Una línea construida a base de parches

¿Quién no ha sido niño y jugando se ha caído y se ha roto el pantalón? ¿Os acordáis cuando vuestra madre os ponía un parche y os decía: ‘Ala niño, tira otra vez al parque a jugar con el balón’? ¿Verdad que os resulta familiar? Pues algo parecido es lo que ha pasado con los Baltimore Ravens y su línea ofensiva. Una línea que ha sido construida a base de parches debido a una serie de circunstancias y que de momento parece ser que empieza a funcionar.

Cuando eres el entrenador de un equipo al que se le han lesionado o retirado al menos 3 titulares de línea ofensiva y además tu RT titular se ha ido a los Detroit Lions, sólo te queda esperar y confiar en que te hayas rodeado de buenos profesionales. Y sí, me refiero a coordinadores (Aunque a estos dos no les tengo en muy buena estima), scouters y entrenadores de posición que no suelen tener el mérito que deben en ciertas ocasiones.

Fuente: WBOC News

Pues exactamente eso es lo que le ha pasado al más que reconocido John Harbaugh, un entrenador que ya ha demostrado durante todos estos años su valía para el puesto de Head Coach de los Baltimore Ravens. A pesar de las últimas campañas bastante mediocres del equipo, este año hay que reconocer una cosa a John Harbaugh y sus entrenadores: están dando con la tecla para que al menos el equipo pueda salir a competir cada domingo a pesar de las lesiones. Sí, lo sé, soy muy pesado con el tema de los Ravens y sus lesiones y no quiero que esto sirva como excusa para esconder algunas facetas pésimas del equipo pero hay que ser justos y reconocer que no debe ser nada fácil salir a competir cada domingo con tantas bajas. Meses y meses de preparación para que cuando llegue el momento justo te quedes en la cuerda floja porque se han lesionado nada más y nada menos que 17 jugadores para toda la temporada (Todo esto antes de la semana 5 frente a Oakland que se saldó con 3 lesionados más).

Vamos a hacer una recapitulación de lo que era la línea ofensiva la temporada pasada, lo que se esperaba que fuese este año y lo que es a día de hoy.

Temporada 2016/2017: Los Ravens habían invertido un pick 6 del draft en OL, lo que para muchos fue un acierto. Eugene Monroe no terminaba de convencer en el LT debido a sus lesiones y sus preocupaciones fuera del terreno de juego, así que la franquicia córvida se decidió por draftear al LT de Notre Dame, Ronnie Stanley. Un Stanley que sin duda ha rendido al nivel que se esperaba y ha sido un acierto. Además en esta web es muy querido pues nunca olvidaremos la entrevista que le realizamos. La parte izquierda de la línea (LT y LG) iban a ser ocupadas entonces por dos rookies, acompañando a Ronnie Stanley estaría Alex Lewis, un Tackle de Nebraska que fue seleccionado en cuarta ronda y que al llegar a la NFL completó su transformación a LG y con unos resultados más que notables. En el centro de la línea iba a estar el punto débil de ésta, Jeremy Zuttah, un jugador que no rindió al nivel esperado y que a final de temporada terminó por ser cortado. En el RG el de siempre, el mejor guard de la liga sin duda alguna y no podía ser otro que Marshal Yanda y a su lado un veterano como Ricky Wagner con el que se compenetraba muy bien. Por lo tanto la línea quedaría: LT: Roonie Stanley, LG: Alex Lewis, C: Zuttah, RG: Yanda, RT: Ricky Wagner.

Pre-Temporada 2016/2017: La franquicia córvida había decidido cortar a Jeremy Zuttah, un jugador que no daba para más mientras que se esperaba que su relevo natural, John Urschel, se asentase con creces en la posición. Pues bien, para empezar con la tónica de la temporada, Urschel anuncia su retiro prematuro a causa del estudio de CTE. Otra baja más en esa línea que de repente se encuentra con que Ryan Jensen, hasta ahora guard (A pesar de haber disputado algún snap ya de Center) tendría que ocuparse de la posición de center. En el draft los Ravens esperaron a las rondas bajas para pescar algo en el draft y ahí fue cuando llegaron Nico Siragusa en cuarta ronda y Jermaine Eluemunor en quinta ronda. Ambos dos guards, Siragusa con más experiencia y además podría ser center y ayudaría a lo que a priori el equipo quería que era potenciar el juego de carrera. Stanley se asentó en el LT así que pasamos a ver el lado derecho. A Yanda no hay quien le dispute ni un sólo snap así que la incógnita llegó cuando Ricky Wagner decidió ir en busca de más billetes para su bolsillo a los Detroit Lions. ¿Quién ocuparía ahora la posición de RT? Alex Lewis tenía muchas papeletas, pues recordemos que en la universidad había jugado de Tackle a pesar de haberse ganado la titularidad como LG. Siragusa parecía idóneo para ocupar la posición de LG y así poder mandar a Alex Lewis a RT. Por lo tanto la línea que se prevía antes del retiro de Urschel y empezar la temporada era la siguiente:

LT: Ronnie Stanley, LG: Nico Siragusa, C: John Urschel, RG: Marshal Yanda, RT: Alex Lewis

Así que ya tenemos una línea donde hay dos nombres nuevos y uno de los anteriores va a ver que tal se desenvuelve en su nueva posición. Pero lo grave del asunto llega ahora:

Temporada 2017/2018: Mal de ojo, budú o cualquier otra brujería parece haber azotado a esta unidad esta temporada. Si partíamos con la línea ofensiva mencionada anteriormente, actualmente voy a mencionar la línea que saltó al terreno de juego el pasado domingo en Oakland:

LT: Ronnie Stanley, LG: James Hurst, C: Ryan Jensen, RG: Jermaine Eluemunor, RT: Austin Howard

¡Sí, señores! Están ustedes en lo correcto. No se tienen que frotar los ojos porque lo que ven es cierto, hay cuatro nombres totalmente distintos al año pasado. ¿A que ahora cobra sentido lo que os comentaba de los parches en el pantalón y vuestra querida madre? Por lo menos eso es lo que me parece a mí. Los Ravens están jugando con una línea ofensiva construida a base de parches. Vamos a analizar cómo los Ravens han acabado finalmente con esta línea ofensiva. Antes de empezar la pretemporada, Siragusa se lesionó la rodilla de gravedad y se perdería toda la temporada. Como hemos comentado antes John Urschel se retiraba y le pasaba ‘el marrón’ a Ryan Jensen. En la semana 2 se lesionada Marshal Yanda para toda la temporada, una baja más que sensible para esta unidad. ¿Quién no iba a resentir la baja del mejor guard de la liga? y por último Alex Lewis también sufría una lesión que le mantendría apartado toda la temporada. ¿Cuál? No se, son tantas que ya hasta me lio. Por lo que los Ravens se movieron como pez en el agua en la agencia libre y trajeron al veterano y ‘gran’ Austin Howard, un RT que veía sus horas en la NFL contadas. En la posición de RG tras la lesión de Yanda se fichó a Bergkmon de Cardinals pero no pareció entonar con el resto de la línea. En su lugar entró Matt Skura, jugador del Practice Squad que tuvo un rol importante en pretemporda, pero…¿Sabéis qué? Matt Skura también se ha lesionado para bastantes partidos por lo que los Ravens han perdido nada más ni nada menos que a 5 Guards esta temporada.

¿Os estaréis llevando las manos a la cabeza imagino, no? ¿Pero cómo pueden salir los Ravens a jugar con esta línea? Una línea que se supone que tiene que proteger de más a un QB que ha reconocido que tiene miedo cuando está en el pocket, una línea que tiene que potenciar un juego de carrera que prácticamente ha sido inexistente… Pues bien, lo están haciendo bien, bastante bien. Por lo menos el otro día en Oakland la línea de Ravens se vio como hace tiempo que no la veía. Y sin duda eso se debe gracias a la labor que están haciendo Joe D’Alessandris y Gregg Roman, al que precisamente se trajo para eso, para potenciar el juego de carrera y mejorar en las trincheras.

La línea de ataque de Ravens NO es nada del otro mundo, pero viendo todas las limitaciones que han tenido y todos los contratiempos sufridos a lo largo de la temporada es normal que me apetezca escribir sobre ello y más teniendo en cuenta el gran partido que realizaron en Oakland, donde dejaron a la defensa rival sin ningún sack y lo que es más llamativo, al gran Khalil Mack, el recientemente galardonado DPOY acabó el partido sin ni siquiera una sola presión sobre el QB Joe Flacco. Algo inaudito antes de empezar el partido, vaya.

Fuente: PFF

El hombre más destacado fue Ryan Jensen, que parece estar asentándose en la posición de Center, algo que es muy importante para el buen hacer de la línea. El premio a la regularidad se lo llevó Ronnie Stanley que es un LT muy cumplidor, sobretodo en el juego de protección de pase. Austin Howard se vió mejor que otras veces y especialmente motivado frente a sus excompañeros. James Hurst está jugando notablemente (Jamás pensé que escribiría eso cuando podéis leer perfectamente en Twitter la cantidad de comentarios negativos que he escrito acerca de este jugador) y Eluemunor es el peor de esta línea pero el pobre se ha visto en una posición en la que no le quedaba otra que intentar adaptarse lo más rápido posible. El partido de Jensen no pasó desapercibido para PFF:

Fuente: PFF

Este post no trata de analizar el juego en profunidad de la línea, lo que trata es de intentar alabar el trabajo de los entrenadores porque no es nada fácil salir a jugar cada domingo teniendo en cuenta que cada semana al menos estás perdiendo a un jugador en esa línea. Y si encima ya te juegan como en Oakland apaga y vámonos. ¿Quién será el siguiente en caer? Espero que Ronnie Stanley no.

Un placer, nos leemos por Twitter.

@Nayonssen

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.