Entrevista a Raúl Cancio, autor de «Yes, we football»

Hemos tenido el privilegio de hablar con Raúl Cancio, que ha escrito el libro «Yes, We Football». Para lograr la financiación necesaria para publicar el libro, Raúl y la editorial libros.com han iniciado una campaña de mecenazgo a la que podéis acceder aquí.

Para comenzar, queríamos darte las gracias por contestar estas preguntas y enhorabuena por el proyecto.

Empecemos por el principio. La mayoría de seguidores de la NFL en España tenemos nuestra historia sobre cómo empezamos a seguir este deporte. ¿Puedes decirnos cuál es tu historia?

Como explico en la introducción del libro, las primeras imágenes que guardo en mi retina de un partido de football pertenecen a la XIX Super Bowl, celebrada en el Stanford Stadium el 20 de enero de 1985, que enfrentó a los 49ers frente a los Dolphins. Estas imágenes, si no me falla la memoria, las ví sin embargo casi un año después, cuando a través de un amigo común, tuve la ocasión de conocer a un muchacho norteamericano, cuyo padre estaba destinado en el 613th Tactical Fighter Squadron con base en Torrejón y que, durante aquellas navidades, nos invitó a saborear las, para nosotros, exquisiteces del economato de la base –Dr. Pepper, Hershey’s, Cherry Coke, Big Red, Lucky americano…- a la vez que nos ponía vídeos de la NFL y la NBA.

¿Has practicado fútbol americano?

Nunca, más allá de pachangas en parques y playas. Tampoco he jugado nunca al curling, y lo adoro. Ni monto en moto ni borracho, pero no me pierdo un gran premio.

¿Cuándo pasaste de ser un simple seguidor del deporte a convertirte en un experto?

Calificarme como un experto es muy amable por tu parte, pero ni mucho menos lo soy. De este juego, al principio me enamoró su estética, su dinamismo, su espectacularidad. Pero paulatinamente fui descubriendo lo que había detrás. Adoro la historia, me gusta escribir y soy un enfermo de las hemerotecas. Consecuentemente, no tardé en descubrir que allí detrás había una épica absolutamente legendaria y entroncada con la historia de ese país: desde la cultura a la política; desde la música al cine; desde la economía al márquetin…el football era la metáfora de toda una sociedad. Sus historias, sus anécdotas, sus miserias, eran absolutamente fascinantes. Y decidí que eso tenía que conocerse. Así que seguí el modelo de José Villelabeitia, el gran pionero en esta faceta, dejando que gentes como Ibeas, Tovar o Marco Álvarez se ocuparan de explicarnos el juego.

¿Eres seguidor de algún equipo en particular? ¿Cuáles son tus jugadores favoritos históricos o de la actualidad?

En el vídeo promocional del libro creo que se deduce con facilidad…soy un loco de los Steelers (hay en la obra un breve proemio Ed Bouchette, uno de los más veteranos periodistas que cubren la actualidad acerera desde las páginas del Pittsburg Post Gazette). Y lo soy por un señor rubio, desdentado y con un indisimulable aspecto de hillbilly feroz. La primera que vi a Jack Lambert fue un flechazo. Tenía que ser del equipo de ese señor. Luego descubrí las singularidades de la franquicia de Pittsburgh y me convencí que ese era mi equipo. Ni Tomlin podrá desanimarme. En cuanto a mis jugadores favoritos, yo creo que la gente de mi generación (1970) que se asomó al deporte profesional norteamericano en los primeros ochenta, compartimos iconos indelebles como Bird, Magic, Gretzky y, naturalmente, Montana, Marino, Emmit, Sanders…Ahora si tuviera que elegir a un jugador entre todos, me quedo con Joe Namath, por su vida fuera y dentro del emparrillado. Inigualable. En cuanto a los jugadores actuales, me pasa como con el cine: admito que técnica y físicamente son admirables, pero adolecen de carisma y actitud. El último romántico ha sido, desde luego, Brett Favre, otro de los grandes.

Pasemos a hablar del proyecto “Yes, we football”. Para empezar, ¿por qué elegiste ese nombre?

Manejamos varias opciones, que combinaran sonoridad, que resultara impactante, pero que al tiempo no exigiera del potencial lector un conocimiento profundo del juego y pudiera espantarle. Yo creo que ese sintagma condensa ambas exigencias y además, tiene una importante carga identitaria que, por cierto, he confirmado en esta campaña. La brotherhood de football se ha manifestado como una comunidad extraordinariamente solidaria y comprometida con proyectos que considera como suyos. Es muy significativo en este sentido que, según me cuentan en la editorial, el porcentaje de mecenas desconocidos míos que se han sumado al proyecto es notablemente alto.

¿Nos puedes describir en unas líneas que encontraremos cuando abramos el libro?

En primer lugar, pasión. Creo que desde la primera página, se percibe que es un texto escrito desde la afición y el amor al juego. Por otra parte, se trata de un esfuerzo inequívocamente proselitista. A los aficionados no debo convenceros. Pero como las respuestas al desinterés patrio acerca del fútbol americano nunca me han satisfecho, consideré que era el momento oportuno para desmontar los mitos y falacias que de manera casi siempre apriorística, impiden que al aficionado español pueda disfrutar de lo que es, sin duda, una de las experiencias más apasionantes que el deporte profesional puede ofrecer. La obra se divide en tres partes bien diferenciadas.

La primera, atenderá a los orígenes del juego y su posterior desarrollo hasta nuestros días, sin ninguna pretensión enciclopédica, contentándose con trazar un cauce que sirva de sencilla guía para no perderse en la profunda evolución que ha sufrido este deporte. Ello, además de proporcionarnos un entretenido y curioso viaje por el tiempo, repleto de anécdotas y sucesos, nos va a permitir advertir como soccer, rugby, gridiron, fútbol australiano y football comparten raíces comunes en su génesis, lo que desmiente el exotismo y complejidad que pudiera aparentar el football. Como bien repite Mariano Tovar, no es ni mucho menos accesorio que se llame football un deporte que principalmente se juega con las manos, cuando multitud de partidos quedan en manos – mejor dicho, en pies- de los kickers a escasos segundos de terminar el partido.

En el segundo bloque se aglutina y comprende el grueso del contenido prosélito del libro. Se trata de una selección de artículos publicados tanto en el Blog Zona Roja, la NFL en español, como en la sección de la NFL del diario As, cuyos contenidos absolutamente heterogéneos, pretenden despertar el interés de un también amplio abanico de inquietudes: los aficionados a la militaria, puede que les interese conocer cómo un buen número de jugadores de la NFL lucharon y murieron en los principales conflictos bélicos del siglo XX; a quienes les atraiga la cábala, a buen seguro que les gustará advertir como el destino, la predeterminación o la providencia, de manera a veces asombrosa, se manifiesta en la selección de jugadores en el draft o cómo los números de los jugadores esconden historias apasionantes; si alguien cree que los árbitros en general, son una raza aparte, que lea el artículo sobre los rencillas de la NFL; si entre los lectores de este libro hay empresarios o profesionales de la gestión comercial, les recomiendo la pieza dedicada al partido inaugural de la temporada o, como generar ingresos de cada rincón de este deporte; los aficionados a la heráldica a buen seguro que disfrutarán escrutando los linajes del football, cuyo abolengo en nada tiene que envidiar al de las casas reales europeas; y, desde luego, no sólo del football vive el hombre: atletismo, baloncesto, golf, boxeo, automovilismo, catch…de todos ellos se habla en este libro.La última parte, está dedicada a las reglas del juego, con el anhelo de desmontar el mito de la complejidad del mismo. Y es que no es un problema tanto de complejidad como de pedagogía. Uno no puede sentarse delante del televisor para ver nada si no conoce los rudimentos básicos de lo que está atendiendo. Aprendamos primero que el alfil se desplaza en diagonal y la torre el vertical y horizontal y ya habrá tiempo de comprender las aperturas; sepamos quien es el quarterback, qué es un down y cómo se anota, y ya tendremos tiempo de asimilar la diferencia entre una play action y una option. Es más, esa complejidad objetiva del football, a la postre, y una vez superada esa primera aprensión, resulta por el contrario extraordinariamente interesante a la hora de ponderar los cientos de factores que pueden decidir un partido, enriqueciendo así un deporte que en modo alguno transcurre por facetas planas.

¿Puede usarse el libro como iniciación al deporte o hay que tener cierta base para leerlo?

Es un libro que va a permitir disfrutar tanto al aficionado como al neófito, dada la variedad de materiales que contiene.

La campaña de financiación del libro por mecenas está yendo a buen ritmo, en el momento de escribir esta entrevista habías logrado un 83% de tu objetivo. Explícanos las razones que te llevaron a usar este método.

He publicado quince libros como autor único y más de veinte colectivos fundamentalmente sobre temas de derecho, cine e historia y todos ellos por cauces, podríamos decir, tradicionales de edición. Sin embargo, el paradigma editorial ha evolucionado de manera exponencial, en paralelo a la manera en que el lector se acerca a la obra. En ese sentido, el micromecenazgo permite conocer de manera directa y fehaciente el interés que suscita un proyecto editorial, de manera que sean los potenciales consumidores de ese producto cultural los que determinen la necesidad y oportunidad de su presencia en el mercado. En este sentido, es evidente que en el ámbito del football en castellano, hay una demanda creciente de materiales que y, por el respaldo obtenido, parece que muchos piensan efectivamente que es así.

Si a ello se le une la seriedad, profesionalidad, talento e ilusión con que acogieron este proyecto los responsables de Libros.com, la opción estaba clara.

A pesar de ser todavía un deporte minoritario en España, el seguimiento de la NFL crece año a año en nuestro país. ¿Has notado mucho este crecimiento? ¿Cuáles crees que son las razones?

Cuando le preguntaban a Billy Wilder sobre los tres mandamientos para hacer una película, siempre contestaba: no aburrirás al espectador, no aburrirás al espectador y no aburrirás al espectador. El creciente interés por la NFL en España creo que responde también a tres factores: calidad, calidad y calidad de los contenidos. El trabajo que hacéis las webs, foros y podcast especializados en España es sencillamente extraordinario, con un nivel de excelencia que ya quisieran para sí muchos medios norteamericanos. No me gustaría caer en la grosería de dejarme nombres en el tintero, pero escuchar y leer los análisis de gente como Spanish Bowl, Tovar, Pepe Rodríguez, Kallás, Ibeas, Villelabeitia, Monge, Bistuer o Marco, es un lujo que, como en otros muchos aspectos, los españoles no sabemos valorar en su justa medida.

A ello debe añadirse el nuclear papel que han tenido en todos estos años las retransmisiones televisivas primero en Canal +, después en Digital y ahora Movistar+. Si allí tienen a Al Michaels, nosotros tenemos la suerte de disfrutar de una enciclopedia deportiva norteamericana llamada Moi Molina. Me gustaría, al hilo de esto, recordar al recientemente desaparecido Juan Cueto, verdadero visionario del deporte como espectáculo televisivo.
Finalmente, la NFL no es ajena, ni mucho menos a la globalización tecnológica y mediática, de manera que cualquiera con un móvil en la mano tiene acceso a un mundo infinito de contenidos footballisiticos, lo que ha coadyuvado indiscutiblemente a su expansión.

¿Cuáles son tus libros favoritos sobre football?

En castellano, sin duda alguna, Lecciones de Football Americano, de Rubén Ibeas. Absolutamente referencial. En cuanto a la obra que me más me ha inspirado y que trata precisamente lo que yo quise trasladar en mis artículos, desde luego America’s Game, The Epic Story of How Pro Football Captured a Nation (Michael MacCambridge, 2005). Es también nodal el libro de Marannis, When Pride Still Mattered (1999), para comprender cabalmente el significado de este deporte en la sociedad norteamericana a través de uno de sus protagonistas fundamentales: Vince Lombardi. Y si me permites citarla, adoro el film de Wilder, En bandeja de plata, donde el cameraman Jack Lemmon es embestido en el Brown Stadium de Cleveland por el running back local, y su desaprensivo cuñado y abogado, Walther Mathau, trata de sacar tajada indemnizatoria, obligándole a fingir una lesión cervical. Gloriosa cinta cosida con el hilo del football.

¿Lees algún medio en castellano para estar al tanto de la actualidad NFL o lees sobre todo en inglés?

Leo hasta las etiquetas del gel de baño…pero el día tiene 24 horas desgraciadamente. Con los años, cada vez se vuelve uno más selectivo y aprende a valorar el tiempo. Herramientas como Twitter permiten conocer tendencias y seleccionar lecturas. Me fio mucho de las referencias norteamericanas que aconsejan los analistas y comentaristas españoles antes citados (especialmente los enlaces que comparte Villelabeitia). Y naturalmente, sigo a una decena de periodistas del Allengheny, asombrosamente complacientes con la gestión deportiva de Tomlin…mejor no sigo por este camino.

Para terminar, queremos darte las gracias de nuevo por contestar nuestras preguntas y te deseamos la mayor de las suertes con el libro. Estamos deseando leerlo.

Por favor, el agradecido debo ser yo por vuestro apoyo, amabilidad e interés. Muchísimas gracias.

Un comentario sobre “Entrevista a Raúl Cancio, autor de «Yes, we football»

  1. Compararme con Al Michaels (Do you believe in miracles? Yes!)… Eres demasiado amable crack… Haces que se me empañen las lentillas de la emoción amigo. Un abrazo enorme y deseando (continuar) leyéndote. Congrats on the book bro! Moi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *