacerse de los bloqueos de la línea. Ha tenido muchos problemas de lesiones: tobillo, hombro, brazo derecho, rodilla y pie. Sin duda, es un linebacker más parecido a Matt Milano que a Tremaine Edmunds. Desde mi modesto punto de vista, considero que a Edmunds le puede venir perfecto la adición de Bernard, puesto que le ayudará y se complementará con él a la perfección, minimizando sus fallos y haciéndose fuertes en los aspectos en los que Edmunds sufre más (lecturas y pases en el primer nivel).

 

 

Bajas

Jerry Hughes (DE), Emmanuel Sanders (WR), Justin Zimmer (DT), Cole Beasley (WR), Daryl Williams (OL), Star Lotulelei (DT), AJ Klein (LB), Christian Wade (RB), Jordan Addison (DT), Levi Wallace (CB). 

 

 

Coaching Staff

Head Coach: Sean McDermott

El natural de Omaha (Nebraska) espera alcanzar el zenit en su quinto año al mando de Buffalo Bills. La evolución positiva que ha conseguido año tras año puede confirmarse esta temporada. Entrega, profesionalidad, trabajo y esfuerzo son los ingredientes que definen su labor al frente de Buffalo. 

 

 

Ataque

Coordinador Ofensivo: Ken Dorsey

El californiano tiene la responsabilidad de no cometer los errores del pasado año, intentando equilibrar más el ataque. La preponderancia del juego por aire en detrimento de los acarreos terrestres fue, sin duda, uno de los mayores problemas de Bills en a lo largo de la temporada. Tiene la enorme responsabilidad de sacar el máximo de uno de los quarterbacks más importantes de la próxima década. Allen tendrá, por fin, un playbook que se ajuste plenamente a sus características.

 

MVP del ataque

Josh Allen

El quarterback natural de Firebaugh mostró una evolución enorme en su cuarto año al frente del ataque bills mafia, cerrando la boca a sus múltiples detractores y demostrando que esa presunta falta de precisión en su juego se debía más a la falta de personal  ofensivo que a carencias tácticas y técnicas. 

 

Josh Allen / usatoday.com

 

Estrategia y resto de posiciones

“Lo que no te mata, te hace más fuerte”. Este axioma de ese genio del pensamiento -y de la vida- Friedrich Nietzsche, debe servir para que Ken Dorsey aprenda de los errores cometidos en el ataque el pasado año, de la mano del discutido Brian Daboll. Los Buffalo “Air” Bills, basándose en el despegue y evolución de Josh Allen, los esquemas atrevidos de Daboll y un cuerpo de receptores a un nivel excepcional, masacraron las secundarias rivales semana tras semana. Los audaces y osados Bills, encabezados por su coordinador ofensivo, abandonaron -casi por completo- el juego de carrera y entraron en una autocomplacencia, en un ensimismamiento supino, siendo víctimas del propio error que provocó el funesto desenlace del mítico Narciso.

El equilibrio, el manido y clásico balance, es la justa medida del football. Buffalo, de la mano de Daboll, abandonó esta senda y creyó que podría ganar los partidos basándose en un impresionante juego aéreo.

“Lo que me preocupa no es que me hayas mentido, sino que, de ahora en adelante, ya no podré creer en ti”… Una nueva máxima de Nietzsche acude a mi mente. Tras el “vuelo” de Daboll a “La Gran Manzana”, McDermott y Beane han apostado por Ken Dorsey. Dorsey -y Brady- será el cerebro pensante del ataque en 2021. Ahora bien, la clave ya la hemos apuntado: ajustar las piezas, equilibrar los snaps por tierra y aire, conseguir que el ataque terrestre cobre protagonismo. 

Singletary, basándose en una línea ofensiva portentosa, supo aprovecharse de las escasas oportunidades que le otorgó Daboll e hizo un final brillante de campaña. Llega a Orchard Park el ágil y rapidísimo James Cook, que seguro aportará en jugadas fantasía ideadas por la ingeniosa mente del nuevo coordinador. Moss, Singletary y Cook pueden ser los agentes perfectos para sostener el ataque terrestre de Buffalo. 

 

The conection is made… / wkbw.com

 

El cuerpo de receptores gana cualitativa y cuantitativamente con la eclosión de Gabriel Davis y las adiciones de Jamison Crowder y Khalil Shakir, jugadores que pueden tener su rol. Diggs, McKenzie, Stevenson, Kumerow, Hodgins, Gentry y Pau’u volverán a protagonizar ese “corpus” de receptores de ensueño que sacudió los emparrillados domingo tras domingo y fue la pesadilla de las secundarias. 

El cuerpo de tights ends se mejora considerablemente, con la adición de OJ Howard, que -junto a Dawson Knox- formará un dúo de auténtico ensueño. 

En la línea ofensiva, la llegada de Aaron Kromer, desde su retiro, mejorará, con creces al grupo. El interior luce mejor con la firma de Rodger Saffold, formando un conjunto de altos vuelos al lado de Mitch Morse, Ryan Bates, Ike Boettger, Greg Mancz o Cody Ford. En la parte exterior, se posee un brillante núcleo integrado por Dion Dawkins, Spencer Brown, David Quessenberry, Tommy Doyle o Luke Tenuta. 

Y al mando de todos estos elementos se halla la figura colosal y titánica de Josh Allen, que espera que este quinto año sea el de su total consagración en el Olimpo de los mariscales de campo, y que signifique el fin de una maldición y el colofón a un proceso que ya iniciara Jim Kelly. 

 

 

Once tipo ofensivo

QB Josh Allen
RB Devin Singletary
WR1 Stefon Diggs
WR2 Gabriel Davis
WR3 Jamison Crowder
TE Dawson Knox
LT Dion Dawkins
LG Rodger Saffold
C Mitch Morse
RG Ryan Bates
RT Spencer Brown

 

 

Defensa

Coordinador defensivo: Leslie Frazier

La falta de presión al quarterback rival se erigió en una de las mayores carencias defensivas del pasado ejercicio. Erradicar este déficit, mantener el nivel defensivo de 2021 y conseguir un upside en el desarrollo de Tremaine Edmunds son los mayores retos de Frazier para esta campaña. 

 

MVP de la Defensa

Tre’Davious White

Sin duda, el mejor fichaje de la offseason será su total recuperación, White es el líder de la secundaria y hace aún mejores a todos sus compañeros. Su lesión en la recta final de la pasada temporada fue clave. 

 

Tre’Davious White / thebuffalonews.com

 

Estrategia y resto de posiciones

Con frecuencia, el punto débil resquebraja la cadena más segura y compacta. Y esa es la sensación que dejó tras sí el AFC Divisional del año pasado. La patente inoperancia en la presión al quarterback rival hizo parecer más vulnerable a todo el conjunto defensivo orquestado por el frío y tenaz Leslie Frazier. 

Como diría el célebre poeta británico Alexander Pope, “errar es humano, perdonar es divino, rectificar es de sabios”. Anclando su mirada en esta máxima de Pope, BrandonBeane inició el proceso de fortalecimiento de la zaga de Buffalo, el pasado ejercicio, con la adquisición -vía draft– de dos joyas en la presión al mariscal de campo rival: el polivalente y versátil Gregory Rousseau, así como ese atleta tan antinatural y especial llamado Carlos Basham. Sin embargo, hacía falta un movimiento esta offseason que ilusionara a la fanaticada Bills Mafia. Y ese golpe de efecto llegó, con la firma de Von Miller. Miller ya no es aquel jovenzuelo que asolaba a los mariscales de campo rio ales. Pero es el eslabón perfecto, que engrasará toda la maquinaria defensiva. Además, su labor como mentor será fundamental en la mejora de todo la unidad. Epenesa, Lawson, Love, Jonathan y Joseph se batirán el cobre por conseguir snaps, ganando quilates la posición con esta dura competencia. 

Pero el interior de la línea también se verá reforzado, gracias a la indudable presión que ejercerá el exterior. Se espera un salto de calidad de Oliver -algo que ya se apreció la pasada campaña-, con la llegada de tres auténticos baluartes como Jordan Phillips, Tim Settle y DaQuan Jones.

Edmunds debe dar ese paso adelante y mejorar sus lecturas. Tremaine tiene que dejar atrás ese catálogo de eterna promesa y transmutarse en verdadera realidad. Dudo mucho que su posición sea la de MLB, pero hay que confiar en el trabajo de McDermott y Frazier. Además, las llegadas de Terrell Bernard y Baylon Spector pueden ayudarle muchísimo. Se espera que el equipo juega, en terceros downs, con más formaciones de 3 linebackers. Milano seguirá siendo ese lugarteniente que se multiplica sobre el emparrillado. Dodson, Giles-Harris, Lee, Matakevich y Smith completan la unidad.

 

Matt Milano / BuffaloBills.com

 

En el nickel, la labor de Taron Johnson fue sencillamente espectacular. Siran Neal y Damar Hamlin pueden aportar también. La secundaria volverá a lucir brillante con esas dos joyas llamadas Poyer y Hyde, bien secundadas por Jaquan Johnson, el propio Hamlin, Josh Thomas y Nick McCloud.  

Tre’Davious White volverá a ser el foco que ilumine la retaguardia de Bills. Habrá que ver cómo regresa de su grave lesión. Su pareja de baile saldrá del ganador de la lucha entre Dane Jackson y Kaiir Elam, con Christian Benford esperando su oportunidad. 

 

Once tipo defensivo

DE Gregory Rousseau
DT Ed Oliver
DT DaQuan Jones
DE Von Miller
LB Matt Milano
LB Tremaine Edmunds
NCB Taron Johnson
CB Tre’Davious White
CB Kaiir Elam
S Jordan Poyer
S Micah Hyde

 

 

 

Equipos especiales

Coordinador de equipos especiales: Matthew Smiley

Smiley ha trabajado como asistente de Special Teams, las últimas cinco temporadas. Se unió al staff de McDermott, en la temporada 2017. Ha sido uno de los grandes artífices en el crecimiento del kicker Tyler Bass.

 

Kicker: Tyler Bass

Buffalo tenía un grave e histórico problema con los kickers. Aspecto que parece que se ha solucionado con la llegada del egresado de la universidad de Georgia Southern. Tyler ha realizado un sensacional año sophomore, con un 87’5% de field goals anotados (28 de 32). Y lo que es más importante, staff técnico y compañeros confían plenamente en él. 

 

El bazooka de Bass / newsbreak.com

 

Punter: Matt Araiza

“Punt God” ha sido titular un único año en los Aztecas, pero ha explotado de una manera bestial, erigiéndose en el punter con mejores estadísticas este año. Ha conseguido 4044 yardas, siendo su patada más larga de 86 yardas (ante San José State) y nunca siendo bloqueado en ninguno de sus 79 intentos de 2021. Es un atleta depuradísimo, con un rango sobresaliente y una capacidad de placaje asombrosa.

 

Long Snapper: Reid Ferguson

Reid Ferguson supone todo un seguro de vida como long snapper de los Buffalo Bills. Acumula mucha experiencia en sus 64 partidos como titular. Llegó a Orchard Park en 2016 como agente libre procedente de LSU. Este año vivirá un duelo familiar con su hermano Blake, long snapper de Miami Dolphins. 

 

Isaiah McKenzie

Todo hace indicar que Isaiah puede tomar las riendas de los retornos. No obstante, queda la lucha abierta con Marquez Stevenson. McKenzie fue muy utilizado el pasado ejercicio en muchas jugadas sorpresa ideadas por Brian Daboll. Isaiah tuvo una sensacional actual en Foxborough la pasa temporada. 

 

 

Claves para esta temporada

  • Equilibrar el juego ofensivo y sacar el máximo rédito de la carrera. Esta fue una de las carencias de Brian Daboll. Será necesario ajustar los snaps ofensivos terrestres y aéreos, sacando el máximo partido de la mejora de nuestra línea ofensiva, así como de las múltiples posibilidades que ofrecen James Cook y Devin Singletary. 

 

  • Ayudar a Tremaine Edmunds y tratar de cerrar los huecos generados a su espalda. A Edmunds le puede venir perfecto la adición de Bernard y Spector, puesto que lo ayudarán y se complementarán con él a la perfección, minimizando sus fallos y haciéndose fuertes en los aspectos en los que Edmunds sufre más (lecturas y pases en el primer nivel).

 

  • Llegada de Von Miller y mejora a la hora de ejercer presión al quarterback contrario. Su capacidad de lectura y su habilidad para asumir labores de mentor con sus jóvenes compañeros implementará, sin duda, nuestro pass rush. A mayor presión al quarterback rival, menor peligro para el segundo y tercer nivel. De la labor de Von Miller, se beneficiará todo el entramado defensivo tejido por Leslie Frazier. Además, la llegada de Phillips, Jones y Settle beneficiarán el crecimiento de Oliver. Con un interior más mordaz, se maximizan las posibilidades de nuestro Pass Rush. 

 

 

Tres partidos a seguir

Bills at Rams (9 de septiembre). 

Bills at Chiefs (16 de octubre).

Bills at Bengals (3 de enero). 

 

 

Pronóstico: 12-5.

Playoffs:

 

 

Edu Vallejo Granero – @EduVall82

@BillsMafiaSpain❤️🤍💙 & @EstampidaBills🦬💨

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.