Yo despediría a Andy Reid

Los Kansas City Chiefs son el mejor equipo de la NFL ahora mismo! O eso mismo dicen varios analistas tras las dudas que últimamente ofrecen los Packers. Y sobre todo tras las exhibiciones que van encadenando los chicos de Missouri en los últimos dos meses.

 

Pero la historia no ha sido tan bonita como la que le correspondería, siempre en mi opinión, a un equipo de tal categoría.

¡Los Chiefs de Andy Reid acaban de conseguir su sexto campeonato de división! Nunca nadie ganó el Oeste seis veces seguidas. Los Chiefs de Andy Reid nos han dado tres finales de conferencia consecutivas, de las que además, se ganaron dos. Y este año podría incluso disputar una cuarta seguida que rompería mi mente por completo.

Los Kansas City Chiefs de Andy Reid merecerían haber tenido un año de disfrute mayor tras todo lo logrado. Merecían tener un apoyo más incondicional de la afición en una muestra de confianza hacia los que lo han hecho más grande de lo que nunca fue.

Pero la NFL no se escapa de la futbolización de la afición, de la necesidad imperiosa del éxito exagerado, de la desmemoria ni de la inmediatez.

Quizás los que ya empezamos a contar canas somos los que no hemos sabido adaptarnos a la nueva velocidad de los acontecimientos. Quizás.

Pero los Chiefs han vuelto a hacerlo. Han ganado la división, están enamorando al mundo, y se plantan al inicio de los Playoff en la mejor de las situaciones que un fan de su equipo podría soñar.

Por el camino, en ese duro inicio de temporada donde el staff aún hacía retoques de sistema, propios de las primeras jornadas (más aún no habiendo tenido apenas pretemporada), ahí, las voces airadas de los seguidores tardaron demasiado poco en mi opinión en explotar como si les estuviesen robando dinero.

Imágenes de seguidores pidiendo la dimisión de Andy Reid, del que se empezaban a hacer comparaciones de su etapa en Philadelphia sacando todas las estadísticas negativas que se pudiesen encontrar, de Spagnuolo, tildando de mentira a Mahomes, enfrentándose a jugadores… incluso jugadores como Mathieu entraron a la pelea contra los propios fans…

Demasiada algarabía para un equipo campeón.

 

Pat Mahomes / espn.com

 

Ahora, cuando la tormenta ya ha pasado, todos reclamamos las cuotas de favoritismo para nuestro equipo, enarbolamos la bandera roja de los nuestros y cantamos a plena voz el Tomahawk Chop. Pero no nos engañemos, como en el playoff el equipo tenga un mal día y caiga eliminado todos esos volverán a salir.

Y si fue encajando muchos puntos dirán que ya se veía que la defensa no tenía nivel. Y si fue que interceptaron cuatro veces a Mahomes, dirán que ya se veía que el chico no estaba bien. Por mucho que acabemos de vivir dos meses de éxtasis deportivo y de juego perfecto.

Porque en el deporte como en la vida, se aprecia mucho más lo negativo que la parte buena. Porque todos necesitamos sentirnos un poco por encima del bien y del mal, dando opiniones categóricas como si tuviéramos la verdad absoluta sobre algo de lo que en realidad desconocemos casi el 95 por ciento de su funcionamiento. Y porque parece imposible transitar entre los grises, si no dices que tu equipo es el mejor del mundo o que va a ganar el siguiente partido, eres un mal fan, o si no dices que tu equipo está jugando como el culo y que eso es inadmisible, y hay que despedir a Andy Reid porque la liga le ha pillado el truco, entonces también eres un mal fan.

Una de las cosas más divertidas de este deporte es analizar el juego. Pero a veces siento que se nos escapa de las manos. Por eso hoy, aquí, y casi homenajeando al malogrado gran John Madden, que hizo de la sencillez del análisis un arte, no he hecho ni una sola referencia a porque creo yo que el juego a cambiado tanto, o cual es el valor de regresar a Chris Jones por el centro…

Porque lo único que quiero es que nos divirtamos todos con este juego, y si tienes la fortuna de ser Chief en ésta época, no te equivoques, no somos el mejor equipo de la NFL, eso solo vale para esta semana, no sabemos para de aquí a dos, pero somos un grande en la pelea y eso no sabemos cuanto tiempo lo vamos a poder mantener.

 

La afición de KC, semper fi / loudwire.com

 

Aprovechemos hasta la última gota. Disfrutemos de esto. Analicemos lo que le falta al equipo sin quemar nada. Entendamos que la NFL es tan difícil que no eres siempre el mejor, ni siquiera dentro de un mismo año el mejor equipo lo es de principio a fin. En definitiva, gocemos de ver a nuestro equipo en la pelea, aunque no siempre sea la octava maravilla, porque los grandes clubes de todos los deportes, después de eras doradas de éxito, suelen caer víctimas de sus propias necesidades irreales, deprimiéndose hasta niveles absurdos. No despidamos a Reid aún. Ya le llegará, no hay duda. Nada es eterno.

 

@LuisPerezPla16

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.