Una nueva esperanza.

¿Juntar todas las cuentas activas en twitter de fans de equipos NFL españolas en un solo espacio? ¿Hacerlo en 48h? ¿Qué ello vaya acompañado de un web / blog donde cada equipo tiene su espacio? ¿1400 seguidores en twitter en menos de 12h de cuenta?

Sí, todo eso es posible, y ¡SE HA DEMOSTRADO!

Y si todo es posible, ¿por qué no estos Saints, los del binomio Brees – Payton, pueden llegar a una última oportunidad de disputar una Superbowl antes de la retirada del veterano (38 palos cumplió el domingo) QB?

Nos hemos propuesto ser positivos en nuestro primer post para spanishbowl.com. Pasándonos de frenada quizás, pero ¿qué es la vida sin sueños?.  Tendremos tiempo para analizar en profundidad líneas, coaching staff, restructuraciones contractuales para liberar cap que no llegan, recopilar noticias o bulos, y cagarnos en todo por empezar una nueva season con un balance de 1-4 (o similar). Pero hoy no, hoy somos positivos, hoy tenemos esperanza.

¿Cómo ser positivos después de 3 años con exactamente las mismas sensaciones? Inicio flojo de temporada que nos mete el socavón del 1-4. Ligera mejora a mediados de temporada pero ya no nos llega para playoff . Acabamos con balance negativo (7-9), viendo la post temporada desde el sofá sin presión. Allí nos auto convencemos de que no estamos tan mal. Empieza el festival de mock drafts de la leche con las necesidades del equipo perfectamente cubiertas. Lo mejorcito nos cae seguro en el puesto 12 (o 13 o 11) y lo aprovecharemos. Rumores ilusionantes de FA, alguna contratación sonada a precio sonrojante. Noche del draft donde, sobre el papel, lo petamos. Esperamos a que venga el camp y la pretemporada, donde empezamos a ver que no nos salimos tanto en el draft. Llega alguna lesión y llega el kick off, donde todo empieza de nuevo: 1-4, mejora, 7-9, “sillonbowl”, etcétera.

¿No ibas a ser positivo? Sí, hombre sí, que este 7-9 ha sido distinto a los anteriores: la clase del draft de 2016 realmente ha sido acertada, sobretodo en las rondas altas (Rankins, Bell y, nuestra debilidad, Thomas). La mejora en defensa, a pesar de las bajas en la secundaria (PJ Williams, Breaux), ha sido notable. El calendario ha sido de los más complicados de toda la liga. Nos hemos enfrentado a las mejores defensas (Denver, Seattle, New York) y equipos en auge (Oakland, Atlanta, KC). De los 10 rivales no divisionales, 5 han ido a playoff, y del resto sólo 1 en el Dome y era el actual campeón de la Superbowl. Casi nada.

Por otro lado, seguimos teniendo un ataque top. Drew Brees y el trío de receptores más productivos de la liga y la historia de la franquicia (Cooks, Thomas, Snead). La OL, que en septiembre todo el mundo apuntaba sería la tumba en vida de Drew, quedó apañada con la vuelta de Evans y ha aguantado muy bien el tipo. De eso se ha beneficiado la carrera. Un Ingram más competitivo que nunca superando momentos duros en el campo. Y, por primera vez en su carrera, corriendo más de 1000 yardas. Cuando éste no ha estado fino lo ha secundado perfectamente Tim Hightower, un backup fiable.

El gran drama eran, y son, la defensa y los ST. Es aquí donde estar acertados esta off season es lo que marcará la diferencia respecto a los anteriores 7-9.

La defensa ya ha mejorado bastante a pesar de las numerosas e importantes bajas por lesión. Veremos como vuelve Kikaha y si conseguimos retener a Fairley. Esto permitirá afrontar la FA con la base sólida necesaria para atraer a buenos jugadores. Seguramente se van a centrar en mejorar la secundaría, aunque el pass rush necesita más unidades para ayudar a un Cam Jordan que ha estado estelar esta temporada. No queremos, ni necesitamos, una defensa de élite. Necesitamos piezas que le den esa consistencia necesaria para liberar en algo al ataque.

Caso a parte son los Special Teams, donde hay una buena noticia. Por fin tenemos un kicker fiable y con progresión como el rookie Will Lutz. Junto al grandísimo punter que es Thomas Morstead podemos decir que de “piernas” no nos faltan. ¿Entonces qué nos falta? Mejorar, y mucho, todo el resto. Por pedir, con un retornador que sea capaz de que no se le caiga el balón cuando lo recibe me conformo. A pesar del desastre general los equipos especiales, la llegada a mitad de temporada de O’Dea como consultor veterano ha mejorado el desempeño de la unidad. Esa es la pista definitiva que los tiempos de Greg McMahon como coordinador ya hace tiempo que habían pasado a mejor vida.

Así que la base es buena y bastante mejor que las temporadas anteriores. Y las primeras decisiones en los despachos apuntan a que vienen aires renovados a la franquicia: Payton ha empezado a hacer limpieza de todos los amiguetes (McMahon a la cabeza) que tenía como asistentes desde que aterrizó en NOLA y parecían haberse estancado.  Si esto fuera poco, por primera vez en años, estamos por debajo del límite salarial (sobre los 20 millones aproximadamente). Eso no es garantía de nada, ya que solemos tirar dinero a la basura. Puede que la experiencia nos haya hecho aprender algo y lo utilicemos wisely. La única pregunta es si llegamos a tiempo para Brees o, como una vela, se ha hecho más grande y brillante este año antes de apagarse.

Yo hoy sólo tengo una respuesta: claro que SÍ que llegamos! Porque es día 17 y me siento positivo. Porque es un placer y un honor poder participar en este gran proyecto de NFL en español y poder defender en lo que pueda a mis Saints (mil gracias a todos los que lo hemos hecho posible!). Y porque como los mejores vinos, Brees mejora con los años.

Salud y WhoDat!

@whodatspain

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.