Balance final de la temporada para los Philadelphia Eagles

Siete de diciembre de 1975. Último partido en casa de la temporada. Treinta y siete segundos, último cuarto, Veterans Stadium, Philadelphia, Pennsylvania. Los Eagles pierden 31 a 0. La nieve cae lentamente sobre el estadio, y los aficionados abuchean al equipo después de una temporada nefasta con sólo tres victorias. Los Eagles terminan con un balance de 4-10, fuera de los playoffs por decimoquinta temporada consecutiva, récord de la franquicia. En 1976 nombraron entrenador a Dick Vermeil, que transformaría por completo al equipo, y en sólo cuatro años les llevaría a la Super Bowl.

Tres de enero de 2021. Último partido en casa de la temporada, sin público debido al COVID. Los Eagles llegan con un récord de 4-10-1, tras una temporada nefasta, sólo tres años después de proclamarse campeones de la Super Bowl. Quedan doce minutos, último cuarto. El entrenador Doug Pederson decide sentar a su QB titular y sacar al tercer QB, Nate Sudfeld, con el partido todavía por decidir. Aunque los Eagles no se jugaban nada, sí que tenía consecuencias para determinar el equipo de la división que jugaría playoffs. Algunos acusaron a Pederson de perder el partido para que los Giants quedaran eliminados de los playoffs, y otros de tirar el partido por un mejor puesto en el draft. Pederson negó las acusaciones. Los Eagles anunciaron su despido ocho días después, el 11 de enero. El día 24 de enero hacen oficial la contratación de Nick Sirianni.

Las temporadas de los equipos son cíclicas, hay momentos de éxitos y otras de fracasos. Haciendo balance final de esta temporada 2020-2021, podemos decir que ha sido una de las peores que recuerdo, y recuerdo ya unas cuantas.

 

 

Grandes Esperanzas Truncadas

Los Eagles llegaron a la temporada 2020 con expectativas moderadamente buenas. El año anterior nuevamente se clasificaron para playoffs como campeones de División, pese a una racha tremenda de lesiones, con Carson Wentz en plan estelar en los últimos cuatro partidos, que debían ganar sin fallo con un récord de 5-7 para tener opciones de clasificación a la postemporada. El fichaje de Darius Slay tapaba uno de los huecos más importantes en la secundaria del equipo. Wentz renovó con un contrato de 128 millones.

Sin embargo, la elección en el draft de Jalen Hurts comenzó por envenenar las relaciones entre Wentz y la franquicia, y desde entonces la cosa fue a peor. La gestión deportiva del general manager Howie Roseman en este punto ha sido nefasta. Según Brondon Lee Gowton, “los Eagles deberían haber aprovechado esta oportunidad para limpiar la casa. En cambio, están responsabilizando a Pederson por los fracasos de Roseman y Carson Wentz que estaban fuera de su control. Es una forma despreciable de tratar al único entrenador en jefe de la franquicia que ganó la Super Bowl”. Fuentes de Eagles dicen que Pederson estaba harto de que le dijeran todo el rato cómo tenía que hacer su trabajo.

El primer tiempo del primer partido contra WFT fue un tímido resplandor de lo que creíamos que pudo haber sido la temporada. Pero tras el 17-7 del descanso Washington anotó 20 puntos sin respuesta. A partir de entonces vimos un Wentz errático, jugando el peor football de su carrera en la NFL, con la línea de ataque otra vez llena de lesiones, sin recibidores (Jeffrey, Jackson y Reagor lesionados casi constantemente) con la excepción de los cinco partidos buenos de Travis Fulgham, y una defensa extremadamente porosa (permitiendo un promedio de 237 yardas aéreas y 126 yardas terrestres por partido; 423 yardas aéreas contra Arizona, y más de 100 yardas terrestres 12 veces, incluidas 191 para los Rams en la Semana 2).

Después de victorias contra los Giants y Cowboys, los Eagles se dirigieron al bye con 3-4-1 y tenían su destino en sus manos. Sin embargo, perdieron un partido que debía ganar contra los Giants en Nueva York, y luego otro ganable en Cleveland. Claramente no eran el equipo de 2019 que habiendo perdido en Miami y con un récord de 5-7 ganó los últimos cuatro partidos para finalizar primero de la División y clasificarse para playoffs.

 

Hurts, Wentz y Pederson / phillyvoice.com

 

El punto de inflexión de la temporada no obstante fue el partido contra Green Bay en la semana 13. Tras una primera mitad horrorosa, Pederson termina sustituyendo a Wentz por Hurts, que comenzó como titular en la siguiente jornada ganando a los Saints. Al final los Eagles necesitaban ganar a Dallas en la jornada 16 y que Carolina ayudase contra Washington. Carolina hizo su parte, pero los Eagles no. Después de una ventaja de 14-3 en la primera mitad, fueron superados por 34-3 en el resto del partido. La defensa fue desarmada y Hurts parecía un novato. Y de este modo quedaron oficialmente eliminados de playoffs. En la peor división de la liga por mucha diferencia, cuyos equipos terminaron con un récord combinado de 23 victorias y 40 derrotas.

 

 

Black Clouds and Silver Lightnings

Como equipo pienso que no podemos salvar nada, a nivel colectivo, de la temporada pasada. Sí podemos destacar a nivel individual a varios jugadores.

Brandon Graham ha sido mi MVP particular este año: jugó los 16 partidos, y terminó el año con ocho sacks, 46 placajes, 16 QB hits, dos fumbles forzados y una recuperación. En su undécima temporada, finalmente hizo su primer Pro Bowl. Fue un gran líder para los Eagles durante una temporada difícil.

 

Brandon Graham / nj.com

 

También destaco al linebacker Alex Singleton, que en la temporada anterior jugaba en la CFL. No dio el salto como titular hasta la semana seis, pero lo fue en los últimos 11 partidos. Lideró a los Eagles en placajes con 120, y al mismo tiempo tuvo dos sacks, cinco placajes para pérdida y un pick-six. Los Eagles siempre tienen problemas para encontrar linebackers, y pueden haber tenido suerte con Singleton.

En un escalón inferior, pondría al tight end Dallas Goedert: 46 pases recibidos para 524 yardas (11.4 yardas por recepción) y tres touchdowns; y al running back Miles Sanders, que corrió para 867 yardas en 164 intentos y 6 touchdowns, incluida una carrera de touchdown de 82 yardas en la Semana 14 (cuarta carrera de touchdown más larga en la historia del equipo). Añadió 28 recepciones para 197 yardas (bajando ostensiblemente sus prestaciones del año anterior, donde hizo 50 recepciones para 509 yardas).

 

 

Es oficial, estamos en reconstrucción

Pues tras el fichaje del nuevo head coach Nick Sirianni y su equipo es oficial, señoras y señores, estamos en reconstrucción (otra vez). Se ha traspasado a Wentz, y se ha dejado ir a Marquise Goodwin, Desean Jackson, Blake Countess, Treyvon Hester, Malik Jackson, Alshon Jeffrey y Deontay Burnett. Se ha fichado a Andrew Adams, Antony Harris, Joe Flacco, Eric Wilson y Jordan Howard. Y se han renovado a Hassan Ridgeway, Boston Scott, Alex Singleton y Greg Ward por un año a todos ellos. Se han reestructurado los contratos de varios jugadores veteranos, como Brandon Graham, Brandon Brooks, Javon Hargrave y Darius Slay.

Se hizo un buen trabajo con el límite salarial, ya que los Eagles al principio de la postemporada eran el peor equipo de la NFL tras los Saints, y ahora según Spotrac somos octavos por la cola con cinco millones y medio de dólares por debajo del cap. Pero eso sí, con unos infumables cuarenta millones en dinero muerto para este año. Sólo los Lions nos ganan, eso sí, por poco, con 41 millones.

Aun así, los Eagles tienen espacio suficiente para poder firmar algún agente libre más, sin grandes lujos, eso sí. También van a poder firmar los novatos que elijan en el draft.

Y todavía tienen alguna carta en la manga para mejorar esa situación: por ejemplo, pueden traspasar a Zach Ertz, si lo hacen liberarán casi cinco millones de espacio salarial (dejando eso sí 7,7 millones de dinero muerto). Si lo traspasaran después del 1 de junio, ahorrarían 8,5 millones de cap (dejando 3,5 millones en dead money para el año que viene). Por otro lado, el 1 de junio cuando oficialmente se produzca la liberación de los contratos de Alshon Jeffery y Malik Jackson, los Eagles liberarán 4 millones de cap. Y finalmente se habla que van a reestructurar los contratos de Lane Johnson y Fletcher Cox (el del primero lo iban a hacer, pero pararon la operación cuando se dieron cuenta de que no era necesario en ese momento).

En el draft tenemos once elecciones, partiendo con el número seis. Posteriormente enviamos nuestra selección de primera ronda (sexta total) y una selección de quinta ronda (156) a los Miami Dolphins a cambio de una selección de primera ronda (12), una selección de cuarta ronda (123), y una selección de primera ronda de 2022. No descarto que no haya alguna sorpresa de última hora en la misma noche del draft. Cruzad los dedos, Howie sigue al timón.

 

En resumen, año de reconstrucción por antonomasia

Este va a ser un mal año casi seguro: la situación del cap no permite grandes alegrías; nuevo entrenador con nuevo equipo; muchos veteranos fuera y jóvenes con signo de interrogación dentro. Nuevo QB, en principio de segundo año. La situación del equipo en 2022 va a ser muchísimo mejor respecto del tope salarial, y veremos si Sirianni es capaz de armar un equipo que sabe a lo que juega, al estilo de lo que hizo Frank Reich en los Colts en poco tiempo. Hemos vivido situaciones así, con Andy Reid en 1999, con un QB novato (aunque dudo que Hurts llegue a ser McNabb, pero sí que puede ser un quarterback aseado), otro veterano fichado para cubrirle, y un entrenador cuya contratación fue criticada al inicio. En su segunda temporada, los Eagles terminaron 11-5. Confiemos.

Ahora toca volver a empezar. Otra vez más.

¡Fly Eagles Fly!

 

José Eladio Fernández

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.