Bengals quieren que creas que apenas tienen espacio salarial

A breves días de la apertura del mercado, y con los Bengals sin mover ficha todavía para renovar a ninguno de sus propios agentes libres, la web oficial del equipo soltó una joyita como sin quererlo al final de un artículo acerca de los kickers en el NFL Combine que se celebra en Indianapolis durante esta semana. Geoff Hobson, editor de la web, dijo que Cincinnati sólo disponía de 15 millones de dólares para gastar, una aberración si tenemos en cuenta que varios medios dedicados a este tipo de cosas les dan alrededor de 40. ¿En qué quedamos?

El artículo en cuestión no explicaba si ese dinero, que por cierto, coincide con lo que decían tener presupuestado en 2016 también, es lo que los Bengals consideran que tienen de espacio salarial o lo que tienen para gastar. Recomiendo leer este detallado artículo de Andre Perrotta, abogado y seguir del equipo y con gran conocimiento acerca del CBA (collective bargaining agreement o convenio laboral en román paladino), en el que expone las diferencias entre ambos conceptos y lo que hay que tener en cuenta a la hora de calcular lo que entra y lo que no en el cálculo salarial.

El de arriba, Jim Owczarski, trabaja para el Cincinnati Enquirer, periódico local, y también dijo en relación a esa cantidad, que probablemente se tratara de un error y que realmente estamos hablando de en torno a 16 y 20 millones disponibles – no sé si ironicamente, pero no creo. O somos muy ignorantes o hay algo que no cuadra, ya que Over the Cap les tiene por encima de 41 millones de dólares.

ESPN y el propio Owczarski aseguran que el fan medio, no tiene en cuenta la cantidad de deducciones que hay que hacer a ese cap: prevención ante lesiones, la practice squad, las dietas por participar en las OTAs (offseason training activities), etc. Perrotta lo detalla muy bien, y también deja claro que esas cifras son absurdas. Por ejemplo, en 2016, él mismo calculó con estimaciones muy conservadoras que los Bengals disponían realmente de más de 27 millones en espacio. De ahí que haya que preguntarse si esos 15 millones que la web intuye que tienen en 2017 son el espacio con el que cuentan o el efectivo que están dispuestos a invertir.

Por ejemplo, alguna de estos conceptos erróneos es el del rookie pool, ya que se sugiere que todas las franquicias deben apartar cantidades importantes para poder contratar a los jugadores que draftean, pero no informan al lector, por error o a propósito, del hecho de que esos novatos sustituyen a otros en la plantilla que ya están dentro del cálculo del espacio. Básicamente, no hay que deducir mucho más puesto que el sueldo de los rookies en realidad sólo sustituye al de otros jugadores que ya contaban para el cap.

Tampoco sugieren que los Bengals puedan abrir aún más espacio cortando a Adam Jones o Rey Maualuga. Es verdad que el resto de franquicias de la NFL envidian la disciplina de Cincinnati en cuanto a sus obligaciones salariales, ya que casi nunca incurren en dead money, pero deshaciéndose de Maualuga les deja con 0$ a deber y la cantidad que arrastrarían al echar a Jones sería mínima. Muchos otros conjuntos de la liga utilizan estas herramientas para tener más capacidad de maniobra para mejorar el equipo.

Dice Owczarski también que según la Asociación de Jugadores los Bengals son el noveno equipo que más gasta. Según Over the Cap, fueron 15º en 2016 en dinero gastado (que no espacio, si me seguís). En 2015 fueron undécimos, según la misma fuente. Esto es interesante por el hecho de que muchas veces se ha insinuado que el propietario de la franquicia es un «agarrado» por escasez de fondos, ya que es uno de los dos propietarios – el otro el señor Davis de los Raiders, cuya única fuente de riqueza es la propia franquicia.

Todas esas cantidades luego hay que ajustarlas, por supuesto, ya que todos los equipos añaden espacio a dicho tope de la temporada pasada. Por ejemplo, a los 167 millones de unadjusted Salary Cap en Over the Cap le suman más de 6,5 millones, que es lo que Bengals arrastra de 2016. Ese dinero, según Duke Tobin, Director de Personal del equipo, se reserva para extensiones, como para la de A.J. Green en 2015. Cincinnati tiene al linebacker Vontaze Burfict y al tight end Tyler Eifert terminando contrato en 2018, pero aún así es díficil reducir la cantidad de dinero disponible a 15 millones.

Siendo breve, ya que el conocimiento del CBA es un arte y los números pueden bailar mucho – por eso recomiendo encarecidamente echarle un vistazo detenido al post de Perrotta referenciado arriba, lo que fastidia a la mayoría de aficionados de Bengals es como el club empieza a allanar el terreno para de nuevo no ser agresivo en el mercado y dejar estancar el equipo.

Con cuatro agentes libres importantes como Andrew Whitworth, Kevin Zeitler, Dre Kirkpatrick y Rex Burkhead, entrando el mercado, parece que está en el interés del club que los aficionados piensen que no hay dinero para retenerlos a todos, cuando no es verdad. El único al que sería díficil mantener, aún ofreciéndole un buen contrato, es Burkhead, ya que con su talento habrá equipos que le ofrezan más protagonismo que en Cincinnati, donde se empeñan en seguir dándole la pelota a Jeremy Hill y también está Giovani Bernard. De ahí que en nuestro último artículo ni mencionaramos a Burkhead.

Los Bengals, tras cinco años seguidos clasificándose para los Playoffs, acabaron 2016 con un récord de 6-9-1 y carencias en muchos sitios. Por mucho que tengan 11 elecciones en el próximo draft, la retórica acerca del dinero que tienen para mejorar el equipo no es un buen augurio del futuro próximo. El mensaje es que les vale el status quo. Por eso los aficionados están frustrados. No les vale que otras franquicias luego tengan problemas con el cap, quieren ganar mientras la plantilla sea buena, y ahora mismo lo es. Nadie habla de tirar la casa por la ventana y sacrificar el futuro por un jugador, pero lo de los 15 millones es un torpedo moral del que ya están los aficionados hasta el gorro.

Un comentario sobre “Bengals quieren que creas que apenas tienen espacio salarial

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.