Análisis de los Baltimore Ravens – Defensa

Los Baltimore Ravens afrontan una temporada que se antoja dura y larga para los chicos de John Harbaugh. Tras más de 3 temporadas sin ver los Playoffs parece ser que Ozzie Newsome y el propio John Harbaugh se empiezan a quedar sin crédito.

La franquicia córvida viene de realizar una temporada de 8-8 donde se quedaron a las puertas de los Playoffs tras perder en casa de su eterno rival, los Pittsburgh Steelers en la penúltima semana de la temporada regular. Este año la temporada no pinta muy diferente puesto que las lagunas en el ataque siguen latentes y los coordinadores son los mismos. Además el equipo se ha visto mermado por las lesiones de tal manera que más del 20% de los jugadores del roster no están disponibles para jugar y esta semana se han visto obligados incluso a cancelar algún entrenamiento.

Pero no todo son malas noticias porque tal y como veremos en el siguiente artículo los Baltimore Ravens tienen una de las que, a priori, se presentan como una de las defensas llamadas a ser de las mejores de toda la liga. Y es que, viendo algunos datos de la temporada pasada es normal que en Charm City haya cierto optimismo gracias a la defensa que están montando una vez más y que ya se puede catalogar como una de las señas de identidad de la franquicia.

Empezaremos hablando por una de las unidades que más quebraderos de cabeza ha supuesto para la franquicia de Steve Bisciotti durante los últimos años, la secundaria. Parece ser que Dean Pees se empezó a dar cuenta el año pasado de que su dichosa forma de defender en prevent  no siempre es la más adecuada y más teniendo el tipo de jugadores con los que contamos en nuestra secundaria. A pesar de ello, el año pasado se vieron algunos cambios que supusieron una mejora respecto a años anteriores. El más destacable fue lo que supuso la llegada de uno de los mejores safeties de toda la NFL, Eric Weddle. Desde el primer día ejerció ese rol de líder de la defensa que se esperaba que fuese y rindió a un nivel excelente. Su compañero de batallas fue Lardarius Webb, que ocupaba la posición de Free Safety mientras que Weddle lo hacía desde el Strong Safety. El caso de Webb es particular, durante toda su carrera en la NFL ha sido CB pero el año pasado le probaron de S y le costó mucho adaptarse a la posición, entre otras cosas por la edad y acabó suponiendo su corte al finalizar la temporada. Por eso y por otras cosas los Ravens empezaron siendo muy agresivos en la agencia libre y ficharon al ex safety de Arizona Cardinals, Tony Jefferson. Este fichaje me ilusionó mucho debido a que ambos van a formar  la mejor pareja de safeties de toda la liga (Con permiso de Earl Thomas y Kam Chancellor). Se presupone que Jefferson jugará más cerca de la caja debido a su capacidad contra el juego de carrera y Eric Weddle lo hará más como free safety pero no descartéis jugadas en las que Weddle entre al blitz y sea Jefferson quien se quede cubriendo la zona profunda.  Los safeties suplentes son el propio Lardarius Webb que volvió a firmar con el equipo y Anthony Levine. El rookie Chuck Clark, si finalmente hace roster, se espera que tenga más desempeño jugando en los equipos especiales que en la posición de safety.

Tabla de los mejores safeties de la temporada pasada. Fuente: @PFF

Siguiendo con la secundaria vamos a analizar ahora al cuerpo de Cornerbacks, liderado por Jimmy Smith. Un Jimmy Smith que parece seguir siendo de cristal y por desgracia los Ravens lo están pagando. Puedo decir sin ninguna duda que si Smith se mantuviese sano sería un CB Top 10 de la liga. El año pasado lo pudimos comprobar cuando le tocó defender a hombres como AJ Green o Antonio Brown pero que una temporada más las lesiones volvieron a ser su particular talón de Aquiles. Es indispensable para esta unidad que Jimmy Smith se mantenga sano, entre otras cosas porque las lesiones se han cebado de mala manera con el hasta ahora rookie, Tavon Young, que fue una de las sensaciones de la temporada pasada y que ha sufrido una rotura de ligamentos que le mantendrá apartado de los terrenos de juegos toda la temporada. Tavon Young partía a priori como CB2 del equipo y se fichó, precisamente buscando esa continuidad en el puesto de CB y evitando un poco las lesiones, al veterano de Cowboys, Brandon Carr. Un Brandon Carr que ha sido titular en todos y cada uno de los partidos que se han jugado desde que se le drafteó en 2008 y que a pesar de no ser un CB top puede ejercer con creces su rol de CB veterano que venga a cubrir una posición un poco necesitada por las lesiones.  Es por ello que los Ravens decidieron ir en primera ronda a por el CB de Alabama, Marlon Humphrey, dejando pasar a jugadores como Jonathan Allen y Reuben Foster entre otros. A mí personalmente es una elección que me gustó mucho, pues necesitamos sangre joven en esa posición y creo que Humphrey puede acabar la temporada como titular, además es un CB muy físico contra el juego de carrera, algo que, sin duda vendrá muy bien para una división como la AFC North.  A pesar, como ya he dicho varias veces a lo largo de este artículo y que por desgracia voy a tener que seguir repitiendo, de las lesiones los Ravens pueden darse con un canto en los dientes porque parece ser que otra vez Ozzie Newsome y su equipo de scouts lo ha vuelto a hacer y ha encontrado entre los UDFA a una joya. Aunque es pronto para decirlo, es probable que Jaylen Hill (Procedente de Jacksonville St) haga roster y tenga bastante participación a lo largo de la temporada debido a lo que ha mostrado durante el training camp y sus dos partidos de pretemporada, algo que, también ha llamado la atención de prestigiosas web como @PFF. Siguiendo con el depth chart de la posición encontramos a Sheldon Price y Brandon Boykin que fue firmado de Eagles tras la lesión de Tavon Young con el fin de poder ser el CB que defienda al WR del slot y que a priori se va a disputar el puesto en el roster con el propio Sheldon Rice. Y para los que os preguntáis por el rookie del año pasado Maurice Canady solamente decir que una lesión le mantendrá fuera toda la temporada. Casi se me olvida hablar de Lardarius Webb otra vez, y es que, a pesar de que la temporada pasada como ya hemos dicho jugó de safety parece ser que Dean Pees le quiere volver a ver de CB y debido a la lesión de Tavon Young está probando desde el Slot y las sensaciones son muy buenas. El propio Harbaugh ha declarado que Webb está teniendo el mejor training camp de su carrera y una de las características del juego de Webb es que entra muy bien al blitz, algo que sin duda podrán explotar mucho desde la posición de nickel.

Estadísticas de Jaylen Hill en preseason. Fuente: @PFF

Dejando de lado la secundaria vamos a hablar de la que sin duda es la mejor unidad de no solo la defensa, sino de todo el equipo, la defensive line. La línea defensiva el año pasado se encumbró como una de las mejores de toda la NFL y gran parte de la culpa la tuvo un hombre: Brandon Williams. Es el líder de esa línea defensiva y uno de los mejores defensive tackles de la liga y así se lo han hecho saber desde el front office, ofreciéndole un contrato acorde a su nivel de juego (5 años a razón de 52 millones). La defensa de los Ravens es una de las que ha sobrevivido a eso que yo llamo el ‘boom de la defensas 4-3’  que cada vez vemos menos en la NFL, una 3-4 base, otra de las señas de la identidad y en este caso puedo decir también que de la AFC North. Los Ravens alinean a 3 linieros defensivos, normalmente en paquetes en los que hay un NT y dos DE. Nuestro amigo @RubenIbg habló de la táctica de la línea de defensa de los Ravens en este maravilloso artículo. Este tipo de defensa requiere a un jugador muy grande para la posición de NT y parece ser que esa posición queda cubierta para años con el bueno de Brandon Williams y no sólo con él, sino con una de las sorpresas positivas de la temporada pasada, el rookie UDFA Michael Pierce que fue una auténtica bestia parando el juego de carrera el año pasado. Debido a la gran renovación que firmó Brandon Williams algunos jugadores de dicha unidad tuvieron que salir, dos de ellos titulares, como por ejemplo Lawrence Guy que se marchó a los Patriots y donde auguro que tendrá un futuro muy exitoso con Bill Belichik y Timmy Jernigan que parece que se fue a los Eagles buscando ese gran contrato que los Ravens no le iban a dar la temporada que viene. No hay que preocuparse por estas bajas, así de rotundo soy. Brent Urban parece que por fin va a poder jugar de forma continuada y eso es una excelente noticia para los Baltimore Ravens, un jugador con esas características parece el fit ideal para suplir la baja de Lawrence Guy. Pero no todas las buenas noticias acaban ahí, sino que la línea defensiva de los Ravens, a pesar de todo el talento ya mencionado anteriormente, está repleta de jugadores jóvenes y con una proyección increíble como puedan ser el tercer ronda del año pasado Brandon Kaufusi, que no pudo disputar ni un snap la temporada pasada por culpa, como no, de las lesiones, un Chris Wormley que fue drafteado este año de la misma universidad que su actual compañero Willie Henry, de Michigan y que vienen seguro con una buena recomendación de Jim Harbaugh. Además está Carl Davis que fue uno de los robos del draft de 2015 a pesar de su poca participación. Sin duda parece ser que John Harbaugh tendrá un problema aquí, pues no sé si todos estos jugadores podrán hacer roster debido a que se necesita más gente en otras posiciones pero desde luego que bendito problema. El rookie UDFA Patrick Ricard también está dejando muy buenas sensaciones aunque parece ser que finalmente será usado más como FB.

Fuente: Baltimore Ravens

Para acabar hablando de la defensa lo haremos analizando el cuerpo de linebackers, un cuerpo que, sufrió una tremenda baja la temporada pasada debido a la retirada repentina de Zach Orr que se tuvo que retirar de la NFL con apenas 25 años debido a unas malformaciones en su espina dorsal y que había logrado por primera vez en su carrera entrar en el equipo All Pro a pesar haber sido en su día UDFA.

Sin duda alguna uno de los jugadores que más va a echar en falta a Zach Orr va a ser el que hasta ahora era su ‘compañero de baile’ y que para mí personalmente es uno de los mejores MLB de la NFL es CJ Mosley. Tras el corte de Daryl Smith hace dos temporadas se esperaba que CJ Mosley diese un paso adelante en su juego y con el rol de Mike LB liderase al cuerpo de linebackers, y así fue. CJ Mosley demostró una vez más de que pasta está hecho y acabó la temporada con 4 intercepciones y 1 fumble, consagrándose así como uno de los mejores linebackers a la hora de defender en cobertura. Además CJ Mosley está en año de contrato y estoy seguro de que los Ravens le van a pagar y muy bien. Esa conexión que tenía con Zach Orr era especial y si antes no tenía ni una duda sobre esta posición y veía el futuro asegurado con un talento muy joven, ahora si las tengo. En un principio el jugador que suplirá a Zach Orr es el jugador de segunda ronda del draft de 2016 Kamalei Correa. Correa llegó de Boise St como un rusher con una buena proyección y con unas cualidades físicas para doblar la esquina muy buenas pero en Baltimore parece ser que desde el primer momento tenían claro que le draftearon para jugar por el interior y defender en cobertura. Personalmente a mí esta decisión no me gustó y a día de hoy Correa no me convence jugando de MLB junto a CJ Mosley pero hay que ser pacientes y esperar a que termine de adaptarse al cambio de posición. Por detrás de él está Patrick Onwuasor, un jugador que veo con capacidad suficiente para acabar quitándole esa titularidad al cuestionado Correa. Parece ser que el veterano Albert McClellan no termina de alzarse con la titularidad y su rol está destinado a ser un jugador de terceros downs. Otro jugador que también podría verse inmerso en esta batalla es el rookie Tyus Bowser. Es un caso muy similar al de Correa, pues cuando más ha destacado en el college ha sido cuando ha ejercido roles de rusher aunque cuenta con mejor técnica a la hora de defender en cobertura que Correa. Yo me voy a mojar y sinceramente espero que sea Onwuasor el que acabe jugando junto a CJ Mosley y espero que a Bowser le dejen de rusher. Un pass rush que como vamos a ver ahora está en una situación delicada pero no compleja. Delicada porque los Ravens, a pesar de tener uno de los mejores front seven de la liga, no han presionado lo suficiente al QB durante la temporada pasada o al menos no como se espera de una plantilla con tanto talento. Hay un nombre que destaca por encima del resto y no podría ser otro que el del futuro Hall of famer, Terrell Suggs. Uno de los mejores rushers que nos ha dejado esta década y al que parece que no se le acaba la gasolina. Él es el líder de esta unidad tan joven de rushers con los que cuenta la franquicia córvida. Junto a él parece ser que van a pelear por la titularidad Matt Judon, rookie del año pasado y que dejó muy buenas sensaciones en su primer año logrando hasta 4 sacks y Za’Darius Smith que en su segundo año pegó un bajón en su rendimiento pero que durante esta preseason está volviendo a ser el del primer año. Personalmente me gusta más Judon, tiene una buena técnica a la hora de doblar la esquina y si termina de pulir esos pequeños detalles que le faltan estoy seguro de que será uno de los grandes rushers del futuro aunque con Smith tampoco tengo dudas si finalmente consigue él la titularidad. Junto a estos tres jugadores que son los que más snaps se repartirán a lo largo de los partidos encontramos a los dos rookies seleccionados en segunda y tercera ronda, Tyus Bowser del que ya hemos hablado y del que se espera que pueda jugar tanto de rusher como en cobertura y el que para mí fue el mejor pick de todo el draft de Ravens de este año, Tim Williams. Williams ha demostrado en Alabama que es uno de los mejores rushers procedentes del fútbol universitario y que si su cabeza se lo permite (Parece ser que tras el nacimiento de su hija ha asentado la cabeza) está llamado a ser como el sucesor de Terrell Suggs en el front seven de Baltimore, eso sí siempre salvando las distancias no se nos vaya a enfadar Sizzle cuando lea este artículo.

Fuente: Baltimore Ravens

Doy por terminado el análisis de lo que espero que sea la defensa de los Ravens durante la temporada que se avecina. Creo que ha quedado claro que el trabajo que ha llevado el front office en esta parcela del terreno de juego es soberbio y que se ha reforzado en el draft y en la agencia libre con el fin de establecerse como una de las mejores defensas de la NFL y tratando de recordar a defensas pasadas que fueron artífices de grandes hazañas en la liga como la de los Ravens en el 2000 y 2012 cuando nos proclamamos campeones de la SB. Sin duda alguna espero mucho de esta defensa y de unos jugadores que llaman la atención por lo jóvenes que son y lo bien que están rindiendo.

@Nayonssen

Un comentario sobre “Análisis de los Baltimore Ravens – Defensa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.